Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right ¡Descubrid el pepito gourmet!

¡Descubrid el pepito gourmet!

El bocadillo de ternera de toda la vida pasa por el filtro de la alta cocina

El Pepito
©IvanGiménez El Pepito
Por Ricard Martín |
Advertising

Cuando era pequeño, el pepito -el bocadillo de ternera- era la aristocracia de los bocadillos, una recompensa de calidad que juntaba la merienda con la cena. Ahora que ya soy mayor, la incognita es por qué no goza de más popularidad. Sobre todo en esta Barcelona que se vuelve loca con la comida popular bien hecha.

A la espléndida faena llevada a cabo por La Pepita -no hacen falta presentaciones-, hay que añadir ahora la apertura de El Pepito. ¡Ojo!, de carácter menos popular que su pariente, La Pepita, ocupa el espacio del que fuera la suntuosa coctelería Lika Lounge, y tiene un interiorismo alucinante, de los que facilitan la digestión.

Su propietaria, Gemma Ginesta, me explica que "en casa todo el mundo se llamaba Pepito, y siempre había pensado que era el bocadillo más bueno que se podía comer". Aquí los pepitos tienen nombres de señor de Barcelona y de fuera -González, Puig, Dupont- y pasan por encima de las hamburguesas, que tienen nombre femenino, dice Ginesta, "porque son sus amantes". Esto es como un parque de atracciones cárnico en formato tapa y bocadillo, con delicias como la bomba rellena de rabo de buey, bistecs tártaros y otro de atún con aguacate que merece repetir. Pruebo el Dupont -buey de Irlanda, pimientos de Padrón, foie y setas al ajillo- y la agradable sorpresa, a parte de una combinación de ingredientes precisa, es que la carne no está nada seca. Mastico tiras de carne melosa que en cada mordisco se abrazan con el foie. El cocinero Martin Francini me explica que el secreto es aliñarlo con sésamo tostado y hacer un corte similar al del sushi.

Por cierto, encontraréis un pepito de ternera old school en el Bar Joanet (pl. Sant Agustí Vell, T. 93 319 90 37), buenísimo, recién hecho, con tomate en rama y aceite de oliva, almuerzo de campeones.

No te dan vaca por buey
Además de ternera low cost, hay que hablar del bovino de gamma alta (pero no inasequible). El restaurante Sagardi cada año en otoño tiene un ramalazo de romanticismo cárnico: traen dos bueyes de raza rubia gallega que sacrifican y sirven en la mesa. Más o menos, calculan que tienen una provisión de media hasta finales de noviembre, hay que darse prisa. Manel Giménez, el chef jefe del grupo, explica lo excepcional de esta pieza: "Son bueyes machos castrados, estas bestias como quien dice han desaparecido. Cada año el catador de carne Imanol Jaca sale a peinar los pastos de Galicia y Portugal, para localizarlas y hacer que el sacrificio coincida con las jornadas del buey.

"Esto es como comerse un dinosaurio", se ríe Giménez, "porque sencillamente no se encuentra. Deben ser bueyes que hayan trabajado la tierra, criar bueyes para el sacrificio no sirve". Explica que se puede notar el sabor de hierba de los pastos. Es una pieza mucho más firme que la de vaca vieja porque, como dice Giménez, "las cosas se tienen que razonar y la carne se tiene que masticar". Lujo asequible: los 800 gramos, más que suficientes para dos personas, salen por unos 46 euros. Podéis poneros las botas: por 65 €, todo incluido, el buey se acompaña con chistorra de Orio, pochas de Tolosa y quesos vascos.

Más información

Restaurantes, Bar de bocadillos

El Pepito

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Este restaurante centrado sobre todo en la carne, propone una serie de tapas muy bien resueltas -muy buena la bomba de rabo de buey- y sobre todo bocadillos de ternera de primera, el clásico 'pepito' de toda la vida, preparado con recetas tan atractivas con el de buey de Irlanda con pimientos del Padrón, foie y setas al ajillo. La carne es deliciosa y tierna, evita el efecto tirón con cada bocado.

