Tapa y bebida por 1,95 euros en Nou Barris

Todos los jueves, 33 bares y restaurantes del distrito participan en esta ruta

El Distrito de Nou Barris se suma a la moda de las rutas de tapas a muy buen precio. La suya, la única de la ciudad que se hará de forma permanente todos los jueves de 19 a 22 h, se ha bautizado como Pinxu-Panxo y cuenta con participación de 33 restaurantes y bares del distrito.

La fórmula consiste en una tapa o un pintxo concreto de cada establecimiento, acompañado de una bebida (caña de cerveza, una copa de vino o agua) por 1.95 euros.

Los 33 locales se han dividido en cinco recorridos, cada uno de un color, por los diferentes barrios del Distrito. Así, la ruta verde abarca la zona de Virrei Amat y el paseo de Fabra i Puig; la roja es por los alrededores de la plaza de Llucmajor; la azul se expande por toda la Via Júlia; la lila y más corta, por las calles adyacentes a la plaza Harry Walker; y la naranja cubre la zona de la Trinitat Nova.

Algunas de las tapas que podréis saborear son un Tatin de escalivada tibia con bacalao a la bilbaína, mermelada de frutos del bosque, anchoa, oliva y queso de cabra (Egarri-Txapeldun. Pg. Fabra i Puig, 159); 'vol-au-vent' con una base de choucroute y relleno de butifarra del Perol con bacon, huevo hilado, germinados de ajo y perfumado con bayas de ginebra con vino tinto (Branden Wurst. Pg. Fabra i Puig, 166); laminado de mango, foie y jamón ibérico con reducción de Pedro Ximenez (La Bodegueta d'en Miquel. Plaza Jardins d'Alfàbia, 3); una base de pan tostado con foie, solomillo ibérico macerado finas hiervas, chalota confitada y reducción de vino tinto (Casa Antonio. Argullós, 45), una base de pan caliente, samfaina y salchicha rematado con cebolla caramelizada (El Cisne. Pg. Verdum, 24) y otras tapas más clásicas como las patatas bravas del Conde Drácula (Via Júlia, 68) o el morro frito de Ca la Sonia (Aiguablava, 56).

También te gustará

Los mejores bares de tapas

Para muchos son una religión y una excusa para reunirse con amigos y pasar un buen rato. En estos bares encontraréis algunas de las mejores tapas de la ciudad Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos. La Esquinica Esta tasca aragonesa es un referente de la gastronomía popular de Nou Barris. No aceptan reservas (hay que coger número y esperar un rato en la calle con un letrerito que pone «salica de espera» colgando de un platanero). Camareros geniales. El Xampanyet El cava y el vermut riegan las tapas sencillas pero efectivas de este sitio que acoge tanto a turistas como a nativos. Las Delicias Poca gente va al Carmel si no es porque vive allí, y es una lástima porque hay más sinceridad es sus calles empinadas y en sus casas excavadas en la roca que en todo paseo de Gràcia. La terraza del Delicias se sujeta de milagro. Nace torcida y termina de la misma manera porque, como todo en el Carmel, está en una cuesta. ¿Y qué importa? Las desgracias se olvidan con un boquerón en la mano. Hacen unos calamarcitos buenísimos, ensaladas rusas de campeonato, bravas y una lista de tapas que siempre sirven con generosidad. Desde sus sillas se ve la entrada al parque del Guinardó. Podréis hac

Leer más

Cervecerías artesanas

Están de moda y con motivo. Los locales de cerveza elaborada artesanalmente brotan por la ciudad con alegría y cada vez cuentan con más seguidores. Aquí tenéis dónde dirigiros La Més Petita La birra artesana fluye sin freno en La Més Petita, una cervecería que no necesita metros cuadrados para ofrecer algunas de las mejores cervezas. Con 8 tiradores y una terraza más grande que el local, el maestro cervecero Albert Sanchis y creador de la cerveza Almogàver os tirará la caña con un amor insuperable. Para hacer cojín, platitos con quesos ingleses. La Cerveteca Fueron unos de los primeros y todavía son referencia. Cerca de Correos encontraréis La Cerveteca, bar, tienda y también lugar de cursos, degustaciones y maridajes. Aquí podréis probar casi tantas cervezas como países hay en el mundo. Si después de un rato no vais demasiado bebidos, podéis entreteneros mirando etiquetas. Como en el mundo del vino, cada vez hay más curiosas. Y sí, aquella pareja de barbudos que ves en una botella son Zztop. A los maestros cerveceros también les gusta el rock duro. La Resistència De los creadores de Rosses i Torrades, la tienda de cervezas artesanas de Consell de Cent, hace poco nació La Resistència, un local enorme para probar algunas de las mejores cervezas internacionales. Presumen de tener 12 tiradores de donde no para de salir birra fresca y cada semana cambian de marcas, las procedencias y los estilos.   Homo Sibaris Sants pronto será conocida como “la república independiente de la esp

Leer más
Advertising

Vermut: la hora del aperitivo

El vermut nunca se fue de Barcelona, pero en los últimos años la costumbre de reunirse con amigos al mediodía para compartir aperitivo y compañía está ganando adeptos y establecimientos. Aquí encontraréis los grandes clásicos y también las nuevas incorporaciones en la escena del vermut de la ciudad. ¿Crees que falta algún bar importante para hacer el vermut? Dínoslo en los comentarios de abajo. Bodegueta Cal Pep No hace falta bajar hasta la Barceloneta para tomar unas buenas tapas de pescado. Al lado del mercado de Sants, el pequeño mostrador de La Bodegueta de Cal Pep presenta una oferta de tesoros marinos irrechazable: caracoles de mar, cangrejos, navajas, percebes, mojama y otras delicatessen como los «peperini» (pimientos rellenos de anchoas o queso) y la Torta del Casar. Àngel ha mantenido el espíritu de este local que se abrió en los años 20 sin dejar de adaptarse a los tiempos modernos. Para gourmets del aperitivo. Bar Seco Un bar adherido a la causa Slow Food, es decir, que utilizan productos de proximidad y sostenibles para elaborar los platos de su carta, corta pero suficiente para satisfacer los estómagos hambrientos. Las patatas bravas bio tienen justa fama. Y la terraza, delante del refugio de Montjuïc, también. Quimet i Quimet Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el te

Leer más

De pintxos por Barcelona

Los pintxos son "propiedad" del País Vasco y Navarra, pero en Barcelona también hay lugares con largas barras repletas de estas pequeñas delicias sobre pan. Desde los clásicos a los más elaborados. Reserva en los restaurantes más populares Àpat En la búsqueda permanente para encontrar sitios donde la relación entre la comida ofrecida y el precio de la cuenta final tenga cierta consonancia, hemos vuelto a poner a prueba el Àpat, donde un equipo dirigido por Oriol Vicente demuestra diariamente, a mediodía, que es posible comer bien, de menú y a un precio razonable, 14 euros. Es un menú variado diariamente y que en su propuesta da juego para no aburrir ni decir “siempre lo mismo”. Ahora, con la crisis, muchos se han volcado en ofrecer menús a mediodía y por la noche, pero no siempre acertados. Esto aquí no sucede. No se trata sólo de ofrecer un precio tentador. Hay que tentar con los platos que se ofrecen y por eso hace falta mucha profesionalidad y saber hacer. Uno de los días de visita pudimos ver que el menú ofrecía cinco primeros, cinco segundos y tres postres, con agua mineral o cerveza o refrescos o copa de vino o cava. Encontramos una pasta fresca rellena de tomates secos y alcaparras con salsa a la pizzaiola, un mezclum de lechugas con apio, nueces, peras y vinagreta de yogurt, raviolis de exquisito relleno y bien acompañados por una salsa harmoniosa. Entre los segundos, un lomo de buey Cafè de París, con patatas pont neuf confitadas y un arroz picante de berberechos y

Leer más
Advertising

Críticas y valoraciones

1 comments