Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
El Capricho
Shutterstock

12 lugares bonitos para visitar este otoño en Madrid

Parques, jardines, pueblos… nuestros rincones favoritos de la región que lucen más espectaculares que nunca en la época otoñal

Escrito por
Time Out Madrid
Publicidad

Si hay una época del año en la que Madrid brilla con todo su esplendor, esa es el otoño. Vale: los días son más cortos, pero el calor ya no aprieta y la ciudad invita a ser redescubierta. Los colores de los árboles le dan a las calles y plazas un aire único. Y los parques y jardines están más bonitos que nunca. Ya lo hagas solo o acompañado, os proponemos algunos de nuestros lugares favoritos para el Madrid más otoñal, tanto en el centro como en las afueras, así como excursiones inolvidables. 

RECOMENDADO: Los 41 lugares más bonitos de Madrid.

  • Lugares de interés
  • Sitios y edificios históricos
  • Centro

Este vasto jardín lleva el nombre de un líder musulmán en la Edad Media, Ali Ben Yusut, que trató de capturar la fortaleza que es ahora el Palacio Real. Sólo puedes acceder desde el lado del Paseo de la Virgen del Puerto, por lo que si vas desde la Cuesta de San Vicente o la Cuesta de la Vega te darás un buen paseo hasta llegar. Eso sí, como recompensa, te encontrarás con un frondoso, tranquilo y silencioso jardín (nada que ver con su entorno) donde es posible ver hasta pavos reales y olvidarte del mundo exterior. La fuente más cercana al palacio es conocida como Los Tritones, construida originalmente en 1657 para el palacio de Aranjuez; y la otra es la de Las Conchas, diseñada en el siglo XVIII por Ventura Rodríguez. Ambas fueron trasladadas aquí en la década de 1890.

El Hayedo de Montejo

El Hayedo de Montejo

Es tal la belleza y unicidad de este impresionante paraje natural que es necesario reservar entrada para poder recorrerlo e incluso el número de visitas al día está restringido. Este Espacio Natural Protegido se encuentra en las faldas de la Sierra de Ayllón y pertenece al municipio madrileño de Montejo de la Sierra. Es un bosque de unas 250 hectáreas llenas de imponentes hayas cuyas tonalidades anaranjadas en otoño la convierten en una de las arboledas más bonitas de la región.

Publicidad
  • Lugares de interés
  • Parques y jardines
  • Alameda de Osuna

En el distrito de Barajas, hallarás un jardín que es una joya del Romanticismo, un monumento extraordinariamente conservado al gusto del siglo XVIII, el Capricho de la Alameda de Osuna. Dentro de sus 14 hectáreas te toparás con un río artificial, lagos, bosques, jardines, construcciones que simulan templos y sorprendentes rincones. Su construcción se inició en 1780 para los Duques de Osuna, la pareja más cultivada de la aristocracia de la época, promotores de las ideas de la Ilustración y mecenas de artistas.

El cisne azul
  • Bares y pubs
  • Chueca
  • precio 2 de 4

El que no falla y todo el mundo (con razón, claro) tiene en la punta de la lengua cuando llega el otoño. Tanto está en boca de todos los apasionados a este producto que el mítico restaurante de Chueca, regentado por Julián Pulido, ha abierto un segundo espacio en la misma calle. No se puede reservar y te hacen ir con el dinero en el bolsillo. Y es mejor llevarlo medio lleno que medio vacío. El confot es inversamente proporcional a la calidad de sus platos. Así que sirven unos boletus magníficos (por decir alguna de sus bondades) en una vajilla viejuna, sobre mantel de papel y sales con la ropa impregnada de olores... El precio de la autenticidad. Incuestionable. 

Publicidad
Patones de Arriba
© Patones de Arriba

Patones de Arriba

Sus calles empedradas, sus célebres casas de pizarra y su entorno enmarcado por los paisajes de media montaña han convertido a Patones de Arriba en uno de los municipios más visitados y fotografiados de la región y en una de las opciones preferidas por los madrileños en sus escapadas otoñales de fin de semana. Considerado como uno de los pueblos más pintorescos y con más encanto de España, Patones ofrece una de las muestras más representativas de arquitectura negra de la región, con la piedra de pizarra como principal elemento de construcción.

