Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Cuarto y Mitad: tapas gaditanas en Poble-sec

Cuarto y Mitad: tapas gaditanas en Poble-sec

La cocina popular de Cádiz se instala en Barcelona

Por Ricard Martín |
Advertising
Cuarto y Mitad
©MariaDias Cuarto y Mitad

Contra la fiebre de la tapa barata que coloniza el Poble-sec como la plaga de la tortuga americana...  ¡tapa gaditana! Parece mentira, pero en Barcelona hay pocos sitios donde probar la estrella de la cocina de Cádiz, el chicharrón.El restaurante Cuarto y Mitad mitiga esta falta muy cerca de la calle Blai, ahora mismo el eje de la (mala) tapa. Fede Salmón, cordobés muy catalán, me explica que su chicharrón está basado en el de Casa Manteca, paradigma de la tasca gaditana: finísimas lonchas de cerdo, cocidas a baja temperatura y adobadas con pimentón rojo y limón, melosas y buenísimas. Tengo todavía recientes en el cerebro de la lengua las originales, y caramba, estas no desmerecen ni un pelo a las de la taberna al sol.

Pescadito frito del sur
"Estamos abiertos a todo tipo de cocina, pero siempre conservando esta esencia catalanoandaluza, de mar y montaña", dice Bernardo Montenegro, el segundo socio presente, también cordobés. Esto significa que nunca prescindirán de una irreprochable fritura gaditana o de gambas cocidas de Huelva, pero también es posible encontrar un rabo de toro estofado. O unos calamarcitos a la plancha con tocino y Parmentier trufada que tienen pinta y sabor de éxito top ten. "En realidad, lo que queríamos hacer aquí", dice Salmon, "era poner en un restaurante todo lo que nos gustaba y no encontrábamos, como las raciones: medio plato, no tapa. Aquí puedes comer una ración y después un platazo". También sirven jamón al corte y al peso (11 € = 70 g, lejos de los 16 habituales de los restaurantes de pisto). Solo echo de menos la ortiguilla, esa anémona rebozada que es como comerse el mar (solo se puede cocinar cerca de la costa, se estropea muy rápido).
Al fondo, una brasa de carbón
El tercer socio, el cocinero Carlos Fernández, es un perro viejo de la cocina -abrió La Confiteria, ha cocinado en el Speakeasy, en el Bestiari, en el Colibrí...- que ahora ha cogido la sartén por el mango para caer en las brasas. "De este local nos convenció la cocina. Vimos que tenía una brasa de carbón y dijimos '¡esto es la hostia'!", explica. Porque, de hecho, Cuarto y Mitad (tipo de medida de la abuela, 375 g) es un bar-restaurante gastro con el as del carbón escondido, que permite que salgan de la cocina el entrecot Cuarto y Mitad (pesa eso y vale 16 €) o una pieza entera de lechones a la brasa. Este lugar es carne y pescado, para comer a mordiscos y de lo más versátil: los sábados y domingos -cuando abren a mediodía- aparecen arroces del día. Y Salmon, que ha estado años montando bares de noche, se ocupa de la coctelería y quiere instituir la costumbre de la media copa a 4 €.

 

Información

Restaurantes, A la brasa

Cuarto y Mitad

icon-location-pin El Poble-sec

Estamos ante uno de los pocos lugares de Barcelona donde podemos encontrar tapas al estilo gaditano: preparan unos chicharrones al estilo de los de Casa Manteca de Cádiz fenomenales, y también un pescado frito impecable. Ahora bien, tienen más recursos: su carta llena de medias raciones-o enteras- de platos como los chipirones a la plancha con panceta y parmentier trufada. Y el arma secreta es una brasa de leña de donde salen entrecots y cortes estilo argentino.

Time Out dice

También te gustará

Bares y pubs, Bares de tapas

Los mejores bares de tapas

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos. La Esquinica Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de Nou Barris. No aceptan reservas (hay que coger número y esperar un rato en la calle con un letrerito que pone «salica de espera» colgando de un platanero). Camareros geniales. El Xampanyet El cava y el vermut riegan las tapas sencillas pero efectivas de este sitio que acoge tanto a turistas como a nativos. Las Delicias Poca gente va al Carmel si no es porque vive allí, y es una lástima porque hay más sinceridad es sus calles empinadas y en sus casas excavadas en la roca que en todo paseo de Gràcia. La terraza del Delicias se sujeta de milagro. Nace torcida y termina de la misma manera porque, como todo en el Carmel, está en una cuesta. ¿Y qué importa? Las desgracias se olvidan con un boquerón en la mano. Hacen unos calamarcitos buenísimos, ensaladas rusas de campeonato, bravas y una lista de tapas que siempre sirven con generosidad. Desde sus sillas se ve la entrada al parque del Guinardó. Podréis hac

