Croquetas, pescaíto, tempura: los mejores fritos de Barcelona

Buñuelos de bacalao, churros, schnitzels... ¡los platos que más nos gustan de los templos barceloneses de la freidora!

© Iván Moreno

Lo asumimos: los fritos tienen mala fama. Pero son tan buenas las croquetas, la tempura, las patatas, el pescaíto, el pato… que no podemos estar sin ellos. Todo lo que la freidora toca lo transforma en oro para nuestro paladar. Y si no, mirad, mirad…

Las croquetas del Mendl's

¿Cómo no vamos a amar un local inspirado en el imaginario de Wes Anderson y especializado en croquetas? Y es que comerse unas croquetas que pueden ser de fuagrás con setas; de huevos estrellados y chistorra; de langostinos con níscalos o de berenjena, provolone y tomate, y así hasta dieciocho variedades, en un sitio parecido el Gran Hotel Budapest, no tiene precio. Las del Mendl’s son unas croquetas de gran nivel, que provienen de la santa casa croquetera en Cataluña: el COC de Vilassar de Mar. De postre, pedid la de chocolate y naranja.

Leer más
Sant Antoni

El cazón en adobo de La Chana

La Chana es una taberna alegre y simpática que sirve tapas andaluzas, especialmente de Cadiz, en un ambiente ecléctico y con rock de fondo. Su especialidad desde que abrió hace dos años en el Poble-sec es un cazón en adobo excepcional, que se elabora con una mezcla de especies y vinagre y que no tiene más secreto “que el vinagre sea de buena calidad, que el aceite esté siempre limpio y la harina, en este caso de trigo, sea buena”, explica Natàlia, propietaria del local. El resultado es una pieza de pescado magnífica, tierna y sabrosa.

Leer más
El Poble-sec
Advertising

Los buñuelos de bacalao del Jai-ca

Sobresalen en la tapa marinera y el rebozado desde hace 61 años. Después de probar sus buñuelos de bacalao ­–potentes, con el sabor del pescado desalado y deshilachado bien presente, con una capa gruesa de rebozado que les hace colitas– uno no puede evitar reírse de aquellas cosas llenas de aire y a precio de oro que te sirven en según qué sitios. No podéis dejar de probar su gambita rebozada, “frita entera para que puedas comerte los bigotes y la cabeza”, dice Jaume Cabot. Si vais en fin de semana, paciencia y caña, que la tiran buenísima.

Leer más
La Barceloneta

El pescado de El Pescadito Frito

Minimalismo al servicio de la fritura marinera: abierto en 1984, Jesús presume de tener el primer restaurante “exclusivamente de pescadito frito de Barcelona” y de no tener ni patatas chips, ni vermut ni latas: “No hay nada que no sea pescado, en gran parte de playa, hecho al momento”. En vez de bandejas de rebozados, aquí encontraréis en cruda exposición pulpos, boquerones, calamares, sepias y gambas a precios difíciles de creer. Simplicidad pura: pescado, sal, harina y golpe de aceite (que no huela a fritanga habla bien del cambio de aceite). Por la noche hay tanta gente que os invitan a café si os lo tomáis en la barra. Y a mediodía, por 16,95 euros tenéis un menú orgiástico con dos platos enteros de pescado.

Leer más
Advertising

Las croquetas del Joanet

Àngels Paredes, propietaria y cocinera del Joanet, dice que los fritos tienen muy mala fama “pero que al final mucha gente acaba pidiéndolos”. Ahora bien, su tapa de croquetas caseras –dos de calamar en su tinta, de pollo y de jamón– es espectacular. Así como sus patatas fritas, quizá las mejores que he probado nunca en un restaurante popular (cocción perfecta, cortadas cada una con irregular primor). Dejando de lado el aceite hirviendo, esta casa de comidas centenaria es conocida por el buen producto fresco a la plancha y platos de cuchara de los que no encuentras, excelentes.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Churros en Comaxurros

La churrería hipster de Barcelona se llama Comaxurros, está en Sarrià y es un auténtico homenaje al churro del siglo XXI. Encontramos, entre otros, churros rellenos de nata con coulis de frambuesa; de praliné, limón y almendra garrapiñada; de crema quemada (el popular xurruscat) o de chocolate con naranja, este último uno de los hits de la temporada. Fritos en aceite de oliva virgen extra, tienen  su versión con salsa, que solo encontramos en el food truck de Comaxurros.

Leer más
Sant Gervasi - La Bonanova
Advertising

Pato frito en el Mosquito

Recomendado

Esta es una de esas delicias carnívoras por las que te sabe mal por los flexiterianos. Te llega a la mesa un plato abundante de pato frito virtuosamente, cortado a tiras y con unos palillos y un plato de salsa hoisin. Y tú vas deshilachando y mojando trozos de muslito de pato: las partes magras son jugosas y llenas de sabor, y las que llevan grasa son una gratificación sensual instantánea. Vale la pena planear la visita por los bordes lacados y refrititos. Por 1,80 € más, os prepararán el plato con ave ecológica, y con un bol de arroz es casi un plato único.

Leer más
Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera

Bacalao con tomate en La Cova Fumada

Su pizarra carcomida por el tiempo hace 61 años que dice que “todo va mejor con Coca-Cola”. Ahora bien, lo que nos interesa es que, por más años que pasen, esta taberna marinera no ha perdido ni un ápice de personalidad en el trato (espíritu afectuoso pero resolutivo, no están para tonterías) ni en la comida: guisos buenísimos y pescado directo de la barca, a precios reventados. Como con otros secretos bien guardados (las alcachofas, por ejemplo), Josep Maria Magí no dice ni pío sobre un amoroso bacalao enharinado y frito, con tomate, que desalan ellos mismos. “El punto es la cocción, pero no diré nada que ya hay demasiados piratas”. Ya sabéis que la bomba de la Barceloneta en realidad es la bomba de La Cova Fumada.

Leer más
La Barceloneta
Advertising

Fritura en el Bar Cañete

Uno de los platos estrella de este bar de tapas con una larga barra es la llamada fritura Cañete, una selección de gambitas, calamares, cazón en adobo y pescado de lonja del día, fruto de la feliz hermandad entre Atlántico y Mediterráneo. Rebozados con harina de arroz, como es tradición en el sur, son unos pescados sabrosos y nada grasientos, que compiten con otros fritos de la carta de gran nivel: unos boquerones receta de la madre de Julio, el jefe de sala, una gran croqueta de jamón y la torta de camarones.

Leer más
El Raval

Tempura en Tempura-ya

Este japonés que ya funcionaba cuando el sushi todavía no estaba de moda, empezó hace 22 años con la voluntad de especializarse en fritos, pero ha ido evolucionando por petición popular y ahora ofrece sushi y otros platos japoneses. Pero sus tempuras de langostinos, alcachofas o verduras de temporada, hechas con harina de trigo y levadura y fritas con aceite de girasol, son todavía un must del local, que tiene también otras piezas fritas, como las croquetas de buey de mar o las bombas japonesas con pulpo.

Leer más
Eixample
Advertising

EL ABC DEL PESCAÍTO FRITO

La Plata

Recomendado

Merche Fructuoso hace casi 30 años que lleva la cocina del Bar La Plata. Si hay alguien que tenga autoridad para explicaros cómo hacer pescaíto frito, es ella.

Leer más
El Gòtic
1- Limpiar y rebozar

1- Limpiar y rebozar

Comprad un pescado muy fresco: unas sardinas, por ejemplo (a ellos les llegan directamente de la playa). Quitadles la tripa, que queden bien limpias, pasadlas por agua, escurridlas y saladlas.

Advertising
2- Sin excesos de harina

2- Sin excesos de harina

Seguidamente, rebozadlas con harina de maíz. Sobre todo no le pongáis huevo ni ningún condimento, el pescado fresco no necesita ningún añadido. Una vez estén bien enharinadas, quitadle el exceso.

3- Dejad reposar

3- Dejad reposar

Poned una ración de pescaíto en la freidora, con aceite muy caliente. Que se fría dos minutos a fuego vivo, y dejadlo reposar un minuto con el fuego apagado. Retirad el pescado y comedlo al instante. Si no tenéis freidora, una sartén con aceite abundante servirá.

Advertising

Críticas y valoraciones

0 comments