La preciosa casa rural que no te esperas muy cerca de Madrid se oculta en El Escondite de Pedro Malillo
Rusticae

Escapada de fin de semana en casa rural: estas casas de campo son ideales (y varias tienen piscina)

Si buscas sitios con encanto para unas vacaciones exprés, los tenemos en esta selección de casas de campo idílicas (elige bien la compañía)

Noelia Santos
Publicidad

Estas casas rurales tan idílicas están (casi todas) a menos de 200 kilómetros desde el centro de Madrid. Y eso significa que, en menos de dos horas puedes cambiar el estrés por un modo de vida relajado y 'slow'. Cuidado, porque con solo ver sus fotos te van a entrar ganas de organizar tu próxima escapada. Por si acaso, ve haciendo ya las maletas porque aquí huele a viaje... 

RECOMENDADO: Hoteles con mucho encanto (y spa) cerca de Madrid

1. Finca San Cayetano

Si buscáis una casa de campo con las comodidades de un hotel rural de lujo, tenéis que poner rumbo a la provincia de Ávila y marcar en el GPS Candeleda. Ahí, en medio de un pinar y con magníficas vistas a la Sierra de Gata, se encuentra esta finca de aires mediterráneos, capaz de trasladarte con su estética cuidada y su entorno a un paraje como recién salido de Menorca o incluso la Toscana. es perfecta para un fin de semana en grupo, con la familia o los amigos, porque se peude reservar completa (dispone de cinco habitaciones dobles). Un salón amplio con chimenea (para cuando bajen las temperaturas) y terraza con acceso a la piscina de agua salada (ahora que todavía apetece darse un baño), son algunos de sus atractivos. Además de huerto ecológico que nutre la despensa, sobre todo a la hora del desayuno, y muchas actividades para realizar en este entorno (clases de yoga, paseos a caballo, rutas en bici...) si es que queréis salir de la casa, claro. 

¿Dónde? Camino Chilla. Candeleda. Ávila

Distancia: 188 kilómetros, dos horas en coche.

  • Viaje
  • Fuera de Madrid

El nombre de estas casas ruralesEl Escondite de Pedro Malillo, no es casual. Porque si algo tienen de especial sus seis alojamientos con encanto es precisamente su ubicación, ocultas en medio de un gran bosque de robles y encinas a los pies de la Sierra de Gredos. No son las típicas casas de campo, rústicas y con carácter antiguo que uno espera encontrar en un lugar perdido de Ávila, qué va: son lugares todavía más idílicos, de construcción horizontal (una única planta en su mayoría), unas con techos altísimos (lo que permite sumar habitaciones a dos alturas con tejados abuhardillados) y capacidad para hasta 16 personas (eso sí que son vacaciones en familia); otras de tamaño mucho más modesto (perfectas para ir en pareja) pero con zonas comunes dignas de un hotel con muchísimo encanto. No es de extrañar que formen parte de la red de alojamientos Rusticae.  

¿Dónde está El Escondite de Pedro Malillo? Está en Candeleda (Ávila), en la carretera de Chilla. 

¿A qué distancia se encuentra desde Madrid? A 186 km, o lo que es lo mismo, a unas dos horas desde el centro de la ciudad. 

Publicidad

3. La Casa de los Tomillares

Provenzal y muy chic. Tanto que incluso huele a los aromas de L'Occitane. Solo que no, no está en Francia. Este hotelito rural y muy singular se encuentra en el entorno rural de Candeleda, a los pies de la sierra de Gata, en la provincia de Ávila. Una casona de lujo con siete habitaciones y una decoración cuidadísima, con gusto exquisito. Y es que su propietaria es anticuaria de profesión, por eso (casi) todos los muebles que la decoran (y que enamoran al primer vistazo) están a la venta. La cocina también cautiva, sobra decir que sí, es de temporada y local (desayunar bajo la pérgola exterior o a la sombra de la encina no tiene compración) y si os quedáis prendados también de sus platos (y no nos referimos solo a la vajilla, que seguro también os chifla), podéis apuntaros a sus cursos de cocina (todos los sábados de otoño e invierno), impartidos dos chefs formados en la prestigiosa escuela Cordon Bleu. 

¿Dónde? Candeleda. Ávila

Distancia: 181 kilómetros, dos horas en coche

4. Place du Port

Solo hay que recorrer los cien kilómetros que separan el pueblo de Alocén de Madrid para dejarse enamorar por esta casona de principios del siglo xx recuperada y convertida en una casa rural singular y con mucho encanto. Piedra, vigas de madera, rejería en balcones y ventanas... y un coqueto jardín con estanque en el que es imposible no encontrar la relajación. Tiene solo seis habitaciones, y se puede reservar la casa completa, o la mitad, pero siempre en exclusividad (es decir, que no se comprate con otros huéspedes alojados). Y entre sus secretos mejor guardados esconde una bodega, donde se pueden realizar catas de vino o cerveza. 

¿Dónde? Calle Mayor, 61. Guadalajara

Distancia: 66 kilómetros, una hora en coche. 

Publicidad

5. Finca Fuente Techada

Todo, absolutamente todo, en esta casa de campo es tremendamente inspirador. El entorno (once hectáreas arboladas de fresnos y robles, con una laguna y dos arroyos que la atraviesan ), el edificio, cada rincón y cada habitación. No hay lugar en el que no haya un detalle singular para detenerse y mirar con calma. La casa se distribuye en torno a un patio central con una galería acristalada y muy luminosa, con tres salones (uno con bibliioteca y chimenea, otro más amplio para celebraciones y un tercero como zona de juegos). La zona exterior está coronada por un magnífico porche de madera (s. XVII) con unas vistas inigualables. Y todo en ella ha sido recuperado, traído de aquí y de allá, es lo que le da ese caracter vintage decadente, muy romántico y acogedor, que oculta interesantísimas historias, como la de sus ventanas, procedentes de la primitiva maternidad de O'Donnell; o la de sus puertas interiores, de casas de los castizos barrios de Chamberí y Salamanca; o la de los pies que sostienen las vigas de los porches, recuperadas de la rehabilitación del edificio de Tio Pepe en la puerta del Sol. Todo este placer para los sentidos está en Sotosalbos, una pequeña aldea medieval a los pies del Parque Nacional de Guadarrama. 

¿Dónde? Sotosalbos. Segovia.

Distancia: 111 kilómetros, una hora y 20 minutos en coche. 

  • Hoteles
  • Hoteles boutique
  • Fuera de Madrid

Toma nota porque este no es un hotel rural sin más: además de hotel boutique, es una isla paradisíaca en la que ondea la bandera del 'slow life'. Así es El Bálsamo, una casa solariega del siglo XVI reconstruida con mimo y tendencias por José Ángel Gómez y su familia hasta convertirlaa en el primer alojamiento cinco estrellas de la provincia. Solo tiene siete habitaciones, dos apartamentos, un patio con porche y piscina, y una coqueta cueva climatizada con aguas termales. "La capacidad es limitada, por eso pedimos a los huéspedes que la utilicen bajo reserva para disfrutarla sin prisas", apunta José Manuel mientras nos confiesa el otro as que guarda en la manga: una cueva con horno de leña del que, durante el invierno, preparan deliciosos platos de puchero y caldero. Porque cualquier momento es idóneo para escaparse hasta Belmonte, en la provincia de Cuenca, y descubrir lugares como este que esconden la esencia mediterránea en el interior de la península. 

¿Dónde? Belmonte, Cuenca. 

Distancia: 149 kilómetros, una hora y 45 minutos en coche.

Publicidad

7. Quinta San Francisco

Y como siempre hay excepciones, si hay que echar más de dos horas en coche para alojarse en una joya burgalesa en medio del camino de Santigado francés, se hace. Es lo que tardamos en llegar hasta el Hotel Quinta San Francisco, en Castrojeriz que, además de presumir de ser la decimocuarta etapa del camino, es uno de los nuevos pueblos más bonitos de España (incorporado a la lista en 2023). Ritmo sosegado, entorno rural, paraje natural, tradición popular (cien por cien folclórica) y la mejor oferta gastronómica de Castilla y León. Todo eso cabe dentro de los muros de las ruinas rehabilitadas del convento de San Francisco, donde se levanta este hotel rural de estilo austero y moderno en el que se han mimado todos los detalles. Tanto en el interior, como en el exterior, donde los jardines y el huerto (del que salen los productos que luego se degustan en la mesa) conforman un pequeño oasis central sobre el que gira la finca. Y todo rodeado de un entorno repleto de cepas, iglesias románicas, conventos y rico patrimonio histórico.  

¿Dónde está? En Castrojeriz (recién incorporado a la lista de los pueblos más bonitos de España), en Burgos

¿A qué distancia desde Madrid? A 259 kilómetros, dos horas y 50 minutos de Madrid. 

8. Casa Taberna

Varios son los motivos que avalan esta casa abierta el pasado 2021: una casona del siglo XVII situada en la plaza Mayor de la villa medieval de Pedraza, en la que se ha recuperado su antigua taberna para ofrecer una experiencia gastronómica única y muy actual, pero en la que se recuperan los sabores de la cocina clásica y el amor de la hospitalidad como solo un buen anfitrión sabe derrochar. En este caso anfitriona, porque detrás de este sueño está la (Master)chef Samantha Vallejo Nájera. Pero es que, además, es hotelito rural: una casona con dos habitacioes y capacidad para hasta ocho personas, con una decoración castellana recuperada de diferentes anticuarios, capaces de trasladarte a otra época. Así es este lugar tan mágico situado a poco más de cien kilómetros de Madrid. 

¿Dónde? Calle Mayor, 3. Pedraza. Segovia.

Distancia: 132 kilómetros, una hora y 36 minutos en coche. 

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad