Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Portolés
© Maria DiasPortolés

Los mejores restaurantes del Eixample

Un paseo por un barrio con una variedad y calidad extraordinaria de restaurantes

Publicidad

Ah, l'Eixample ¡la joya de la corona de los barrios de la ciudad! Su estructura racionalista y angular se corresponde con una equilibrada distribución de restaurantes de todos los estilos: desde cocina catalana de toda la vida, a los mejores italianos, de pizzerías de postín a albergar Estrellas Michelín, de tener los mejores menús de mediodía de Barcelona, a ser un punto de peregrinaje para los fans del mejor ramen... Para encerdarse a comer bien, venid a la cuadrícula de Cerdà. 

NO TE LO PIERDAS: Los mejores restaurantes de Barcelona

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Comida sencilla y popular. Todo lo que hay del día está escrito en una pizarra. Una oferta amplia, con primeros como gazpacho, fideuá, alcachofas al vapor o un arroz a la cubana, y unos segundos que van desde unas carrilleras de cerdo o una escalopa con vinagre de Módena, hasta un magret de pato o un bacalao con tomate, pasando por unos salmonetes de roca fritos o una trucha a la navarra.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Dreta de l'Eixample

Un lugar particular, personal e intransferible: practican una fusión de comida callejera del sudeste asiático y de Latinoamérica hecho con realismo, inspiración y coherencia. La carta no es muy larga, pero los platos son un 'hit' poco escuchado: se puede encontrar el adobo filipino –un plato que aquí es como quien dice, inexistente– aplicado a la carrillera de cerdo, o una sopa 'pho' con rabo de buey. Y en el menú de mediodía, delicias como 'malay redang', guiso malasio hecho 'street bocata' con un 'roti paratha', un pan blando de Singapur. Todo delicioso, coherente y hecho desde cero.

Publicidad
Ramen-Ya Hiro
  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

Sigue siendo uno de los mejores lugares de la ciudad para comer buen ramen, sin duda. Encontramos las tres recetas clásicas: de soja (con caldo de pollo y cerdo, con salsa de soja), de miso (lo mismo con miso en lugar de soja) y de marisco. Los fideos, de producción artesanal (verás la máquina al final de la barra), son una maravilla: los puedes poner en el plato y apretarlos con el palito y sueltan caldo y, al mismo tiempo, se mantienen elásticos. Las gyozas (empanadillas) y los onigiris (los triángulos de arroz con alga nori) completan la carta. 

El Japonés del Tragaluz
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Eixample
  • precio 2 de 4

Un concepto de taberna informal y minimalista con mesas alargadas que no ha parado de triunfar desde que abrió en el 2000. El Japonés ha sido un pionero en la oferta nipona de Barcelona y ha sabido mantenerse gracias a su cocina a la vista, su sushi y la brasa japonesa de carbón natural para hacer kusiyaki (pinchos). ¿El secreto de su éxito? Materia prima de calidad y siempre fresca.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 2 de 4

Un bar de bocadillos con aires madrileños de los años 50 pero en Barcelona, ​​claro. Esto es Entrepanes Díaz, buena comida y buen servicio. El mismo propietario que el Bar Mut presenta una carta de una veintena de bocadillos que hacen salivar. De rabo de buey, de kokotxas, uno de nuestros favoritos por la ternura de la dentellada, de cochinillo... ¡son apoteósicos! El pan es de la panadería Sant Josep y es perfecto para sostener toda la materia que se le pone en su interior. Las cañas están bien tiradas y son perfectas para hacerlo bajar todo.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bar de bocadillos
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

“El futuro de la comida popular es la fusión del street food de todo el mundo”, dice Carlos Gremone, un cocinero venezolano que con la publicista Debora Schneider reconvirtió en 2014 un bar de menú en bocatería top. Gremone ha viajado por medio mundo –20 años de experiencia en restaurantes de Italia y Michelin– y cada uno de sus tiros –doce bocadillos y once hamburguesas– nace de horas de afinación. La cita podría ser vacía si no hiciera diana: un bocadillo de cerdo desmenuzado (EUA) que pasa por Perú –albahaca y cilantro– y se aposenta en la boca con una salsa dulce-picante con chile y jengibre (thai) tiene toda la coherencia del mundo. Todo lo hacen desde cero y bien.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes

En Can Boneta ofrecen tapas y platillos creativos con sabor tradicional. Carta de platillos claramente basados ​​en el recetario catalán. La paletilla de cordero deshuesada con salsa de oporto y Tatin de manzana, el conejo deshuesado con setas, los chipirones rellenos de setas y salsa de vino blanco del Penedés... ¡Chup-chup al poder! Al mediodía aplican una fórmula económica de tres tapitas más un plato del día, postre y bebida donde te puedes encontrar, por ejemplo, con un fricandó, un meloso de ternera con salsa de aceitunas negras y membrillo o un arroz de calamares y gambas.

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Catalana
  • Fort Pienc
  • precio 1 de 4

En El Puestu hay gente de alta gastronomía haciendo cocina de barrio a precios de barrio. Tienen unos mejillones al vapor excelentes. Sus brutales callos, de picante intenso y textura gelatinosa sutil, redimen la chusma rojiza que cultiva bacterias en expositores. Los platos fríos son una bendición en barra: como la ensalada de garbanzos con un punto de vinagre. Vermut del Morro Fi, buena elección de vinos de la tierra a copas y tempranillo de tirador fresquito en porrón.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Italiana

El Galú ofrece una carta disponible sin gluten y con opciones veganas. Elabora su propia pasta, el pan y los postres. Y se nota. Puedes comenzar con una 'caponata', entrante siciliano, y un carpaccio. La ensalada de hinojo y naranja puede completar el trío inicial, o una berenjena Parmigiana exquisita. Las pastas se elaboran diariamente y artesanalmente. Unos 'fetuccini' con guisantes tiernos son otra opción, así como los 'pappardelle' a la Norcia, con salchicha, chalota, trufa negra y nata. No obvia los postres: excelentes tiramisú y pannacotta.

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mediterránea
  • Dreta de l'Eixample
  • precio 1 de 4

La Granja Petitbó es un lugar acogedor donde desayunar y merendar pasteles excelentes acompañados de una gran taza de té o de un café. De estampa para enmarcar o, si lo preferís, de foto para lucir en Instagram. Huevos Benedict y bocadillos vegetales acompañados de zumos de frutas (a destacar el de naranja, manzana y zanahoria) y también su reputado carrot cake y los panqueques con plátano y chocolate... Al mediodía hacen comida muy healthy.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad