Librerías de segunda mano en Barcelona

¿Buscáis libros por poca pasta? Descubrimos las librerías donde podréis recuperar el antiguo placer de escoger, rebuscar y encontrar perlas literarias

©Iván Moreno

De entrada, un aviso: en las librerías de segunda mano de Barcelona no encontraréis libros ni de Roberto Bolaño, ni de Miquel Bauçà, ni de Julien Gracq, ni poesía buena. Si buscáis y rebuscáis, localizaréis perlas a buen precio, tesoros perdidos que un día fueron amados y que, por gracia del destino, esperan encontrar otro hogar. Encontrar el tesoro de Alí Babá es otra historia. Pero algo he aprendido buscando libros durante los últimos quince años: de Taifa (Verdi, 12) y de Stock (Comtal, 29), nunca salgo con las manos vacías. Nunca. Sobre todo de la segunda, que si la miras desde la calle Comtal, tira hacia atrás. Coches en miniatura, guías para turistas... Pero los tesoros se deben ir a buscar. Y al final del local tiene todo lo que un buen local desea: narrativa moderna y libros de hace 20 o 30 años que se reeditan poco. Incluso he visto hace poco el 'Onomasticon Cataloniae' de Joan Coromines, y una cantidad enorme de libros de Manuel de Pedrolo y Josep Pla. Esta librería cumple 26 años en marzo y el dueño dice tener unos 100.000 volúmenes.

Sin salir del Gòtic, nos adentramos en otro mundo, la librería Farré (Canuda, 24), un espacio que debe hacer dos siglos que se dedica al bello negocio de vender libros. Aquí, de lo que se trata, es de contenerse... si queréis llegar a fin de mes sin tener que pedir un crédito en el banco. En el escaparate ya veo primeras ediciones del 'Nabí' de Carner, editado en México en 1940, o de 'Desa aquests llibres al calaix de baix', de Foix, de 1972. Las piernas me tiemblan. Tienen incunables (libros impresos en el siglo XV, en la primera época de la imprenta) y alguna joya (vale más que un diamante) como 'El llibre de les set sivelles i de les meravelles', del artista plástico Joan Tharrats.

Otra librería de antiguo y de segunda mano emblemática es la Àngel Batlle (Palla, 23), la única superviviente de una calle que estaba llena de tiendas de libros. Àngel, tercera generación de libreros, no desespera. Eso no va con él. Nos dice que antes, en la zona, había una quincena, y que ahora quedan tres de antiguo. "La gente rebuscaba, como en las tiendas de discos", comenta. A él, sin embargo, el negocio le funciona. No sabe los libros que tiene y asegura que la crisis ha hecho que todo sea un poco más duro, que le entran más libros que nunca y que tiene que escoger como no lo había tenido que hacer antes. Él, pillo, tiene un secreto, que desvelaremos: en la etiqueta donde pone el precio, lo escribe en euros y en pesetas, para hacer antiguo. "¡Y quizá me ha entrado la semana pasada el libro!", ríe. "Es el gancho", añade. Àngel asegura que no tiene ningún libro especial, pero chafardeando encuentro 'Conversación en la catedral', de Vargas Llosa, editado por Seix Barral a finales de los 60. Y 'Diario de un estudiante en París', de Gaziel, de 1915. Y también el 'Climent' de Carles Fages de Climent, de 1933.

Todo esto son librerías de antiguo antiguas. Vaya, locales que hace años que sobreviven, enraizados a un barrio, a una gente. De hecho, creo que el juez Vidal ha olvidado colocar un artículo en su proyecto de Constitución catalana: cada barrio debería tener una buena librería, como Taifa, por ejemplo, que hace 22 años que es librería de Gràcia. En los últimos tiempos le ha salido competencia, como la Pequod (Milà i Fontanals, 59), un local pequeño que demuestra que la clave no son los metros cuadrados sino la selección, así como Consumició Obligatòria (Diluvi, 7), que hace solo año y medio que funciona "contra todo pronóstico", nos dicen, y muchas ganas. Si no, ¿quién habría puesto la foto de Aznar en las novelas de terror? ¿O la de Mourinho en los libros de teatro? Una cosa le reprocho, Belén Esteban en poesía. O colocar a Gustavo Adolfo Bécquer entre los tótems de la literatura. Todo vale dos euritos, por cierto. Si queréis libros en inglés, Hibernian (Montseny, 17) es el sitio ideal desde hace una década.

Un barrio que tenía pocas librerías, Poblenou, está empezando a dispararse. Y un buen ejemplo de esto es La Retrobada (Marià Aguiló, 124), donde hacen cosas tan interesantes como invitarte a un café si te compras una novela negra. Y no nos olvidamos de Studio (Aribau, 12), un clásico del Eixample, que ahora tiene que competir con la cadena Re-read, donde, por cierto, nunca he encontrado nada que valiera la pena. ¡Incluso los libros huelen bien!

También te gustará

Librerías infantiles

5 espacios de lectura para los más pequeños Las 5 imprescindibles Abracadabra Llibres En 2009 arranca la historia de esta librería pensada para niños, donde se satisfacen las ansias e inquietudes de lectores de cero a 100 años. La cuidada selección de Ricardo Rendón hace que en Abracadabra Llibres puedan encontrarse títulos nacionales y interacionales -en inglés, francés, italiano y holandés-además de juguetes didácticos y objetos únicos. También se organizan talleres y exposiciones y el espacio cuenta con pequeños rincones donde los más pequeños pueden leer. Aquí apuestan por los buenos libros, los títulos hechos con rigurosidad y amor. Casa Anita Un espacio dedicado a niños y jóvenes donde los adultos también pasan horas descubriendo maravillas con portada, historias y un final. Se puede pedir consejo a la librera, escuchar las recomendaciones que les da al resto de clientes o ir por libre y remover por secciones. Está el espacio de tapa dura, para los que todavía no saben leer, el de cuentos populares y rondallas, junto a una pequeña selección para adultos -sólo con títulos que a la dueña le gustaría leer- , y el espacio de narrativa, música, teatro, poesía y artistas, encarados en la sección de pedagogía, juegos y libros que hablan de libros. Pero la niña de los ojos de Casa Anita son los álbumes ilustrados, que esperan su turno para ser abiertos, ordenados dentro de cajas de vino. Los de conocimiento separados de los de ficción, claro. Los libros autoeditados, los juegos

Leer más

Librerías de culto

Unas nos encantan por su especialización, otras por su larga historia en la ciudad o porque siempre encuentras lo que buscas. Hay más, pero esta es nuestra selección de librerías de culto en Barcelona. ¿Crees que falta alguna librería importante? Dínoslo en los comentarios de abajo. Llibreria Laie Laie es una de las librerías de cabecera de literatos y lectores a la búsqueda de las últimas novedades literarias, de ámbito nacional e internacional. Su fondo se completa con referencias bibliográficas de filosofía, historia y ciencias sociales, arte y arquitectura. Cinéfilos y melómanos también encontrarán algo que los satisfaga. Norma Comics Nos da igual si os criasteis con Corto Maltés, 'Bola de drac' o leyendo las páginas del 'Víbora', si os gusta Art Spiegelman, Daniel Clowes o Jacques Tardi. Éste es el paraíso de todo amante de la viñeta, sean cuales sean sus devociones. Con un piso extra para cinéfilos y unos escaparates que no tienen vergüenza de combinar a Jack Skellington con el bueno de Spirou. ¡Recórcholis! Llibreria Millà Situada en el "triángulo de las Bermudas" de la escena catalana, entre el Liceo y el Romea, Millà ha surtido durante más de cien años a los profesionales y aficionados del teatro con los libretos para montajes teatrales. +Bernat Enrique Vila-Matas lo mencionaba en 'Aire de Dylan'. Este espacio es la suma de esfuerzos de cincuenta personas que se unieron para convertir la pequeña papelería Bernat en una gran superficie, alojada en un local antes ocupa

Leer más
Advertising

Tiendas de cómics

Si sois de los que tienen señalado en el calendario los días que quedan para el Saló del Còmic y os sabéis de memoria los nombres de todos los superhéroes de la Marvel, os damos las 10 librerías de referencia de la ciudad. Descubre las librerías con más viñetas por metro cuadrado Norma Comics Nos da igual si os criasteis con Corto Maltés, 'Bola de drac' o leyendo las páginas del 'Víbora', si os gusta Art Spiegelman, Daniel Clowes o Jacques Tardi. Éste es el paraíso de todo amante de la viñeta, sean cuales sean sus devociones. Con un piso extra para cinéfilos y unos escaparates que no tienen vergüenza de combinar a Jack Skellington con el bueno de Spirou. ¡Recórcholis! Vértice Comics Otra veterana de l'Esquerra del Eixample. Esta tienda especializada en cómic estadounidense lleva más de 15 años compartiendo su pasión por la novela gráfica. También tienen una extensa colección de cómic nacional, y se puede comprar online, sin salir de casa. Continuarà Comics Este templo del cómic de 2 plantas es un clásico de la ciudad, junto con Norma Comics. La primera planta está dedicada al cómic nacional y europeo, además de merchandising para mitómanos de Star Wars y otras sagas fantásticas. En la segunda encontraréis manga y anime, aunque también hay un espacio dedicado al cómic 'Made in USA', con ediciones vintage que van desde los años 20 hasta la década de los 80. Tot Comic Su nombre ya lo indica: el éxito está en la variedad. Aquí encontraréis todo lo que busquéis, colecciones entera

Leer más

Nuevas librerías

Descubrid el nuevo modelo de librerías que está surgiendo en Barcelona. Os presentamos 14 pequeños locales con grandes ideas A pesar del futuro negro que algunos le auguraban al sector editorial, Barcelona ha visto nacer una serie de librerías que desafían las circunstancias y presentan un nuevo modelo con mucho futuro. Todas comparten una serie de características alternativas a las grandes superficies. Apuestan por una oferta singular o especializada, como los libros autoeditados o de pequeñas editoriales, los libros de segunda mano o de temática concreta. Son locales pequeños que abren sus puertas, no tanto para llenarse los bolsillos, sino para ser puntos de encuentro, motores culturales. Y es que sus propietarios, literatos de culo inquieto, organizan talleres, presentaciones y otras actividades para contagiar el amor por los libros y para acercar autores y lectores. En definitiva, nacen librerías donde no solo se venden libros. Entre sus estanterías siempre encontraréis un lugar para leer, un consejo de librero o un punto de encuentro. Si buscáis proximidad, singularidad e ingenio, seguro que se convertirán en vuestras librerías de referencia. No llegiu Su nombre ya indica que estamos ante una librería poco convencional. Al entrar, unas butaquitas nos invitan a sentarnos y hojear los libros antes de decidirnos a comprar. Además, también se puede disfrutar de un café –gratis con la compra de un libro– para amenizar la lectura. No Llegiu se define como un ‘probador de lib

Leer más
Advertising

Críticas y valoraciones

2 comments
Compra L

Buen artículo. Yo recomiendo http://compralibro.es donde hay miles de anuncios de libros de segunda mano por toda España. Muy buen sitio!

nora a

Como amante de los libros y asidua de las librerías de segunda mano, debo decir que este artículo, aunque muy útil, al final resulta de un pedante tremendo. Que Re-Read sea cadena/franquicia no significa que tengamos que ir a escupirles o algo así. Venden libros e intentan llegar de otra manera a un público que quizá antes no se hubiera planteado comprar libros de segunda mano. O siquiera comprar libros. Hay libros tan válidos como en cualquier otra tienda. Las familias pueden comprar libros a sus hijos sin dejarse un dineral. Pero como "están de moda" ya hay que soltar comentarios despectivos. Pues no sé, creo que cualquiera que haga un esfuerzo por hacer llegar la lectura a esta sociedad ultradigitalizada en la que dedicarse al libro en papel es casi una locura, merece un respeto. Leer no es algo exclusivo que mole porque eres alternativo. Todo el mundo debería tener aprecio por los libros, sean cuales sean estos. Detestamos a la gente que vive pegada a Telecinco pero también nos parece mal si leen algo que no sea Kafka y lo compran en un sitio que no sea indie. Venga, va.