Bares que no te puedes perder

Por sus abundantes tapas, su bonita decoración, sus cañas bien tiradas o sus actividades culturales, estos son nuestros bares favoritos

© Vanessa Ruiz Ruiz

Bares que son ya un clásico en la noche madrileña, con una decoración que sorprende, con tapas que se salen del plato, con conciertos y actividades culturales gratuitas, con cañas bien frías y buenas bodegas... seleccionamos nuestros bares favoritos de Madrid. No están todos los que son, ¡seguimos descubriendo nuevos locales cada día! Así que estate atento a las nuevas incorporaciones.

La Esperanza

La sombra de Javier Moya en la gastronomía madrileña es alargada. Después de asentarse y triunfar en la zona de Atocha con los tres restaurantes del grupo Triciclo, se expande a la calle del Olmo abriendo junto al chef Ferrán Blanch (compañero en Tándem y Triciclo) el Bar La Esperanza. El nombre le viene al pelo, pues es para los amantes del alterne la esperanza de supervivencia del ambiente tabernero de Madrid. 

Leer más
Lavapiés

Café del Nuncio

4 de 5 estrellas

La historia pesa. No es fácil desembarazarse de la herencia y los recuerdos que dejó el viejo café durante tantos años. La reforma del nuevo Nuncio ha sido tan profunda como respetuosa con el espíritu germinal de este tipo de establecimientos. Los tiempos cambian y los espacios también pero, por fortuna, los actuales propietarios (los mismos que Celso y Manolo, La Carmencita o La vaquería montañesa) tienen gusto, criterio y un reconocible savoir-faire. 

Leer más
La Latina
Advertising

Matritum

Hablar de Matritum es memorar uno de esos descubrimientos que no suceden tantas veces como nos gustaría. Nunca es tarde para conocer este santuario del vino y el buen comer con más de 20 años en la Cava Baja, una de las calles más castizas y paseadas del barrio de La Latina. Una pequeña taberna con apenas ocho mesas, barra y una decoración que confirma el gusto por el buen vino, uno de los pilares de la casa. 

Reservar ahora Leer más
La Latina

Propaganda 12

Propaganda: ‘acción y efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores’. Y si lo dice la RAE, el nombre de este local no podía estar más acertado, pues eso es precisamente de lo que se trata: Mattia Pierantoni, su dueño, es propietario de una distribuidora de vinos internacionales, y qué mejor manera para darlos a conocer a pie de calle que montar una bodega bonita, con una estética de derribo chic (muy de tendencia) y una carta con cositas para picar y tapear que acompañen cada sorbo de vino.

Reservar ahora Leer más
Chueca
Advertising

Plántate Café

Kevin, el propietario de Plántate Café, peregrinaba todos los días hasta Malasaña para tomar un buen café. Ahora somos nosotros los que vamos cual 'Walking Deads' hasta su propio local de Lavapiés para probar y disfrutar de su café de especialidad y de origen. Aquí no suelen faltar los Kenia -de notas afrutadas-, unos habituales de su carta, para tomar como espresso, café americano, cortado, macchiato, etc.

Leer más
Lavapiés

Garra Bar

Garra Bar nos invita a despojarnos de los prejuicios sobre los insípidos lobby bar de hoteles. Se trata del espacio de coctelería del restaurante Somos, ubicado en el interior del Hotel Barceló Torre de Madrid. Su imponente interiorismo (obra de Jaime Hayón, reconocido internacionalmente) abunda en guiños art decó, con muchos dorados, una cuidada iluminación y una barra articulada alrededor de una majestuosa columna/vitrina donde se exponen botellas de champagne. 

Leer más
Centro
Advertising

Gran Clavel

Vermutería, bar de vinos y casa de comidas. ¿Puede sonar algo mejor que eso en plena Gran Vía? Miel para nuestros oídos en el Hotel IBEROSTAR Las Letras Gran Vía. Bajo la batuta de Rafa Cordón a los fogones y con la asesoría de Alejandra Ansón y Miguel Bonet, este recién inaugurado espacio quiere aglutinar todas las líneas que definen lo madrileño. Y eso, ahora mismo, es tanto servir un cocido los sábados como crear un ambiente cosmopolita, un mobiliario contemporáneo, con mármoles , dorados y tonos agradables.

Leer más
Sol

Bodegas Rosell

Pocas cosas hablan de Madrid como las tabernas. En ellas se daba cita la vida mundana, la disfrutona, la jarana. Bodegas Rosell es una de las fundamentales, un reducto atemporal del buen comer y el buen beber en manos aún de la familia Rosell. La fachada habla de los años 50, cuando apuntaba maneras de taberna. En los 20 era una casa de comidas, y antes un despacho de vinos a granel. 

Leer más
Delicias
Advertising

La Castela

Sacan cuatro o cinco mesas altas con sus banquetas en una península entre la acera (mínima), una salida de garaje y la calzada, y sí, aún con eso, están llenas casi antes de ponerlas. Una taberna con solera (de esas contadas con mostrador de estaño) y buen hacer. No cuesta mucho colocarla en el top 3 del barrio. Excelentes conservas, embutidos y quesos abren boca para platos mayores. Esas mesas no son el sitio más cómodo para un chuletón pero entran muy bien su brandada de bacalao, sus croquetas de marisco, unos bocaditos de merluza o una ensalada de ventresca.

Leer más
Retiro

Angelica Café

Los muy cafeteros tienen ya un nuevo templo en el que entregarse a su pasión con la calma de un desayuno de finde con tosta de aguacate o llevársela casa. Sus propietarios, siempre con el foco puesto en proyectos solidarios a la hora de conseguir el producto, han mantenido las líneas maestras y la solera del anterior local, una tienda de hierbas aromáticas. Les iba al pelo; de hecho, aún siendo el café el protagonista, sus estanterías muestran una variada colección de tés y especias ecológicas. Cuentan con una docena de opciones cafeteras (de Colombia a Etiopía, de Ruanda a Brasil), que tuestan ellos mismos y sirven como un traje a medida. Es un local pequeño pero te arreglan un almuerzo. En el mostrador siempre tienen unos deliciosos bocadillos de roast beef de ternera ecológica, de salmón salvaje con rabanitos o de pechuga de pollo ecológico con salvia, mostaza y jengibre. De esos sitios que te conquistan nada más cruzar el umbral. 

Leer más
Malasaña
Advertising
Mostrar más

Críticas y valoraciones

2 comments
Juanjo L

Yo añadiria sin lugar a dudas el Cábala Ibéricos de Moratalaz...increíble ese lugar

julio bruno moderator

Hay tantos bares en Madrid que no sabría por donde empezar. Me encanta la lista. Yo anadiria por ejemplo La Dolores, Plaza de Jesús, 4, en el barrio de Huertas. Un clásico.