Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Un restaurante francés cada día

Un restaurante francés cada día

¿Hartos de no encontrar el bistró francés bueno, rápido y barato? Pasaos por Le Bistrot d'Amélie

Por Ricard Martín |
Advertising
Le Bistrot d'Amélie
©IvanGiménez Le Bistrot d'Amélie

Quizá los franceses son la segunda colonia más numerosa en Barcelona, pero esto no se refleja en la aparición de restaurantes franceses de uso diario (léase bistró). Nuevísima excepción a la regla: Le Bistrot d'Amélie. Y aviso: lo único que tira para atrás aquí es su nombre. El resto es una bocanada de aire fresco del norte.

El padre del invento es el joven (31 años) Marc Antoine Lemaistre -pronunciad ¡le maître!-, un joven que lleva el oficio en el apellido y la pasión por la cocina popular en la médula. La educación de Lemaistre pasó entre Inglaterra, España y Francia. Su socio, el cocinero Jaume Morera -franco-catalán hijo de republicanos exiliados, harto de cruzar la frontera y de los gelificantes del Michelin donde trabajaba- comparte el mismo objetivo: "Aplicar la bistronomía francesa, el rigor del restaurante gastronómico a los productos sencillos y asequibles", explica.

Lemaistre refunfuña contra el restaurante franco-barcelonés genérico: "O son demasiado caros o son brasseries con carta larguísima y plato del día. No hay bistrós". Ellos proponen una carta corta, corta, y buena, buena: "Ningún plato pasa de los quince euros. El lujo es trabajar el buen producto fresco y ecológico, en la medida de lo posible". Cuatro primeros y cuatro segundos, con intenciones de arqueología popular (crema de tupinambo o tuétano) y segundos de nobleza popular como el magret de pato con salsa de jengibre o el pollo de corral a la crema. Y un menú de mediodía donde caen delicias como un excelente petit salé -estofado de lentejas con todos los colores del cerdo, salchicha, tocino y costilla- y el flan de pan perdido, hecho con pan seco mojado en leche, canela y azúcar, tostadito.

Son viscerales: los jueves, el plato del día son menudillos cargados de vitamina A. Y catadores de la gastronomía extrema, cuidado: cuando localicen un buen proveedor avícola, servirán ensalada de 'gésiers' (corazón e hígado de gallinas). Todo son ventajas: desde un vino de la casa cojonudo, de La Loire, a 18 euros la botella, hasta una preciosa barra de quesos, con entrada propia, donde el marchante Giles Camacho -todo es muy franco-ibérico- promete emociones fuertes en breve. El maître cita a Robuchon; "Los cubiertos de plata me dejan mal sabor de boca". Pues eso.

Riñones al vino
Sirven el rey de la cocina de los menudillos cada jueves, hechos con Cabernet Sauvignon, cebolla glaseada con vinagre y una acompañamiento de pastel de patata Dauphinois. No da asco, chicos. Au contraire.

Mollejas
Aquí tratan la glándula protuberante de la ternera con exquisitez: primero le extraen la piel con cuidado, y la pasan por la sartén hasta que carameliza: queda crujiente por fuera, y melosa por dentro.

Más opciones
Claro que si pasáis de las vísceras, en su  menú diario o en la carta siempre encontraréis delicias como el confit de pato con manzana al horno. Todos los segundos se acompañan de verduras y pastel de patata.

La ficha

Restaurantes, Francesa

Le Bistrot d'Amélie

Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera
3 de 5 estrellas

Para los amantes de la cocina francesa que ya están hartos de restaurantes caros o de brasseries de carta larguísima, Le Bistrot de Amélie es un soplo de aire fresco del norte. Marc Antoine Lemaistre y Jaume Morera son los artífices de una carta corta pero bien buena. Y es que los dos cocineros, no sólo comparten la pasión por el producto fresco y ecológico sino, sobre todo, por la cocina popular. Platos sencillos y asequibles como el pollo de corral a la crema o un excelente petit salée -estofado de lentejas con cerdo– os dejarán más que satisfechos. No paséis por alto una preciosa barra de quesos y una buena oferta de vinos. Tanto el más selecto como el vino de la casa dejan un buen sabor de boca.

