1 Me encanta
Guárdalo

Las últimas tendencias gastronómicas en Madrid

Repasamos algunas de las modas culinarias que empiezan a asomar y otras que mantienen firme su apuesta

©The Japanese Burrito

Hay para todos los estómagos y todos los momentos. Vienen, se van, vuelven. Se superponen unas a otras. Viven un suspiro o se multiplican como por esporas saltando de carta en carta hasta conquistar toda la ciudad (sí, estamos pensando en el steak tartar o cualquier tartar). Llenan las arcas de Instagram. Este año lo vegetal, lo saludable, lo orgánico… está siendo uno de los faros más destacados en nuestras despensas y en la restauración. Pero ‘lo verde’ comparte espacio con muchas otras microtendencias tan artesanales como calóricas, tan interesantes como inanes. Mientras llegan los 'cloud egg', ese local que sirve comida de avión, los platos con insectos, los ‘bubble waffles’, ‘crullers’ o el ‘cold brew coffee pie’, os dejamos algunas de las que se han instalado en la ciudad. Ya sabéis bocados como los baos. Un, dos, tres, responda otra vez.

Sushiburrito
1/10

Sushiburrito

Los Frankenstein gastronómicos son una mina inagotable. Hace años fue el cronut, nos han llegado vídeos de la ramen burger… y ahora ya tenemos en nuestras calles esta atrevida combinación entre Japón y México. Y sí, el invento también ha volado desde Estados Unidos. Despegó en San Francisco vía Nueva York, concretamente. Cristina y Fabiola, que acaban de abrir Riko (Fernando VI, 21) en la muy trendy zona de Las Salesas, recogen el guante. Desde su pequeño local sirven con ánimo contagioso su ‘Eres la pera’ (salmón, atún y pickles de pera, guacamole, cebollino y mayonesa de soja) o el ‘Rok’n`riko’ (langostinos en tempura, guacamole, pico de gallo y mayonesa chipotle) o una versión con quinoa. No os perdáis tampoco los que preparan en The Japanese Burrito (Sagasta, 14), aunque aquí los llaman 'japarritos' y podéis probarlos de todos los tipos, con langostino en tempura, con nachos, estilo caprese, etc.

Taiyakis
2/10

Taiyakis

Entre la nueva hornada pocos más icónicos que un taiyaki. Hemos cambiado el mítico cucurucho de barquillo (que cuando es bueno es insuperable) por la silueta de un pez con cuerpo de gofre fino. En La Pecera (Velarde, 2) Luis y Miguel Aliff y Giuseppina Palladino cuentan con un puñado de sabores pero innumerables y muy variopintos toppings para elegir. De su minúsculo y atractivo espacio, sale muchos unicornios. Esa es su versión estrella, que se corona con algodón de azúcar, pero con tantas combinaciones posibles, puedes hacerte un bocado tan personal como quieras. Y si hablamos de renovación heladera no podemos olvidarnos del maestro Jordi Roca. En su Rocambolesc capitalino es fácil quedarse atrapado en cada mordisco a su panet (brioche relleno de helado y todos los toppings que te imagines; hay más de una veintena).

Cachopo
3/10

Cachopo

Poco a poco, como una corriente de baja intensidad, el cachopo, aún estando  presente en restaurantes asturianos, ha ido ganando espacio –porque a nosotros ya nos tenía ganados- hasta tener una ruta propia, apadrinada por varios establecimientos, y un campeonato nacional a mayor gloria de esta carne empanada que luce desde hace un tiempo múltiples (y polémicos) rellenos. Seguro que incluso llegó a vuestros oídos aquella máquina expendedora de esta contundente “delicia” norteña. ¡Puxa! Probadlo en La Montaña (Andrés Mellado, 3). Si  lo quieres en casa, apunta esta sidrería: A Cañada DELIC Experience. Encarga el menú Cachopo express y vete haciendo hueco en la mesa del salón a cualquiera de sus 15 variedades.

Polos
4/10

Polos

Ni las bicicletas son sólo para el verano ni mucho menos, visto lo visto, los polos. La fiebre arrancó con Lolo Polos y coge carrerilla ahora con Nordikos (Pez, 2). Son parecidos pero no son lo mismo. Comparten ingredientes naturales, buscan sabores nuevos, no tiran de conservantes ni colorantes y todos entran por los ojos. Los que llegaron primero lo hicieron hace un par de años y suman ya tres tiendas en la ciudad. Los segundos abrieron hace unos meses en Malasaña y sus creaciones te descubren ingredientes tan atípicos y sugerentes como el espino amarillo o la mora ártica. Y aún hay otra dirección más. Directa desde Galicia a Chueca, Isabel Alborés, de reconocida familia pastelera/panadera, nos trae sus placenteras creaciones, a las que no llaman polos sino popitos. Apunta: Heladería Gamela (Pérez Galdós, 5).