Time Out dice
Restaurantes, Bar de bocadillos

La Pepita

icon-location-pin Gràcia

Ni detrás del mostrador ni en la barra encontraréis a Pepita. En cambio, sí es fácil encontrarse con Sofia o Andreu, los propietarios de un local que estira los horarios: sirven almuerzos, aperitivos, comidas (tres menús de 8, 10 y 12 euros), meriendas y cenas a la carta, donde las protagonistas son las «pepitas», inspiradas en los famosos pepitos, desde el clásico de lomo hasta combinaciones sorprendentes. La Pepita también es un local de copas, con predilección por los gin tonic (por 4 euros preparan medio vaso) y el vermut casero, a base de ginebra, naranja y sifón.

Advertising
Restaurantes, A la brasa

SAGARDI BCN Centre

El restaurante SAGARDI BCN Centre presenta un concepto de restauración basado en las antiguas tabernas vascas, espacios en los que compartir las mejores sidras y vinos del país con la cocina vasca de la mejor calidad, con criterios de modernidad adaptados a una ciudad cosmopolita. Un concepto de restauración compuesto por dos ofertas: La barra de pintxos de Sagardi Euskal Taberna está en constante evolución y pueden degustarse a cualquier hora del día, cumpliendo así la función de desayuno, aperitivo, comida o cena informal. En la barra de SAGARDI Euskal Taberna se pueden saborear una selección de los mejores pintxos, con más de 80 variedades al más puro estilo vasco. El restaurante - asador, cuyo máximo atractivo es la parrilla con leña de encina, a la vista del cliente, y las kupelas de sidra desde las cuales el comensal puede servirse directamente. SAGARDI BCN Centre está situado en pleno Eixample, muy cercano a Plaza Cataluña. Descubre todos los restaurantes del Grupo Sagardi.

También te gustará

Bocadillos de vicio

Aunque parezca sencillo, hacer un buen bocadillo, diferente, elaborado y con buenos ingredientes, no es una medalla que se pueda colgar cualquiera ¿Crees que falta algún lugar de bocadillos importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. El Kiosko Brad Ainsworth, el chef que propulsó la hamburguesa gourmet en Barcelona con el minúsculo Bacoa, también abrió Kiosco, el mismo concepto pero un espacio más amplio y cómodo, abierto a la calle. Probad cualquiera de sus deliciosas recetas y la salsa especial chutnet con sus patatas caseras y ya me diréis. Can Conesa Es un clásico capaz de provocar largas colas en la plaza de Sant Jaume. Sus bocadillos lo merecen, probad el caliente de roquefort, el de cocido y salsa de Marta y los frankfurts, también para celíacos. Carrot Café El lugar definitivo de bocadillos de Sant Martí: disponen de cuatro tipos de panes distintos hechos a medida, que se aplican en recetas tan sugerentes como el de atún a la plancha con mahonesa de wasabi, o un muy catalán bocadillo de pan de coca con butifarra negra y alioli. También hacen hamburguesas, buenas y generosas, y tienen una carta de más de 40 cervezas de todo el mundo. Y un pastel de zanahoria casero, claro. Sagàs Los hermanos Rovira, con estrella Michelin en el restaurante-masía Els Casals de Sagàs, se han instalado en Barcelona. Practican el noble arte del bocadillo gourmet, relleno de la carne y la verdura que ellos mismos producen en su granja del Bages. Merece la pena probar delicatessen como e

