Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Escapadas no muy lejanas para un puente de mayo bastante largo

Escapadas no muy lejanas para un puente de mayo bastante largo

Proponemos León, Ciudad Real, Cáceres, Valladolid, Badajoz, Toledo, Soria y hasta Valencia como destinos para disfrutar de cinco días de vacaciones

Museo Vostell Cáceres
Los Berruecos y el Museo Vostell, Malpartida de Cáceres
Advertising

Aprovechando que el puente de mayo de este año viene con muchas ganas y más días de lo habitual (quien pueda cogerse el viernes 3 de mayo de vacaciones, sumará cinco días completitos), hemos decidido poner rumbo a lugares y ciudades algo más alejadas de la capital. Pero no mucho, que lo importante es aprovechar al máximo todo el tiempo posible en destino y no en carretara ni vías de tren. ¿Entonces qué, hacemos la maleta?

RECOMENDADO: Y si os quedáis en Madrid, aquí van unos planes increíbles para el puente

Casa Botines León
© Miguel Angel Muñoz Romero

León, para recorrer su lado más modernista

¿Qué hace una escultura de San Jorge y el dragón en la fachada de Casa Botines, esa casona palaciega que da la bienvenida al viajero que llega al casco viejo de León? Tendréis que averiguarlo con una escapada. Pero para que no vayáis a ciegas, os desvelamos parte del misterio: se trata de una casa construída por el arquitecto Antoni Gaudí (sí, Gaudí, el modernista, el del Parq Güell y la Casa Batlló de Barcelona). Fue el arquitecto elegido para su construcción a finales del siglo XIX, época en la que comenzaba la reforma urbanística que hizo crecer a la ciudad por parte de la burguesía. La casa, además de formar parte del itinerario monumental de la ciudad –declarada Monumento Histórico Nacional en 1969–, es el inicio y final de una ruta que recorre el corazón de León en busca de aquellos edificios (más de 30) que decidieron imitar el estilo iniciado por Gaudí y abrirse a nuevos gustos arquitectónicos. Era el inicio de una nueva era. El resto, merece la pena averiguarlo en persona. 

¿Dónde comer? Restaurante Ezequiel (Ancha, 20). Sugerencia: probad su chorizo al ajo negro. 

¿Dónde dormir? Hotel Camarote Romántico (Dámaso Merino, 1). No os vayáis sin subir a su azotea, la única con vistas a la catedral de León.

Museo Vostell Cáceres

Cáceres, una visita a su lugar más inquietante

Ni muralla ni casco antiguo. Nos vamos a Malpartida de Cáceres, porque allí se encuentra el Museo Vostell, inmerso en el paisaje de Los Barruecos, un ecosistema natural de lagunas y formaciones rocosas de origen volcánico (puede que a los seriéfilos os suene: aquí se rodó la gran batalla final de la séptima temporada de Juego de tronos). Un paisaje inspirador que el artista hispanoalemán Wolf Vostell vio primero: lo eligió para crear un encuentro entre el arte, la vida y la naturaleza. Eso es el Museo Vostell, contenedor de algunas de las mejores vanguardias del último tercio del siglo XX. Su sala principal es ruidosa y desconcertante, situada en lo que fue un lavadero de ovejas merinas, ganado apodado ‘el petróleo de Extremadura’ en el siglo XVI y que dio origen a la Torta del Casar, el célebre queso artesano. Nadie hasta Vostell, padre del happening europeo, se había atrevido a descontextualizar una televisión y convertirla en arte. Hizo lo mismo con coches, motos, electrodomésticos, instrumentos musicales y cualquier cosa que hiciera ruido, y los convirtió en las obras que hoy ocupan el museo. Algunas siguen de actualidad, lo que confirma que, además de crítico, Vostell fue un adelantado a su tiempo

¿Dónde comer? Atrio (San Mateo, 1). Disfrutaréis como nunca con su menú gastronómico. El desembolso merece la pena. 

¿Dónde dormir? Hotel Barceló V Centenario (Manuel Pacheco, 4), a solo unos minutos a pie del casco histórico. 

