Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Queserías: el reducto de los gourmets lácteos

Queserías: el reducto de los gourmets lácteos

Para comer los quesos más exquisitos de Cataluña, Europa y el mundo

Por Ricard Martín |
Advertising
Moscarola
©IvanGiménez Moscarola

En lo que al queso se refiere, hay dos tipos de personas: a quienes les gusta y los fanáticos. A estos dos tipos va dedicada esta selección de restaurantes y tiendas donde se respeta el carácter gastronómico y se comen las mejores variedades de queso que podréis encontrar en Barcelona.

NO TE LO PIERDAS:

Queso en Barcelona: tiendas y restaurantes para fundirse de placer

Cinco delirios de queso

Restaurantes

Formatgeria La Seu

icon-location-pin El Gòtic

La escocesa Katherine McLaughlin abrió en el 2000 esta quesería, especializada en queso artesano de pequeños productores de toda España. Con una fuerte presencia de los productores catalanes, destacan el queso Turó del Convent –de cabra sin pasteurizar–y de El PetitOT d’Alba, elaborado por los masoveros del Mas d’Alba, con ovejas de su propio rebaño y con un sabor suave y dulce. La selección no es extensiva pero sí cuidada: Katherine visita las granjas, prueba los quesos y a veces se queda allí para elaborarlos.

Restaurantes

Formatgeria Simó

icon-location-pin El Gòtic

De cabra, de oveja, de vaca, elaborados con leche cruda o pasteurizada, secos, mantecosos, especiados, envejecidos, tiernos, clásicos o exóticos... En el mostrador de la quesería Simón encontrarás la Unión Europea de los quesos, sin que ningún país participante mire al otro por encima del hombro. Francia, Holanda, Gran Bretaña, Italia, Alemania..., y claro, también una buena colección de españoles y catalanes que Anna Simón, la hija y ahora propietaria del establecimiento, se encarga de comprar a las queserías de mejor calidad. En el caso de los quesos del país, Anna se pone en contacto con los productores. En cantidades pequeñas y dependiendo de la temporada, en la tienda, casi siempre se encuentra el Serrat Gros d'Osera, del Alt Urgell, hecho a partir de leche cruda, y El Petitot de Mas de Alba, otro queso de cabra delicioso.

Advertising
Restaurantes, Suiza

Cheese's Art

icon-location-pin L'Antiga Esquerra de l'Eixample

Los descendientes de la Casa del Queso disponen de un restaurante en Barcelona muy singular: Cheese 's Art se dedica sólo a platos donde reina el queso. Los encontraréis en forma de tablas, ensaladas, raclettes o fondues. También ofrecen una variedad de buenas hamburguesas combinadas con diferentes quesos, y un menú de mediodía atractivo. Precios asequibles.

Restaurantes, Cocina creativa

Poncelet

icon-location-pin Les Corts

Integrado dentro del hotel Melià, aunque con una fuerte entidad propia, en el Poncelet Cheese Bar se pueden degustar cerca de 150 variedades de queso artesano nacionales e internacionales. Poca broma: tienen quesos de todos los puntos de la piel de toro, y también de los principales productores europeos. En la carta están presentes los grandes quesos de Cataluña, con más de 15 referencias. Y ojo, que los exploradores queseros se alegrarán al ver que incorporan quesos artesanos de Estados Unidos, una propuesta casi inédita por aquí. Este apartado merece un punto y aparte: el queso artesano made ​​in USA es muy diferente del nuestro, de corteza limpia, hecho con una tecnología diferente, con una alimentación y cuidado del animal extraordinarias. La oferta se complementa con platos muy elaborados que contienen, como mínimo, una clase de queso como ingrediente. Y ni que decir tiene que este espacio del queso de alto standing ofrece toda la información necesaria sobre la cata y las combinaciones del queso más apropiadas.

Advertising
Restaurantes

Moscarola

icon-location-pin Sarrià - Sant Gervasi

Cerca de la plaza Molina, encontramos el Moscarola, un establecimiento que debe evitar todo aquel a quien no le guste el queso. Sirven embutidos y conservas, pero el rey es el queso. La carta es para caerse de culo y aprender geografía europea. Quesos artesanales que sirven acompañados, si se quiere, de frutos secos y mermeladas. Y como siempre, dejaos aconsejar. Aunque no lo parezca, los mejores vinos para beber con queso son los blancos, ya que limpian el paladar y el espíritu para poder degustar otro nuevo.

Advertising