Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right La biografía del mito Sideral

La biografía del mito Sideral

Héctor Castells publica la biografía de DJ Sideral, icono del techno barcelonés y pionero del 'clubbing' catalán

Por Ricard Martín |
Advertising
DJ Sideral
©LeilaMendez DJ Sideral

"En los 90 esto era un descampado. Ahora está lleno de rascacielos, como el Sónar y el Primavera Sound". El periodista Héctor Castells (Barcelona, 1974), autor del libro 'Sideral. Estrella fugada' (Editorial Contra, 2013), ejemplifica así la evolución de la escena musical y nocturna de Barcelona.

Un libro, ahora y aquí, relevante: a partir de la zigzaguenate vida del malogrado Aleix Vergés, DJ Sideral, (1973-2006), Castells glosa, por primera vez en un libro, un pequeño cruce de donde salieron cosas muy grandes; del apareamiento barcelonés de electrónica y pop a mediados de los años 90 nació la escena de clubes y los grandes festivales.

Castells explica que no "eligió escribir la biografía, sino que el libro lo "cogió por la solapa": "Me pegó una patada en los huevos y me obligó a escribirlo". Porqué el biógrafo, aparte de haber vivido la movida del incipiente Nitsa, era amigo de la infancia y juventud de Vergés. Hacer el libro lo ha dejado extenuado: ha cumplido la tarea, periodística pero también atrevida, de ponerse en los zapatos y los sentimientos del círculo íntimo del fallecido. Y se ha atrevido: "Nos hicimos íntimos a los doce años, y mi padre tenía una enfermedad terminal. Me quedé un poco autista. Con su empatía él me sacó del pozo, y vi el mundo a través de sus ojos". La empatía es un rasgo clave de la relación de Vergés con sus amigos, pero también con el público: "Es indiscutible que su gran virtud era que conectaba con la pista. No preparaba las sesiones, sino que las construía según la pulsión de la pista", valora Sideral, a quien el libro describe como "un Bowie marciano de dos metros en las cabinas de los clubes".

El pánico escénico
Como DJ, fue una figura que por carisma y talento galvanizó la noche barcelonesa en algo nuevo. En el 93 "ya tuvo claro que el futuro de la noche pasaba por la mezcla de pop y electrónica", recuerda Castells del momento en que Vergés tuvo claro que quería ser DJ. Aunque comenzó con una técnica muy pedestre, Castells rememora las incipientes sesiones de Vergés en el Nitsa de Joan Llongueras como seminales y decisivas, la primera vez que alguien ponía sobre la mesa un abanico de electrónica hasta entonces nunca vista en Barcelona.

El libro abunda en el momento de inflexión en el que priorizó su vertiente de DJ por el de guitarrista y cantante del grupo Peanut Pie, ganadores del concurso de maquetas de Rockdelux del 1994 (y primera banda española en acercarse al sonido Manchester). Una elección, según Castells, fruto "de su pánico escénico". "Nunca se pudo hacer cargo de su presencia en los escenarios". Hasta el punto de no presentarse a la actuación de Peanut Pie en el BAM! Vivía una dicotomía traumática: la de alguien bendecido por un magnetismo innegable, sólo igualado por su pánico escénico. "Las cabinas fueron un refugio, una posibilidad de sobrevivir. Un espacio oscuro dónde, en vez de cantar su repertorio, que le avergonzaba, ponía discos de otra gente".

Cabe preguntarse sobre el riesgo de incurrir en la hagiografía, la mitificación. Son 568 páginas dedicadas a alguien que no pasó de los 33. "La idea no era mitificarlo, sino explicar las contradicciones. Era un tipo con una personalidad arrebatadora, poderosa". Con ritmo de trepidante novela de formación, rezuma la intención de explicar la historia propia. "Exacto. Una biografía es la historia de alguien que ha hecho algo, y la de otro que decide contarla", concede el autor. La próxima vez que se os haga de madrugada en el Apolo, pensad en Sideral.

Sideral. Estrella fugada
Héctor Castells
Editorial Contra. 568 pàg. 21 €

También os gustará

Clubs

Un bar filipino, insólito y secreto

La Plaza Real como nunca la habíais visto Pocos se acuerdan, pero las Filipinas fue el primer país que liberarse del dominio imperialista en 1898, antes de que Cuba. Es casi inevitable volver si se hace un café con el cónsul honorario del país de las 7.000 islas. El diplomático luce un pin en la solapa, la bandera roja y azul coronada por el sol que le Embrun la piel cuando viaja a Manila o retorna al Palamós natal. Y estreno local, instalado entre las cuatro paredes que alojaban el Bar de la Peña del Espanyol, sobre el restaurante Les Quinze Nits. Sigue siendo el receso de calma desde donde antes se observaba la noche salvaje de la plaza Reial, cubata en mano. Ahora abren desde la mañana hasta la tarde, pero en marzo alargarán hasta el anochecer, y quien quiera hacer un Manila Sunshine antes de cenar, se detendrá el Philippines Club.Club. Lo habéis leído bien. Se accede por una escalera negra total que arranca del pasaje de Madoz, los escalones, desgastados, en las paredes, instantáneas de la plaza porticada. Llega al principal y, si acierta la puerta, premio; quien se equivoca, entra en el consulado, y de un lado a otro por la "puerta falsa" que utiliza el consuelo. El premio tiene forma de luces de época, techos policromados y maderas decapadas, de vista diáfana sobre una plaza que renace. Pregunta obligada: ¿cómo puedo hacerme socia? Es un club de filipinos y para filipinos abierto al resto de gente, detrás del cual está la esencia interiorista del grupo d