Cereales
5/10

Cereales

Muchos los han calificado como hijos de la gentrificación más feroz. Sea como sea, tras asomar la cabeza y consolidar su viabilidad en Nueva York y Londres, nos llegan esas coloristas estanterías repletas de cajas de Lucky Charms, Froot Loops, Kellog’s, incluso muesli, cereales sin azúcar y alguna opción bio. Id a buscar el que será vuestro bol mañanero preferido a Cereal Hunters Café o Cereal Lovers. O el de vuestros hijos. También podéis daros ese “guilty pleasure” allí mismo y combinar cada cucharada 'crunchy' con distintas bebidas y múltiples toppings (tú eliges el nivel de calorías que puedes o quieres tolerar en una sentada). Despierta el niño que hay en ti. Un día es un día.

Poke
6/10

Poke

Has vuelto al trabajo y otra vez sin vacaciones en las playas en Hawái. Nosotros tampoco. De hecho, lo más cerca que vamos a estar en la vida de la isla norteamericana va ser el penúltimo plato healthy de moda. Arroz, vistosas verduras y pescado (normalmente marinado). Algas, salsa de soja, chile seco… son algunos extras de un bol equilibrado, nutritivo, sabroso y práctico. Ingredientes a primerísimo primer plano. Tampoco hay olas para surfear en Aloha Poké (puedes marcarte un DIY) ni La Pagoda pero sus interpretaciones son tan convincentes como saludables.

Sin reservas
7/10

Sin reservas

Empezamos haciendo cola en la calle un otoño para darnos un homenaje en Nakeima, luego nos armamos de paciencia esperando que se libere un hueco en Sala de Despiece y ahora estamos sincronizados con el horario de apertura de Arallo Taberna para poder sentarnos en la barra. ¡Premio para todos esos que llegan un poco antes de la hora a sus citas! Estos sitios son vuestro hogar. Y es una suerte.  

Kombucha
8/10

Kombucha

Acudamos a las fuentes. A Wikipedia, vaya. Bebida fermentada de ligero sabor ácido obtenida a base de té endulzado fermentado mediante una colonia de microorganismos gelatinosa con nombre científico 'Medusomyces gisevi'. Suena raro pero desde que probamos las versiones que prepara la gente de Rayén Vegano y los cócteles de Nacho Sánchez en su reciente Pizzi & Dixie podemos decir que somos buenos amigos de esas bacterias y hongos.

Superbatidos
9/10

Superbatidos

El último en llegar y hacerse fuerte a la hora de saciar ese antojo entre horas (o entre compras por el centro) es Malvy’s Shakes (San Onofre, 6). En un interiorismo color pastel con banquetas y un sofá/escaparate, la combinación parte del blanco de la leche entera, fresca, desnatada, sin lactosa o de soja para llegar a un resultado final con una gama cromática tan insólita que en nada recuerda a la casilla de salida. Por el camino escoges entre una divertida galería de toppings (macarons, lacasitos, oreo, nubes…) y varios sabores (chocolate, café, avellana…). Vamos, que su serie ‘crazy shake’ hace honor a su nombre. Todo el universo de Willy Wonka en vaso largo y ancho. 100% artesano y vegano. Eso dicen. ¿No se os llena el estómago sólo de verlo? Si buscáis más milkshakes, pasaos por la hamburguesería de las colas infinitas. Sí, por Five Guys.

Carnes de larga maduración
10/10

Carnes de larga maduración

Gusto intenso vs. posibles problemas sanitarios. El debate lleva tiempo servido en la mesa. Hay partidarios y detractores a partes iguales entre especialistas del sector y consumidores. Para los últimos tenemos un par de direcciones donde pueden probar de primera mano (ese trabajo de afinación se paga, claro) y debatir después en la sobremesa que acompaña a todo encuentro carnívoro. Uno de los mejores asadores de por aquí es La Taberna de Elía (Vía de las Dos Castillas. Pozuelo de Alarcón), que se provee del prestigiosa empresa Cárnicas Lyo. Pero, si prefieres sorprender en la barbacoa con amigos que cierra el verano acercaos a CarniCo (Eloy Gonzalo, 33), un templo exquisitamente bien dispuesto para los amantes de la carne.  

Críticas y valoraciones

0 comments