Dónde comer en agosto: restaurantes que no cierran por vacaciones

¿Quieres salir a comer este mes y crees que no vas a encontrar nada abierto? Echa un vistazo a nuestros restaurantes favoritos que abren también a partir del 31 de julio

Madrid ya no se queda desierto en agosto. Los madrileños cada vez se reparten más las semanas de vacaciones y, aunque la actividad disminuye considerablemente en la ciudad cuando llega el 31 julio, hay restaurantes, bares, teatros y cines que siguen al pie del cañón. Aquí tenéis una selección de algunos de nuestros lugares favoritos para salir a comer o a cenar durante este mes estival.

Raro rare

Carlos Moreno Fontaneda, sí el de las galletas. No, no es broma. Es familia. A ver por qué razón iba a estrenarse como hostelero con el Bar Galleta y luego El perro y la galleta. El éxito le ha llevado a abrir este tercer negocio. Lo que cuelga en las paredes –y están repletas hasta el techo- pertenece a la muy ‘sui generis’ colección de su tío (la familia, de nuevo) y para cerrar el primer adjetivo de su nombre –Raro- desde un plano gastronómico preparan crestas de gallo rebozadas y ancas de rana.

Malasaña

Lady Madonna

No hay noche que no te encuentres una cena de amigos en este restaurante. Su amplio espacio, su decoración vintage y muy acogedora y su horario non-stop atraen cada semana a todo tipo de público. Es perfecto para venir a desayunar, una comida de empresa y disfrutar de un brunch o unos cócteles los fines de semana. Su carta fusiona lo mejor del producto español con toques internacionales y se encuentra en constante renovación.

Alonso Martínez
Advertising

Nice to meet you

Una terraza 360 grados en la planta 14 de un edificio de Gran Vía, en la confluencia con Plaza de España. Ya solamente por la desconexión que despiertan estas vistas merece la pena acercarse a picar algo o como útil as en la manga para sorprender a alguien reservando aquí una mesa (aconsejamos la visita diurna o dejarse caer antes de la puesta de sol). El interiorismo del restaurante, de líneas elegantes e integrado en el novísimo Dear Hotel, lo firma el estudio de Sandra Tarruella.

Centro

Bacira

Vaya por delante. Cenamos lo que cenamos pero, como el Barça o el Real Madrid, los chicos de Bacira pueden tirar de carta (bien compensada y atractiva en opciones) y hacer dos plantillas completas sin perder ninguna de sus virtudes, sin que el juego apenas se resienta. Se quedaron para próximas visitas (que las habrá a la mínima oportunidad) la carrillera de cerdo ibérico, el tiradito de vieras, el plato de setas que manda la temporada y su versión del Drácula, aquel helado de nuestra infancia.

Chamberí
Advertising

Taberna Arzábal

Uno de los ejemplos más logrados de la llamada taberna ilustrada en la ciudad. Tiene una barra rebosante de tapas y raciones y una importante selección de vinos por copa. Al fondo un pequeño comedor permite estirar la visita a platos más elaborados, sin alardes, pero replican con gusto la comida casera.

Retiro

Bistronómika

Aquí saben tratar el pescado. El muy curtido chef Carlos del Portillo es un apasionado del producto marino y ha apostado todo por este espacio que por primera vez, después de una dilatada experiencia, gobierna él mismo.  Carta breve pero con nombres tan telegráficos como apetecibles: Alcachofas-Vieira-Mejillones, Pulpo brasa-Ajo negro-Berza, Pescado salvaje-Calçots… Les fascinan igualmente los guisos y preparan diariamente unos estupendos platos de cuchara (fabes, callos, marmitako…).

Barrio de las Letras
Advertising

El Chiringuito de El Señor Martín

Vale que en Madrid no tenemos playa, pero desde hace unos meses estamos más cerca de sentir la brisa marina gracias a un nuevo restaurante que acaba de abrir sus puertas en pleno centro de la ciudad. Un chiringuito urbano se ha instalado en la calle Mayor, con su pescaíto frito, su aire marinero y hasta con lonja propia. Este ‘beach bar’ está avalado por El Señor Martín, reconocida pescadería del Mercado de San Miguel que se atreve ahora con la hostelería. Así, la calidad de los pescados y mariscos que ofrecen en su carta está más que garantizada.

Sol

Chifa

4 de 5 estrellas

El Grupo Bestiario no da puntada sin hilo. Aquí hay pasión, técnica y muchas ganas de experimentar y crear platos sabrosos, originales, de una personalidad incontestable. El inquieto Estanis Carenzo está detrás de este restaurante donde la fusión adquiere una de las cotas más altas que se pueden encontrar en la ciudad. Carta breve, platos intensos y bien equilibrados, decoración minimalista, a la neoyorquina.

Chamberí
Advertising

Canseco y Mesteño

Jesús Almagro (antes en Piñera) desembarca en el hotel NH Collection Palacio de Tepa con estas dos propuestas. Es su proyecto más personal hasta la fecha. Tras el primer nombre –homenaje a un famoso relojero del silo XIX- se esconde una barra (y varias mesitas) donde el cocinero destapa su lado más informal, que se mueve entre la tradición más castiza (siempre son bien recibidas unas croquetas, una ensaladilla…) y los apuntes personales (mazorca de foie y maíz frito, verdinas con bacalao y pasas, yogur quemado y fruta de la pasión…).

Barrio de las Letras

El perro y la galleta

Tras lograr un flujo constante de clientes en el Bar Galleta, emplazado en Malasaña, Carlos Moreno Fontaneda (sí, el apellido remite a nuestras queridas galletas) redobla su apuesta gastronómica en este espacio a dos pasos del Retiro. Como tributo a los cánidos y a cierta atmósfera rústica británica, la decoración gustará a muchos y su calidez proporciona esa impresión hogareña.

Barrio de Salamanca
Advertising

Sudestada

5 de 5 estrellas

Argentinos apasionados por la comida asiática son los que regentan Sudestada, la filial madrileña de un favorito en Buenos Aires. Una sala elegante (en madera, espejos y luz cálida) sirve de escenario para un baile de platos sabrosísimos, en su punto de frescor o de picante (en el caso del curry de vaca o pescado). No olvides empezar la velada pidiendo una caipirinha de la casa.

Chamberí
Mostrar más

Críticas y valoraciones

0 comments