Advertising
La Albufera de Valencia
© TVCB

Valencia, una ruta por los rincones de Sorolla

Puede que conozcáis Valencia por sus playas, pero en esta ocasión, y por aquello de ser precabidos, os proponemos una ruta por la ciudad bajo la perspectiva de Joaquín Sorolla, el genial pintor valenciano. La ruta, organizada por la agencia Mundo Amigo, arranca en el número 8 de la calle Mantas, donde nació el pintor, y transitará por aquellos lugares que marcaron su vida, como el barrio del Cabanyal, donde dolía pasar sus vacaciones -y uno de los más cool ahora mismo-. Podréis revivir algunos de sus cuadros más emblemáticos, visitando aquellos lugares donde se inspiró el artista: desde la Lonja de la Seda, en cuyos escalones situó 'El grito del Palleter', Jávea, cuyas rocas inmortalizó, o la Albufera, que también utilizó como pretexto artístico. No os vendréis sin visitar el Museo de Bellas Artes o el Museo de Tavernes Blanques, donde actualmente se exponen cuadros del pintor valenciano.

¿Dónde comer? Bastard Coffee and Kitchen (Leandro de Saralegui, 1). Id a la hora del brunch. No defrauda. 

¿Qué hacer? Darse una vuelta por La Marina Beach Club (Marina Real Juan Carlos I, s/n), el sitio de moda en Valencia.

La Siberia
© Jorge Armestar

Badajoz, rumbo a La Siberia... extremeña

La Siberia suena a ruso, y eso que ni las temperaturas son extremas ni su extensión ocupa miles de kilómetros. Esta comarca extremeña, situada al noroeste de Badajoz –en el límite de las provincias de Cáceres, Toledo y Ciudad Real– no se parece mucho a la región de Asia del Norte de la que tomó el nombre allá por el siglo XIX. Aquí, a poco más de dos horas en coche desde Madrid, se encuentra la mayor costa dulce de España, además de una riqueza de aves comparable a la del Parque Nacional de Monfragüe y un cielo tan limpio que es objeto de deseo de los cazadores de estrellas. Si os lo montáis bien, y el tiempo lo permite, podéis desplegar velas y dar un paseo en barca por el embalse del Cíjara o por el de García Sola –Paco, de Birding Siberia, es el mejor guía– y, de paso, amarrar en el cerro de la Barca para caminar unos minutos hasta el dolmen de Valdecaballeros, fechado en el neolítico. De regreso a tierra, podéis observar las estrellas a pie de bosque en el mirador celeste del centro de interpretación de Helechosa de los Montes. Los alrededores de Herrera del Duque, capital de la comarca, ocultan propuestas muy interesantes: desde subir al castillo de Puebla de Alcocer para contemplar una de las mejores panorámicas de la comarca a embarcarse en una ruta senderista para bajar la comida, a base de buen queso y mejor vino (ojo al Pago de Casa Sola, en Castilblanco)

¿Dónde comer? Restaurante La Barca del Tío Vito, en Peloche (pedanía de Herrera del Duque).

¿Dónde dormir? Casa Rural La Huerta de los Nogales (Herrera del Duque), con chimenea, barbacoa, terraza y piscina, por si el tiempo lo permite.

Advertising
Bodega El Refugio Socuéllamos

Socuéllamos (Ciudad Real), a caballo por el mayor viñedo del mundo

No estamos proponiendo que vayáis hasta Burdeos (Francia), o al Piamonte (Italia), sino a Castilla-La Mancha, porque es la comunidad con la mayor extensión de viña cultivada del mundo. ¡Sorpresa! Y Socuéllamos es una localidad que, aunque pequeña, es de las que asombran al viajero. En medio de su llanura se encuentra la bodega del Cristo de la Vega, la segunda más grande de Europa por producción, –solo por detrás de La Virgen de los Vinos , cooperativa que se encuentra en la vecina localidad de Tomelloso. Todo queda en casa–. Imposible no reparar en ella, apodada ‘la ciudad de acero’ por la imponencia de sus depósitos de vino. Reminiscencias de aquellos gigantes que creía ver Don Quijote, pero hechos en inox y llenos de vino hasta los topes. La cosa va de bodegas. De hecho, Socuéllamos concentra casi la mitad de las bodegas que integran la Ruta del Vino de La Mancha, una de las últimas en entrar a formar parte de Rutas del Vino de España, de ACEVIN. Excusas más que suficientes para hacer un poco de enoturismo aquí, en este espectacular viñedo. 

¿Qué hacer? Ruta a caballo por los viñedos de la Bodega El Refugio. Su vino Quorum es uno de los diez mejores de la región.

¿Dónde comer? Cocedero de Kiele (polígono industrial El Llano). Probad sus famosas anchodinas. 

Balneario de Olmedo Castilla Termal
© Manuel Charlon

Olmedo (Valladolid), en busca del relax

¿Queréis relax? Pues lo encontraréis en este destino termal, situado a menos de dos horas de Madrid. Hablamos de Olmedo, villa vallisoletana sumergida en un paisaje repleto de cepas de verdejo y con un rico patrimonio cultural, que va desde la Reconquista al Siglo de Oro de Lope de Vega. Cruzamos la puerta de San Miguel, una de las siete por las que se abría la ciudad al trasiego comercial con los pueblos vecinos, como Medina del Campo. Pero hoy la cruzamos con otro propósito: evadirnos y aprovechar para descubrir qué queda de aquel tiempo glorioso. Se confirma que bastante, porque la abundancia de vestigios arquitectónicos es tal, que Olmedo está considerada como una de las capitales del mudéjar. De ese periodo es también el antiguo convento de Sancti Spiritus, levantado junto al manantial del mismo nombre y cuyas aguas mineromedicinales están indicadas para tratamientos anti estrés por su importante efecto sedante. Y lo mejor es que podemos beneficiarnos de estas aguas en plan bien, sin penurias medievales, porque estas ruinas son hoy el Balneario de Olmedo, uno de los centros de Castilla Termal. Mantiene casi intacta, y muy bien ambientada, la antigua cocina de las monjas Bernardas que lo habitaron. A ella se accede desde el patio mudéjar que vertebra los espacios secos y húmedos del balneario, y que hacen de este un circuito de aguas con mucha historia

¿Qué hacer? Visitar el Parque Temático Mudéjar (Arco de San Francisco, 1), un parque en miniatura del patrimonio de Castilla y León. 

¿Dónde comer? El Hontanar, un restaurante gastronómico sin salir del propio balneario.

Advertising
Morón de Almazán

Soria, con destino en Morón de Almazán

Ponemos rumbo a Soria para descubrir una pequeña localidad: Morón de Almazán. Entre sus tesoros guarda una de las plazas renacentistas más bellas de Castilla y León, muy destacada en la arquitectura de la provincia. Y no es la única joya de su patrimonio monumental, donde destaca su Iglesia plateresca y sus palacios. Uno de ellos, de hecho, acaba de ser reconvertido en Museo del Traje Popular. La exposición actual, 'A la Gala de la Buena Novia', es una minuciosa mirada retrospectiva sobre la indumentaria nupcial femenina a través de medio centenar de trajes procedentes de diferentes colecciones privadas e instituciones públicas. Ojo, porque destacan piezas llegadas desde Irlanda, México, Italia o Estados Unidos, incluso una de ellos perteneció al Metropolitan Museum of Arts de Nueva York. Podemos ver trajes de novia desde 1840 hasta las últimas tendencias de hoy, con curiosidades de trajes estilo Reina Victoria, estilo Pastora Imperio, trajes de los años 20 y 50... 

¿Qué hacer? Visitar la vecina localidad de Almazán, con su iglesia románica de San Miguel y su palacio de los Hurtado de Mendoza.

¿Dónde dormir? Parador de Turismo de Soria (Fortún López, s/n), y así aprovecháis para disfrutar de la capital de la provincia.

Alcázar de San Juan

La Mancha, el país del Quijote

Todo en La Mancha recuerda, de un modo u otro, a Cervantes. Pero solo cuatro localidades ciudadrealeñas (Alcázar de San Juan, Argamasilla de Alba, Campo de Criptana y El Toboso) se han propuesto convertirse en el país del Quijote, reviviendo los lugares que conoció el genial escritor de la novela más importante de la literatura universal. Desde la iglesia de Santa María la Mayor, que guarda la supuesta partida de bautismo de Miguel de Cervantes en Alcázar de San Juan; en la Cueva de Medrano de Argamasilla de Alba surgió la historia que ha dado a conocer La Mancha fuera de nuestras fronteras; en los molinos de viento de Campo de Criptana Cervantes ubicó la batalla más famosa de la literatura universal; y en El Toboso Dulcinea guarda su casa museo con el corazón de don Quijote encerrado en ella. ¿Suena bien, no?

¿Dónde comer? La viña E (Plaza de España, 5. Alcázar de San Juan). Las mejores tapas y platillos autóctonos de La Mancha.

¿Dónde dormir? Hotel Intur Alcázar de San Juan (Avenida Herencia s/n).

Advertising