0 Me encanta
Guárdalo

Los 100 mejores bares de Madrid: Los más míticos

Seleccionamos entre los 100 mejores bares madrileños aquellos en los que todos hemos estado alguna vez y que perduran generación tras generación

El Tigre

Cualquier madrileño que se precie se ha tomado una copa en El Palentino, ha probado los bocatas de calamares de El Brillante y ha salido una noche a darlo todo al Tupperware. Y si no es así, ¿a qué estáis esperando? Estos son solo algunos de los locales más míticos de Madrid, los que perduran generación tras generación y han logrado ese difícil equilibrio entre mantener su esencia y adaptarse a los tiempos. Seleccionamos entre los 100 mejores bares de la ciudad algunos de los más míticos. Y aunque están todos los que son, no son todos los que están.

Palentino

Una clásico de la noche madrileña. El Palentino ha visto pasar varias generaciones de jóvenes ansiosos por las cervezas baratas y los bocatas a pocos euros. Es un bar con historia, regentado por un veterano camarero que puede contarte más de una batalla. Su reclamo son las copas baratas. Es un oasis 'low cost' en el caro centro de Madrid. Lo malo de que su fama le preceda es que siempre está lleno de gente y puede ser un poco agobiante. Acude antes de las 12 de la madrugada si no quieres quedarte fuera.

Leer más
Malasaña

Siroco

Recomendado

Un equipo maravillosamente creativo dirige Siroco, algo que se ve muy claro en sus flyers, su programa y los efectos visuales del propio club. Funciona como un lugar de música en vivo. El ambiente se calienta después de los conciertos, que suelen terminar a las 2 de la madrugada. Una multitud compuesta principalmente por aspirantes a b-boys, club de jóvenes y estudiantes gozan con el soul, funk y groove con los ritmos hábilmente entretejidos por los DJs residentes.

Leer más
Conde Duque

Suéltate el pelo

Entrar a este bar es introducirte en una máquina del tiempo y volver a esa maravillosa época en la que aún eras un adolescente. Toda su decoración está lograda con los muñecos, dibujos o cómics que triunfaban en los 80, en los que los Fraggel Rock aún no habían sido destronados por los Lunnis. El local es toda una ola de nostalgia para los treintañeros que se resisten a crecer. Por ello, las canciones de Loquillo o los Hombres G no faltan ninguna noche. Muy recomendable para un encuentro con los amigos del instituto o del cole.

Leer más
Cuatro Caminos
Advertising

Costello Club

Mítico bar de copas y club nocturno de Madrid, el Costello es el lugar donde siempre acabas tomándote una copa después de escuchar a tu grupo favorito. Sus conciertos son siempre de muy buena calidad y es posible que te encuentres a algún músico entre el público. Estate atento a sus redes sociales para no perderte ni un solo evento. Los fines de semana puede que se llene, pero en general es un local muy cómodo. ¡Prueba sus cócteles!

Leer más
Sol

El Tigre

Si consigues pasar de la puerta, pide una caña o una sidra y maravíllate ante las considerables tapas que te pondrán con ella. Patatas bravas, jamón serrano, tortilla… gratis claro. Y con cada ronda varía y aumenta. El bar es algo ruidoso y siempre hasta los topes pero vale la pena adentrase por el tamaño de esas tapas.

Leer más
Chueca

El Brillante

El bar más famoso para comer un bocata de calamares de Madrid. Esta cervecería, que se mantiene prácticamente intacta desde su apertura en el año 1961, es un punto turístico ineludible, por sus famosos bocadillos y por su situación, justo enfrente de la Estación de Atocha. También tienen pinchos de tortillas bastante buenos y tostas. Su terraza siempre está llena en verano.

Leer más
Barrio de las Letras
Advertising

Moby Dick

Con dos niveles diferentes de música, Moby Dick atiende a un montón de gustos. Grupos más conocidos como Supersubmarina o The Cabriolets se mezclan con bandas debutantes en su programación. Su barra tiene nombre propio, “La Bodega del Capitán” en la que te sirven ron, ginebras y whisky para regar una buena conversación. Su espíritu marinero añade ambiente a su espíritu canalla.

Leer más
Santiago Bernabéu

Morocco

Una vez adquirida la leyenda de ser el club de la Movida y de que por allí pasaron personajes ilustres como Alaska, Marocco tiene los dos pies firmemente plantados en el pasado.     Su aventura se remonta a 1953 cuando abrieron por primera vez. En medio de la temida represión franquista, aquí se perpetraban bailes prohibidos y ritmos rompedores. Desde su decoración de los años 80 a su clientela: todo huele a tiempos pasados. El DJ  mezcla todos los clásicos del pop español con el flamenco de hoy.

Leer más
Sol

La Vía Láctea

Es una vieja gloria de la noche de la capital. Adquirió fama con la Movida Madrileña en los 80 y ahora desprende cierto halo nostálgico. Sus paredes llenas de graffitis de aspecto descuidado,  le dan el toque rockero y canalla al bar. Tiene unos cuatro espacios diferenciados, por eso no se suele llenar y es fácil caminar (y respirar) por sus pasillos sin agobiarse. Su clientela es de lo más variopinta. Se mueve en los treinta años y puedes encontrarte desde viejos rockeros hasta jóvenes con sed de música de otra época. También tiene un billar, aunque ha caído en desuso.

Leer más
Malasaña
Advertising

El Penta

Mítico bar emblema de la Movida madrileña. La visita al Penta es una parada imprescindible en el céntrico barrio de Malasaña. Este local se ha sabido amoldar a la perfección a los nuevos tiempos, y aúna a la perfección el aroma a bar clásico con un toque moderno que le da un toque especial. Música española de los 80 y 90, buen rollo y mejor ambiente para un pub ideal para las primeras horas de la noche.

Leer más
Malasaña
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments