Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Nacedero del Urederra. Navarra
© Shutterstock

8 lugares sobrecogedores y naturales para una escapada de otoño

Paisajes idílicos de los que solo se pueden ver en esta estación del año

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

Viajar en esta época del año es toda una delicia, tanto por la poca masificación, como por los paisajes que deja el otoño, cubriendo de colores ocres y dorados todo a su paso. Aprovechamos que llegan un par de puentes (la Almudena o la Constitución) para irnos en busca de lugares increíbles para desconectar unos días. 

RECOMENDADO: 7 bodegas impresionantes para visitar este otoño

Barrancas de Castrejón (Toledo)
Shutterstock

Barrancas de Castrejón (Toledo)

Sus formaciones rocosas, su aspecto desértico y su alto nivel de erosión por los fenómenos naturales le valen a este lugar remoto de Castilla-La Mancha el sobrenombre del 'cañón del Colorado manchego'. Eso sí, aunque parezca estar en los confines de la península, lo cierto es que se encuentra a apenas 30 kilómetros de Toledo. Son las barrancas a orillas del embalse de Castrejón, unas cárcavas arcillosas de color rojizo que forman uno de los paisajes más deslumbrantes de toda la región. El acceso es libre y se puede llegar en coche o incluso en bici, mucho mejor: se accede por una pista de tierra que se encuentra en el km. 26 de la carretera CM-4000 que va desde Toledo hacia Talavera de la Reina. No tiene pérdida. 

Parque Nacional de Garajonay (La Gomera)
RossHelen / Shutterstock

Parque Nacional de Garajonay (La Gomera)

Si las hadas existieran vivirían en entornos de fantasía como este bosque de laurisilva que se oculta en el interior de la isla canaria. Para contagiarse de su magia (a veces fantasmagórica), lo mejor es recorrerlo a pie entre su neblina perenne, siguiendo alguna de las 18 rutas homologadas que discurren por los ancestrales bosques del Parque Nacional de Garajonay.  

Publicidad
Parque Natural Urbasa (Navarra)
© Turismo de Navarra

Parque Natural Urbasa (Navarra)

Además de la Selva de Irati, la provincia de Navarra esconde otros tesoros naturales como el Parque Natural Urbasa-Andía. Y puede que el sendero del Nacedero del Urederra (la salida natural del acuífero formado en este macizo kárstico) sea uno de sus reclamos más interesantes cuando llega el otoño. Se trata de un recorrido de más de seis kilómetros que atraviesa pozas de aguas de unazul turquesa tan intenso que resulta increíble a la vista. Quizá por eso ya se ha convertido en una de estampa imprescindible de todas las que atesora Navarra.  

Ribeira Sacra (Lugo y Orense)
© Shutterstock

Ribeira Sacra (Lugo y Orense)

Las atrevidas plantaciones de cepas de Godello, Treixadura, Albariño... en las riberas del Miño y cañones del Sil, siguen siendo un secreto por descubrir en la Galicia interior. Aquí están los viñedos heróicos, adjetivo nada gratuito, pues vendimiar en sus pendientes es, además de un sacrificio, todo un ejercicio de equilibrio digno de ver. 

Publicidad
Arribes de Duero (Zamora)
Alberto Loyo / Shutterstock

Arribes de Duero (Zamora)

Entre Zamora y Salamanca, justo donde España hace frontera con Portugal, el río Duero se 'encañona' y discurre por un pasillo encajonado de vertiginosas paredes verticales (de más de 250 metros de alto en algunas zonas). Algo inaudito en todo el cauce del río excepto aquí, a su paso por el Parque Nacional Arribes de Duero, una de las pocas zonas navegables de su cauce. El embarcadero se encuentra en Miranda do Douro (ya en Portugal, frontera con Zamora) y el único barco autorizado para navegar por los cañones son los de Europarques, una compañía con vocación medioambiental y científica, que hace el recorrido (además de contemplativo y turístico) sea todo un viaje de desconexión: su guía, Laura, es quien lo hace posible. Después del paseo, un vino, que para eso esta es zona vinícola y con DO y ruta del vino propia, la Ruta del Vino de Arribes. 

Selva de Irati (Navarra)
Shutterstock

Selva de Irati (Navarra)

Es el segundo bosque de hayas y abetos mejor conservado de Europa, solo por detrás de la Selva Negra de Alemania. Un tesoro natural, prácticamente virgen, en el Pirineo Oriental navarro (casi en la frontera con Francia) cuya capacidad para impresionar a quien lo contempla es innegable en cualquier época del año. Pero es en otoño cuando luce su mejor traje: la paleta de colores que se forma en sus valles y senderos es sobrecogedora. 

Más información en la web de Turismo de Navarra 

Publicidad
Mirador Roc del Quer (Andorra)
Alberto Zamorano / Shutterstock

Mirador Roc del Quer (Andorra)

Si buscáis una panorámica de vértigo, podéis encontrarla desde lo alto del mirador Roc del Quer, y de paso, vivir la experiencia de estar suspendido en el aire a una altura de 400 metros en el corazón del Valle de Montaup. Desde esta pasarela de 20 metros de largo (8 de ellos se asientan en tierra firme, los 12 restantes, en voladizo sobre la propia panorámica) las vistas del Canillo y el Valle del Valira de Oriente son espectaculares. Si el vértigo no te puede, prueba a hacerte una foto con el pensador que hay al final de la misma (tantas veces inmortalizado que ya es todo un influencer de las redes sociales).

Salto del gitano (Cáceres)
Ivan Soto Cobos / Shutterstock

Salto del gitano (Cáceres)

La Peña Falcon, una inmensa mole de cuarcita que forma un acantilado de 300 metros que cae sobre el río Tajo, es uno de los lugares imprescindibles para visitar en el Parque Natural de Monfragüe (Cáceres), joya natural de Extremadura y el primer espacio protegido de la Comunidad. Además de ser Reserva de la Biosfera, este es un paraje extraordinario para la observación de aves (está declarada Zona de Especial Protección para las Aves) debido debido al gran número de rapaces que habitan en él: desde el buitre leonado a cigüeñas negras, alimoches, buitres negros, halcon peregrino, roquero solitario... Como curiosidad, decir que a este peñón se le conoce popularmente como 'el salto del gitano'. Cuenta una antigua leyenda que un bandolero asaltó a una cuadrilla de ganaderos a su paso por esta zona y, perseguido por la Guardia Civil, consiguió escapar saltando el acantilado y cruzando a la otra orilla del Tajo sin sufrir rasguño alguno. Sea verdadera o no, lo cierto es que el peñón tiene un parecido geológico razonable con el perfil de un Guardia Civil (con tricornio y todo). 

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad