Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Vermut en Barcelona: los mejores lugares para tomar el aperitivo

Vermut en Barcelona: los mejores lugares para tomar el aperitivo

Descubre los bares donde el sifón y el picoteo son casi una religión

La Fábrica del Vermutillo
© Ivan Giménez La Fábrica del Vermutillo
Advertising

El vermut nunca se fue de Barcelona, pero en los últimos años la costumbre de reunirse con amigos al mediodía para compartir aperitivo y compañía está ganando adeptos y establecimientos, y siempre acompañado de las mejores tapas: bravas, anchoas, croquetas, ensaladilla...

En nuestra ciudad podéis encontrar desde las bodegas clásicas a bares que pronto serán referencia en el ritual del aperitivo, pero también otras opciones que ya son grandes clásicos de la ciudad, y sin perder de vista las nuevas incorporaciones en la escena del vermut.

Aquí las tenéis todas para que disfrutéis del mejor vermut de mediodía en sus referentes más auténticos.

Sifò d'en Garriga
© Irene Fernandez
Bares y pubs, Bares de tapas

El Sifó d'en Garriga

icon-location-pin Eixample

La Cuina d'en Garriga ya no está solo. A su lado ha brotado un nuevo espacio que conecta con el restaurante por un pasillo medio escondido; un alter ego juguetón, informal y de visita rápida. Se llama El Sifó d'en Garriga, tiene la cocina abierta todo el día y vive en una dimensión donde las etiquetas se colapsan: es un bar, un café, un restaurante, una vermutería ...Bueno, básicamente es una trinchera donde refugiarse a cualquier hora del día. Un espacio que combina la baldosa blanca de toda la vida con ladrillos a la vista y paredes inacabadas, de inspiración industrial. Este choque estético entre pasado y presente funciona y genera la atmósfera casual perfecta para engullir los platillos y bocadillos del joyero.Sí, he dicho joyero. Porque cada tapa es un diamante comestible.

Time Out dice
La Fábrica del Vermutillo
© Ivan Giménez
Bares y pubs, Bodegas

La Fábrica del Vermutillo

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

En este nuevo espacio, abierto hace pocos meses donde antes estaba el bar Cleries, se vive el vermut a la antigua y en frecuencia de barrio. Zero guiris. De pie. Con el mostrador vintage del Cleries presidiendo el local y las endorfinas vermuteras brotando en masa. Detrás de este proyecto se encuentran los nietos de los propietarios de la mítica Bodega Monumental de la calle de la Marina (tienen otra en Creu Cuberta). De hecho, La Fábrica del Vermutillo se también la marca de conservas y vermuts de la casa.Las bravas son las mismas que en la Monumental: cubos de patata pequeños y adictivos, con una mezcla de salsas muy equilibrada. Las tostadas son viciosas. También las aceitunas con salmón marinado. Las banderillas. Las conservas. Y el vermut, impecable...

Time Out dice
Advertising
El Chigre
© Maria Dias
Bares y pubs, Bares de tapas

El Chigre

icon-location-pin El Gòtic

Ahora que 'populismo' es el insulto máximo, recordemos la acepción positiva: el poder, para el pueblo. El Chigre -una sidrería en Asturias, dicho por el artefacto para descorchar sidra- también es el bar que ha abierto el cocinero asturiano Fran Heras, del Llambies. Un lugar directo y sencillo, basado en la dualidad sidra / vermut y en el cruce Asturias / Cataluña. Y quiere ser popular y populista. No es nada habitual que un cocinero mencione tres veces el sindicalismo, un término que, como populista, en el imaginario 'neocon' se pronuncia como quien tira un escupitajo: "Los chigres se desarrollaron en las minas, y se bebía y se discutía de política ", dice Heras.La fusión que propone es, de tan sencilla, casi revolucionaria: "Mezclar producto asturiano con cocina catalana y viceversa".

Balius
© Ivan Giménez
Restaurantes, Española

Balius

icon-location-pin El Poblenou

Es necesario conocer Balius: una coctelería especializada en vermut del bueno y cócteles de vermut, que para comer ofrece un repertorio de salazones, tapas y platillos de Aragón y Castilla, sobre todo. Cosas como el 'lomo de orza'-fino lomo de cerdo marinado con alioli y limón-o el 'atascaburras', un plato de bacalao que ya estaba documentado en el Quijote. Su cocina es ininterrumpida, y el producto es de proximidad, y ecológico en la medida de lo posible. También són especialistas en pescado sostenible.

