Restaurantes del Barrio de las Letras

Los mejores locales del barrio para comer, cenar, picar algo y tomar unas cañas
Gofío
Advertising

La lista de restaurantes del Barrio de las Letras crece cada día. Convertido en la nueva zona gastronómica de referencia, con locales de comida internacional, cocina de autor y clásicos bares de tapas abriendo casi a diario en esta turística zona. Cuesta elegir solo un sitio en el que comer o cenar.

RECOMENDADO:  Tiendas de decoración en Las Letras

Restaurantes, Española

Bistronómika

icon-location-pin Barrio de las Letras

Aquí saben tratar el pescado. El muy curtido chef Carlos del Portillo es un apasionado del producto marino y ha apostado todo por este espacio que por primera vez, después de una dilatada experiencia, gobierna él mismo. Carta breve pero con nombres tan telegráficos como apetecibles: Alcachofas-Vieira-Mejillones, Pulpo brasa-Ajo negro-Berza, Pescado salvaje-Calçots… Les fascinan igualmente los guisos y preparan diariamente unos estupendos platos de cuchara (fabes, callos, marmitako…). Y las opciones de carne van a la zaga, se proveen de vaca rubia gallega que sale convertida en un bao (una fiebre ya) o una contundente chuleta que no se saltarán los más carnívoros. 

Bares y pubs, Taberna

Taberna La Elisa

icon-location-pin Barrio de las Letras

Aquí hemos venido a pasárnoslo bien que son dos días. Y los responsables de TriCiclo ponen todo a favor en su última apertura, la más informal de las cuatro que ya suman en su catálogo (aparte del servicio de catering). Damos por establecido y cerrado ya el Triángulo TriCiclo en la calle Santa María. Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso acaban de diseñar un plan perfecto para llevarte a tus amigos de aperitivo (y lo que surja) por el Barrio de Las Letras. Porque eso es lo que proponen. Una carta abierta a todo y a todos. 

Advertising
Restaurantes, Fusión

Gofio

icon-location-pin Barrio de las Letras

Almogrote, choquitos, papas arrugadas con sus mojos… Sí, han acertado. Un sabroso restaurante canario ha llegado a la ciudad. Bajo la batuta del joven chef Safe Cruz, proponen un breve paseo por la cocina isleña que tiene tanto de tradición como atrevimiento, de personalidad propia. Prueban a actualizar los guisos pero eso sí no se han olvidado de traerse sus cervezas (Dorada y Tropical) ni algún llamativo refresco llevan produciendo en Canarias desde hace más de medio siglo.

Restaurantes

Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquís

icon-location-pin Barrio de las Letras

Música pop, colores excesivos y una estética retro que parece sacada de una secuencia de cine almodovariano. Así es el escenario que enmarca esta aventura gastronómica del Grup Iglesias (socios de los Adriá y con restaurantes de Barcelona tan punteros como Tickets y Spai Kru) que se estrenan en la capital rindiendo un claro homenaje a la movida del Madrid de los 80. Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquís se encuentra en el hotel Axel, junto a Bala Perdida, el bar del mismo grupo. 

Advertising
Bares y pubs, Cervecerías artesanas

Brew Wild Pizza Bar

icon-location-pin Centro

¿Cómo no se nos había ocurrido antes? La liturgia acontece cada fin de semana en miles de casas frente al televisor. Los responsables de este nuevo local lo saben y no se han ahorrado nada en el nombre. La oferta está clara. Cerveza y pizza. Entrando en matices, que es lo que realmente importa, hablamos de espuma artesanal y masa siciliana. Si quieres triunfar en los alrededores de Sol, no puedes liarte la manta a la cabeza. Con estos dos básicos ilustrados para todos los públicos se presenta un equipo de propietarios que saben principalmente y MUCHO de lúpulo. A sus 15 grifos el pizzaialo siciliano Antonino Addan ha enfrentado una docena de pizzas.

Restaurantes, Francesa

L'Artisan Furansu Kitchen

Detrás de L'Artisan está el cocinero y jefe Stephane Shoji, quien nació en París de padre japonés. Él encarna las mejores cualidades de su doble herencia japonesa y francesa: una combinación de la calma Zen y la expresividad del Mediterráneo. El menú de L'Artisan es también la biografía de Stephane. Cada plato es un capítulo de su propia historia, la culminación de años de práctica, dedicación y aprendizaje en restaurantes de Tokio a Atenas, de París a Londres y, por supuesto, la continua narración de su vida en Madrid.

Advertising
Bares y pubs, Bares de tapas

La Dolores

icon-location-pin Barrio de las Letras

Otro clásico de Madrid. Con unos azulejos espectaculares en el exterior y filas de botellas de cerveza llenas de polvo en su interior, La Dolores, lleva sirviendo cañas bien frescas desde los años 20. Hay una pequeña lista de tapas, que están buenas aunque algo caras. Sus especialidades: los ahumados, las anchoas y la mojama.

Restaurantes, Vegetariana

Tiyoweh

icon-location-pin Barrio de las Letras

Raciones abundantes, platos bien sanos y apetitosos en un ambiente afable, no exento de ese hipismo que suele venir asociado a lugares vegetarianos. De hecho, además de restaurante y tetería biosaludable dan clases de crecimiento personal, yoga... Un espacio multifuncional que incluye una tienda de productos ecológicos. El bienestar en muchas de sus declinaciones es el pilar sobre el que se sustenta esta propuesta. En verano arman sacan una mesita a la calle y tienen un menú diario a firmes y atractivos 10 euros.  

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Mediterránea

El Azul de Fúcar

icon-location-pin Barrio de las Letras

Este pequeño café con encanto del Barrio de las Letras es una de las mejores opciones para desayunar, merendar e incluso comer algo ligero antes de visitar el Triángulo del Arte. Es ideal para desconectar de la rutina y también para llevarte el trabajo a un lugar más agradable, ya que cuenta con una buena conexión wifi y es habitual ver algún que otro portátil sobre sus mesas de madera. Sus desayunos son muy recomendables, así como su menú del día, sabroso y económico.

Restaurantes, Portuguesa

Atlantik Corner

icon-location-pin Sol

No es fácil jugar en los alrededores de la plaza de Canalejas, a un paso de Sol. Es una zona con mucho turismo, repleta de locales a granel, donde hay mucha paja y poco trigo. Alcanzar a los clientes potenciales y a la vez mantener una personalidad propia es a lo que aspira (y consigue) este rincón abierto hace apenas dos semanas, de paredes blanquísimas, iluminación tenue y detalles rústicos. Un espacio donde conviven la zona de barra y el restaurante, ambos informales pero separados.

Mostrar más
Advertising