Bar Bas: más que patatas fritas

El Bar Bas eleva el nivel gastronómico de la rambla de Catalunya con guisos tradicionales y tapas impecables
Bar Bas
©Albert Bertran/ElPeriódico Bar Bas
Por Pau Arenós |
Advertising

Las patatas fritas de Bar Bas son la mejor de las bienvenidas. Más adictivas que un bote de pegamento. Finas, crujientes, bien desengrasadas. Querido Enrique Valentí: abre una churrería y triunfa. Atención, cazatendencias: lo que viene, siguiendo las rodadas del foodtruck, es la churrería remozada. Carros en los que la fritura será arte.

Regresemos a las chips valentinianas: "Utilizamos la variedad de patata agria. Cambiamos el agua dos o tres veces para que suelte fécula. Después las freímos en aceite limpio. Y ya está". Para la visita corta, en la barra, es imprescindible tomar el vermut de Dos Déus, un platito de esas patatas que drogan y una de las latas que acogen los moluscos frescos de la casa. Los mejillones en escabeche son impresionantes. Y los berberechos, XXL.

Como soy de tiro largo, preferí sentarme e ir a por todas. Bar Bas es uno de esos espacios de decorador que parece que existan desde hace 30 años y solo hace diez minutos. A Enrique le encargaron que llenase un espacio vacío y se le ocurrió esto: "Resumiendo: hicimos un typical spanish pero bien". Disiento: eso será en la superficie. En lo profundo, los guisos: esa es el alma de la casa. "Es verdad. Ahí está la ambición". Enrique es cocinero, aunque es célebre en la ciudad como director de restaurantes. Aquellas chaquetas eléctricas en Casa Paloma y Chez Cocó. Quiere seguir desarrollando ideas con la empresa Algo se Está Cociendo y está a punto de... "No puedo parar". Es una gozada verlo de nuevo con chaquetilla y de regreso a los pucheros. Sin corbata, está desnudo. "Señor, este es un bar sencillo". Con Enrique, nos tratamos de usted.

Tras una caña de Damm sin pasteurizar --bien tirada, Madrid style--, el tapeo: la croqueta de jamón (cremosa), el matrimonio (boquerón y anchoa, subida de sal), las gambas sobre hielo y las canaíllas con vinagreta de pimienta negra. Bien-bien. Vamos a más. Descorche de una botella de Hombre Bala 2012, garnacha a cañonazos. Nos ponemos estupendos: el revuelto de trufa con chicharrones de Cádiz, los guisantes con cebolla y mantequilla con jamón de Joselito (olé los cerdos ibéricos), las albóndigas con sepia (y ese raro toque de azafrán) y la costilla de cerdo con mongetes. Detengámonos ahí: la costilla ha sido marinada 24 horas en un adobo canario. Olé Canarias también. Como postre, un hojaldre con crema pastelera, que es lo que toca en este rincón de la cocina de anticuario.

El chef sabe que habita una zona con "poca credibilidad gastronómica". Queda mucho por hacer, dice. Es verdad. El mejor alimento cerca de la plaza de Catalunya era el que daban a las palomas.

Creo en las patatas de Bar Bas. Estuve tentado de pedirle una bolsa -o cuatro-- para llevar. Él entiende que es la presentación de la casa. Aunque es en el fondo, en las cazuelas, donde está la verdad.

Más información

Restaurantes, Española

Bar Bas

icon-location-pin Esquerra de l’Eixample

Se le podría presentar con un Bienvenido Mister Marshall, pero al revés. Bienvenido Enrique Valentín con tu Bar Bas, encargado por el H10 Hoteles, en una zona minada por el mal gusto, el peor servicio, la fritanga y todo tipo de castigos para el buen paladar. Durante veinte años he trabajado justo delante de este resplandeciente bar, y el drama diario era dónde ir a comer. Anna Matamala lo intentó, pero no dio el resultado deseado. Ahora Enrique, con la experiencia exitosa de Casa Paloma y Chez Cocó a sus espaldas, pone buen gusto y calidad en un ambiente agradable y bien decorado.Pero lo más importante es cuando empiezan a llegar los platos y platillos a la mesa, después de ver expuestos en una barra diferentes productos muy prometedores, de calidad y preparados a la vista por Enrique y un equipo joven. Las patatas fritas de churrero hechas al momento son un prólogo reverencial. Pedí lo que considero la prueba del nueve: anchoas, ensalada rusa, una croqueta y una tortilla de patatas y cebolla jugosa. Y la pasaron con nota. Enrique, además, me hizo probar el matrimonio de un boquerón y una anchoa, muy bien aderezado y acompañado por una señora oliva. La tortilla no sólo tenía el punto solicitado, sino el efecto suflé: cuando se clava el tenedor se desinfla un poco, lo que revela que se ha trabajado bien la batida del huevo.Soberbio el plato del día, setas con patatas bien seleccionadas, y en una mesa próxima se comentaba mucho el rabo de vaca vieja con vino tinto y puré de pa

Time Out dice

También te gustará

Restaurantes

Gresca se mueve

Con la determinación tomada de cambiar el local, la cocina precisa y elegante de Rafa Peña llega a la plenitud Lo más visto Barcelona gratis! Sortir sense gastar Els diners no són l'excusa per quedar-vos al sofà de casa sense fer res… A Barcelona (encara) hi ha una bona pila de propostes culturals molt interessants que es poden fer completament gratis. Aquí teniu algunes de les nostres preferides per als propers dies. Equipaments culturals gratuïts Virreina Centre de la Imatge El Palau de la Virreina, seu de l'Institut de la Cultura de Barcelona, acull aquest centre d'exposicions especialitzat en la imatge en totes les seves expressions. Arts Santa Mònica L'Arts Santa Mònica és un centre expositiu i d'investigació  on conflueixen la creació artística contemporània amb disciplines com la ciència, el pensament i la comunicació. Amb la connexió entre disciplines com a principi, el centre, nascut el 1984 com a espai expositiu de la Generalitat, vol promoure el diàleg entre les diferents aportacions locals i els moviments socials globals. Palau Robert El Palau Robert va ser construït entre el 1898 i 1903 com a residència privada de Robert Robert i Surís, marquès de Robert, un aristòcrata influent, financer i polític d'origen gironí. L'edifici actualment pertany a la Generalitat de Catalunya i acull un centre d'exposicions amb tres sales, un espai per a concerts, el Centre d’Informació de Catalunya, una oficina de turisme de la ciutat, una llibreria i jardins oberts al públic. Es

Oaxaca: barro mexicano

Alta cocina mexicana: Joan Bagur junta tradición azteca con producto catalán El primer intercambio de opiniones con Joan Bagur es sobre el mole. Joan dirá: "Hay que diferenciar los moles con chiles secos y los que llevan chiles frescos". Unos, más fuertes; otros, más suaves. Viene al caso la meditación porque esa salsa de salsas es tan potente y compleja que arrasa con cualquier animalillo con quien compita. Comúnmente se guisan aves sin pedigrí, que no resisten el empuje del engrudo. De forma inteligente, Joan estrena Oaxaca con un mole que sirve de cobertura a un pollo de Cal Rovira de raza vilafranquina. ¿Y qué consigue? Que el pollo, al ser de primera, sobreviva a la pasta oscura "con unos 45 ingredientes" que, por precaución, puso a punto en México DF antes de volar a Barcelona. Un mole-mole aunque con un resultado distinto al que podría comerse en origen. Con esta entrada he soplado algunas señas de Oaxaca, la alianza entre Joan y el grupo Sagardi, representado por Iñaki López de Viñaspre. Viejos amigos, Iñaki fue a buscarlo al DF, a donde emigró el chef menorquín después de haber capitaneado las cocinas de Jean Luc Figueras y Drolma. En El Bajío, donde gobierna Carmen Ramírez, Titita, Joan encontró su escuela. Investigador de la gastronomía del país americano, un día descubrió que almacenaba "2.000 recetas en el ordenador". Por eso, siente la responsabilidad de esas 2.000 recetas y sufre por si los platillos no están como debieran. Están, Joan. Está el "auténtico guac

Advertising
Restaurantes

Caldeni: Corte, filete y confección

Este año, el Caldeni de Dani Lechuga cumplirá diez años convertido en el paradigma de restaurante cárnico del siglo XXI Tres años después de abrir Caldeni, Dani Lechuga quiso dedicarse a la carne. No lo llevaba en el apellido, pero sí en el ambiente familiar. Algún miembro del clan sacaba músculo con la importación de vacuno, de modo que se garantizaba un suministro excelente de chicha. En octubre soplarán una década del bistronómic, que el año pasado sumó la barra de Bardeni. Pared con pared y cocina compartida. La economía no da para más: cualquier decisión tiene que ser estudiada para garantizar la supervivencia. Entiende el cocinero que el camino que comenzó es el correcto y que la especialización da visibilidad. "Nosotros ofrecemos la pieza limpia. Proponemos comerla de otra manera, sin hueso, sin nervio". Si Espai Kru es una marisquería del siglo XXI, dice Dani, Caldeni podría ser la referencia para la pezuña y el cuerno. La primera idea para el local vecino fue montar una carnicería, un espacio de corte, filete y confección. Sigue pensando en instalar --¿dónde?-- una cámara de la que colgar los cortes nobles. Los carniceros-cocineros como Renzo Garibaldi (Osso, Lima) son personajes en los que fijarse porque la nostalgia paleolítica va a más. Lo paleo es un hueso duro de roer. Dani deja para el final de la comida el solomillo de black angus de Nebraska con salsa café de París: "Es un animal de 24 meses. Y la salsa, un proceso de dos días, tiene 32 ingredientes". Lo aca

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com