Advertising
Restaurantes

Casa Mariol Wine Bar

icon-location-pin Dreta de l'Eixample

En el local de la bodega Casa Mariol, el Casa Mariol Wine Bar, podréis encontrar el Suau, la versión actualizada de una bebida, mezcla de gaseosa y café, que triunfó en la Ribera del Ebro hace décadas. También podréis probar vinos del Ebro a granel, comer una buena clotxa —pan relleno de sardinas, cebolla, tomate y ajo— y rematarlo con unos buenos pasteles de Batea. Todo en un ambiente cool y joven.

Lo Pinyol
© Ivan Giménez
Bares y pubs, Bares de vinos

Bodega lo Pinyol

icon-location-pin Gràcia

Lo Pinyol es bonito (techos altos, suelos de baldosa hidráulica, una pica de mármol preciosa, seis tinas sobrevolando una barra de madera hecha a medida) y tiene tres espacios muy acogedores: la entrada-bar tradicional, una habitación interior con libros para intercambiar y un comedor al fondo para cenas más privadas. En Lo Pinyol por 3 euros tienes un vermut y una tapita buenísima a elegir entre 'esgarradet' (bacalao desmigado con pimiento rojo), crema de setas con 'rossinyol' setas encima, 'markina' (pimientos vascos fritos), alcachofa en conserva con tomate seco y boquerón.

Time Out dice
Advertising
Bares y pubs, Bares de tapas

Morro Fi

icon-location-pin Eixample

Ya hace tiempo que todos aquellos que somos partidarios de un estómago feliz consideramos el blog de los del Morro Fi una obra de referencia. De exploradores de paraísos de anchoa y secallona han pasado a montar su propio oasis. En menos de un cuadrilátero de baldosa, Marcel sirve el vermut que siempre habréis querido probar en un bar. Las cañas de Marcel esconden un secreto que sólo podréis ver si estáis muy atentos a las manos de este hombre a quien ya se le conoce como el Rimbaud de la caña. Dos dedosde justicia poética, es lo que encuentro en cada vaso.

Restaurantes

Tarannà

icon-location-pin Sant Antoni

A veces necesitas desesperadamente encontrar un lugar que sea tu salvavidas a cualquier hora del día. El Tarannà es uno de esos milagros que aparecen de repente en tu existencia. Un flotador furtivo en medio de un naufragio. Un sueño de local donde levantar el culo de la silla es drama, y volver, necesidad.Decorado con simplicidad y exquisitez, este espacio se deja querer por una combinación de madera, ladrillo y azulejo blanco, reforzada por un color verde Wimbledon que ya es marca de fábrica. Los claustrofóbicos disponen de una terraza donde resulta orgásmico matar las horas en compañía de un cómic y tabaco.En el interior, mucha calma, música suave, mesas de madera comunitarias, sillas vintage de estilo escandinavo y un ventanal divino que abren cuando hace bueno, y donde el visitante más indeciso puede sentarse con medio cuerpo dentro y medio cuerpo fuera del local , como en el Federal Café de Parlamento.El Tarannà es un lugar especial. La luz es magnífica a media tarde, se está de coña. Cuando cae la noche, no hay nada como pedir una de las muchas cervezas que ofrece la carta y acompañarla de un bocadillo ecológico de pollo con aguacate, mi favorito. Desayuno, vermut, comida, merienda-dulces brutales-, cena, mam de calidad ... El local combina polivalencia, modernidad, calidad y sencillez, y cuida como Dios manda la clientela-abunda la gente cool-a través de un servicio muy atento y rápido. Es imposible no dejarse seducir por este oasis, por la comida, por su atmósfera re

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Española

Quimet i Quimet

icon-location-pin El Poble-sec

Lo dicen todas las guías del mundo y siento repetirme pero Quimet y Quimet es, bueno, para que te salten las lágrimas. Tienen cerveza propia, sirven el mejor vermut de grifo del planeta y ofrecen una variedad de vinos que llega hasta el techo. Todo este cúmulo de felicidad acompaña a unas tapas que harían resucitar a los muertos.

Bar Calders
Ivan Moreno
Restaurantes, Mediterránea

Bar Calders

icon-location-pin Sant Antoni

Fans de Pere Calders, Dios os ha escuchado. En el callejón que lleva el nombre del escritor ha aparecido hace poco una de las joyas más recomendables de Sant Antoni. Tienen libros del autor catalá, tiran las cañas con muñeca docta y ofrecen un coleccionable de tapas de barrio que hace temblar de placer. Obviamente, lo mejor es tomar vermut. Tienen de cuatro tipos, pero si lo que queréis es Priorat en vena, el de Falset resulta obligatorio. Por cierto, su terraza es uno de los secretos mejor guardados del barrio: no os sacarán de allí ni con una grúa.

Time Out dice
Mostrar más
Advertising