Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right La sangría 'premium' de Cachitos

La sangría 'premium' de Cachitos

El restaurante ofrece vino mezclado con destilados de primera e ingredientes exóticos

Por Montse Virgili |
Advertising

Ya podéis levantar todos las cejas y utilizar los emoticonos más raros de vuestro móvil. Hasta hace unos días, sangría y premium no iban en la misma frase. La bebida 'sangrienta', siempre se ha elaborado con el vino más económico que teníamos a mano, fruta de segunda, azúcar y lo que sobrara del mueble-bar sin mirar fechas de caducidad. ¿El recipiente para la mezcla? Ya se podía utilizar la palangana donde se lavan los platos o un trozo de garrafa de plástico cortada. Las exquisiteces, para el señor Michelin.
El objetivo de una sangría es y siempre ha sido, pillar un buen pedo. Y en consecuencia tener la sensación al día siguiente de que quieres deshacerte de la extremidad superior de tu cuerpo, cueste lo que cueste.

Esto es lo que la mayoría pensábamos hasta ahora, igual que sabemos que la tierra es redonda y el sol gira a su alrededor. Las únicas certezas que nos quedaban en el mundo, y siempre hay alguien dispuesto a destruirlas. Esta vez los encargados de traernos la desgracia es Cachitos, este local de tamaño fabril y lleno de guiris con la cartera llena. Hasta ahora, presumían de preparar 55 tipos de sangría con vino de todas las DO de la península y con ingredientes tan refinados como manzana verde y pera, coco, fresas y frutas del bosque.

En las últimas semanas se han lanzado al vacío y han creado una carta donde las sangrías son cosas tan exquisitas que tienen nombre de pintalabios. Por ejemplo, la 'sangcherry' se elabora con vino blanco, ginebra, licor de cerezas, granadina, piña y cerezas. O la sangría azul de Moët Chandon que se hace a partir de este champán, curaçao azul y frutas del bosque. Atención que si vais al Cachitos para una cena de negocios y el cliente es japonés, en la carta tropezaréis con 'sangsamura' que contiene albariño, sake, granadina, cidronela, naranja y manzana fiji.

Estas sangrías de finura incomparable no se pueden acompañar con una bolsa de patatas fritas. La gente de Cachitos le han buscado un maridaje de la misma categoría. La samurai se acompaña de dados de salmón ahumado y la de champán con unas ostras. Ya lo veis, amigos, la vida de los ganchitos y vasos de sangría de plástico es historia.

Más información

Restaurantes

Cachitos

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

Puede que muchos barceloneses pasen de largo del Cachito sin sospechar que detrás de su impactante decoración se esconde todo un gran concepto de cocina. Con grandes platos sin amaneramientos y muy variados, el éxito de su cocina es fruto de una elección sin prejuicios del buen producto y una elaboración con el rigor que otorga el sentido común. Excelente calamar de potera a la plancha y medianas de carne castellana. Buenos vinos y cócteles.

Time Out dice

También te gutará

Clubs

Un bar filipino, insólito y secreto

La Plaza Real como nunca la habíais visto Pocos se acuerdan, pero las Filipinas fue el primer país que liberarse del dominio imperialista en 1898, antes de que Cuba. Es casi inevitable volver si se hace un café con el cónsul honorario del país de las 7.000 islas. El diplomático luce un pin en la solapa, la bandera roja y azul coronada por el sol que le Embrun la piel cuando viaja a Manila o retorna al Palamós natal. Y estreno local, instalado entre las cuatro paredes que alojaban el Bar de la Peña del Espanyol, sobre el restaurante Les Quinze Nits. Sigue siendo el receso de calma desde donde antes se observaba la noche salvaje de la plaza Reial, cubata en mano. Ahora abren desde la mañana hasta la tarde, pero en marzo alargarán hasta el anochecer, y quien quiera hacer un Manila Sunshine antes de cenar, se detendrá el Philippines Club.Club. Lo habéis leído bien. Se accede por una escalera negra total que arranca del pasaje de Madoz, los escalones, desgastados, en las paredes, instantáneas de la plaza porticada. Llega al principal y, si acierta la puerta, premio; quien se equivoca, entra en el consulado, y de un lado a otro por la "puerta falsa" que utiliza el consuelo. El premio tiene forma de luces de época, techos policromados y maderas decapadas, de vista diáfana sobre una plaza que renace. Pregunta obligada: ¿cómo puedo hacerme socia? Es un club de filipinos y para filipinos abierto al resto de gente, detrás del cual está la esencia interiorista del grupo d

Las mejores birras de Barcelona

Un recorrido por las cervecerías donde mejor tiran la caña en la ciudad y las tiendas con mejor surtido Jonny Aldana En el Jonny Aldana son unos superdotados. Además de conseguir servir las tapas vegetarianas más sabrosas del planeta, también tiran bien la caña. No les importa invertir un minuto, saben que sólo así se pueden conseguir los dos dedos de espuma. Si, además, la parroquia se puede tomar una caña en la tranquila terraza, que tiene sombra, del Aldana, la alegría ya es completa. Su humus de remolacha es digno de estudio. ¡Ah¡, ¡oh! y ¡uh! Sí, son de esos que siempre te ofrecen una tapa gratis. Viduca El secreto de la caña bien tirada no sabemos nunca dónde nos espera. En este bar del barrio de Hostafrancs se toman muy en serio el concepto caña y buena comida. El Viduca es aparentemente un bar especializado en comida gallega con la típica barra de acero inoxidable y la tortilla de patatas recién hecha. Vale la pena estar atentos. Una vez nos adentramos en el comedor, descubriremos incluso una pequeña barra donde preparan gin-tonics. La lista de vinos no se queda atrás. Si se toman tantas molestias en hacerlo todo bien, imaginaos qué pueden hacer para servir una simple caña. Morro Fi / Mitja Vida Dos partes de una misma  maravilla y de un proyecto en común, montar una vermutería y tirar la caña de tal forma que ya nadie siente envidia de los madrileños. El primero en abrir el tirado fue el local de Consell de Cent. En pocos meses, el bar cercano a la plaza Molina ha u

Advertising
Bares y pubs

Bares de culto

En Barcelona, le das una patada a una piedra y sale un bar, pero no todos se merecen una mención especial. Esta lista recoge los locales imprescindibles, bares de culto de visita obligada. ¿Crees que falta algún bar importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. L'Entresòl El local apuesta por la 'qualité: la decoración es sencilla, comedidamente moderna, con líneas claras y aseos debidamente desinfectados. No necesita nada más, porque su personalidad se define sobre dos ejes inamovibles: una selección musical que provoca ataques de priapismo y los mejores gintonics de Gràcia, entre ellos el señorial Tanqueray Rangpur, una obra de arte con lima, infusión de té verde y el mismo aroma que la nuca de Ana de Armas. Bar Mingus En una esquina soleada de día y de noche, cuando se cruzan Comtessa de Sobradiel y Ataülf, a pocos metros del Harlem Jazz Club, tiran la caña como en Madrid. Sí, sí, ya sé que duele, pero es cierto. Un estudio científico lo confirma. Las cañas contienen la cantidad justa de gas, la cerveza reposa y el camarero sirve la copa sin que parezca que lo persigue una manada de búfalos. Bar Kasparo En esta deliciosa terraza, quizá la mejor del barrio, encontraréis sabrosas tapas y platos del día. Las bravas Kasparo luchan por estar en el top 5 de las mejores de la ciudad. Y vale la pena probar sus croquetas de setas. Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza

Biercab: un monumento a la cerveza

Biercab ofrece 30 tiradores de birra de todo el mundo Hace un par de semanas que han abierto y ya se pueden colgar más medallas que el Màgic Andreu. Con treinta tiradores y una carta de platillos que es la envidia de todas las vecinas, Biercab acaba de arrancar para dejar temblando a sus competidores. Todo tiene una explicación, y es que, detrás de esta cervecería con una generosa oferta, se esconden algunos de los mejores elaboradores y entendidos del mundo cervecero de todo el Estado. De Pamplona, Málaga y también catalanes. Entre sus filas, también está Sven del The Drunk Monk. Si sois de Mataró, seguro que habéis visitado alguna vez esta cervecería con un centenar de referencias. De la treintena de tiradores, una decena están dedicados a la cerveza de la casa, la Naparbier. Los veinte tiradores restantes, entre los cuales encontraréis todos los estilos de cerveza que hay en el mercado, pertenecen a elaboradores internacionales, ingleses, belgas, etc. Si sois amantes de la curiosidad, la bodega del Biercab ofrece una selección de botellas de cerveza que os dejará atontados. Desde cervezas que reposan en botas de coñac hasta las birras de orígenes más inauditos. Las buenas formas de Biercab se trasladan también a la comida. Han buscado el asesoramiento de Sergio Ruiz, el chef del Hotel Melià de Barcelona. "No para hacer maridajes", puntualiza Sven, sino para que haya "una buena comunión entre lo que bebemos y comemos". Cocina refrescante En la carta encontraréis platos m

Advertising