Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Madrid sí es ciudad para bicis

Madrid sí es ciudad para bicis

Recorremos a pedales algunos de los lugares más emblemáticos de la cultura ciclista de la ciudad

Madrid bicicletas
Por Dani Cabezas |
Advertising

"Madrid no es, ni será nunca, una ciudad para bicicletas". La frase, atribuida al que de 1993 a 2001fuera alcalde de la capital, José María Álvarez del Manzano, parece haber perdido vigencia con el tiempo.

Aunque es cierto que esta ciudad aún está a años luz de otras grandes urbes europeas en materia de movilidad ciclista, las cosas están cambiando a golpe de pedal. Sí: los madrileños tienen ganas de bici, y cada vez son más los que se convencen de sus bondades. Porque aunque moverse hoy en día por Madrid en bicicleta tiene para muchos un halo heroico, casi temerario, la realidad es que, a lomos de una, sus calles se vuelven más amables. Las distancias se acortan. Las temidas cuestas no son para tanto. Y los conductores respetan cada vez más a los ciclistas a fuerza de cruzarse con ellos a diario.

Madrid Río

Anillo Verde Ciclista

Los amantes del sudor pueden recorrer el Anillo Verde ciclista, que circunvala Madrid a lo largo de 64 kilómetros. Disfrutarán perdiéndose por la Casa de Campo y accediendo a ella -recordemos, a velocidad de peatón- por Madrid Río. Pero los que de verdad quieran redescubrir la ciudad en bicicleta habrán de perderse en sus barrios, calles y plazas. Dar con una singular tienda que parecía escondida o pararse a disfrutar de una terraza con encanto. Porque si algo saben los ciclistas de Madrid es que, en bicicleta, la ciudad cambia.

Parque Juan Carlos I
Shuterstock

Parque Juan Carlos I

¿Buscas un parque en el que dar tus primeras y tímidas pealadas? Hay vida más allá de El Retiro. Prueba a recorrer el singular Parque de Juan Carlos I, junto a Ifema, en cuyo acceso podrás alquilar una bicicleta de forma gratuita para, durante una hora, descubrir los rincones que esconden sus 160 hectáreas: desde el Jardín de las Tres Culturas, inspirado en la tres religiones mayoritarias, hasta los más de 2.000 olivos que conforman el antiguo Olivar de Hinojosa.

Advertising
La Bicicleta Cafe

Malasaña

Si lo tuyo es el bullicio, tu sitio es el centro. Y de todo él, la palma se la lleva Malasaña. Cualquier amante de los pedales debe dejarse caer por La Bicicleta Café, punto de encuentro de la comunidad ciclista y del más rabioso ’moderneo’ del barrio. Ajusta los frenos o hincha gratuitamente las ruedas en Viva Bicicletas, degusta las variedades de uno de los restaurantes que más están dando que hablar en la zona, el Superchulo y disfruta de uno de los mejores cafés de la ciudad en Toma Café, un encantador local decorado con imaginería ciclista.

Tapapiés

Lavapiés

Si eres de los que piensa que no hay nada como Lavapiés, a media tarde puedes probar una cerveza artesana en El Pedal. De allí, en pocas pealadas te plantarás en Recycling, la gran tienda de bicicletas de segunda mano de la capital, donde adquirir la que más y mejor se adapte a tus necesidades. Y si buscas historia, tienes una cita obligada con la más antigua tienda de bicicletas de Madrid, Ciclos Otero, fundada en el lejano 1927 y con un museo cargado de nostalgia en su planta superior.

Advertising
Viaducto de Segovia

Miradores

Quizá te toque echarte la bici al hombro para subir las escaleras del Viaducto de Segovia. Merecerá la pena: arriba te espera uno de los mejores atardeceres de Madrid, el que se contempla desde el parque de las Vistillas. Eso sí: si quieres ver un skyline aún más espectacular, toma el metro (sí: puedes viajar en él con tu bici, siempre que no sea en hora punta) y plántate en el Cerro del Tío Pío, más conocido como el parque de las Siete Tetas. O mejor aún: desplázate hasta allí en bici perdiéndote por las calles tranquilas, de las que hay miles en la capital. Al final del día descubrirás que, frente a lo que algunos dijeron durante demasiado tiempo, Madrid sí es ciudad para bicis.

Bici Mad

La normativa que vendrá

Madrid tiene una normativa clara respecto a las bicicletas: han de circular por el centro del carril, y no pegadas a la derecha como en carretera. Los ciclocarriles son aquellos pensados para ser compartidos por coches y bicicletas en los que la velocidad está limitada a 30 km/h. Unos carriles que podrían ganar protagonismo con la nueva ordenanza de movilidad, cuyo borrador vio la luz el pasado mes de febrero. El texto plantea limitar a 30 km/h la velocidad en las calles de un carril por sentido o de un único carril, y a 20 en los barrios de plataforma única (aceras al mismo nivel que la calzada), como Lavapiés o Chueca. Además, se abre la posibilidad de que los ciclistas puedan circular en sentido contrario en las calles residenciales, así como girar a la derecha cuando un semáforo está en rojo, siempre que esté debidamente señalizado.

Advertising