También te gustará

Restaurantes, Francesa

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona: cocina francesa

Los 50 mejores restaurantes de Barcelona Au Port de la Lune Au Port de la Lune ha reabierto en el Eixample Derecho. Y aunque su nuevo emplazamiento no tiene el bestial 'charme' que tenía el lugar original de la Boqueria, se sigue comiendo francés muy bien. Menú francés de mediodía muy variado, con excelente paté y bistec tártaro. Por la noche, carta y una versión ampliada de este menú donde se pueden degustar las mejores 'rillettes', patés y quesos franceses al mejor precio. Caelis Esta es una crónica diferente. Es una recomendación basada en la experiencia personal y aprobada después de la segunda visita. Pero aquí la oferta es básicamente un menú degustación de 80 euros, no al alcance de todos. Sin embargo, después de aclarar que me unen muchos lazos amistosos con Romain Fornell y su familia, escribo esforzándome en mantener la máxima imparcialidad. A Romain lo conocí hace casi veinte años, cuando comenzó a trabajar en la cocina de quien ahora es su suegro, Jean -François Ferrié, alma mater durante quince años de La Maison du Languedoc Roussillon. (leer más) Gouthier Un pequeño rincón de sabores y recuerdos franceses, donde los paladares más exquisitos encuentran las mejores ostras de la Normandía francesa. Thierry Ainaud, su propietario, lo explica muy bien: «Son del Atlántico y eso significa que son más grasas, más carnosas, algunas un poco dulces, pero todas con un profundo sabor a mar». Las ostras de Marennes Oléron, las que ofrece Gouthier, son criadas de manera biológ

Restaurantes

Descubre la 'cuisine' francesa

Quizá la cocina francesa no vive en Barcelona los momentos de gloria de otras épocas, sin embargo, todavía es posible disfrutar de un montón de restaurantes que gracias a su savoir faire nos traen lo mejor de la gastronomía del país vecino. Aquí tenéis un resumen de los representantes del buen gusto francés en la ciudad. ¿Crees que falta algún restaurante francés importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. Atmosphère El local responde a su nombre, con una atmósfera cálida, más notable por las noches. Su cocina es sencilla, sabrosa y sana, con precios asequibles. Tiene un menú de mediodía por 9,90 euros. Actuaciones en directo. Es imprescindible reservar. Cafe Emma Dos chefs franceses con Michelin, Romain Fornell y Michel Sarran, son los propietarios de este restaurante que busca reproducir un bistrot en el centro de Barcelona. Cafe Emma ofrece un menú diario con platos de la cocina tradicional francesa, como la sopa de cebolla o la ternera blanquette. En la carta, hay sustanciosos clásicos como el onglet con chalotas o los macarrones con bogavante. Le Petit Bergerac Cuando todos los restaurantes franceses de Barcelona se inclinan hacia el bistrot, éste casi clásico restaurante hace lo contrario: mantiene la cocina burguesa, complejos guisos, cremosas salsas y masas bien preparadas. Algunos ejemplos son: la crema de lentejas del Puy con almendras tostadas, o riñones a las tres mostazas. Cafè 1907 Lugar encantador con un toque afrancesado y buena cocina, con el pescado "má

Advertising

Arte en la mesa

Los mejores platos de cocina creativa de la capital catalana Barcelona es capital mundial de la gastronomía gracias a unos cocineros que han elevado a arte sus platos. Y aquí tenéis 10 que son creaciones sublimes, fruto de la mente creativa de 10 chefs que se encuentran entre los mejores del mundo. Estos 10 platos, elegidos por sus creadores, son para disfrutarlos, con el paladar, la nariz, y también la vista...

Tiendas, Vinos y licores

Las mejores bodegas de Barcelona

¿Hartos de no saber nunca dónde comprar vino? Aquí tenéis tiendas de vino y licores para todos los gustos y precios No es necesario comprar el vino en el Pryca (entre otras cosas, porque hace 14 años que ya no existe esta cadena). Si tenéis problemas para encontrar un vino que vaya bien para la ocasión, y estáis hartos de terminar cogiendo siempre aquel Ribera del Duero taaaaaan aburrido de la todavía más aburrida estantería del súper, esta lista de enotecas, bodegas y tiendas de vino será de vuestro interés. Diez tiendas para comprar buena bebida Celler de Gelida Con una tradición de cinco generaciones, el Celler de Gelida se fundó como una modesta bodega en 1895. Fue a finales de los 80 cuando Toni Falgueras inició una reconversión radical del negocio que ha culminado en lo que es hoy: quizá la bodega más completa –unas 3.500 referencias– y también el que presta más atención al producto de la tierra. Encontraréis una selección increíble de vinos de todas las DO catalanas, pero también de todos aquellos licores telúricos que se tomaría vuestra tía para ‘alegrarse’: ratafía, aromas de Rupit, aromas de Montserrat, brandi del Penedès... Vino Artesano Vino Artesano son sobre todo Marc y Malena, dos amigos que han querido compartir con todo el que tenga ganas su particular afición por los vinos. En medio de una tonalidad aburrida de botellas que hace que se acaben pareciendo las unas a las otras (gracias a los productos artificiales), esta pareja ha sabido captar el color único d

Advertising