Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right La Xalada: un restaurante femenino y republicano

¡Atención! Nos esforzamos para informar con precisión, pero estos son tiempos inusuales, así que comprueba siempre antes de salir.

La Xalada
© Maria Dias La Xalada

La Xalada: un restaurante femenino y republicano

En el número 1 de Parlament, Isabel Cruz ha erigido un altar de buena comida a las mujeres de su familia

Por Ricard Martín
Advertising

Este local està cerrado (actualizado, 21/03/2017)

Muchos restaurantes rezuman testosterona, proteína cárnica y virilidad. Olvidaos de esto en La Xarada, tan enérgico como el que más. Pero en vez de un parque temático para hombres adultos, La Xalada se ha erigido como un altar a las mujeres de la familia de su propietaria, Isabel Cruz. Un altar doméstico. Cruz, que de bares sabe mucho -vendió hace un año el Bar Mundial de Sant Agustí Vell-, explica que "el local es un recorrido emocional por mi vida".

En este precioso dúplex, en el balcón de arriba, Cruz ha reconstruido la sala de estar de su abuela, con las fotografías de nietos, sobrinos y bisnietos, y bautizos. Al lado, pasamos a un estudio de modista con máquinas de coser restauradas y empotradas en la pared. "Mi madre -dice Cruz- era una modista muy buena de Granada, que empezó haciendo ropa de bebé y llegó a lo más alto, haciendo vestidos de noche".

La tía también era un personaje: en 1961 aprobó unas oposiciones de la Telefónica y se fue a Londres a estudiar inglés. No se casó, pero "se tiró la vida padre".

La intención de Cruz era "hacer un local reivindicativo de lo femenino y del hecho acogedor de estar en casa". El local es precioso, cálido, artesanal. Cruz tiene fobia a las cosas iguales y ha recogido cada pieza de mobiliario por mercados de aquí y de Francia. Toda esta exhibición de interiorismos y genealogía sería epidérmica si no fuera porque han creado una carta buenísima. En la cocina está Gabriel González, un cocinero venezolano curtido en altas cocinas de Londres y Menorca. Y si tiene que definirse, opta por el término "cocina limpia": procura potenciar el sabor -de un producto que mayoritariamente es ecológico- sin marear la perdiz del sabor primigenio ni apalizarlo a base de especias.

Virtuosidad y sustancia
González, con un gusto por el pescado ahumado poco común en Sant Antoni -territorio sofrito-, da volteretas con mucha gracia, y siempre cae de pie: unas zamburiñas con crema de ajos y algas, o un guiso de cordero casi marroquí que campa sobre migas y mojo. Pero todo es muy sustancioso. "No vendemos humo", precisa Cruz.

Del Mundial aquí se ha mantenido la generosidad de las raciones, que más que tapas, son platos enteros para compartir. Sí, podemos hacer un pica-pica a base de bravas y ensaladilla rusa y croquetas -quizá estaréis hartos de esta trilogía, pero aquí os sorprenderán gratamente- o daros un homenaje a base de una carta breve pero afinadísima de alta cocina popular. Y por el hecho de ver tanta alegría en blanco y negro, no puedo evitar pensar en las mujeres de la República que, porque hicieron lo que les dio la gana, fueron tratada como locas.

Tenéis que probar...

La Xalada
© Maria Dias

La ensaladilla rusa

La verdura se hierve al dente y se mezcla con encurtidos, alcaparras y huevas de salmón, presidido por un arengue ahumado. Mucho más cercano al ‘pod shuboi’ ruso que a nuestra rusa. ¡Refrescante y deliciosa!

La Xalada
© Maria Dias

Los pulpitos y la sepia

Un plato de fiesta mayor de mar: la sepia, cortada en tiras finas, imita a los tallarines y se hace a la plancha. Los pulpitos, a la brasa. Y lo liga todo con una olivada verde, casi pesto. Sin queso, que no se coma el mar.

