Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Ideas para vivir el Tricentenari

Ideas para vivir el Tricentenari

Seleccionamos 15 actividades culturales para conmemorar este año histórico

Por Xavier González Toran
Advertising
Castell cardona

Las conmemoraciones del Tricentenari se extienden por todo el territorio con un montón de actividades culturales: visitas guiadas, excursiones, exposiciones... os hemos seleccionado 15 para que no os perdáis nada de este año histórico.

El héroe de Sant Hilari Sacalm

Sant Hilari Sacalm prepara una serie de actividades entorno a Josep Moragues i Mas, héroe de la Guerra de Successió nacido en la población de La Selva en 1669. Moragues fue un azote de las tropas borbónicas desde el 1705, primero con los ‘miquelets’ y después como general y gobernador de Castellciutat. Acabada la guerra, fue torturado y descuartizado, y su cabeza, colgada durante doce años en el portal del Mar de Barcelona. En la capital catalana, Barnasants le organiza en marzo un concierto de homenaje.

La caída de Tortosa

Un paseo por las murallas de Tortosa es una buena manera de rememorar el asedio de la capital del Baix Ebre, iniciado el 9 de junio del 1708 y que acabó el 15 de julio, con la ocupación de la ciudad por 30.000 soldados borbónicos comandados por el duque de Orleans. La caída de Tortosa, que comportó, de rebote, la del Reino de Valencia, convirtió la ciudad en una de las principales bases de operaciones de Felipe V en el Principado.

Advertising

Una saga de militares austracistas

Entre los generales con una participación activa en la Guerra de Successió destaca Rafael Nebot i Font, presente en las campañas de Valencia y el Empordà y en la defensa de Barcelona y Cardona. Era el más mayor de cinco hermanos, militares de carrera nacidos en Riudoms, que pronto se pusieron al servicio de Carlos de Austria. En la población del Baix Camp se conserva la casa solariega de los Nebot, actualmente conocida como Cal Gallisà, donde cada 11 de Septiembre se realiza una ofrenda floral.

El inexpugnable castillo de Cardona

Durante 34 días, al final del 1711, Cardona sufrió un feroz asedio por parte del Ejército borbónico. Finalmente, la población cayó en manos de Felipe V, pero no así el castillo, que resistió hasta el final de la guerra en Cataluña. Sólo la caída de Barcelona el 11 de septiembre del 1714 llevó a la capitulación del castillo siete días más tarde. Entre las muchas actividades que organiza el Ayuntamiento de Cardona para conmemorar el Tricentenari, está una visita guiada al recinto del castillo.

Advertising

Manresa, villa quemada

La respuesta del Ejército borbónico a la resistencia de algunas poblaciones catalanas a aceptar la obediencia de Felipe Vera a menudo su quema. Esta táctica del terror se aplicó a Manresa el 13 de agosto del 1713. Casi la mitad de la ciudad quedó destruida por las llamas. En recuerdo de este hecho, así como para rememorar el impacto de la Guerra de Successió en la comarca, la capital del Bages organiza este 2014 visitas guiadas, conferencias, exposiciones y espectáculos musicales.

La fortaleza de Castellciutat

Gobernado por Miquel de Moragues, el castillo de Castellciutat fue fundamental para dificultar la entrada de tropas francesas que venían a apoyar al Ejército de Felipe V, hasta que el 28 de septiembre del 1713 la fortaleza se rindió. El Ayuntamiento de la Seu d’Urgell prepara una exposición en el Espai Armengol, la rehabilitación y señalización de la Torre Solsona y una serie de charlas dentro del ciclo ‘Parlem d’Història’.

Advertising

Los miquelets en Sitges

En enero de 1714 se creó el Exèrcit Català de l’Interior, a las órdenes del marqués de Poal, para revolucionar las poblaciones catalanas ocupadas por las tropas borbónicas y romper, así, el asedio de Barcelona. En mayo de 1714, los miquelets a las órdenes del marqués recuperaron por unos días Sitges, ocupada desde julio del 1713. Pero la ofensiva, como en el resto del Principado, fracasó. La Comissió del Tricentenari de Sitges analiza estos hechos en una serie de conferencias y actividades.

