Treinta años de Els Ocellets

Els Ocellets, hermano pequeño de Can Lluís, llega a los 30 años de cocina en una buena forma inmejorable
Els Ocellets
©IvanGiménez Els Ocellets
Por Ricard Martín |
Advertising

Els Ocellets es un lugar familiar. Mucho. Dicen que quieren que te sientas como en casa. Y no lo dicen por decir: hay cosas que no se pueden fingir. Xavier Rodríguez, el propietario (foto), reparte besos, abrazos y mimos a tutiplén, como los valencianos simpáticos reparten reyes o primos. Un afecto que ahora se ha convertido en euforia: esta institución popular de la ronda de Sant Pau acaba de cumplir 30 años de vida, que se dice pronto. Los habituales lo saben, y eso parece -es- una fiesta.

El hermano pequeño se ha hecho grande. Els Ocellets nació en el 1984 como apéndice de Can Lluís, desbordado de éxito en la sombra de la calle de la Cera. "La idea inicial era coger a todos los grupos que no cabían en Can Lluís", explica Rodríguez. Pero a las pocas semanas de abrir, vio que eso "tenía autonomía, que con la inercia propia que llenábamos". Lejos de replicar la cocina de su hermano Ferran -aunque comparten clásicos, como las costillitas de cabrito rebozadas o los sesos a la romana-, Xavier optó por una línea "menos de guiso clásico, más actual". Esta es una afirmación que hay que coger con pinzas en un restaurante donde hace 30 años que la política es "mejorar y mantener lo que funciona y eliminar lo que no funciona", explica el dueño.

El producto fresco (muy buen pescado y marisco) ha salvado esta cocina de la fosilización folclórica: esta no es la cocina de la abuela -sea lo que sea-, sino la de un señor madurito con un punto de osadía que se mantiene en muy buena forma. Hacen lo que hacen y lo hacen muy bien. Entrantes como el carpaccio de morro de bacalao, delicioso, estival, con un poco de tomate natural y hierbas, o un foie gras a la sal de cosecha propia, que maridan con un vasito de moscatel, son ejemplos de su filosofía: la de dar de comer muy bien por un máximo de 30 euros. Els Ocellets puede ofrecer medias raciones, pero no es un sitio de tapas: es un señor restaurante donde proletarios, bohemios y empresarios se sientan a la mesa. Y donde a menudo rematan la jugada con medio kilo de costilla de Girona (19,90 €) o un arroz de montaña. "Utilizamos la misma carne y pescado en carta y menú", explican.

Pregunto si no es un problema tener como competencia, a 30 metros, a tu hermano. Responde sin hablar, Ferran Rodríguez, que entra de golpe y lo abraza. "Nada de competencia. Es como tener al lado de casa a un padre, un hermano mayor y un consultor", exclama. Cada uno tiene su clientela, pero cuando un parroquiano les pone los cuernos con el otro, suplica que mantengan el secreto.

Hay que probar...

Arros negre

El arroz negro

Con alcachofas y calamares, tiene las virtudes euforizantes que se le suponen, y no tiene nada que envidiarle a sitios con más reputación arrocera. Está en un menú donde, por 25 euros, incluye cava reserva y pica-pica de la casa.

Canya de verdures

La caña de verduras

Una berenjena muy tierna, preparada a temperatura muy baja, va rellena con berenjena, calabacín y mascarpone, y lleva una reducción de menta y Módena. Vegetarianos de autor, tomad nota.

Advertising
Musclos

Los mejillones a la brasa

Un plato imprescindible de la casa: estos mejillones del Delta, muy limpios, se hacen a la brasa con solo un poco de sal, pimienta y aceite de oliva. Los sirven con mayonesa, alioli y romesco a parte.

También te gustará

Restaurantes del Eixample

La mejor cocina del barrio ¿Crees que falta algún restaurante importante del Eixample? Dínoslo en los comentarios de abajo. Semproniana Toda la gracia, frescor y salero de Ada Parellada. Merece la pena ir a visitarlo por su reinterpretación de lo clásico catalán y lo francés, con sabrosas paradas en la caza. Norte Tres amigos licenciados en Filosofía, Periodismo e Historia del Arte han convertido un bar esquinero en un delicioso restaurante en miniatura, en el que reelaboran y modernizan clásicos de la cocina gallega y vasca en forma de platillos. Los sábados por la mañana ofician un brunch con unas tostadas a la plancha y mermelada casera que son motivo de peregrinación. Chicoa El secreto del Chicoa, un clásico entre los restaurantes de estética rústica de la ciudad, es una cocina catalana de muy buen nivel. Además, en este clásico cocinan el bacalao siguiendo todo tipo de recetas posibles, como nadie. Topik Adelf ha traído un soplo de aire fresco al Eixample con este restaurante que brilla con luz propia gracias a una fusión razonada de la cocina japonesa con el hacer mediterráneo y catalán. Provad el pulpo marinado con wasabi japonés o el tartar de vieiras, ostras y guacamole, y ya me diréis qué os parece. Gelida Un bar y restaurante de los que ya no quedan, con platos para presupuestos ajustados y buenos paladares. Su almuerzo de tenedor está para chuparse los dedos. Y a la hora de comer, preparaos para una comida comunitaria y unos primeros y segundos deliciosos. El capi

Restaurantes, Catalana

La mejor cocina catalana

'Capipota', buñuelos, escalivada, arroz a la cazuela, pies de cerdo...  Si leer los nombres de estos platos os hace salivar, sentaos en las mesas de estos 15 restaurantes que os llevarán al cielo de la cocina tradicional catalana Cal Boter Restaurante de gran tradición en Gràcia, con un trato excelente y un bacalao a la llauna para chuparse los dedos. El menú de mediodía és de mucha calidad. Reservad los fines de semana, que está abarrotado. No encontraréis ninguna sorpresa, pero sí una excelente cocina catalana, y variedad de platos de butifarra: esparracada en un 'trinxat', colgada para secar o el más común y glorioso destino: a la brasa. Casa Delfín Casa Delfín se hizo un buen lifting general hace poco tiempo, al cambiar de propietarios. Pero hay cirugías que mejoran las facciones y apenas se notan. Ahora es un local que, aunque mantiene el aspecto de restaurante, es más dinámico, tiene una carta tradicional pero más diversa y su terraza es un bien de Dios. Y, como en todo buen bar-restaurante de barrio, tiene un horario continuo desde las 9 de la mañana hasta medianoche, y los viernes y sábados hasta la una de la madrugada. Perfecto para llevar a aquellos amigos de fuera que se encabezonan en probar una paella a media mañana al salir de Santa Maria del Mar. La Cuina del Guinardó Buena cocina todos los mediodías en un casero salón en la primera planta de una charcutería de exquisitos productos. Platos de cuchara, espalda de cordero, callos (cuando hay), el rabo de toro y o

Advertising
Restaurantes

Los 50 mejores restaurantes

Barcelona es una de las mejores ciudades del mundo para comer y beber. Esto lo sabemos quienes vivimos aquí, y también los profesionales de la gastronomía que año tras año premian nuestros fogones con distinciones que alzan la ciudad en el podio de la buena comida internacional. La oferta es variada, de calidad, monumental: desde el pequeño bar de tapas de toda la vida, hasta los restaurantes con estrellas Michelin. Aunque el reto es difícil, nos hemos propuesto seleccionar los 50 mejores restaurantes, aquellos con los fogones más fiables de la multitud de buenas mesas barcelonesas. No le demos más vueltas: aquí tenéis los 50 restaurantes que no os fallarán nunca. Buen provecho. Lo más visto 20 terrazas de película Los mejores rincones con sol de Barcelona Belvedere Aunque es un local de toda la vida, todavía hay demasiada gente que no lo conoce. La terraza tiene apenas tres mesas, pero es quizá la más exquisita de Barcelona. Ubicada en las escaleras de una casa modernista con una entrada de hierro forjado, podréis cenar de categoría y tomaros un cóctel elaborado por el maestro Genís. Una maravilla. Hotel Neri A falta de una terraza, podréis escoger dos. La que da a la plaza de Sant Felip Neir o la nueva, que se llama Roba Estesa, donde incluso, después de cenar, os podréis estirar en una hamaca. Si preferís el romanticismo de la plaza y la fuente, ofrecen cenas en el exterior. Es complicado encontrar un lugar más romántico en la ciudad. Tanto que da un poco de rabia. ¿Algu

Restaurantes de cocina creativa

Descubre dónde se elaboran los platos más originales de la ciudad ¿Crees que falta algún restaurante importante de cocina creativa? Dínoslo en los comentarios de abajo. Dos Palillos Albert Raurich –bulliniano de pro– demuestra que existe hermandad entre las tapas asiáticas y españolas, y un nivel de excelencia de producto y creatividad que le ha valido su primera estrella Michelin. Dos Palillos es una perfecta fusión entre bar Manolo y barra asiática de alta cocina, un lugar que no tiene mesas y donde, si no tienen tiempo, no te van sirviendo el vino. Reflexión: parte de la estrella Michelin siempre premia el servicio, y que ellos la tengan todavía pone en más valor sus fenomenales tapas asiáticas. Àbac Jordi Cruz ha recuperado la segunda estrella Michelín del Àbac y lo ha vuelto a convertir en el restaurante imprescindible de alta gatronomía en Barcelona. Ha conquistado este estatus gracias a una cocina llena de maestria y sofisticación, para tocar el cielo. Tickets Los hermanos Adrià han vuelto a triunfar, ahora en Barcelona, con este ambicioso resumen de su filosofía de las tapas. Con cuatro barras diferentes –marisco, plancha, dulce, entretenimientos, inventos varios –el cliente puede disfrutar de la versión bulliniana de las tapas de toda la geografía española. Sepias en su tinta con pasta de almendra o sandía a la parrilla son sólo ejemplos. Y conectado con Tickets, la coctelería 41 ofrece cada noche un menú degustación que es lo más cercano que hay de ElBulli. Gresca L

Advertising