Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los bares más originales de Barcelona

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

Can Ferraiuolo
Can Ferraiuolo

Los bares más originales de Barcelona

Una ruta por las barras más sorprendentes, creativas y peculiares de Barcelona

Por Martí Sales y Òscar Broc
Advertising

Si estáis hartos de ir siempre a los mismos bares, aquellos que perpetra un único diseñador nórdico en serie, si queréis sorprender a alguien o si sencillamente os apetece hacer una ruta de cañas original, esta es la vuestra. Algunos de estos lugares os sonarán, pero otros seguro que os sorprenden. Bares que hacen su propia cerveza, bares que son un puerta a un universo de serie B, bares con todo el encanto de un tugurio clandestino, bares que son como burdeles caribeños... ¡Aquí no os aburriréis!

El Ciclista
©IreneFernández

El Ciclista

3 de 5 estrellas
Bares y pubs Vila de Gràcia

¿Cogéis la bicicleta incluso para ir a comprar papel higiénico a los chinos? ¿Vuestra novia os hizo escoger entre ella y la 'fixed', y os quedasteis con la bici? ¿Sois capaces de ver una etapa de la Vuelta sin adquirir una apnea severa debido a los ronquidos? Debéis ir lo más rápido posible al Ciclista: se convertirá en el bar de vuestros sueños en cuanto toquéis el manillar de la puerta. Sí, he escrito manillar. Este local de Gràcia es una exhibición sin límites de reutilización de material ciclista. Ruedas convertidas en mesas, manillares que hacen de pomos, radios que ahora sirven para sostener copas, una señal de tráfico sobre la cabina del DJ, bicicletas de coleccionista colgadas en las paredes como si fueran un Picasso... Y atención también con el mobiliario de reciclaje 'high class': a los sofás chester hay que sumarles joyas de diseño industrial casero (la puerta-mesa y los taburetes son deliciosos) que ponen la guinda a una de las propuestas más originales de Gràcia. En cuanto a la ambrosía hepática, excelente caña de Moritz Epidor y una carta de cócteles muy correcta, con una lista de gin-tonics de la casa con nombres ciclistas que os arrancarán una sonrisa: copas como Piñón Fijo o Anti dopping, mi favorita, os ayudarán a subir el puerto de montaña del sábado noche como si fuerais Laurent Fignon en los 80. Y podéis estar tranquilos, en la puerta nadie os hará mear en un bote de plástico.

Smoll
Irene Fernández

Smoll

Bares y pubs El Gòtic

No hay nada igual en Barcelona. Una caja de cerillas vintage que casi pasa desapercibida, un rinconcito retro trufado de luces, sillas y mesas de diseño de los años 60-70, un pequeño orgasmo estético que, si queréis, os podréis llevar directamente a casa. Todo el mobiliario –¡incluso la vajilla!- está a la venta. ¿Mi fantasía? Que me toque un Euromillón, entrar y decirle al camarero con una sonrisa: "Te compro todo el bar".

Recomendado

    También te gustará

      Advertising