0 Me encanta
Guárdalo

Bares míticos de Madrid

Para tomar unas cañas o salir de fiesta, hay bares que todos conocemos y que forman parte de la historia de la ciudad

El Tigre

Hay bares que han sobrevivido al paso de los años, cuyas paredes han visto pasar varias generaciones de madrileños y aun así conservan intacto ese aire añejo y familiar que nos sique cautivando. Son bares que todos conocemos, donde todos hemos pasado a tomar unas cañas o salir de fiesta, verdaderos templos que forman parte de la historia de la ciudad. Desde aquí no podemos hacer más que reivindicar su buen hacer y su hábil supervivencia contra viento y marea. Visitad estos bares e impregnaos de su ambiente, seguro que volveréis.

Para el día

Casa Labra

Famoso por ser el lugar de nacimiento del Partido Socialista Español en 1879 este legendario bar con sus frontales de madera  merece la pena ser visitado no solo  por su historia sino también para probar su especialidad: las croquetas y tajadas de bacalao.

Leer más
Sol

El Tigre

Si consigues pasar de la puerta, pide una caña o una sidra y maravíllate ante las considerables tapas que te pondrán con ella. Patatas bravas, jamón serrano, tortilla… gratis claro. Y con cada ronda varía y aumenta. El bar es algo ruidoso y siempre hasta los topes pero vale la pena adentrase por el tamaño de esas tapas.

Leer más
Chueca

Palentino

Una clásico madrileño para el día y también para noche. El Palentino ha visto pasar varias generaciones de jóvenes ansiosos por las cervezas baratas y los bocatas a pocos euros. Es un bar con historia, regentado por un veterano camarero que puede contarte más de una batalla. Uno de sus grandes reclamos son las copas baratas.

Leer más
Malasaña
Advertising

La Ardosa

Un clásico a la hora del aperitivo y cuando cae la tarde. Mucha solera rezuman sus estanterías repletas de botellas de cerveza cubiertas de polvo. Las cañas son siempre dobles pero es fácil bajarlas con alguna ración de su atractiva carta. Su tortilla de patata hace honor a su fama.

Leer más
Malasaña

La Dolores

Otro clásico de Madrid. Con unos azulejos espectaculares en el exterior y filas de botellas de cerveza llenas de polvo en su interior, La Dolores, lleva sirviendo cañas bien frescas desde los años 20. Hay una pequeña lista de tapas, que están buenas aunque algo caras. Sus especialidades: los ahumados, las anchoas y la mojama.

Leer más
Barrio de las Letras

El Anciano Rey de los Vinos

Se ha mantenido casi igual durante el último siglo, sencillo pero espacioso, luminoso y con una gran barra. Sirve buenos pinchos y es un sitio perfecto para tomar algo después de visitar La Almudena o el Palacio Real.

Reservar ahora Leer más
Sol
Advertising

Casa Alberto

Céntrico, y por tanto, claro anzuelo de turistas buscando experiencias castizas, este local (taberna y restaurante) es una institución madrileña. Abierto desde 1827 -tienen hasta un libro con la historia del lugar-, conserva su barra de zinc y es un abigarrado museo de iconografía nacional.

Leer más
Barrio de las Letras

Los Caracoles Casa Amadeo

No es un sitio bonito pero es la parada post-Rastro más popular. Sus especialidades incluyen, como no, caracoles en salsa, codillo de jamón y zarajos, un clásico de Madrid.

Leer más
La Latina

Para la noche

Siroco

Un equipo maravillosamente creativo dirige Siroco, algo que se ve muy claro en sus flyers, su programa y los efectos visuales del propio club. Funciona como un lugar de música en vivo. El ambiente se calienta después de los conciertos, que suelen terminar a las 2 de la madrugada.

Leer más
Conde Duque

El Sol

Un flujo constante de las mejores actuaciones en vivo pasa por El Sol, otro vestigio de la Movida. La decoración no es gran cosa, pero el ambiente y el programa lo compensan con creces. Una mezcla de rock, rhythm and blues, punk y soul suena por sus altavoces cuando terminan algunos de los mejores conciertos que se celebran en Madrid.

Leer más
Sol

Tupperware

Verdaderamente postmoderno, este lugar es escandalosamente kitsch pero con una sensibilidad pop art que le salva de haber ido demasiado lejos. La piel sintética, fotos de Star Wars y la psicodelia de otras décadas combinan sorprendentemente bien. No hay una política musical. Todo vale, desde el jazz ácido al house o el soul.

Leer más
Malasaña
Advertising

Morocco

Una vez adquirida la leyenda de ser el club de la Movida y de que por allí pasaron personajes ilustres como Alaska, Morocco tiene los dos pies firmemente plantados en el pasado. Su aventura se remonta a 1953 cuando abrieron por primera vez. En medio de la temida represión franquista, aquí se perpetraban bailes prohibidos y ritmos rompedores.

Leer más
Sol

La Vía Láctea

Es una vieja gloria de la noche de la capital. Adquirió fama con la Movida Madrileña en los 80 y ahora desprende cierto halo nostálgico. Sus paredes llenas de graffitis de aspecto descuidado le dan el toque rockero y canalla al bar. Tiene varios espacios diferenciados, por eso no se suele llenar y es fácil caminar (y respirar) por sus pasillos sin agobiarse.

Leer más
Malasaña

El Penta

Mítico bar emblema de la Movida madrileña. La visita al Penta es una parada imprescindible en el céntrico barrio de Malasaña. Este local se ha sabido amoldar a la perfección a los nuevos tiempos, y aúna el aroma a bar clásico con un toque moderno.

Leer más
Malasaña
Advertising

Críticas y valoraciones

1 comments