La matanza de la Gleva

En el santuario de la Mare de Déu de la Gleva se vivió uno de los hechos más sangrientos de la Guerra de Successió. A principios del 1714 los habitantes de Sant Hipòlit de Voltregà se sublevaron contra los recaudadores borbónicos. Después de una batalla entre tropas austracistas que llegaron para apoyarles y el Ejército de Felipe V, algunos sublevados huyeron y otros se refugiaron en el santuario. A pesar de la promesa de clemencia hecha por las tropas borbónicas, más de cien vecinos de la población fueron degollados el 4 de febrero. Òmnium Cultural Voltreganès recuerda cada año estos hechos con un homenaje.

Advertising

Talamanca, la última victoria

El 13 de agosto de 1714 el Ejército de Felipe V atacó Talamanca, reducto austracista en el interior del país, que dificultaba la conquista de Barcelona. Los atacantes borbónicos fueron expulsados al día siguiente por las tropas del marqués de Poal, en la que sería la última victoria del Exèrcit Català de l’Interior; un triunfo estéril, ya que la derrota final era inevitable, pero de mucho valor simbólico. Un memorial con plafones explicativos rememora hoy en día la batalla ocurrida en esta población del Bages.

Casa Museu Rafael Casanova
Pepo Segura

El hogar de Rafael de Casanova

Moià es una parada ineludible para todos los interesados en la Guerra de Successió en Cataluña. La casa donde nació en 1660 Rafael Casanova, el consejero jefe de Barcelona, al frente de la resistencia de la capital catalana frente al asedio borbónico, es actualmente un museo con una completa explicación de su vida. En la capital del Moianès también se celebra, en septiembre, la fiesta barroca Retorno al 1714, que recupera por unos días el espíritu de la villa de la época.

Mostrar más

También te gustará

Qué hacer

Barcelona 1713: la ciudad el vicio

La Barcelona de principios del siglo XVIII era víctima de una ludopatía desbocada Ríete de los peligros de Eurovegas. La Barcelona de principios del siglo XVIII era víctima de una ludopatía desbocada. La pasión por el juego de los barceloneses se extendía por todos los rincones de la ciudad, y fuera quien fuera el escogido, siempre iba acompañado de apuestas. El juego sin apuestas no era juego. De la mesa a la cama Los juegos más populares eran las cartas, los dados y el 'auca'. Este último era un invento catalán de finales de siglo XVI, exportado a Europa, y que funcionaba de manera similar a la ruleta: se apostaban cantidades a números o dibujos de un tablero, y para escoger al afortunado, en vez de hacer rodar la bolita, se sacaba el número o del dibujo de un saco. El éxito de estos juegos se debía a la poca infraestructura que requerían: sólo una mesa. Y tenías en casa, pero también encontrabas en los hostales y las tabernas, donde se practicaba otro de los vicios favoritos de los barceloneses: la ingesta de vino. Las autoridades municipales y religiosas intentaban erradicar el juego tabernario, porque sabían que de la combinación de apuestas y alcohol no podía salir nada bueno: si los jugadores no acababan a golpes, era muy probable que acabaran de putas. La prostitución en Barcelona estaba prohibida, y los burdeles, desterrados fuera de las murallas. A pesar de esto, por la ciudad circulaban prostitutas encubiertas, mujeres que complementaban sus escasos recursos co

Arte

Barcelona en 1713: fiesta todo el año

Descubre cómo eran las celebraciones en la ciudad hace trescientos años Lo más visto 20 cosas para hacer en Barcelona Cuando se viaja, uno de los objetivos es aprovechar al máximo el tiempo y volverse a casa con la sensación de no haberse perdido nada de lo más importante de la ciudad recién descubierta. Es una tarea complicada, lo sabemos, por eso os vamos echar una mano con esta selección de las 20 cosas que puedes hacer en Barcelona. Si se os quedan muchas en el tintero siempre podéis venir una segunda vez. 1. Pasea para descubrir la ciudad Barcelona es una ciudad grande, pero tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie. Olvidaros por un día del metro o el autobús turístico y recorredla dando bonitos paseos y cogiendo fuerzas en su amplia oferta gastronómica. Podéis optar por visitar los edificios y parques más importantes de la ciudad como la Ciutadella, el parque de Joan Miró o el castillo de Montjuïc, pero también existe una Barcelona que no sale en las guías. Os animamos a subir hasta Horta, a conocer el encanto del barrio de Sant Andreu, a ver una cara del Eixample menos conocida y a disfrutar de cinco panorámicas únicas. Pero también existe la oportunidad de conocer la ciudad pedaleando. Numerosas son las rutas que la recorren, nosotros os proponemos 10 itinerarios por la ciudad y alrededores para que descubráis Barcelona a golpe de pedaleo, tanto si estáis en forma como si no. Y si sois aficionados al running y no os permitís una tregua ni estando de vacaciones, e

Advertising
Restaurantes, Catalana

La mejor cocina catalana

7 Portes Uno de los restaurantes más antiguos de Barcelona, con 150 años de trayectoria, sigue siendo un punto clave de la buena mesa en la ciudad. Quien quiera comer unos canelones rossini como Dios manda, éste es el sitio. Siempre abierto, con cocina ininterrumpida durante todo el día. Petit Comitè Una carta extensa que recupera la cocina más tradicional, respeta el recetario popular y mejora gracias a las técnicas modernas. Casa Delfín Casa Delfín se hizo un buen lifting general hace poco tiempo, al cambiar de propietarios. Pero hay cirugías que mejoran las facciones y apenas se notan. Ahora es un local que, aunque mantiene el aspecto de restaurante, es más dinámico, tiene una carta tradicional pero más diversa y su terraza es un bien de Dios. Y, como en todo buen bar-restaurante de barrio, tiene un horario continuo desde las 9 de la mañana hasta medianoche, y los viernes y sábados hasta la una de la madrugada. Perfecto para llevar a aquellos amigos de fuera que se encabezonan en probar una paella a media mañana al salir de Santa Maria del Mar. Fonda Gaig Con fondo de fonda y forma de restaurante moderno, el nuevo restaurante de Carles Gaig reformula la tradición catalana con el máximo respeto y recoge perlas del recetario internacional. Bar Velódromo Este clásico ofrece comida de calidad desde primera hora de la mañana hasta la madrugada. Con Jordi Vilà, uno de los cocineros más en forma de los fogones barceloneses, como chef ejecutivo, de su cocina salen incansablemente

Qué hacer, Rutas y paseos

Refugios antiaéreos de Barcelona

Seguimos la pista de algunos de los refugios antiaéreos de la ciudad, un subsuelo tan fresco como lleno de historia Barcelona a vista de pájaro y a través de la Carta Arqueològica es una ciudad teñida de puntos rojos. Nos paramos en los refugios que construyeron civiles a partir de 1936 para protegirese de los ataques aéreos que ennegrecieron Barcelona hace 75 años. Se han documentado 1387 refugios –aunque se calcula que se habrían llegado a abrir hata 1.400 espacios de defensa pasiva–, pero la mayoría se tapiaron al final de la guerra y ahora son pocos los accesibles. Coged chaqueta y linterna para bajar a los refugios, el ambiente es húmedo. ¿Algo más? Curiosidad por la historia, que se ilustra en los pasillos de la ciudad subterránea.  El 307 de la lista En lugar de nombres, cada refugio se identificaba con un número y nosotros optamos por iniciar la ruta en 307. El refugio del MUHBA es uno de los 60 que construyeron en Poble-Sec y podría haber acogido 2.000 personas a lo largo de 200 metros de túneles. Dentro nos sentamos en silencio para respirar la tranquilidad y el orden que se reclamaba a los vecinos. Mujeres, niños y ancianos accedían al refugio al oír la sirena y se resguardaban allí entre diez minutos y dos horas. Nada de colchones para pasar la noche, y prohibido fumar, para no consumir oxígeno. 12 metros bajo tierra Nos plantamos en el refugio de la plaza del Diamant e imaginamos cómo sería el descenso por los 44 escalones hasta el subsuelo, un pequeño viaje a

Advertising