  • Qué hacer
  • Casa de Campo

Con más de 1.722 hectáreas, la Casa de Campo es el espacio verde más grande de España. Su historia se remonta hasta el año 1553, cuando Felipe II traslada la Corte a Madrid compra la casa de campo de los Vargas, que irá ampliando con la incorporación de fincas de los alrededores. Durante el reinado de Fernando VI se declara Bosque Real y no será hasta la Segunda República cuando este pulmón de la ciudad deja de formar parte del patrimonio de la Corona y se convierte en un lugar público para uso y disfrute de los madrileños.

Publicidad
El Retiro
  • Qué hacer

Este parque de 118 hectáreas se remonta a la construcción del Monasterio de los Jerónimos (hoy solo sigue en pie la parroquia de San Jerónimo el Real y un claustro de estilo barroco) por parte de los Reyes Católicos. Junto a este complejo, establecerá Felipe II una zona de retiro y recogimiento religioso, de ahí su nombre. Pero no será hasta la llegada de Carlos III al trono cuando se permitirá a los madrileños acceder al recinto, ya vallado, siempre y cuando cumplieran unas normas de higiene y vestimenta.

  • Restaurantes
  • A la brasa
  • precio 3 de 4

Si retrocediéramos en el tiempo, veríamos a Félix construyendo su horno de leña como se ha hecho toda la vida en su pueblo natal, a pocos kilómetros de Aranda de Duero. Arena, barro, piedra. Tras dedicarse a la confección y montar su taller en Madrid, tuvo que reciclarse. En sus innumerables viajes por la A-1 nunca se había desviado por la M-604. “Un hermano tenía casa por la zona. Así que aquí abrí una taberna el 15 junio de 1996. Al principio daba tapas pero el horno me permitió ofrecer un poco de asado y empecé a fidelizar clientes gracias al cordero lechal”. ¿El complemento perfecto? Su decoración rústica, chimenea incluida. 

Publicidad
El Castañar de Rozas de Puerto Real

El Castañar de Rozas de Puerto Real

Este bosque, situado en el municipio de las Rozas de Puerto Real, es un espacio incluido en la Zona Especial de Conservación (ZEC) entre los ríos Cofio y Alberche y alberga en su interior el Embalse de los Morales, que abastece a las localidades situadas al sureste de la región. Este castañar es ideal para recorrer en familia, pues lo atraviesa un ruta de amplios caminos y escasas cuestas. Cuenta con ejemplares centenarios, de entre 20 y 30 metros de altura, y si vais en la época adecuada veréis cómo el suelo está lleno de castañas, perfectas para asar en los meses más fríos.

Canencia

Canencia

Tanto el Abedular como el municipio que le da nombre, Canencia, se encuentran situados en el norte de Madrid, en la vertiente sur de la sierra de Guadarrama. Su abedular es uno de los rincones con más encanto de la zona, además de su antigua iglesia, Santa María del Castillo, y sus puente medievales. Es un bosque muy rico en especies botánicas ya que aunque predominan estos árboles de tronco blanquecino que se está perdiendo en la región, también podréis contemplar pinos, tejos y acebos.

Publicidad
Real Jardín Botánico
  • Lugares de interés
  • Parques y jardines
  • Centro

El encantador jardín botánico de Madrid fue creado para Carlos III por Juan de Villanueva y el botánico Gómez Ortega en 1781. Justo al lado del bullicio del Paseo del Prado y al sur del Museo del Prado y sus correspondientes colas, dentro de este lugar profundo, verde y luminoso, con más de 30.000 plantas de todo el mundo, es fácil sentir que la vida de la ciudad ha quedado en suspenso. Un cartel a la entrada pide que trates a los jardines como si fueran un museo, pero siéntete libre de disfrutar de una lectura o un descanso durante un buen rato.

Aranjuez

Aranjuez

Cualquier momento del año es bueno para acercarse y dar un paseo por Aranjuez, aunque probablemente sea en otoño cuando el tercer municipio más visitado de la región despliega su mayor magia y encanto. Su situación privilegiada en torno a los ríos Tajo y Jarama convertía a este municipio en el lugar elegido por Felipe II para pasar los meses de primavera, una costumbre a la que sus sucesores darían continuidad, modelando la ciudad a su gusto con la ayuda de arquitectos como Francesco Sabatini o Juan de Villanueva.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad