Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Tatau l'Antiquari: restauradores (de muebles y cocina)

Tatau l'Antiquari: restauradores (de muebles y cocina)

En el corazón del Sants más ácrata y popular, Tatau l'Antiquari ofrece cocina de la abuela ligeramente actualizada y mobiliario antiguo

Tatau l'Antiquari
©Ivan Giménez Tatau l'Antiquari
Por Ricard Martín |
Advertising

Hay quien piensa que Sants es un barrio aburrido y conservador, una cinta elíptica de calle única flanqueada por pastelerías y zapaterías por donde desfilan, sin freno, tías calcadas a Nuria Feliu, roscón en mano. Impresión equivocada.

Quien escribe prefiere coger el primer desvío a la izquierda y pasear por las calles donde se hace evidente el pasado popular, anarquista y cooperativo del barrio. Y donde, si nos detenemos a comer en el lugar correcto, se hacen evidentes el respeto y la comprensión por la tradición catalana inéditos en otros barrios. Toca hablar, una vez más, de Sants: esta vez el motivo es Tatau l'Antiquari. En un antiguo taller de bicicletas, el cocinero Pere Cardona restaura platos tradicionales.

Los propietarios son Vanessa Sánchez, anticuaria de Gràcia, y Luis Navarro, reputadísimo tatuador del mismo barrio. Sentado en una mesa tocinera de 1932, miro la mesa de masía centenaria de mi derecha y pienso en el comedor de los bisabuelos maternos. Todo el mobiliario y la vajilla -de cerámica, los manteles de hilo- están a la venta. ¿No es un problema dar de comer en piezas de coleccionismo? "No, la gente disfruta mucho y, si se interesan, les cuento la historia de cada mueble", dice Sánchez. Cocina de la abuela en muebles de la abuela, vamos.

La picada de l'Empordà

Cardona explica que la mayoría de las recetas son, en realidad, de su abuela. Aún cocina con ella, aunque con el paso del tiempo "también ha ido recopilando recetas de abuelas de otros lugares: de Córdoba, de Cerdeña, incluso de una abuela noruega".
La temporalidad de la oferta se resume en una carta de noche, de pizarra, con dieciséis platos, y unos precios donde los primeros no sobrepasan los cinco euros y unos segundos "que no te dejan encogido", dice Cardona. El plato más caro cuesta doce euros.

En la indignación política habitual, Cardona añade la culinaria, la de quien se enfada por tropezar con unos pies de cerdo guisados ​​a catorce euros. Porque de eso va el Tatau: "Mi abuela era de l'Empordà y para mí la mejor cocina de abuela es ésta, la de la buena picada terminada con chocolate".

Corroboro esta opinión comiendo un fabuloso guiso de conejo con ciruelas y curry -aroma muy ligero, apenas para que la abuela levante una ceja. Plato entero y abundante, nada de atracos de media ración-, dentro de un menú de mediodía a 13 euros donde hay indulgencias como la tortilla con butifarra y chorizo, un suave hummus de lentejas o arroz con pollo y costilla.

Otras opciones son la merluza al ajo quemado, el cordero rebozado o una lubina con salsa de naranja. Para los primeros, platos de precio bajo y alto confort, de producto del próximo mercado de Hostafrancs: tempura de boniato, empanadillas con calabaza y nueces o una crema de habas con butifarra negra. Cardona es un tipo singular, ácrata y melómano. Jueves, viernes y sábados dedica platos a sus grupos favoritos -se han probado Joan Colomo, Rosa Luxemburgo, The Mamzelles- y espera con ilusión el día que la tía pruebe la cocina de La Iaia. También es autor de '100 vinagretas de autor', el primer libro de Verkami de cocina de la Península.

Luis Navarro también es todo un carácter. Después de doce años haciendo de barman, este tatuador-restaurador prepara su propio vino de la casa, mezcla de prioratos. ¡Es abstemio! "Me gusta el olor de las cosas, no es tan extraño", aduce. Para buen olor, el de la cocina de la abuela.

Más información

Tatau l'Antiquari
©IvanGiménez

Tatau l'Antiquari

icon-location-pin Sants

En el corazón del Sants más ácrata y popular, Tatau l'Antiquari ofrece cocina de la abuela ligeramente actualizada y mobiliario antiguo. Propuestas como la merluza al ajo quemado, el cordero rebozado o una lubina con salsa de naranja. Para los primeros, platos de precio bajo y alto confort, de producto del próximo mercado de Hostafrancs: tempura de boniato, empanadillas con calabaza y nueces o una crema de habas con butifarra negra. Además, jueves, viernes y sábados dedican platos a sus grupos favoritos –se han probado Joan Colomo, Rosa Luxemburgo, The Mamzelles-.

