Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right 12 escapadas por España para no perderte este verano
Frigiliana
© Shutterstock

12 escapadas por España para no perderte este verano

Seleccionamos una docena de destinos remotos y sin aglomeraciones en los cuatro puntos cardinales del país que seguro no conoces

Por Noelia Santos
Advertising

¿Todavía no sabes dónde escaparte durante estas vacaciones? Si te ha pillado el toro, te damos 12 pistas para que apuestes por el turismo de interior y elijas algún destino en los cuatro puntos cardinales de España en este verano tan atípico que nos toca vivir y en el que muchos van a descubrir que el paraíso lo tienen al salir de casa. Porque si eres de los que piensan que en el norte no se puede disfrutar de buenas playas, o que para ir a la montaña nunca hay que viajar al sur o al este, deberías darle una oportunidad a esta selección de pequeños pueblos con encanto y poco masificados de nuestra geografía. ¡Buen vije!

RECOMENDADO: Todo lo que debes saber para estas vacaciones

Valle de Tena. Aragón. Sallent de Gallego
Valle de Tena. Aragón. Sallent de Gallego
© Shutterstock

San Andrés de Teixido. A Coruña

Esta localidad coruñesa, situada en el corazón de la sierra de Capelada (entre Ortigueira y Cedeira), es conocida por sus acantilados, que por derecho son los más altos de Europa, sin contar las islas. Y aún así, son más altos que el vertiginoso Preikestolen noruego. De ahí que merezcan más de una vistia (elegid un día claro y soledado para contemplarlos en todo su esplendro). Pero además de por la verticalidad de su paisaje, esta aldea del noroeste más extremo de la península es conocida también por ser la meca de los gallegos: el santuario de San Andrés de Teixido es el segundo más venerado, por detrás de Compostela. 

¿Dónde dormir? Muíños de Pontenoval (Ortigueria). Dos molinos de agua restaurados y convertidos en alojamiento rural. 

Bermeo. Euskadi
Bermeo. Euskadi
© Shutterstock

Bermeo. Euskadi

Bienvenidos a la que fuera capital de Bilbao-Bizkaia hasta el siglo XVII. Si no habéis estado nunca en esta villa marinera ubiacada en el interior de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai , aprovechad primero para perdeos por las callejuelas de su casco antiguo (declarado bien de interés cultural), el mismo del que se enamoró Ernest Hemingway. Después, subid hasta San Juan de Gaztelugatxe, una ermita que se alza en lo alto de un islote, inmortalizada en algunas escenas de 'Juego de Tronos' y que constituye, sin duda la joya de la corona en Bermeo. Y si os apetece un poco de playa, id hasta la de Aritzatxu, pequeñita, pero de lo más tranquila. 

¿Dónde dormir? Las casas de Ea Astei. Casas rurales de lujo con piscina y txoko en el entorno de Urdaibai. 

Advertising
Valle de Tena. Aragón
Valle de Tena. Aragón
© Shutterstock

Valle de Tena. Huesca

Vayamos a los Pirineos en verano. Cerca de Formigal y Panticosa, y a orillas del embalse de Lanuza, está este enclave de alta montaña digno del síndrome de Stendhal: buscad los dos Monumentos Naturales de los Glaciares Pirenaicos entre sus impresionantes macizos de gran altura. Peñas, bosques y lagos salpicados de aldeas y casas de arquitectura típicamente pirenaica en un entorno natural admirable. Porque no solo hay que ir al norte en busca de paisajes de frío y nieve. 

¿Dónde dormir? Almud, un hotel boutique en la villa de Sallent de Gállego, junto al embalse de Lanuza.

Iznájar. Córdoba
Iznájar. Córdoba
© Shutterstock

Iznájar. Córdoba

Huele a buganvillas, a geranios y a gitanillas en los patios de este pueblo desconocido de la Subbética. Estamos en lo alto de una península sobre el mar de Andalucía, como se conoce al embalse de Iznájar; y si le llaman mar, es porque tiene playa. Es precisamente ahí, en la playa de Valdearenas donde todos los meses de agosto se organiza un cine de verano al aire libre, y gratis. Por cierto, el nombre de esta villa cordobesa proviene del árabe Ashar, que significa ‘alegre’. Poco más que añadir y mucho para descubrir. 

¿Dónde dormir? En el hotel caserío Iznájar, junto a la playa del embalse.

Advertising
Frigiliana. Málaga
Frigiliana. Málaga
© Shutterstock

Frigiliana. Málaga

Este pueblo blanco malagueño es, por derecho propio, uno de los más bonitos de España y con un entramado arquitectónico tan auténtico que su casco histórico está considerado Conjunto Histórico Artístico. Con sus paredes encaladas, sus calles estrechas y sinuosas, todas empedradas y la mayoría de ellas escalonadas. Es el encanto del ‘Barribarto’, el barrio más pintoresco de este municipio de la Axarquía conocido por la artesanía en esparto, la producción de aguacate y la miel de caña. Si queréis descubrir su sabor, deberíais probar la arropía.

¿Dónde dormir? En la Posada Morisca, un hotel con encanto que, además de piscina, acaba de estrenar un restaurante dedicado al aguacate.

Lanjarón. Granada.
Lanjarón. Granada.
© Shutterstock

Lanjarón. Granada

Bienvenidos a una de las ciudades balneario más importantes de España. De ahí que sea conocido como el pueblo del agua y que, gracias a las propiedades beneficiosas de sus manantiales, se ha convertido en uno de los más longevos del mundo (lo dice la OMS). Además de sumergirse en las aguas de su balneario y del manantial –la fuente de su eterna juventud–, dejarse acariciar por su clima de alta montaña y saborear la dieta mediterránea, merece la pena perderse por los jardines de la Alpujarra.

¿Dónde dormir? Hotel Alcadima, un alojamiento con vistas a Sierra Nevada.

Advertising
Sierra de Irta. Castellón
Sierra de Irta. Castellón
© Shutterstock

Sierra de Irta. Castellón

Quién nos iba a decir que hasta el Mediterráneo tiene su lado más salvaje. Lo encontramos en Castellón, muy cerquita de las playas tranquilas de Peñíscola y de Alcocebre, en un entorno de paraje natural casi vírgen donde las calitas sin edificar se suceden una tras otra a lo largo de sus 15 kilómetros de costa. Aquí, en este espacio protegido de riqueza ecológica y vestigios históricos (como su torre Badúm), Castellón presume de mar y montaña, de senderos y playas de roca, de torres vigías y de acantilados costeros.

¿Dónde dormir? En el Jardín Vertical, una casa señorial del siglo XVII de aire medieval con vistas a la naturaleza más salvaje. 

 

Benitatxell
Benitatxell
© Shutterstock

Benitatxell. Alicante

La Costa Blanca también tiene su versión escarpada. En este rincón de Alicante el litoral se salpica de barrancos, fallas, karst... y de ‘les covetes’, unas cuevas de piedra en seco construidas por los pescadores de antaño para protegerse durante sus jornadas de pesca. ¿Un baño? Se puede tomar en la cala Moraig, una zona de playa conocida por su cueva submarina, llamada la 'cova dels arcs' por las torres que forman las rocas. Importante: no os dejéis llevar por sus aguas turquesas porque esta no es una zona de aguas tranquilas: no olvidéis los escarpines.

¿Dónde dormir? En una finca que mira al mar rodeada de viñedores, olivares, cactus y palmeras. Es Finca Klara

Advertising
Calella de Palafrugell. Girona
Calella de Palafrugell. Girona
Foto: Shutterstock

Calella de Palafrugell. Girona

Es la perla de la Costa Brava, un reducto bohemio del masificado Mediterráneo del que es imposible no enamorarse en cualquier época del año, aunque el verano es el momento en el que más bonito está (también en el que más gente vamos a encontrar, pero sin exagerar). Si queréis un plan de baño tranquilo en Calella, id en busca de la cala del Golfet (la más tranquila y apartada). Al atardecer, el cuerpo y el alma te pedirán un paseo por los jardines botánicos de Cap Roig (las vistas que se tienen de la costa desde sus senderos son sencillamente inolvidables) y a la hora de cenar, una propuesta marinera a pie de playa.       

¿Dónde dormir? En Mas de Torrent, una masía boutique con spa en el corazón del Empordá miembro de la exclusiva red Relais & Chateaux.

Olivenza. Badajoz
Olivenza. Badajoz
© Shutterstock

Olivenza. Badajoz

Si os gusta recorrer mundo, es más que probable que este verano echéis de menos viajar al extranjero. O no, porque podéis daros una vuelta por el casco histórico de Olivenza, uno de los llamados pueblos de la Raya (como se conoce a los municipios españoles que hacen frontera con Portugal). Está en la provincia extremeña de Badajoz, y apoco que miréis a vuestro alrededor, no os costará convenceros de que estáis (casi) en el Alentejo. El suelo de adoquines (tan típicamente portugués), las paredes de cal blanca o el estilo manuelino de la iglesia de la Magdalena son solo algunas pistas. El resto, tendréis que descubrirlas (y saborearlas) vosotros. 

¿Dónde dormir? Como reyes de otra época en el Palacio Hotel Arteaga.

Advertising
Candeleda.Ávila
Candeleda.Ávila
© Shutterstock

Candeleda. Ávila

¿Es esete el pueblo más bonito de Ávila? Posiblemente. situado en el húmedo valle del Tiétar y a los pies de la Sierra de Gredos, son muchos los que saben del potencial que tiene esta zona cuando el calor aprieta en la ciudad (sus gargantas naturales son motivo de peregrinación entre los vecinos y algún que otro turista bien informado). Pero su casco histórico bien merece una visita: para comprobar si es verdad lo que dicen de él, basta con buscar la casa de las flores (pista: está en la plaza Mayor) y echar a caminar sin rumbo por sus callejuelas.    

¿Dónde dormir? En la Finca San Cayetano, la casa de campo perfecta con servicio de hotel cinco estrellas.

La Vera. Cáceres
La Vera. Cáceres
© Shutterstock

La Vera. Cáceres

No tendrá mar pero a Extremadura le sobran pozas naturales para refrescar las altas temperaturas del verano al noreste de la provincia de Cáceres. Quien se atreva a darse un baño muy (pero muy) frío, que ponga rumbo a La Vera: aquí os esperan sus infinitas y caudalosas gargantas (Cuartos o la Olla son solo dos de ellas), balsas naturales adoquinadas de granito erosionado por la fuerza del agua situadas a los pies de la sierra de Gredos. No es el Valle del Jerte (¿quién no ha oído hablar de sus cerezos en flor?) ni la vecina comarca de las Hurdes (su arquitectura negra tradicional es única), pero a La Vera le sobran motivos para ir a conocerla. Incluso en verano.     

¿Dónde dormir? En el hotel bioclimático Akassa

Recomendado

    También te gustará

      Advertising