Bares y pubs

Bares de culto

En Barcelona, le das una patada a una piedra y sale un bar, pero no todos se merecen una mención especial. Esta lista recoge los locales imprescindibles, bares de culto de visita obligada. ¿Crees que falta algún bar importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. L'Entresòl El local apuesta por la 'qualité: la decoración es sencilla, comedidamente moderna, con líneas claras y aseos debidamente desinfectados. No necesita nada más, porque su personalidad se define sobre dos ejes inamovibles: una selección musical que provoca ataques de priapismo y los mejores gintonics de Gràcia, entre ellos el señorial Tanqueray Rangpur, una obra de arte con lima, infusión de té verde y el mismo aroma que la nuca de Ana de Armas. Bar Mingus En una esquina soleada de día y de noche, cuando se cruzan Comtessa de Sobradiel y Ataülf, a pocos metros del Harlem Jazz Club, tiran la caña como en Madrid. Sí, sí, ya sé que duele, pero es cierto. Un estudio científico lo confirma. Las cañas contienen la cantidad justa de gas, la cerveza reposa y el camarero sirve la copa sin que parezca que lo persigue una manada de búfalos. Bar Kasparo En esta deliciosa terraza, quizá la mejor del barrio, encontraréis sabrosas tapas y platos del día. Las bravas Kasparo luchan por estar en el top 5 de las mejores de la ciudad. Y vale la pena probar sus croquetas de setas. Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza

Advertising
Bares y pubs, Cervecerías artesanas

Cervecerías artesanas

Están de moda y con motivo. Los locales de cerveza elaborada artesanalmente brotan por la ciudad con alegría y cada vez cuentan con más seguidores. Aquí tenéis dónde dirigiros La Més Petita La birra artesana fluye sin freno en La Més Petita, una cervecería que no necesita metros cuadrados para ofrecer algunas de las mejores cervezas. Con 8 tiradores y una terraza más grande que el local, el maestro cervecero Albert Sanchis y creador de la cerveza Almogàver os tirará la caña con un amor insuperable. Para hacer cojín, platitos con quesos ingleses. La Cerveteca Fueron unos de los primeros y todavía son referencia. Cerca de Correos encontraréis La Cerveteca, bar, tienda y también lugar de cursos, degustaciones y maridajes. Aquí podréis probar casi tantas cervezas como países hay en el mundo. Si después de un rato no vais demasiado bebidos, podéis entreteneros mirando etiquetas. Como en el mundo del vino, cada vez hay más curiosas. Y sí, aquella pareja de barbudos que ves en una botella son Zztop. A los maestros cerveceros también les gusta el rock duro. La Resistència De los creadores de Rosses i Torrades, la tienda de cervezas artesanas de Consell de Cent, hace poco nació La Resistència, un local enorme para probar algunas de las mejores cervezas internacionales. Presumen de tener 12 tiradores de donde no para de salir birra fresca y cada semana cambian de marcas, las procedencias y los estilos.   Homo Sibaris Sants pronto será conocida como “la república independiente de la esp

Los 10 cócteles más frescos

¿Queréis más copas? Las mejores coctelerías Prueba algunos de los mejores cócteles hechos a medida de Barcelona y, de paso, conoce a los barman más carismáticos de la ciudad. Tanto si prefieres la decoración clásica, de terciopelo rojo y bebidas de siempre o un ambiente más moderno, tenemos el lugar idóneo para ti. ¿Crees que falta alguna coctelería importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. Tómate un cóctel en los mejores locales especializados de la ciudad Ginger Ginger es la Rita Hayworth de los bares, por pelirrojo y despeinado. Abre cada noche su barra esférica de vendedora de cerillas y sonríe maliciosa dentro de un vestido negro. Tiene un rótulo antiguo y americano con la tipografía que imagino tenían los carteles del Gran Gatsby. Dry Martini Con el intrépido barman Javier de las Muelas no se juega. Ni tampoco con la legendaria barra de esta coctelería reconocida internacionalmente como una de las mejores del planeta. Son muy listos. La barra es el escenario de las coreografías más complicadas. Aquí  se venera al cóctel. No salgáis sin probar el Dry Martini –sin competencia en Barcelona– y alguna de las creaciones magistrales de De Las Muelas. A pesar de su popularidad y del 'punch' mediático de su barman, el Dry Martini continúa siendo una referencia ineludible. Y es que, señores, eso no es una coctelería, es una iglesia. Semon 9 Night Los del Semon no tienen suficiente con tener una de las mejores tiendas gourmet de la ciudad, un catering de lujo, tres restaur

Advertising