Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Abedular de Canencia, (Madrid)
ShutterstockAbedular de Canencia, (Madrid)

15 escapadas a lugares inesperados de Madrid

Guía práctica para ir de sorpresa en sorpresa y descubrir bosques, pueblos y monumentos lejos de aglomeraciones

Escrito por
Óscar Checa
Colaboradores
Dani Cabezas
y
Isabel Gil
Publicidad

Bosques, cascadas, castillos, lagunas, museos... ¿seguro que conoces todos los rincones de la Comunidad? Desde luego, cuando uno se pone a viajar por Madrid se da cuenta de que es mucho más grande de lo que aparenta y de que guarda muchos lugares inesperados o, al menos, no tan conocidos. Estos son algunos de esos enclaves que te gustará descubrir y en los que repetirás aquello de “¡pero, ¿por qué no vine yo aquí antes?!”

RECOMENDADO: Los lugares más bonitos de Madrid

El valle de la Angostura
Shutterstock

1. El valle de la Angostura

¿Sabías que el arroyo de la Angostura es, en realidad, el río Lozoya? Sí, sí, antes de convertirse en un río más caudaloso recibe esa denominación, la misma que el valle por el que discurre, entre Peñalara y Rascafría. El nombre del valle es tan evocador como los paisajes que encontrarás aquí, con decenas de riachuelos, saltos de agua, puentes y miradores que parecen escenarios de película. Y si no apunta por ejemplo este lugar: el puente de la Angostura. Parece de 'attrezzo' pero en realidad lleva ahí unos cuantos siglos pues dicen que lo mandó construir Felipe II para poder ir desde la Granja de San Ildefonso al Monasterio de El Paular.

La ciudad romana de Complutum
©Rubén Gámez/Turismo de Alcalá de Henares

2. La ciudad romana de Complutum

Lo de ‘complutense’ te suena, ¿verdad? Pues viene de Complutum, la ciudad romana del siglo I a.C. que dio origen a la actual Alcalá de Henares y cuyo nombre parece derivar del verbo ‘compluere’ o del término ‘compluo’, que significa confluencia de aguas. Esa confluencia sería la de los ríos Henares y Camarmilla. Hoy, una buena parte de la antigua ciudad romana se conoce gracias a las excavaciones arqueológicas. El yacimiento está abierto a las visitas y en él se han descubierto curiosidades como que contaba con muchos jardines con plantas exóticas traídas de oriente (cedros, jazmines, tilos) y animales como pelícanos, que sus habitantes tenían como mascotas. No te pierdas los mosaicos o las paredes decoradas de la llamada Casa de los Grifos. Los domingos se programan visitas guiadas. Te recomendamos que te apuntes a alguna de ellas.

Publicidad
El Arboreto Luis Ceballos
Shutterstock

3. El Arboreto Luis Ceballos

Está en el Monte Abantos, en San Lorenzo de El Escorial, y es eso, un museo vivo de especies forestales. Nació como lugar enfocado a la investigación, pero ahora es también uno de los rincones naturales más curiosos dedicados a la divulgación y abierto al público. Aquí podrás ver más de 200 especies de árboles y arbustos autóctonos de nuestro país, de todas las Comunidades excepto de Canarias (la razón es que el clima de la sierra de Madrid no tiene nada que ver con el de las Islas y las especies vegetales canarias no sobreviven). Se puede recorrer por libre o a través de una visita guiada en la que no solo nos hablan de los árboles, sino de la importancia de los bosques y nuestra relación ancestral con ellos.

El castillo de Villaviciosa de Odón
Turismo Villaviciosa de Odón

4. El castillo de Villaviciosa de Odón

Tan inesperado es el edificio como su actual uso. Hablamos de un castillo, el de Villaviciosa de Odón, que tiene una historia de lo más singular. Desde que se levantó, a finales del siglo XV, se ha ido reformando y reconstruyendo continuamente porque cuando no lo destruían en una revuelta lo quemaban o lo dejaban en el olvido. Sirvió de aposento a Fernando VI, de cárcel para Godoy, de escuela a los primeros ingenieros de montes de nuestro país y de granero y casa de labor. Actualmente pertenece al Ejército del Aire y aquí tiene su archivo esta institución. Se puede visitar previa petición y aunque sus salas se han convertido en despachos aún guarda muchas curiosidades como algunos pasajes secretos que servían para huir. Si te asomas al pozo del patio de armas verás las escaleras que conducen a uno de ellos.

Publicidad
El valle de los sueños
El valle de los sueños

5. El valle de los sueños

En la sierra del Rincón, en el entorno de Puebla de la Sierra, uno de los municipios menos habitados de la región, hay un parque escultórico al aire libre conocido como el Valle de los Sueños. 113 obras de más de 60 artistas nacionales e internacionales fusionan el arte con la naturaleza en un recorrido que invita también a descubrir el espacio natural en el que se encuentra, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2005. Como antesala hay que visitar el museo de interpretación, que introduce a través de información y la presencia de otras obras, al itinerario de esculturas que recorre este paraje del norte de Madrid.

El Parque Regional del Sureste
Comunidad de Madrid

6. El Parque Regional del Sureste

Aunque la Sierra suele llevarse la mayor parte de los halagos madrileños, el sur de la Comunidad, que es totalmente diferente, no desmerece en absoluto. Es el territorio de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama, y el entorno natural se conoce como Parque Regional del Sureste. El agua es, pues, el elemento predominante, en forma de ríos, lagunas y humedales. Y eso lo hace perfecto, por ejemplo, para realizar actividades relacionadas con la observación de aves. También encontrarás numerosos senderos y áreas recreativas de uso público. En Rivas y en San Fernando de Henares puedes visitar dos centros de Educación Ambiental para conocer más a fondo los valores naturales de este espacio.

Publicidad
Los puentes de hierro del Jarama
Madrid Turismo

7. Los puentes de hierro del Jarama

Continuando con todo lo que ofrece la zona del Parque del Sureste te proponemos ahora conocer parte de su patrimonio industrial: los puentes de hierro. Al adentrarnos en el área de las vegas de los ríos y ser ésta una zona más humanizada, aparecen los ejemplos de esa presencia del hombre. Y uno de los más curiosos son los puentes de hierro que cruzan el río Jarama, como el Puente de Arganda, que une esta localidad con Rivas-Vaciamadrid, y el Puente de Titulcia. Estas atractivas moles metálicas tienen mucha historia a sus espaldas. El primero nos podría contar anécdotas como la de los cuadros del Museo de Prado, que pasaron por aquí (unos en camiones y otros, como 'Las Meninas', empujados a mano sobre unos rodillos) cuando fueron evacuados durante la Guerra Civil. El segundo seguro que nos hablaría de las dos riadas con las que el ahora calmado Jarama se lo llevó por delante...

El museo de Falúas Reales
Belén Imaz

8. El museo de Falúas Reales

Está un poco escondido en el Jardín del Príncipe de Aranjuez pero sé paciente y búscalo porque el museo del que hablamos guarda algo muy raro y sorprendente: una colección de falúas. Y no unas falúas cualesquiera, no, sino las falúas reales, las que utilizaban los reyes españoles para distraerse en sus ratos de ocio en los palacios. Hablamos de barcos: una falúa es un tipo de embarcación fluvial de recreo similar a una góndola. Las que usaban los monarcas y que se conservan aquí son verdaderas obras de arte, pues ellos no iban a ir subidos en la primera canoa que se terciara, claro. En estas barcas surcaban el Tajo por Aranjuez, el estanque de El Retiro o la laguna de Ontígola, mientras escuchaban música, charlaban o se cortejaban. ¡La belle vie!

Publicidad
El abedular de Canencia
Shutterstock

9. El abedular de Canencia

Nos metemos de lleno en la naturaleza, en el Puerto de Canencia, un paso de montaña de la Sierra Norte, a los pies de la Sierra de Morcuera. Aunque los fines de semana suele haber más afluencia, normalmente es un lugar poco transitado, lo que aumenta su atractivo. Aquí abundan los pinares pero en la zona del Abedular te sorprenderá la cantidad de especies de árboles diferentes: tejos, acebos, helechos, robles melojos, pinos silvestres, abetos de Douglas y, por supuesto, abedules. La primavera y el otoño son las mejores épocas para visitarlo. Puedes seguir una ruta circular señalizada que discurre por entornos tan atractivos como la chorrera de Mojonavalle, una cascada de más de 30 metros. Es cierto que no suele tener mucho caudal pero no importa, siempre resulta impresionante.

El museo de Aeronáutica y Astronáutica
Museo de Aeronáutica y Astronáutica

10. El museo de Aeronáutica y Astronáutica

Este museo es muy conocido entre los aficionados a los aviones y puede ser toda una sorpresa para niños y adultos que busquen una exposición diferente. En su área exterior y sus siete hangares refleja la evolución y la historia de la aeronáutica española. Aeronaves, uniformes, condecoraciones, motores, maquetas… todo lo que puedas imaginar y más está recogido en este espacio. Conocer quienes fueron los pioneros de la aviación, descubrir cómo fue la campaña aérea española en el conflicto de África, saber cuáles son las diferencias entre una aeronave de entrenamiento y las de caza y combate o de acrobacia, y averiguar quien era Juan de la Cierva y qué aeronave diseñó, son sólo algunas de las curiosidades que se pueden aprender en una visita.

Publicidad
El charco del Hervidero
© Jesús Pérez Pacheco

11. El charco del Hervidero

Seguimos en el entorno de la sierra madrileña, aunque a menor altitud. Esta vez el protagonista es un río, el Guadalix, y en concreto el tramo que llaman las Cascadas del Guadalix o el Charco del Hervidero. Los dos nombres son pertinentes: el río tiene que salvar un corte de roca en su lecho y forma pequeñas cascadas que conducen el agua hasta un remanso (el ‘charco’) antes de continuar su camino. En la ruta que lleva hasta allí verás algunas construcciones como algún tramo elevado del canal del Guadalix o el azud del Mesto, una presa -hoy en desuso- que se construyó precisamente para desviar agua hacia el canal.

El museo Lunar de Fresnedillas de la Oliva (cerrado temporalmente)
Museo Lunar de Fresnedillas de la Oliva

12. El museo Lunar de Fresnedillas de la Oliva (cerrado temporalmente)

A menos de una hora de Madrid se ubica un pueblo rebosante de encanto: Fresnedillas de la Oliva. Pero en este caso no lo es (sólo) por su arquitectura o la belleza de su entorno, sino porque aquí se erige el Museo Lunar, creado para conmemorar el 40º aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Fue aquí donde la NASA instaló la sede de la Estación Apolo y una de las tres antenas de seguimiento para mantener contacto con el centro de control de Houston (EE UU). Fueron ellos, los trabajadores de la estación, los primeros en escuchar y retrasmitir al mundo la famosa frase de Neil Armstrong: “Houston, aquí la base de la Tranquilidad, el Águila ha alunizado”. 

Publicidad
La Vía Verde del Tajuña
Vía Verde del Tajuña (foto: Nicolas Vigier)

13. La Vía Verde del Tajuña

Las Vías Verdes son antiguos trazados ferroviarios reconvertidos en senderos. Rutas ideales para recorrer en bicicleta o a pie y con las que descubrir la geografía española de una manera única. En Madrid contamos con una muy especial: la Vía Verde del Tajuña, que discurre junto al río del mismo nombre y atraviesa un agradable paisaje de vegas. En total, 47 kilómetros de una dificultad más que asequible para cualquiera. 

La Ruta del Vino de Madrid
Ruta del Vino de Madrid

14. La Ruta del Vino de Madrid

También se puede hacer enoturismo en Madrid, claro que sí. Y la mejor manera es seguir las propuestas de la Ruta del Vino de Madrid, recién incorporada a la marca Rutas del Vino de España. Aquí encontrarás de todo para planificar tu viaje: alojamientos, restaurantes, enotecas, tiendas, bodegas visitables y actividades. Los pueblos, las tradiciones relacionadas con el mundo del vino y la gastronomía también forman parte de la escapada. Aldea del Fresno, Brunete, Colmenar de Oreja, Morata de Tajuña, Navalcarnero, Nuevo Baztán, San Martín de Valdeiglesias, Tielmes, Valdelaguna, Valdilecha, Villa del Prado y Villarejo de Salvanés son los municipios que integran esta Ruta del Vino y donde aprenderás cosas como qué son los taninos, el retrogusto o un 'coupage'. Pero no te agobies, que nadie te va a hacer un examen después: ¡el propósito es disfrutar!

Publicidad
El castillo de la Coracera
Castillo de la Coracera

15. El castillo de la Coracera

A unos 70 kilómetros de Madrid, cerca del pantano de San Juan se encuentra este misterioso castillo medieval en la localidad de San Martín de Valdeiglesias. Construido como fortaleza defensiva, fue también utilizado como punto de reunión de ejércitos y finca de recreo de su dueño, el contestable de Castilla don Álvaro de Luna. Construido en el siglo XV, es accesible para visitas y ahora además, es sede emblemática de la Denominación de Origen de los Vinos de Madrid y por ello cuenta con un monumental botellero de 60m2 situado en la antigua bodega de la torre del homenaje.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad