Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Comer en Barcelona por 8 euros o menos

Comer en Barcelona por 8 euros o menos

¿No tenéis ni un duro? ¿Deseáis restaurantes baratos donde se coma dignamente por menos de ocho euros? En Barcelona es posible

a tu bola
©Iván Moreno
Advertising

De acuerdo, por ocho euros no podéis esperar que en el menú del día haya gamba fresca (ni de Palamós ni argentina, vaya). Ahora bien, por menos de un billete de diez euros en Barcelona es posible comer de una manera digna, en locales donde te sientes bien atendido, con un trato que entra dentro de los límites de la restauración estándar (aunque también merce la pena pasar de extras y comer rápido y bien). No comeréis alta cocina ni cocina de autor, tampoco material noble –olvidad el entrecot y el lenguado– pero por muy pocos euros llenaréis la barriga de manera satisfactoria y sabrosa.

NO TE LO PIERDAS: Dónde comer barato en Barcelona

Comer en Barcelona por menos de un billete de diez

Restaurantes, Mediterránea

Oviso

icon-location-pin El Gòtic

¿De qué va? Situado en un rincón de la plaza George Orwell, el Oviso es un reducto de buen rollo e inventiva ravalera, que también se aprecia en las ensaladas, las crepes o en las piadinas. Se puede comer muy bien a muy buen precio.

¿Y qué como por ocho euros? Atenta la compañía. El menú de mediodía –ellos lo llaman la fórmula 'combi'- sale por 6 euros (bebida aparte, ojo). Esto no quita que por esta irrisoria cantidad no comas de una manera más que digna: por ejemplo, una crema de verduras muy bien hecha y un pollo al horno con patatas asadas. Y postres caseros, como un arroz con leche delicioso. Si añades pan y bebida a la ecuación, os iréis bien llenos por ocho euros pelados.

A Tu Bola
A Tu Bola
Restaurantes

A tu Bola Gourmet food

¿De qué va? La israelí Shira Ben Shitrit es la 'jefa' de A Tu Bola Gourmet Food, un minúsculo restaurante que refunde el producto de proximidad y, a menudo, ecológico en forma de platos combinados de imaginativas albóndigas. Shira explica que la inspiración para hacer recetas de bolas tan imaginativas –y saludables– como la bola Lenduri (lentejas tandoor con calabacín y 'tzatziki') proviene de la cocina de estilo marroquí de su abuela (y se nota, porque esto es un lugar de comida rápida, pero donde se nota el cariño).

¿Y qué como por ocho euros? Tres enormes bolas de cordero especiado –tienen muchas variedades vegetarianes– más unos fideos –de arroz, extrafinos– salteados con verduras, cuestan 8 euros (copa de vino incluido), por ejemplo. Si estás sentado a la barra que mira al Raval, el espectáculo está asegurado. Puedes tunear los acompañamientos con hummus (buenísimo, como el 'tzatziki', lo lleva a su cultura, claro) patatas asadas o polenta crujiente, por citar tres.

Advertising
Templo Hare Krishna
© Templo Hare Krishna
Restaurantes, India

Temple Hare Krishna

icon-location-pin El Gòtic

¿De qué va? Cuando eres pequeño, el gran dolor de cabeza de las abuelas eran las sectas: "Niño, si vas de excursión a Barcelona, vigila con los Hare Krishna". En el templo Iskon –discreto portalón de madera en la plaza Real– hay un comedor abierto a todos, que esquiva el 'kitsch new age' por la desnudez y la sencilla calidad de la oferta.

¿Y qué como por ocho euros? Id allí de cabeza (aunque no hace falta que os pongáis una túnica azafrán). Ocho euros: un buffet de ensaladas sencillo, sopa –buenísima la de coliflor picante– y segundos a base de curry y hamburguesas vegetarianas llenos de sabor, saludables y contudentes. Por ocho euros te puedes confeccionar un plato combinado –postres incluidos- abundante y benévolo. Y la paz de Krishna es impagable.

Restaurantes, Vegetariana

L'Hortet

icon-location-pin El Raval

¿De qué va? Un clásico de Barcelona con más de 20 años de historia de ambiente familiar y tranquilo. El barrio aporta un tipo de fauna diversa: trabajadores del CCCB, vecinos más o menos antiguos, un moderno que se acaba de levantar... Y siempre bajo esa tranquilidad y respeto hacia los demás. Gastronomía vegetariana tradicional con oferta para veganos y elaborada buscando el producto ecológico.

¿Y qué como por ocho euros? Hay un pequeño matiz: por 8,70 euros comeréis de manera excelente con el menú de buffet libre, que incluye postres caseros (¡buenísimo el pastel de chocolate con algarroba!), y pan pero no bebida (de todos modos pedir agua en un restaurante es una pérdida de tiempo. Y Nicolás Capo, pionero vegetariano fundador de L'Hortet y la Trofología –teoría que quería curar con la alimentación–, defendía que no se debía beber mientras se come). El buffet es cojonudo: verduras, legumbres y fruta ecológica en la medida de lo posible, de una calidad superior de lo que se suele encontrar en un buffet 'veggie', y también platos fríos –exquisita pasta al pesto– y calientes, como por ejemplo un paté de tofu.

Advertising
Chen Ji
© Ivan Gimenez
Restaurantes, China

Chen Ji

icon-location-pin Eixample

¿De qué va? En la Chinatown barcelonesa, junto al Arc de Triomf, hay un restaurante chino que los entendidos han llegado a considerar el más chino de Barcelona. El Chen Ji es un local auténtico, sin ornamentaciones artificiosas, con unos platos preparados con exquisitez y siguiendo las tradiciones auténticas de una cocina riquísima, ahora borrada por la moda de la cocina japonesa y por la multiplicación de locales chinos que son más una lavandería que un restaurante.

¿Y qué como por ocho euros? Pues te puedes jalar una sustanciosa sopa de fideos, con caldo potente y costilla de cerdo (4,50 euros) con una cerveza. O un menú combinado, servido en una bandeja de aquellas estilo prisión, sale por 6,50 euros. O si ya quieres ir al límite, una ración de ¡diez! 'Xiao long pao', aquellos gustosos rollitos rellenos de guiso, sale por 3,50 euros.

El Cuiner de Damasc
© Scott Chasserott
Restaurantes

El cuiner de Damasc

¿De qué va? Los shawarmas que ideó Salem Khabbaz, propietario y cocinero de este céntrico restaurante sirio, están hechos con carne de cordero y de pavo, muy poco habitual en los shawarmas pero muy saludable porque la cantidad de grasa es muy baja.

¿Y qué como por ocho euros? No se puede elegir demasiado, porque esta es la única carne de unos shawarmas espectaculares que llevan especias, tomate, pepinillo, salsa de yogur y picante al gusto del consumidor, todo con productos de buena calidad, a años luz de aquellas mezclas indeterminadas ahogadas en una salsa de color indeterminado. Si quieres birra, que no sea aquí: no se sirve alcohol. Precio matemático: shawarma especial, 4,90, más una bebida, 1,60, más un dulce 1,50. Ocho euros justos, un menú completo.

Advertising
La Nova Farga
© Maria Dias
Restaurantes, Catalana

La Nova Farga

icon-location-pin Sants

¿De qué va? Subimos el potenciómetro del precio hasta los 8,90 euros y subimos la intensidad del barrio: estamos en La Nueva Farga, el corazón tranquilo de Sants, donde cocina Pere Cardona. Es un cocinero nómada -pasó por Tatau l'Antiquari, entre mil historias- y verbívoro: ha escrito un libro sobre vinagretas de autor y recetas musicales (tuvo una banda punk). Este es un clásico bar-restaurante de barrio con una excelente comida casera.

¿Y qué como por ocho euros? "Aquí hacen un menú de batalla –dice Cardona– pero cocinado desde cero y dedicando esfuerzos en la calidad en la medida de lo posible". Siempre son tres primeros y tres segundos que cambian cada día. Un miércoles: huevos rellenos, ensalada italiana (pasta con pesto casero y mozzarella, muy bueno) o crema de calabaza con butifarra negra. Segundos: callos de Rosa –la madre de Ramón–, libritos de lomo con jamón serrano o miniburgers de polenta con mostaza y miel y berenjenas confitadas, deliciosas (siempre hay un itinerario vegetariano). De postre, el croCAT: crema quemada casera con fresas ahogando un croissant.

Advertising