Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Alicante. Playa del Postiguet
Shutterstock

7 escapadas en tren por menos de diez euros desde Madrid para este verano

Ciudades para una escapada en alta velocidad a precio de risa

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

La llegada de nuevos trenes de bajo coste y el anuncio de una reducción drástica en los precios del AVE, hace que nos entren más ganas aún de viajar. Te contamos cuáles son las ciudades a las que puedes llegar en tren de alta velocidad por menos de 10 euros el trayecto. Porque eso se merece un viaje. 

RECOMENDADO: 8 excursiones diferentes para hacer en tren desde Madrid

Zaragoza, adem√°s del Pilar
Asalto

1. Zaragoza, adem√°s del Pilar

Zaragoza es una de esas ciudades aparentemente pequeñas (con cerca de 700.000 habitantes) que sorprenden. Sobre todo si vas a pelo,: sin guía y sin información previa. Porque nada más bajar del tren te das cuenta de todo lo que te has estado perdiendo (y no nos referimos a una visita a la catedral del Pilar, aunque hasta eso merece la pena): su ruta de arte urbano (desde 2015 se celebra el Festival Asalto, que ha hecho de su casco histórico uno de los que más murales tiene de España); el Museo de Tapices, dentro de la 'otra' catedral más improtante d ela ciudad, La Seo, con una de las mejores colecciones del mundo de tapices flamencos de los siglos XV, XVI y XVII; y rica gastronomía, desde el tapeo en el barrio del Tubo a restaurantes con estrellas Michelin: Cancook, que justo está de estreno en su nueva ubicación en León XIII, 2-4. 

Cómo llegar: 1,15 minutos desde la estación de Madrid Atocha hasta la de Zaragoza Delicias con AVE, Avlo y OUIGO. Los billetes cuestan desde 5,80 euros el trayecto de ida. 

Valencia, para recorrerla en bici
Shutterstock

2. Valencia, para recorrerla en bici

Valencia está 'on fire'. Mientras países como Finlandia presumen de ser los más felices del mundo, nosotros podemos estar muy orgullosos de lugares como Valencia, elegida como la ciudad más saludable del mundo. La capital levantina, que este año luce el título de Capital Mundial del Diseño 2022, es una ciudad abierta al mar y con un carril bici envidiable (de los mejorcitos de España). Y no se nos ocurre mejor medio de transporte para recorrerla (con más o menos relax, que para eso es una llanura): de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, al Centro de Arte Contemporáneo que está revitalizando el barrio de Carmen, o Bombas Gents, el nuevo 'hot spot' de las exposiciones, levantado en una antigua fábrica Art Decó de los años 30. Para un poco de canalleo, la Fábrica de Hielo, puerta de entrada al barrio más alternativo del momento: el Canbayal (no podréis dejar de mirar sus fachadas, algunas modernistas, rematadas con azulejos de colores). Y todavía no hemos hablado del aspecto gastro: su mercado central (entre los mejores del mundo) es parada obligatoria. Un armazón modernista de hierro y cristal levantado en 1928. En su interior se esconde el bar tradicional más gourmet, con el sello de Ricard Camarena (un imprescindible). Y de ahí, a Ruzafa, punto cardinal clave para los amantes del brunch y el tapeo, el almuerzo (o 'esmorzaet') y las comidas copiosas con sobremesa. Dulce de Leche, Casa Amores, Canalla Bistró o Fierro, son solo algunas direcciones para no perdérselas. 

Cómo llegar: En 1,40 minutos desde la Estación de Madrid Atocha hasta Valencia Joaquín Sorolla con AVE, Avlo y OUIGO. precio de los billetes desde 7 euros el trayecto de ida. 

Publicidad
Tarragona, pasado romano
Shutterstock

3. Tarragona, pasado romano

La gran desconocida de Cataluña. Tarragona es una de esas ciudades que cuando las visitas, piensas: tengo que venir más. Tiene patrimonio romano para aburrir (en el buen sentido), por supuesto protegido por la Unesco (Tarraco fue fundada en el siglo II antes de Cristo). Si hubiera que elegir solo algunos de los muchos que salpican la ciudad (y la provincia), nos quedamos con estos: el anfiteatro romano, en primera línea de mar; el barrio Part Alta, en el casco antiguo de la ciudad, con su coquetísima plaça del Rei; el pintoresco claustro de la catedral de Tarragona, porque sí, Tarragona también tiene la suya propia; y el paseo arqueológico, un kilómetro de camino empedrado en paralelo a las antiguas murallas romanas. 

Cómo llegar: En 2,14 horas con AVE y Avlo, desde la estación Madrid Atocha hasta Camp Tarragona. Precio de los billetes desde 7 euros por trayecto. 

Alicante, playa y algo m√°s
Shutterstock

4. Alicante, playa y algo m√°s

Junto con las de Valencia, las de Alicante son las otras playas de Madrid. Y si eso ya era así yendo en coche (4,15 horas), con tren de alta velocidad la ciudad levantina se convierte más que nunca en nuestra segunda casa. Y aunque el clima siempre suele ser benévolo y la playa suele ser la primera opción (la del Postiguet, con la icónica imagen del castillo en lo alto de la montaña es la más conocida de la ciudad), nunca sobra un plan B: primero, una visita al Museo de Arte Contemporáneo MACA (con obras de Eusebio Sempere, Chillida, Dalí o Picasso en el edificio civil más antiguo de Alicante), y después, reserva en Manero, el original de la barra de bar delicatessen que ha llegado a Madrid para revolucionar el concepto de tapeo hasta llevarlo a otro nivel. Si quieres conocer de dónde surge, pide mesa. 

Cómo llegar: 2,20 horas desde la estación Madrid Atocha hasta Alicante Eusebio Sempere en AVE. Precio de los billetes desde 13,85 euros el trayecto de ida (vale, es el único que cuesta algo más de diez euros, pero no queríamos dejarlo fuera). 

Publicidad
Cuenca, en plan moderno
Shutterstock

5. Cuenca, en plan moderno

A medio camino entre el asfalto madrileño y el mar mediterráneo, Cuenca sigue siendo una gran desconocida. Aparentemente rural y bohemia, sus casas colgadas, esas edificaciones heroicas que resisten sin despeñarse sobre la escalofriante hoz del Huécar, esconden el primer museo de arte abstracto que se abrió en España (en los años 60, durante la dictadura, aunque en el resto del mundo ya hablaba de Expresionismo abstracto). Dentro, algunas de las obras más representativas de los artistas españoles de la segunda mitad del siglo XX, desde Manolo Millares a Gustavo Torner. Y si sois sibaritas, Cuenca lo tiene todo. Desde una cocina tranquila, repleta de gachas, morteruelo, zarajos y resolí, en La Ponderosa (Ángel es anfitrión y representante de la mejor despensa de mercado) a Trivio, el único restaurante de la provincia con estrella Michelin en el que Jesús Segura está revolucionando esta cocina de secano a base de fermentados y un menú degustación muy económico (menos de 40 euros), todo un homenaje al entorno. Y está a menos de una hora de Madrid. 

Cómo llegar: 54 minutos desde la estación Madrid Atocha hasta Cuenca Fernando Zóbel con AVE y Avlo. Precio de los billetes desde 5 euros el trayecto de ida. 

Barcelona, siempre es buen plan
Foto: shutterstock

6. Barcelona, siempre es buen plan

Si hay una ciudad que nunca para en España, además de Madrid, esa es Barcelona. Por eso es muy difícil elegir solo unos cuantos planes para hacer durante una escapada a la ciudad Condal. Por eso, tenemos una lista con las 101 mejores cosas, algo así como las imprescindibles que tanto autóctonos como turistas deberían hacer en Barcelona al menos una vez en la vida. Incluye desde las mejores rutas de Modernismo (hola Gaudí) a la gastronomía de vanguardia (donde no nos podemos perder GoXO, la primera sede física del Goxismo ilustrado de DAbiz Muñoz, o Salvaje, que también está presente en Madrid) o incluso planes para hacer en familia. Vamos. 

Cómo llegar: Solo 2,45 horas desde la estación Madrid Atocha a Barcelona Sans. En Ave, Avlo y OUIGO. Precio de billetes desde 5,70 euros por trayecto. 

Publicidad
Sevilla, ¬Ņqu√© hay de nuevo?
Shuttestock

7. Sevilla, ¬Ņqu√© hay de nuevo?

Id reservando billete porque Sevilla será, sin duda, uno de los destinos favoritos para conocer este año. La ciudad de la Maestranza, la plaza de España, la Giralda, la Torre del Oro y las Setas (esa pérgola instagrameable de madera y hormigón sobre la plaza de la Encarnación), es mucho más que solera y color especial: es vanguardia hotelera, innovación gastronómica y estrellas Michelin. Si el presupuesto no os da para alojaros en el Raddisson Collection España (el primero de la compañía en España), subid directamente a su azotea y disfrutar con la propuesta desenfadada de Justa Rufina (de los mismos de Picalagartos en Madrid) y con una de las mejores vistas de la plaza de la Magdalena. El nuevo Basque, del genial Eneko Atxa, o Abantal, la barra más solicitada de la ciudad con un menú degustación desde 80 euros que estrena estrella Michelin. Pero hay mucho por llegar, y sabemos de lugares que serán un 'must'. Como el Río Grande, un lugar clásico a orillas del Guadalquivir en el que se reunía la sociedad sevillana de principios del siglo XX y que está ultimando su reapertura (se prevé para el mes de junio) reconvertido en uno de los puntos calientes del ocio de la ciudad. Será lo primero del grupo Larrumba fuera de Madrid. Y eso merece un viaje. 

Cómo llegar: en AVE desde la estación de Madrid Atocha a Sevilla Santa Justa. El precio del billete costará entre 7 y 9 euros por trayecto (pero hay que esperar, a partir de 2023). 

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad