¡Vuelven los Influencers!

El festival de arte guerrillero vuelve al CCCB y nosotros hemos hablado con John Law, el más irreverente del cartel

Todo comenzó con el Suicide Club, una sociedad subterránea y paranoica que debía su nombre a un relato de R. L. Stevenson y que se dedicaba a dar techo a todos los jóvenes descastados, huérfanos de autoridad moral que les hiciera de guía en ese duro trance de convertirse en hombres. Había sido invención de un tal Gary Warne. John Law era un bala perdida cuando se inició en el ya lejano 1977. Tenía 18 años y llevaba un par aficionándose a las fiestas de pijamas que organizaban cada noche en los calabozos de California. "Todo apuntaba a que me convertiría en un delincuente -dice-. Y en el club me enseñaron a no hacer nada que no fuera ético". Ilegal quizás sí, pero siempre dentro de una disciplina de hierro. Esto es lo que en aquellos tiempos dorados desconcertaba el cuerpo de policía de San Francisco.

Calculo que apenas ha salido el sol en la Costa Oeste cuando al fin Law descuelga el teléfono. Ahora tiene 65 años, lleva al menos dos cafeteras cargada, y habla por los codos. Me cuenta que en el lustro que el Suicide Club estuvo en activo escaló los mástiles del Golden Gate Bridge, que hizo de actor en la Ópera y que interceptó la comparsa del nuevo año chino, dragón incluido. "Una vez hicimos una fiesta en un depósito de cadáveres abandonado -recuerda-. Íbamos disfrazados de vampiros y llevábamos un ataúd y todo. Luego, aunque aquel lugar estaba lleno de mierda, limpiamos todo lo que habíamos ensuciado. Cuando llegó la policía estábamos sacando las bolsas de basura". Según John, se quedaron a cuadros.

El Suicide Club no era de nadie. Cualquiera podía ser miembro, cualquiera podía inventarse una misión y, fuera lo que fuera, se comunicaba al resto de socios vía una newsletter. "Era fantástico, anárquico -dice John, con la melancolía de los asistentes a uno de aquellos docudramas hagiográficos en que todos los testigos llevan sombrero de 'cowboy'-. Por eso sabíamos que no podía durar para siempre". La organización se desarticuló a principios de los 80, meses antes de que Gary Warne sufriera un infarto y se llevara a la tumba los ecos de aquel canto de respetuosa libertad. "Era una norma básica no dañar nada -sigue-. Nunca reventamos una sola puerta".

John Law está entusiasmado. Estará en Barcelona ​​como invitado de honor de la tercera edición del Influencers, el festival de arte guerrillero del CCCB, para hablarnos del Suicide Club, y de todo lo que vino después. "El año 88 nos volvimos a reunir -retoma-. Es curioso, porque nos dimos cuenta de que muchos habían encontrado su camino gracias al club". John recuerda el caso de un chaval sin oficio ni beneficio que se ganaba el sueldo lavando platos en un bar de carretera, y que de tanto colarse en edificios destartalados se hizo arquitecto. Los que no habían olvidado los días de gloria fundaron la Cacophony Society. Más punk, más expansiva.

Después de ver la 'Stalker' de Tarkovski, se habían convertido en exploradores en busca de zonas susceptibles de servir de pistas de aterrizaje para alienígenas, y habían inventado el concepto de 'flash mob'. Se vestían de payasos de McDonalds, de Papá Noel y de zombis, dependiendo del caso. Y con estas llegaron al Black Rock Desert de Nevada, y allí instalaron un hombre gigante de neón, donde comenzaron a celebrar el Burning Man Festival. En esta época de esplendor, Chuck Palahniuk era uno de sus mejores ideólogos. "Yo fui de los primeros en leer el manuscrito de 'El club de la lucha', mucho antes de que se publicara", dice. Claro que, como el Suicide, la Cacophony también se acabó disolviendo. Aún así, John sabe que su historia ha sido inspiración para los gamberros más ingeniosos del mundo entero. Nadie le quita este mérito.

También te gustará

Los museos más curiosos

Ya has visitado el Picasso, la Fundació Miró y el MACBA. A parte de estos y otros gigantes del arte, ¿qué otros museos ofrece Barcelona? Fuera de los circuitos turísticos podréis encontrar extraños y maravillosos museos, poco conocidos, pero que también se merecen un poco de vuestro tiempo. Teatre Museu El Rei de la Màgia Barcelona y el ilusionismo van de la mano y una de las mejores muestras es el Teatre Museu El Rei de la màgia, donde se repasa la relación de la ciudad con el arte de las ilusiones. Fundado en 1881, es uno de los establecimientos más antiguos del mundo dedicados a la enseñanza y a la fabricación y venta de artículos de magia. Museu del Perfum El catálogo del museo lo forman cinco mil piezas entre frascos antiguos y modernos, miniaturas, catálogos, etiquetas y material publicitario antiguo. La colección se divide en dos partes. La primera sección muestra toda clase de botellas de ungüentos y frascos de esencias en orden cronológico. Veréis cosas como un tubo de maquillaje para los ojos egipcio o pulverizadores eduardianos y una bolsa de frascos que perteneció a Maria Antonieta. La segunda sección no está ordenada cronológicamente si no por marcas, con frascos de Dior o Guerlain, así como ediciones especiales que diseñaron artistas como Dalí. Museu de l'Eròtica Se encuentra en La Rambla y seguramente no es lo que os puede venir a la mente en un primer momento. Se exponen ilustraciones del Kama Sutra, pinturas con aerógrafo de criadas desnudas y objetos raros y

