Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Las mejores tiendas del Rastro

Las mejores tiendas del Rastro

Un repaso por los locales imprescindibles del mercadillo más famoso de Madrid y una guía de supervivencia para encontrar auténticas gangas

El Rastro
Por David Farrán de Mora |
Advertising

El Rastro de Madrid, es sin duda uno de los  sitios más populares de la ciudad, y de visita obligada para todo adicto a las cosas vintage. Sin embargo, El Rastro de 2017 casi no tiene nada que ver con el de hace unos años. La gentrificación (que alcanzó su cima con la aparición de un pop up de Ikea) lo ha transformado en una cosa, ni mejor ni peor, tan sólo diferente. Pasear por sus callejuelas es ahora parecido a estar por un barrio chic lleno de tiendas de decoración, librerías, cafeterías, tiendas gourmet, pero con la gracia de seguir disfrutando de las típicas almonedas 'old school', y los domingos de los puestos callejeros.

Atrás quedaron las calles donde se vendían animales, los puestos de berenjenas y encurtidos, los mercados ilegales de juegos de ordenador, las reuniones de cambios de cromos, los maravillosos puestos de 'bag ladies' ofreciendo todo tipo de cosas imposibles (mítica era una señora que vendía vinilos traídos en cientos de bolsas de plástico, o un señor muy anciano de origen magrebí vendiendo piezas dentales usadas, u otra matriarca de etnia gitana vendiendo abrigos de pieles), o simplemente los puestos de gente que iban allí a vender las cosas que ya no usaban, en plan precursores de Wallapop.

La caza de chollos es ahora mucho más complicada con la aparición de las tiendas vintage, que han encarecido todo en esta zona, destrozando de alguna manera el verdadero espíritu de lo debería ser un "mercado de pulgas" o un rastro: la caza de un objeto antiguo único pagando por él casi nada. Esta evolución ha hecho que todo sea mucho más caro, aunque también ha dotado de otro estilo mucho más chic al barrio de La Latina.

Sin embargo todavía es posible encontrar esos ansiados chollos y os vamos a dar las claves con estos consejos de supervivencia en El Rastro. Por donde hace décadas campaban a sus anchas traperos, buhoneros, chatarreros, ropavejeros, cacharreros, chamarileros, afiladores, charlatanes... pasean ahora hípsters, millonarias pijas, modernos de todo tipo, 'cool hunters', 'influencers' digitales o juntaletras de tendencias en plan postureo máximo para luego subir sus fotos a Instagram y otras redes sociales. ¿Será esto el principio del fin del Rastro madrileño? Seguramente no, es simplemente una evolución.

Así que hemos seleccionado una serie de tiendas para poder entender la evolución del Rastro. Desde las de toda la vida para buscar entre montañas de objetos y muebles apilados, a los espacios más de revistas de estilo para bolsillos privilegiados, pasando por nuevos conceptos que mezclan  el diseño contemporáneo con el "chatarreo chic".  El Rastro del 2017 es pura mezcla de estilos, lo que le convierte en uno de los más interesantes de toda Europa. Pasen y vean.

RECOMENDADO: Tiendas de decoración en el Barrio de las Letras.

Tiendas

La Brocanterie

Embajadores

Esta tienda es paradigma de los nuevos locales del Rastro: ocupando locales de antiguos chatarreros y buhoneros para convertirlos en espacios de diseño retro para gente con alto poder adquisitivo en busca del logo de AD para entrar a comprar.  Vintage, Retro, Art decó, años 50-60-70, telas baraka de Marruecos, focos, faroles, lámparas, mueble industrial son algunas de las piezas que trabajan e intentan dar un toque de buen gusto. También te localizan muebles que estés buscando y hacen proyectos de interiorismo. El Rastro gentrificado siglo XXI tiene también su punto.

Tiendas

Curro Carmona

Embajadores

Curro Carmona era un  trapero que montó esta tienda hace muchos años en el castizo Rastro. Un local del que en los 90s se nutrió toda la escena de clubbing, que compraba allí la ropa o varias marcas vintage de la cultura de club que pillaban todo y ponían su etiqueta para intentar ser Michael Alig, incluso editoriales de moda de revistas tipo Vanidad o Neo2 vistieron a sus modelos con el vintage de esta tienda haciéndolo pasar como tendencia. Recuerda a aquellos vetustos almacenes de los 60 y 70 regentados por traperos y ropavejeros.

Advertising
Tiendas

Tailak

Embajadores

Esta tienda está especializada en alfombras y tapices con origen en la Ruta de la Seda, en la mítica ciudad de Bukhara, cerca de Samarcanda, en lo que es hoy Uzbekistán. Alfombras semi-antiguas de Afganistán y Asia Central, cojines de ikat de seda y terciopelo, y también de kilim; textiles como suzanis y grandes alforjas de alfombra ideales para crear un chill-out. Pueden conseguir cosas por encargo, como las famosas War Rugs, con escenas bélicas y de armas producidas en Afganistán. Lo mejor es que los precios son muy razonables.

Tiendas

Ranger

Embajadores

En el Rastro old school, una de las zonas más características era la de enseres militares, que ocupaba varias calles aledañas a Ribera de Curtidores. Una vez desaparecida esa zona castrense han sobrevivido un par de tiendas donde encontrar todo tipo de ropa y parafernalia militares, tanto de la Legión, como de la Armada, Policía Militar, Ejército del Aire, Guardia Civil... todo a precio de saldo. Una de ellas es Ranger, que además tiene mucho vintage militar aparte de lo actual. Un paraíso para los fans de la estética militar.

Advertising
Tiendas

IKB 191

Embajadores

Esta tienda era la antigua LA Studio y ha mutado a piezas más asequibles, modernas y de diseño de mediados del siglo XX. Pretenden reunir piezas de carácter internacional acercándolas a todos los bolsillos. y para conseguirlo recorren toda Europa en busca de objetos y mobiliario que ejemplifiquen el mejor diseño del siglo XX. Consiguen verdaderas joyas, que una vez restauradas forman un bosque de diseño difícil de ver en otros espacios. Taburetes y lámparas Memphis, muebles checos años 70, jardinería metálica en forja, muebles industriales, italianos años 50... es un verdadero delirio de piezas de diseño firmadas. Para ahorrarse buscarlas en los chatarreros y traperos es el sitio ideal. Eso sí todo ese diseño y trabajo de selección hay que pagarlo, claro.

Underground Moda
©Roberto de Baltasar
Tiendas, Tiendas de segunda mano

Underground Moda

La Latina

Fue pionera en el Rastro ya en los años 90, cuando el rollo vintage empezaba a ser moderno y a ser usado como ropa de clubbing. No es la típica tienda de traperos (para eso ya están los puestos de ropa a peso de la Plaza Vara del Rey) y seleccionan y cuidan las reliquias textiles que venden.  Suelen entrarles grandes stocks de los 70 y 80, aunque las tallas pueden ser algo pequeñas. Los precios no son baratos, pero asequibles si se comparan con tiendas de segunda mano de Brick Lane en Londres por ejemplo.

Advertising
Tiendas

Almoneda Gamella

La Latina

Es la típica tienda de cacharros de todo tipo a precios para todos los bolsillos, además son especialistas en atrezo para obras de teatro y cine. Es uno de los últimos reductos de las tiendas que había en los años 60 y 70 donde puede convivir un cómoda Luis XV con un precioso centro de cristal de Murano, un retrato en estaño de Franco, un álbum de cromos de Fabiola de Bélgica, un espejo sol de forja... mezclas disparatadas que esconden verdaderos tesoros de los que hay que estar muy pendiente para no dejarlos escapar. Y no se pasan con los precios.

Tiendas

Juanito Librería

Embajadores

Librería Juanito es una de esas raras joyas que todavía persisten en El Rastro. Es una pequeña tienda  que almacena todo tipo de revistas y libros antiguos por muy raros que parezcan. Hay que rebuscar mucho en este paraíso de los libros, y cuanto más se busca más libros bizarros aparecen, y a precios de saldo, pues la gente cada vez quiere leer menos en papel. Los domingos sacan todo a la calle, para que sea más visible, pero recomiendo entrar para disfrutar de la experiencia en todo su esplendor.

El Rastro de Madrid

-Los domingos hay que madrugar y estar a las seis de la mañana para encontrar todo lo bueno en los puestos de los gitanos. La idea es adelantarse a los dueños de algunas tiendas, que cual buitres van a la caza de joyas para luego venderlas en sus locales con un 300% de beneficio. Una opción es salir el sábado e irte de after a la caza de tesoros.

-El ‘dress code’ es importante para ir al Rastro y a la hora de regatear. Los chatarreros y demás gente que venden cosas en la calle ya han aprendido a detectar a ese nuevo público pijo y si te ven muy bien vestido van a pedir precios demasiado altos. Mejor llevar ropa de batalla.

-A la hora de regatear, un truco es interesarse por algo pero pedir el precio de otra cosa. Una vez rechazado el precio preguntar (como si no interesase) por lo que realmente queremos. Así conseguiremos una cifra que sea un chollo.

-Sed pacientes e insistid en la búsqueda de cosas. Hay mucha ‘basura’ a la venta y para conseguir piezas buenas hay que hacer muchas visitas, rebuscar entre todos los cacharros. La suerte hay que trabajarla.

-Hacerse amigo de los propietarios de las tiendas y los puestos de las cacharrerías y almonedas es otra buena idea. Así buscarán lo que les pidamos, harán buenos precios y guardarán las piezas que nos interesan.

-No caer en el síndrome de Diógenes (es decir, un trastorno mental que hace que la persona acumule todo tipo de cosas sin sentido y como si en ello le fuese la vida), y buscar lo que realmente se necesita.

-Como muchos propietarios de las cacharrerías sí parece que padecen este síndrome, conviene tratarles con cuidado y respeto y que no vean que se le están arrebatando sus tesoros. Valorar sus objetos, por muy bizarros que sean.

Recomendado
    También te gustará
      Advertising