Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right El top 5 de la cartelera

El top 5 de la cartelera

Seleccionamos las películas que no os podéis perder en el cine

Dolor y gloria
Advertising

Ficción, drama, comedia, animación… la calidad poco tiene que ver con el género cinematográfico. Seguro que os suena al menos una gran película de cada clasificación. Sin embargo, ante la avalancha de estrenos que vivimos cada viernes, a veces cuesta separar la paja del trigo. Para que no te lleves una decepción cuando salgas del cine, seleccionamos las películas que no puedes perderte de la cartelera.

Cine, Drama

Los hermanos Sisters

No hace falta que seas un gran amante del western para disfrutar de esta historia burlona. Sí, aquí hay tiroteos y 'saloons', pero el primer film de habla inglesa de Audiard es más bien una road movie de dos gemelos que se llevan como un gato y un perro, que por casualidad hacen de cazarecompensas. Emotiva y contemplativa, pero con diálogos secos y punzantes. Imagínate una 'Huida a medianoche' con el culo irritado de tanto montar a caballo. Los hermanos tienen un encargo: matar a Hermann Warm (Riz Ahmed), un químico con una fórmula nueva para refinar oro (a quien ya ha detenido y quiere entregar Jake Gyllenhaal, que hace de detective). Esta es la teoría. En la práctica, pellizca la novela de Patrick DeWitt para dibujar –de manera preciosa– un cuarteto de personajes antitéticos: la tristeza que habita en Gyllenhaal –que cita a Thoreau– contra la fe en la humanidad de Warm. En contraposición, los hermanos representan el clásico Far West, pegando collejas y blandiendo revólveres. Te costará reconocer al director del drama carcelario 'Un profeta'. A pesar del número ingente de cadáveres, es una película más luminosa que los dramas sociales precedentes. Para ser novato en el género –o quizá por ello– Audiard aporta inteligencia y frescura a los tiroteos. Es un film violento, pero no especialmente gráfico: despachan a los malos de lejos, y el momento que remueve más el estómago viene de manos de un cirujano no de un pistolero. Prepárate.

Time Out dice
Cine, Drama

Vivir deprisa, amar despacio

El parisino Christophe Honoré a menudo celebra el estilo de vida libre, romántico y urbano. Su último trabajo es el retrato franco y conmovedor de un año en la vida de Jacques (Pierre Deladonchamps), escritor de 39 años afectado por el VIH. Y aunque 'Vivir deprisa, amar despacio' resulta incompleta a ratos, acaba convirtiéndose en un film rico en texturas, que se siente verdadero y real. Estamos en 1993. Suenan Massive Attack y Ride. En el cine proyectan 'Juego de lágrimas' y 'El piano'. Honoré evoca la flamante historia de Jacques con Arthur (Vincent Lacoste), un joven bretón que acaba de salir del armario, y también nos muestra la amistad con su vecino Mathieu (Denis Podalydès) y la relación con Marco, el antiguo amante. Jacques tiene un hijo, cuya madre siempre se refiere a la vida 'compartimentada' de Jacques, un dato que va ganando sentido a medida que avanza la película. Sin saturar de referencias cronológicas, 'Vivir deprisa, amar despacio' funciona como una instantánea de un momento concreto de Francia y su cultura sexual gay (conecta con '120 pulsaciones por minuto' y, de hecho, cita los encuentros de los activistas Act Up) . La actitud hacia el sexo y el cuerpo es honesta, pero sobre todo propone un retrato sobre cómo las vidas se entrecruzan (o no), cómo las ambiciones y los deseos colisionan, y sobre cómo son las diferentes formas de amor posibles. En resumen, una peli fresca, emocionante y cautivadora.

Time Out dice
Advertising
Cine, Drama

Dolor y gloria

No quiero arrebataros la emoción de descubrir 'Dolor y gloria' por primera vez, y aún así no me puedo resistir a decir que esta es una de las películas más bonitas he visto en mucho tiempo. Quizás en su faceta más crepuscular, Pedro Almodóvar firma un filme autobiográfico, con ecos de 'La ley del deseo' y de 'La mala educación', donde Antonio Banderas interpreta a su alter ego, perfectamente caracterizado, con el pelo grisáceo y rebelde peinado hacia arriba, con zapatos deportivos y polos de colores llamativos. Y también con una hipocondría neurótica, un dolor muscular constante que lo deja tieso y lo acalambra, que le produce espasmos, que le oprime la glotis, que hace que se atragante. Es decir, un personaje prisionero de su propia decadencia.A partir de aquí, los efluvios del recuerdo nos acarician como una brisa de primavera entre las cortinas de una ventana abierta. La película empieza con la imagen de unas lavanderas que canturrean mientras hacen la colada junto al río y poco a poco el torbellino del pasado se derrama sobre el presente. Vemos el nacimiento del deseo en ese niño que cae fulminado en un ataque de fiebre cuando ve a un joven albañil lavándose desnudo entre los geranios de un patio encalado. Vemos a la madre que zurce calcetines con un huevo de madera en una estación de tren, de noche, mientras el hijo duerme y fuera, en el pueblo, se celebran las fiestas mayores con fuegos artificiales.Todos estos fantasmas acuden de repente a la mente como una lluvia de p

Time Out dice
Cine, Animación

Buñuel en el laberinto de las tortugas

En 1932, unos meses después de la proclamación de la República, Buñuel volvía a España para rodar el documental 'Las Hurdes', también conocido como 'Tierra sin pan', en la región más miserable de Extremadura, de paisaje estéril y embarrado, donde los niños morían en las calles, donde la lucha diaria por la supervivencia se afrontaba con uñas y dientes. Es una de las películas más ásperas de su filmografía, con una serie de momentos terroríficos. Aquellos hombretones del pueblo que arrancan de un tirón la cabeza de los pollos colgados de una cuerda. Aquella familia que llora al recién nacido amortajado. La agonía del asno aniquilado por un panal de abejas, chillando abatido a un cielo plúmbeo inclemente. Cuando Fermín Solís publicó la novela gráfica 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', hace un par de años, fue como si atravesara el corazón de 'Las Hurdes'. Era una especie de cuaderno de rodaje soñado, con sabor a tierra y raíz, pero también lleno de fantasía. El personaje de Buñuel, disfrazado de monja, con sus alucinaciones de gallinas criminales y sus visiones marianas, flotaba entre las nieblas del tiempo. Ahora, Salvador Simó ha transformado la obra de Solís en una cinta de animación tristísima, empapada de desolación. Es una película que sangra por dentro. Podríamos definirla como un 'making of' imposible, como la fantasmagoría de un lugar tan olvidado que es como si nunca hubiera existido, como la búsqueda de unas imágenes monstruosas, irreales, que se reactivan c

Time Out dice
Advertising
Vengadores: Endgame
Photo: Marvel Studios
Cine

Vengadores: Endgame

Llegando a un esperado clímax que se ha ido preparando a lo largo de 21 'blockbusters' previos, 'Vengadores: Endgame' es la culminación 'multiplex' del Universo Cinemático de Marvel, al menos hasta nueva orden. Ya pactamos con la idea de que el espectáculo será largo (tres horas, aunque esta vez no hará falta que os quedéis hasta el final de los créditos) y a ratos sesudo, incluso para los más fans, porque está lleno de referencias metatextuales. Pero lo que no sabéis es que os vais a sumergir a fondo en el eco de 11 años de películas, un compendio de destrucción y heroismo que ha cambiado nuestra cultura de consumo, pero que a la vez ha sido un espejo de la transformación de nuestro mundo, en ocasiones con resultados fallidos, en otras espléndidos. 'Endgame' es un autohomenaje, fascinante y hecho a conciencia, mezclando la tragedia ligera con esa aura mítica del personaje que renace como un ave Fénix, que los cómics han sabido jugar tan bien. A partir de un guion intrincado de Christopher Markus y Stephen McFeely (que a pesar de toda su descarga adrenalínica es capaz de encontrar momentos de calma en la tormenta), la película empieza con un arranque muy digno del producto, en el que Robert Downey Jr, en el neurótico papel de Tony Stark, se enfrenta a sus responsabilidades. Recordemos que Downey es el actor que en 2008 hizo 'Iron Man', la cinta con la que empezó el Universo Cinemático de Marvel, y por lo tanto hay una especie de simetría perfecta en el hecho de que sea el pr

Time Out dice

More to explore

Advertising