Bares y pubs

Gastrobares de Barcelona

Bares de Barcelona muy terrenales donde cuidan los productos de temporada, hacen horario extensivo y os darán comida de alta calidad ¿Qué es un gastrobar? Debe cumplir, como mínimo, tres requisitos. En primer lugar, en la puerta no tiene fotografías de los platos. En segundo, hace un horario extensivo y pone atención en todo lo que hace: buenos almuerzos, buenos menús o platos del día, buenas cenas y copas. La tercera exigencia: poner especial atención en los productos de temporada: la única forma de ofrecer buena cocina, en realidad. Estos 6 bares cumplen los tres requisitos, y ¡os aseguramos que comeréis igual o mejor que en casa de vuestra madre! Bar Bagauda La vida es injusta. Esta fenomenal barra –propiedad de la panadería Reykjavik– abrió en el 2011. Tienen como encargado a un camarero top –Yusi Alonso, un tipo que ilumina los bares donde trabaja–, y además ofrecen bocadillos excelentes hechos con la materia prima ecológica de la panadería –un premio para el inventor de los chipironcitos con alioli–, buenos vinos a copas, platos del día sugerentes y un personalísimo surtido de pintxos escuela Donostia (a tres euros, pero tamaño XXL). Y con cada copa, una tapita que puede ser una rebanada de pan con jamón de bellota. “Nuestro handicap es la clientela local, es un tema de mentalidad, les cuesta venir al Gòtic”, dice Yusi. No tienen precios de guiri. Bambarol Es apropiado que este bar de tapas tenga nombre de opiáceo: bambarol es como se llama la amapola en Almenar, el pue

Advertising
Bares y pubs, Bares de tapas

Las mejores patatas bravas

Desde las recetas más creativas a las bravas clásicas que nunca fallan Nos atrevemos a escoger las 20 mejores raciones de patatas bravas de Barcelona. Los puristas se decantarán por las recetas que pasan de generación en generación de los bares de toda la vida, mientras que muchos descubrirán nuevas fórmulas innovadoras, pero igual de deliciosas. Reserva en los restaurantes más populares Patatas bravas creativas Pan & Oli Las mejores ideas a veces salen de la necesidad: Carlos Ortiz, cocinero de este pequeño bar restaurante de intenciones muy serias, un día tenía que preparar una comida para 400 personas. La salvación vino con esta idea: una patata brava deshecha y en vaso, una sabrosa patata confitada cinco horas a 60º C, que al final confluye en una salsa de ajo, guindilla y pimentón, montada con un poco de lecho con si fuera una mayonesa sin huevo. Pequeña gran variación. La Taverna del Clínic Paradoja: este ejemplo de creatividad aplicada a la patata brava ya es todo un clásico, paradigma de la brava moderna: cilindros de tubérculo doraditos y crujientes por fuera, con un interior suavizado con una salsa rosa suave pero sabrosa, coronada con semillas de sésamo negro, cebollino y sal Maldon. Seis delicias que estallan en la boca y que, según explica su inventor, el chef Toni Simoes, “no hemos modificado en siete años”. En este tiempo, el precio sólo ha subido en un euro, y cada semana despachan unas 250 raciones. El 58 Este muy recomendable restaurante de tapas –con un enc

Restaurantes

Palosanto: nueva propuesta del Gòtic

El bar restaurante Palosanto lleva aires renovados al Gòtic, un barrio polarizado entre la tradición y el ‘krusty’ Cuando te sientas a hablar con el propietario de un restaurante, la mayoría insiste en venderte la moto del local. Lo fresco que es el pescado, lo buenas que son las torrijas y el queso que le compran al pastor de Biarritz que no baja a la ciudad desde el atentado  de Carrero Blanco... Ei, siempre con cordialidad y con la mejor intención del mundo, que para eso han quedado contigo. Con Isidre Marqués, propietario del nuevo Palosanto y director del Grupo San Telmo, esto no pasa. Puede mantener la atención en el tema en cuestión un raro, pero más pronto que tarde acabas de tertulia (y se agradece). Si un caso, consigo arrancarle qué narices es esto de la pornococina que dice que hacen: "¿Pornococina? Bien, al final es un gancho, porque no inventamos nada. Pero ya estábamos hartos de la etiqueta de cocina de mercado. Se trata de comer bien y que el producto sea bueno. Un lugar divertido donde se coma bien", dice. Lugar divertido: más bar que restaurante, es un surco de interiorismo que cruza la calle Avinyó hasta la plaza del Tripi. Y con una terraza que promete llegar a clásico, si el Palosanto cuaja. En todo caso, pornococina le va muy bien a su propuesta: es una carta corta como una falda de verano, y donde los platos a menudo son más lujuriosos que lujosos, de texturas suaves y mezclas imaginativas, como las historias que se inventan algunos para ligar. Pensado

Advertising