También te gustarà

Carne a la brasa y vino joven

Una taberna con 250 años de historia Hace 32 años que La Parra funciona como restaurante de carne a la brasa, pero hace más de 250 que existe. Sólo hay que ver las vigas del techo y los muros de la casa de pueblo para que nos recuerde la taberna de carreteros que fue. Miquel, el encargado, me explica cómo era La Parra hace más de 50 años. Una época en la que la gente llevaba la comida de casa y sólo pedían la bebida. Por la calle de Joanot Martorell, por donde ahora se ve una galería cubierta por una viña borde, antes bajaba la riera de Magòria, punto de partida de las diligencias hacia Valencia. Cada rincón de La Parra le trae un montón de recuerdos a la gente del barrio. Uno de los comedores del restaurante era vivienda. "Algunos clientes todavía nos explican cómo era la casa y cómo dormía la familia, separados por cortinas de ropa", sonríe Miquel. Dedicados al vino joven Fieles a la historia que envuelve al local, el restaurante de Hostafrancs se dedica desde sus inicios a la cocina catalana y a los productos de temporada. También con el vino tienen la misma vocación. Entre las recomendaciones, en esta época del año, no faltan las alcachofas del Prat, el paté de conejo y los huevos de oca escalfados que hacen buena pareja con el vino joven de la cooperativa de la Garriguella, en el Alt Empordà. Es un vino fresco, afrutado, que cambia dentro de la botella y con la duración breve de los vinos jóvenes. Un vino versátil que también se adapta a la carta habitual de La Parra: l

Restaurantes, Argentina

Los mejores restaurantes argentinos

10 establecimientos para comer como un Papa En Barcelona tenemos excelentes embajadores de los fogones argentinos. Probad sin tener que cruzar el Atlántico las mejores especialidades de la cocina argentina: matambre, milanesas, empanadas, asados... ¿Crees que falta algún restaurante argentino importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. 9 Reinas Un restaurante argentino de alta categoría, con carnes de todo el mundo y pasta hecha a mano. A menudo lo frecuentan caras conocidas del deporte. Uno de los propietarios es el ex jugador del Espanyol, Martín Posse. Vinya Rosa Argentina Este muy agradable punto argentino ofrece una muy buena relación calidad-precio en sus especialidades de carne a la brasa. Puerto Madero Especialidades argentinas desde la hora de almorzar, como las facturas —pastelería típica argentina. A la hora de comer, buenas carnes argentinas y buenos vinos argentinos y catalanes, bien maridados con la comida. Arcano Y su entrecot –bife de chorizo– el más pequeño de 200 gramos –es suficiente para confirmar por qué se considera la carne argentina la mejor del mundo, con permiso de vascos, asturianos, gallegos y gerundenses. Lo que más se agradece de la cocina del Arcano es el cuidado con que distribuye los acompañamientos a los platos, condenados en muchos casos a lechugas arrugadas y tomates sin sabor. O la buena elaboración del 'vitello tonnato', esta carne fría, cortada muy fina y vestida con una suave mayonesa de atún y anchoas, entrando típico italiano ado

Advertising

Comida de invierno

El Asador de Aranda Situado en la casa Rovirata, una de las joyas modernistas de la ciudad. La gracia del restaurante es la calidad de la carne, especialmente la de cordero y la de cochinillo. Agut Pertenece desde hace mucho tiempo a la mejor lista de las fondas catalanas. Recuperan platos, como los sesos a la romana, prácticamente desaparecidos del panorama actual. Reserva imprescindible: los domingos por la mañana la gente hace cola para entrar aquí  como quien espera el tiro de salida de una carrera. Yalta Crimea A los amantes de la antigua cocina rusa o ucraniana en Barcelona uno de los pocos consuelos que les queda es sentarse en el Yalta Crimea. No es poco consuelo: su sopa borsch o sus golubtsy son inmejorables. El Llagar de Granda El Llagar de Granda, con su dueña Visi Granda al frente, es el único restaurante asturiano de la ciudad que rompe con el monopolio del Furacu. Pasaos por aquí para probar su cocina de cuchara telúrica y sustanciosa, con platos como el paté de El Lagar de Grandacabracho y las croquetas de Cabrales. Freixa Tradició El retorno de Josep Maria Freixa a la casa orignial, ahora que Ramon se ha ido y ha vuelto a triunfar en Madrid, es un festival de buena cocina tradicional: manitas de cerdo con ciruelas y piñones, sepia con alcachofas y puede que los mejores macarrones de Barcelona. Escairón El Escairón destaca sobre todo por su entrecot de Galicia y su pote, el caldo gallego. Jorge y Pilar os atenderán como si estuvieráis en su casa, tienen una cl

El Perú más popular

Sitios buenos, bonitos y baratos Aunque parezca que asistimos al año cero de la cocina peruana en Cataluña y España-Tanta, primera embajada de Gaston Acurio, inminente apertura de Pakta, Perú Nikkei de los hermanos Adrià, el Perú como gastronomía invitada a Madrid Fusion-no creemos que os descubramos la sopa de ají de gallina si decimos que en Barcelona, ​​antes de esta afición, ya había vida andina comestible y sabrosa, y mucho más económica que la del visionario Acurio.   El símbolo de los pimientosSobre Acurio hay diversidad de criterios, claro. Patricia Oliveros, que abrió el restaurante El Señorío hace cinco años-inmejorable opción para comer en el triste tramo montañoso de Córcega-, sólo tiene buenas palabras: "Es un cocinero diferente y creativo, hay que probar aquello que hace, bien seas peruano o catalán. La nuestra es una cocina demasiado rica para estar tan apartada de todo; Acurio ha hecho mucho por ella". Y está encantada de que un excocinero suyo haya ido a trabajar a Tanta. Aunque puntualiza que en su casa sólo encontraremos cocina criolla, "aquello que los peruanos comen en casa". La carta, comprensible, dividida en entrantes, cocina criolla y cebiches, tiene platos del día y de fiesta mayor. Y de la vasta cocina peruana Oliveros especifica que su máxima influencia es la china, que se hace evidente en platos como un barroco arroz de pato o el wantun relleno de marisco. Quien ya esté familiarizado con el repertorio de entrantes donde se trata con

Advertising