Advertising
La Xalada
© Maria Dias

Los gnocchi con rosbif

Equilibrio: estamos delante de unos gnocchis de calabaza que se pelean con un queso cabrales potente, potente. La suavidad del gnocchi y el rosbif rebaja el queso y lo hace apetitoso incluso para los no fans del tema. Buenísimo.

Más información

La Xalada

Restaurantes Cocina creativa

Isabel Cruz, antigua propietaria del Bar Mundial, ahora regenta este restaurante y bar de tapas que se aleja mucho de los estereotipos machos y machistas de los bares. En realidad está concebido como un homenaje a las mujeres de su familia, independientes y fuertes (visitad la réplica del comedor de su abuela en el piso de arriba). La cocina vale la mucho pena: revisitación de recetas con mucha imaginación y producto ecológico, con combinaciones imaginativas y muy bien encajadas. No os perdáis su ensaladilla rusa a base de encurtidos y ahumados, o unos pulpitos con tallarinas de sepia. Podéis optar por pedir generosas y renovadas u optar por platos más creativos muy recomendables.

También te gustará

Floreta: tapas de alta cocina a precio de batalla

Restaurantes

Xavi Jovells, hijo de Can Pineda, monta un espléndido restaurante de tapas en Poblenou ¿Hacen falta más sitios de tapas? Sí. Quizá muchos se han tirado a la rusa (¡la ensaladilla!), pero hay zonas de Barcelona muy necesitadas. Una es Poblenou, casi huérfano de tapa buena y no grasienta (para ser justos, hay que nombrar la espléndida labor que está haciendo El 58, Rbla. del Poblenou, 58). Y un 'player' de primera división de la ración desembarca en el barrio: Xavi Jovells, el Xavi de Can Pineda y uno de Els Tres Porquets (tasca gastro de primera magnitud), acaba de plantar el Floreta en la esquina de Marià Aguiló, donde había un gallego de interiorismo de ciencia ficción retro, el A'Rogueira. Pero tanta flor y cuento infantil despista: el Floreta es un bar-restaurante de tapas y medias raciones de toda la vida, una tasca con mucho oficio gastronómico donde pasan de historias. Reconforta ver un nuevo sitio que no está hecho a golpe de interiorista VIP y talonario ("como nos hemos visto sin espacio para colgar la pizarra, damos la carta en tableta digital", dice). El otro socio no es ningún lobby; es Jamones Rodríguez. ¿Por qué has abierto un restaurante solo, Xavi? "Necesitaba hacerlo. Tengo los conocimientos, el producto, la cocina... Y por internet encontré este lugar, en un barrio que crece". Jovells, hijo del Clot y de Can Pineda, solo se va unas esquinas más abajo de Els Tres Porquets. Después de un año y medio trabajando en Sevilla. Vuelve con una carta donde encontram

La Xula Taperia: momento cañeo

Restaurantes

Combinación interesante: la efervescencia de la caña y tapa madrileña con la cocina creativa, en Gràcia Los buenos degustadores de lúpulo, esos de cremoso bigote blanco, pontifican que, en Barcelona, no tiran bien la cerveza. Se diría que en la ciudad dominan los orinales. ¿Será cierto? No soy experto en serpentines, ni comparador de cebadas burbujeantes, pero sí me he dado cuenta de que, en La Xula, Tamara Lefelman domina el grifo, prepara con mimo la caña de Alhambra y el resultado convence más que un peluquín. Un par de dedos de crema, buena temperatura, líquido reposado. Tamara da la receta: "Hay que desperdiciar un poco de cerveza. Echar espuma, reposar, más espuma". He preguntado a catedráticos de la birra y han concluido: "Una de las mejores de la ciudad". Esta es la hora del "cañeo", de dar caña. "Con cada caña, regalamos una tapa. Para hoy hemos preparado zanahoria especiada y tortilla de patata". La oferta es un imán en la República de Gràcia y durante el rato que ocupo un taburete entran y salen sedientos en pareja o grupos con gusto por el trago amarillo. Me agrada más la palabra "cañeo" que la inglesa y ulcerosa afterwork. Los estupendos de las tendencias hablan del afterwork: es eso tan antiguo de pasar por el bar. Esto va por horas, de la tarde a la noche: "momento cañeo", momento ceneo y momento copeo. Loris Fernández y Tamara distribuyen vasos como quien tira las cartas. Tamara –que estudió sociología y ahora practica esa ciencia social en la barra– y David G

Advertising

Palosanto: nueva propuesta en la Plaza del Tripi

Restaurantes

El bar restaurante Palosanto lleva aires renovados al Gòtic, un barrio polarizado entre la tradición y el ‘krusty’ Cuando te sientas a hablar con el propietario de un restaurante, la mayoría insiste en venderte la moto del local. Lo fresco que es el pescado, lo buenas que son las torrijas y el queso que le compran al pastor de Biarritz que no baja a la ciudad desde el atentado  de Carrero Blanco... Ei, siempre con cordialidad y con la mejor intención del mundo, que para eso han quedado contigo. Con Isidre Marqués, propietario del nuevo Palosanto y director del Grupo San Telmo, esto no pasa. Puede mantener la atención en el tema en cuestión un raro, pero más pronto que tarde acabas de tertulia (y se agradece). Si un caso, consigo arrancarle qué narices es esto de la pornococina que dice que hacen: "¿Pornococina? Bien, al final es un gancho, porque no inventamos nada. Pero ya estábamos hartos de la etiqueta de cocina de mercado. Se trata de comer bien y que el producto sea bueno. Un lugar divertido donde se coma bien", dice. Lugar divertido: más bar que restaurante, es un surco de interiorismo que cruza la calle Avinyó hasta la plaza del Tripi. Y con una terraza que promete llegar a clásico, si el Palosanto cuaja. En todo caso, pornococina le va muy bien a su propuesta: es una carta corta como una falda de verano, y donde los platos a menudo son más lujuriosos que lujosos, de texturas suaves y mezclas imaginativas, como las historias que se inventan algunos para ligar. Pensado

Cuarto y Mitad: tapas gaditanas en Poble-sec

Restaurantes

La cocina popular de Cádiz se instala en Barcelona Contra la fiebre de la tapa barata que coloniza el Poble-sec como la plaga de la tortuga americana...  ¡tapa gaditana! Parece mentira, pero en Barcelona hay pocos sitios donde probar la estrella de la cocina de Cádiz, el chicharrón.El restaurante Cuarto y Mitad mitiga esta falta muy cerca de la calle Blai, ahora mismo el eje de la (mala) tapa. Fede Salmón, cordobés muy catalán, me explica que su chicharrón está basado en el de Casa Manteca, paradigma de la tasca gaditana: finísimas lonchas de cerdo, cocidas a baja temperatura y adobadas con pimentón rojo y limón, melosas y buenísimas. Tengo todavía recientes en el cerebro de la lengua las originales, y caramba, estas no desmerecen ni un pelo a las de la taberna al sol. Pescadito frito del sur"Estamos abiertos a todo tipo de cocina, pero siempre conservando esta esencia catalanoandaluza, de mar y montaña", dice Bernardo Montenegro, el segundo socio presente, también cordobés. Esto significa que nunca prescindirán de una irreprochable fritura gaditana o de gambas cocidas de Huelva, pero también es posible encontrar un rabo de toro estofado. O unos calamarcitos a la plancha con tocino y Parmentier trufada que tienen pinta y sabor de éxito top ten. "En realidad, lo que queríamos hacer aquí", dice Salmon, "era poner en un restaurante todo lo que nos gustaba y no encontrábamos, como las raciones: medio plato, no tapa. Aquí puedes comer una ración y después un platazo". También sir

Recomendado

    También te gustará

      Advertising