Leer más

Exposiciones gratis

El dinero no es excusa para dejar de ver arte. Si sois de los que no quieren sacar el monedero, aquí tenéis una lista con las mejores exposiciones gratuitas de la ciudad. Museos que abren gratis los domingos MNAC: Museu Nacional d'Art de Catalunya El Palacio Nacional, edificio emblemático de la Exposición Internacional de 1929, es la sede del Museo Nacional de Arte de Cataluña, que contiene piezas de todas las artes (escultura, pintura, artes del objeto, dibujos, grabados, carteles, fotografía y numismática) y que tiene la misión de explicar la magnitud del arte catalán, desde el románico hasta mediados de siglo XX. También se expone parte de la colección Thyssen-Bornemisza, que estaba en el Convent de Pedralbes, y el legado de Francesc Cambó. La entrada es gratuita todos los sábados partir de las 15 h y el primer domingo de cada mes. El museo también hace jornada de puertas abiertas los días: 11 y 24 de septiembre y el 18 de mayo, coincidiendo con el Día Internacional de los Museos. MUHBA Museu d'Història de Barcelona De la plaza del Rei a la catedral hay unos 4.000 m2 de excavaciones romanas subterráneas: calles, villas y almacenes de aceite y vino, que fueron descubiertos por casualidad a finales de los años 20, cuando se levantó parte del Barri Gòtic para construir la Via Laietana. Se puede acceder a este laberinto subterráneo por la Casa Padellàs, un palacio de mercaderes del año 1498, que se trasladó piedra por piedra hasta la plaza del Rei.Incluye los centros de la pla

Leer más
Advertising

¡Fotografía gratis!

The Kennedys Exposición fotográfica que conmemora el 50 aniversario del asesinato de JFK. Una colección de 40 retratos y fotografías que no han visto la luz en los últimos 50 años, donde el objetivo de Mark Shaw recorre el camino desde la victoria de JFK a las elecciones de 1960 hasta su asesinato en 1963. Barcelona prêt-à-porter, 1958-2008 'Barcelona prêt-à-porter, 1958-2008. Mig segle d’indústria i moda. Col·lecció tèxtil Antoni de Montpalau' es una mirada retrospectiva a 50 años de moda que da a conocer la implantación y la consolidación del diseño y la confección de la ropa seriada, que impulsó y abrir nuevas perspectivas a la industria textil de Cataluña. Los artistas y las prácticas fotográficas contemporáneas se instalan en la ciudad Lo más visto 20 cosas para hacer en Barcelona Cuando se viaja, uno de los objetivos es aprovechar al máximo el tiempo y volverse a casa con la sensación de no haberse perdido nada de lo más importante de la ciudad recién descubierta. Es una tarea complicada, lo sabemos, por eso os vamos echar una mano con esta selección de las 20 cosas que puedes hacer en Barcelona. Si se os quedan muchas en el tintero siempre podéis venir una segunda vez. 1. Pasea para descubrir la ciudad Barcelona es una ciudad grande, pero tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie. Olvidaros por un día del metro o el autobús turístico y recorredla dando bonitos paseos y cogiendo fuerzas en su amplia oferta gastronómica. Podéis optar por visitar los edificios y parqu

Leer más

Equipamientos culturales gratis

Virreina Centre de la Imatge Es considerado uno de los mejores exponentes del barroco aplicado a la arquitectura civil de Cataluña. Las dependencias y el patio sirven de marco a importantes exposiciones temporales y es la sede del área de cultura del Ayuntamiento. En su interior también se pueden ver de forma permanente los Gigantes y el águila de Barcelona y acoge el Virreina Centre de la Imatge. Arts Santa Mònica Es un espacio donde las disciplinas de creación artística se encuentran con la ciencia, el pensamiento y la comunicación. La programación tiene lugar en varios espacios de este edificio de la Rambla: el quiosco (espacio fronterizo entre contenidos y red), el balcón de la Rambla (espacio polivalente de acciones y debates), el archivo (sala de exposiciones de la memoria), el claustro (gran espacio de exposiciones de tesis, colectivas...) la anilla (sala de recorridos expositivos) y el laboratorio (sala de exposición y de creación de proyectos que relacionan el arte, la ciencia y la técnica). Palau Robert El Palau Robert fue construido entre 1898 y 1903 como residencia privada de Robert Robert i Surís, marqués de Robert, un aristócrata influyente, financiero y político de origen gerundense.El edificio actualmente pertenece a la Generalitat de Cataluña y acoge un centro de exposiciones con tres salas, un espacio para conciertos, el Centro de Información de Cataluña, una oficina de turismo de la ciudad, una librería y jardines abiertos al público. Espai Cultural Obra So

Leer más
Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments