Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Salir por Montjuïc y el Poble-Sec

Salir por Montjuïc y el Poble-Sec

El mejor ocio nocturno del barrio

Advertising
¿Echas de menos algún local nocturno imprescindible de Montjuïc y Poble-Sec? Nos lo puedes decir en los  comentarios de abajo.
Música, Espacios de música

Sala Apolo

icon-location-pin El Poble-sec

Esta sala de conciertos, con Nitsa como residencia más importante, se ha convertido en el paradigma del clubbing indie barcelonés y la buena música en vivo sin etiquetas. Figuras emergentes y consagradas del pop, rock, folk y electrónica internacional pisan el escenario cada día de la semana.

Locales de noche, Bares

Mau Mau Underground

icon-location-pin El Poble-sec

Situado en pleno barrio del Poble-sec, Mau Mau Underground es una antigua nave industrial reconvertida en un lounge club. Está abierto de jueves a sábado y también los días de partido de fútbol, y con sus dos pantallas gigantes se convierte en una buena opción para ver el partido el grupo. Podréis encontrar más de 35 ginebras y 20 vodkas premium.

Advertising
Bares y pubs

Psycho

icon-location-pin El Poble-sec

Un bar de rock and roll de los de verdad, fundado por gente como Charly Raw, que han hecho todos los papeles posibles: promotores, vendedores de discos y periodistas. A menudo encontraréis al grupo de turno del Apolo haciendo la primera o la última. Suena todo lo que sea bueno: de Sly & the Family Stone a Dead Boys.

Time Out dice
Teatro

El Molino

icon-location-pin El Poble-sec

Después de la reforma del 2010, este famoso teatro ha renacido de sus cenizas. El Molino está recuperando el esplendor de sus mejores tiempos, cuando era el teatro más reconocido del Paral·lel, transgresor e inventando un lenguaje propio para burlar la censura de la época, y sigue programando espectáculos de revista, cabaret, burlesque, music hall y también teatro y flamenco.

Advertising
Bares y pubs, Coctelerías

Tinta Roja

icon-location-pin El Poble-sec

Bar-cabaret de ensueño, con coctelería argentina y una sala de teatro donde en ocasiones hay tango en directo y actuaciones de trapezistas. Un sitio perfecto para tomar una copa en una atmósfera suave y misteriosa, onírica

Time Out dice

También te gustará

Restaurantes de Montjuïc y Poble-sec

La mejor cocina del barrio ¿Crees que falta algún restaurante importante de Montjuïc o Poble-sec? Dínoslo en los comentarios de abajo. Xemei No es lo mismo decir “hoy hemos cenado en un italiano” que “hoy hemos cenado en un veneciano”. ¡Todavía hay categorías! Cuando, en el Poble-sec, abrieron el Xemei, este inciso se hizo imprescindible. Los gemelos –xemei, en dialecto veneciano– Stefano y Max Colombo llevaron a Barcelona una cocina transalpina que superaba de una vez los macarrones a la boloñesa y las pizzas quattro stagioni. Llegaba el pescado tal y como lo cocinan en el Véneto, y teníamos que aprender qué son las sarde in saor o el baccalà mantecato: otra cocina italiana era posible. Las sarde son la versión veneciana de las sardinas escabechadas y aquel bacalao es una brandada sin ingredientes lácteo. En Xemei os lo sirven en un surtido que también incluye caballa al horno y boquerones marinados, y que debéis pedir sí o sí para poneros en situación. Cosa que, por otro lado, no os costará mucho. El lugar tiene glamour y, como toca en estos casos, corre el rumor de que algún jugador del Barça es cliente. El ambiente de taberna vintage, la hiperactividad de los xemei, los camareros charlatanes y unos platos buoni, buoni, buoni son motivos suficientes para decidir que volveréis. Pero antes, acabaros los bigoli in salsa veneziana, las sepias a la plancha con polenta, el pulpo a la brasa o, si queréis parecer venecianos de toda la vida, el hígado de ternera a la veneciana. Cas

Bares de Montjuïc y Poble-sec

Una selección de los mejores bares del barrio Es Xibiu Los amigos del Red Rocket Bar también han puesto barra de pintxos en Blai: Es Xibiu se beneficia del origen mallorquín de la dueña, Bel, y a parte de una selección de montaditos de relación calidad-precio inmejorable y plato del día, encontraremos especialidades como el palo con sifón. Cuidado, los sábados al mediodía hay vermut musical con los mejores DJ de rock’n’soul de la escena estatal. Gran Bodega Saltó La Saltó ha sido una de las pioneras en convertir el Poble-sec en uno de los barrios más animados de la ciudad. De hecho, sus horarios son más de bar de noche que de tienda, lo que no impide que algunos vecinos bajen por las noches a llenar sus garrafas de vino de tonel. Pero su oferta enológica no es el principal atractivo de la Bodega Saltó. Cuesta encontrar un local tan pintoresco como éste en Barcelona. Renovado por el diseñador Steve Foster en 2002, funciona como una pequeña feria de la extravagancia donde se pueden encontrar todo tipo de andóminas, anticuallas, tigres de peluche o colgajos que beben en porrón. Barramon Hay quienes consideran una auténtica traición que en Barcelona sólo haga frío tres días al año. Cuando sintáis esta injusticia, id al Barramon. Tomad una copa de vino, una patatas arrugadas de la casa y pensaréis que estáis en Canarias. La intimidad de las mesas, las películas en blanco y negro y las lucecitas de la barra, multiplicarán por diez la nostalgia de palmeras. Con terraza en la calle B

Advertising
Tiendas

Tiendas de Montjuïc y Poble-sec

Os hablamos de algunos de los comercios más importantes de estos dos barrios Vintage-Room Vintage-Room es la tienda online donde Anna y Manuel han bolcado toda su obsesión por los muebles y los objetos de los años 50, 60 y 70. Sus hallazgos en mercados del sur de Francia y otros de no tan lejos se muestran en Vintage-Room. Una selección acurada y coherente, que ahora está al alcance de todos. Podéis disfrutar de sus muebles en el restaurante Acai; tiene gracia poder comprar la butaca donde habéis cenado. Fatbottom Entrad con los ojos abiertos en esta cueva ilustrada donde hasta las paredes están repletas de historias, con osos que cazan salmones o la última aventura gráfica de los autores más interesantes del momento. Esto es Fatbottom, la libreria gráfica dedicada a todo lo que se mueve entre el cómic de toda la vida i la ilustración pura. Poble Espanyol Construido para la Exposición de 1929 y es un diseño impulsado por el arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch, este pueblo español encantador, que puede parecer algo kitsch según los gustos de cada uno, reproduce edificios y plazas tradicionales de cada región de España. Las torres cilíndricas de la entrada son una copia de la ciudad amurallada de Ávila y te llevan a una plaza mayor típica de Castilla, desde allí los visitantes pueden explorar un callejón de Arcos de la Frontera, en Andalucía, para después dirigirse a la Casa de las Cadenas del siglo XVI en Toledo. Hay muchos bares, restaurantes y un tablao flamenco. F

Viaje

Un paseo por Montjuïc

Desde los jardines del Teatre Grec, salimos por la puerta derecha del anfiteatro. Desde aquí, las Escales del Generalife nos suben hasta la Fundació Miró. Esta sucesión de fuentes con cascadas inspiradas en los Jardines de la Alhambra están flanqueadas por peldaños de piedra, olivos y bancos ideales para la contemplación. En lugar de subir las escaleras, giramos a la derecha hacia los Jardins Laribal, que al igual que las Escales, fueron diseñados por el arquitecto francés Jean-Claude Nicolas Forestier a principios del siglo XX. Enfrente, nos encontramos la Rosaleda de la Colla de l’Arròs, que alcanza su esplendor en primavera. Desde aquí, una larga pérgola nos sube hasta la Font del Gat, un claro en la pendiente de la montaña donde encontramos un pequeño restaurante diseñado por Josep Puig i Cadafalch y la modesta fuente. De espaldas al restaurante, seguimos el camino en dirección este, hacia la Fundación Miró y llegamos a una placita presidida por la escultura de bronce de Josep Viladomat, La noia de la trena (Chica de la trenza). Seguimos recto y vemos la escultura Repòs, también de Viladomat, una versión de tamaño natural de la figura que Manolo Hugué dejó inacabada por enfermedad. Giramos a la derecha en la avenida Miramar. Justo enfrente del museo Miró encontramos unas escaleras que nos suben hasta el Vivero Tres Pins, donde se cultivan las plantas destinadas a los parques y jardines municipales de la ciudad. Desde aquí y en dirección al mar, la avenida nos conduce

Advertising