Restaurantes, Argentina

Los mejores restaurantes argentinos

10 establecimientos para comer como un Papa En Barcelona tenemos excelentes embajadores de los fogones argentinos. Probad sin tener que cruzar el Atlántico las mejores especialidades de la cocina argentina: matambre, milanesas, empanadas, asados... ¿Crees que falta algún restaurante argentino importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. 9 Reinas Un restaurante argentino de alta categoría, con carnes de todo el mundo y pasta hecha a mano. A menudo lo frecuentan caras conocidas del deporte. Uno de los propietarios es el ex jugador del Espanyol, Martín Posse. Vinya Rosa Argentina Este muy agradable punto argentino ofrece una muy buena relación calidad-precio en sus especialidades de carne a la brasa. Puerto Madero Especialidades argentinas desde la hora de almorzar, como las facturas —pastelería típica argentina. A la hora de comer, buenas carnes argentinas y buenos vinos argentinos y catalanes, bien maridados con la comida. Arcano Y su entrecot –bife de chorizo– el más pequeño de 200 gramos –es suficiente para confirmar por qué se considera la carne argentina la mejor del mundo, con permiso de vascos, asturianos, gallegos y gerundenses. Lo que más se agradece de la cocina del Arcano es el cuidado con que distribuye los acompañamientos a los platos, condenados en muchos casos a lechugas arrugadas y tomates sin sabor. O la buena elaboración del 'vitello tonnato', esta carne fría, cortada muy fina y vestida con una suave mayonesa de atún y anchoas, entrando típico italiano ado

Advertising
Restaurantes

Las 20 mejores croquetas de Barcelona

Ponemos en el lugar que se merecen estas pequeñas obras de buena cocina y de sabiduría popular rescatando del anonimato las quince mejores de Barcelona. ¿Quién se puede resistir a una croqueta muy hecha? Un poco de historia La existencia de la croqueta está documentada -Dios mío, ¡qué ganas tenía de escribir esta frase!- en Francia desde finales del siglo XVIII. Pero no fue hasta mediados del siglo XIX cuando lograron la popularidad en toda Europa, más en España y en los Países Bajos que en su lugar de origen. Alexandre Dumas habla de ellas en una crónica de viaje a la península ibérica en 1846. Y logró aquí su máxima popularidad durante la posguerra: era cocina hecha de sobras, claro. Pero más que el origen -poco conocido- y la evolución -nula- vale la pena hacer esta consideración: una croqueta es una pequeña obra de buena cocina, en la cual manda el sentido de la proporción. Demasiado relleno anula el rebozado, al revés es peor. Y si se opta por potenciar la bechamel, el cocinero ya se puede esmerar en conseguir un líquido fluido que ligue con el relleno. No hay ninguna manera canónica de hacer croquetas: pero la acertada -¡la equilibrada!- se distingue de la errónea en el primer mordisco. Leku Sergi Amor, excelente cocinero del no menos excelente Leku, ama la croqueta. Para él, es la tapa reina: un plato difícil de hacer bien y que siempre que puede pide. La respeta y la cuida en sus diferentes formas: la suprema es la de rabo de buey; su forma alargada mimetiza el refere

Restaurantes

La lista definitiva de hamburguesas

Los locales que hacen de la hamburguesa un placer gastronómico Es un hecho: Barcelona es territorio de hamburguesa gourmet. En los últimos cuatro años, tomando como zona cero de la hamburguesa 'premium' la apertura del Bacoa, el goteo de aperturas dedicadas al buen panecillo cárnico es incesante. Es una moda, sí, pero es una moda que aplaudimos: cuando pase esta locura, quedarán funcionando las buenas direcciones. Y cada vez hay más diversidad y matices en el asunto. Desde Time Out hemos seguido muy de cerca el fenómeno, y esto nos autoriza a ofreceros el listado definitivo de hamburguesas de Barcelona. Bacoa La sede central de la pequeña cadena de hamburgueserías gourmet, pionera del tema en Barcelona, se traslada a Ronda Universidad, y la madre pasa a llamarse Little Bacoa. El nuevo Bacoa es enorme, pero mantiene la informalidad y excelencia marca de la casa. Novedades? Ainsworth apuesta por el km 0: cada trimestre ofrecerá una hamburguesa con productos de proximidad, como por ejemplo con alcachofas del Prat, y aparte de los clásicos de la casa ofrecerá hamburguesas exclusivas del Bacoa grande, como la de san Jacobo, lomo ibérico y jamón serrano contra el queso manchego empanados con panko, pan rallado japonés. El Kiosko Brad Ainsworth, el chef que propulsó la hamburguesa gourmet en Barcelona con el minúsculo Bacoa, también abrió Kiosco, el mismo concepto pero un espacio más amplio y cómodo, abierto a la calle. Probad cualquiera de sus deliciosas recetas y la salsa especia

Advertising