Time Out en tu buzón de entrada

Buscar

Napalm al cor

  • Teatro
  • 3 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
'Nalaplm al cor', Sala Beckett
Foto: Roc Pont / Sala Beckett'Nalaplm al cor', Sala Beckett
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

El debutante Guillem Sánchez Garcia dirige con poco riesgo una adaptación de la exitosa novela de Pol Guasch

La tarea de adaptar al teatro 'Napalm al cor' no era fácil. Sobre todo porque se trata de una novela donde lo que manda es el monólogo interior, donde no hay diálogos y está ubicada en una especie de mundo distópico, en un después terrible. Sin embargo, el fondo ayuda porque, al final, el libro de Pol Guasch habla del amor de dos chicos que quieren dejar atrás la catástrofe para labrarse algún futuro. Sin olvidar la poética, una lengua rica y matizada.

El director, el debutante Guillem Sánchez Garcia, se agarra a la palabra de Guasch como un clavo al rojo vivo y convierte la novela en una serie de intervenciones escénicas de cuatro actores y actrices solventes (Roser Batalla, Joel Cojal, Marc Domingo y Montse Morillo) que van contando la historia mientras hacen cosas más o menos simbólicas, en un montaje totalmente frontal. Al principio, la lírica de la novela te atrapa, mientras vas adentrándote en la historia. Sin embargo, mantener el tono durante casi dos horas es complicado. Y más cuando tienes cuatro intérpretes que no se relacionan entre sí.

Más que una adaptación, quizá lo que requería el 'Napalm al cor' teatral es una versión

Lo curioso es que la novela de Guasch tiene un ritmo muy marcado, de metrónomo, con capítulos breves y contundentes, muy literarios. En cambio, la función es bastante irregular. Y podría ser por el excesivo respeto con el que el director ha releído la obra original. Peca de lo mismo que 'La plaça del Diamant' de Carlota Subirós: mucha literatura y poco teatro. Cuando la gracia del teatro es que puedes disponer de varios personajes viviendo en directo la vida.

Más que una adaptación, quizá lo que requería el 'Napalm al cor' teatral es una versión. Es decir, tomar la lengua de Guasch, su mundo, sus personajes y trasladarlos del todo a la escena. Y así podríamos saber cómo hablan los personajes entre ellos.

Sin embargo, que alguien tan joven como Sánchez Garcia haya tenido la oportunidad de probarse en la Sala Beckett con un texto tan original y exitoso (premio Llibres Anagrama 2021 y éxito de ventas) es una muy buena noticia. Empezar así significa tener ambición. Y no vamos sobrados de eso.

No te pierdas la lista de las obras recomendadas que hay en la cartelera ahora mismo, ni la de los mejores musicales, ni tampoco la de los estrenos de teatro y danza de este mes.

Escrito por
Andreu Gomila

Detalles

Dirección
Precio
10-20 €
Publicidad
También te gustará
También te gustará