Casa Alberto
Casa Alberto

Los bares más castizos de Madrid

Locales que mantienen viva la esencia de la ciudad entre barras de zinc, vermut de grifo, decoración de hace décadas y camareros con oficio y experiencia

Publicidad

Son locales en serio peligro de extinción, pero todavía brillan como pequeñas joyas de una ciudad que se gentrifica por momentos. Son los llamados bares castizos de Madrid, que anclados en el costumbrismo, nos recuerdan tiempos en los que la hostelería tenía otro ritmo. Camareros uniformados, con oficio, expertos en el arte de servir (e incluso deliciosamente serviles), decoración austera que hoy en día es verdadero diseño de interior, viandas de cocina demodé extrema, resabios del siglo XX en cada rincón, y un ambiente cañí, castizo y genuinamente español hacen de estos singulares bares una seña de identidad de la marca España. De hecho, son los favoritos del turismo más enterado.

En esta categoría no caben los toques foodie, ni culturetas, ni pop, ni otras 'moderneces'. Por eso los bares típicos de Madrid de los barrios del centro que han sido traspasados a 'modernos' (por jubilación o por la subida brutal de los alquileres) y, que aunque 'medio mantienen' ese peculiar tamiz castizo, sirven ceviches, baos y demás delicias gastro dictadas por el 'instachef', quedan definitiva y positivamente fuera de esta terna. Lo de este listado es 100% 'vieja escuela'. Hemos seleccionado algunos de los que todavía resisten en estos tiempos de gentrificación.

RECOMENDADO: Los 50 mejores bares de Madrid.

  • Bares de tapas
  • Malasaña
  • precio 1 de 4

Un clásico a la hora del aperitivo y cuando cae la tarde. Mucha solera rezuman sus estanterías repletas de botellas de cerveza cubiertas de polvo. Las cañas son siempre dobles, pero es fácil bajarlas con alguna ración de su atractiva carta. Su tortilla de patata hace honor a su fama. Si pasas por debajo de la barra encontrarás un pequeño saloncito.

  • Bares de tapas
  • Chueca
  • precio 1 de 4

El Tigre es otro de esos bares castizos de Madrid y la segunda casa de jóvenes estudiantes fiesteros y guiris enterados que van allí en busca de sus cañas bien tiradas de cerveza y sidra con su correspondiente aperitivo gratis. Unas tapas nada gourmet, pero muy españolas: tortilla de patatas bien cuajada, chorizo, lacón con pimentón, croquetas, patas bravas... Todo con extra de grasa, pero muy sabroso para invitar a pedir una segunda, tercera, cuarta o quinta ronda, y salir de allí cenados y bebidos por cuatro duros. Una suerte de' fast food castizo' que verdaderamente engancha. La decoración cumple a pies juntillas todos los requisitos de este tipo de locales, con el extra de bizarra parafernalia de caza (taxidermias gigantes de cabezas de jabalí, cornamentas...), madera, barriles y un suelo lleno de palillos y servilletas. Como debe ser.

Publicidad
  • Bares de vinos
  • Malasaña
  • precio 1 de 4
Casa Camacho
Casa Camacho

Un diamante en bruto. La pequeña Casa Camacho ha cambiado muy poco desde que abrió en 1928, salvo por la máquina tragaperras y la televisión, ambas siempre encendidas. Polvo de antes de la guerra cubre las botellas y flores de plástico que adornan su frontal, y el suelo es un mar de palillos. Como bar para saborear la vida de barrio no tiene precio, aunque a día de hoy se llene siempre de la juventud hipster malasañera. No te vayas sin probar un yayo.

  • La Latina
  • precio 2 de 4
Malacatín
Malacatín

Una de las tabernas con más historia y tradición de Madrid. Fue fundada en 1895, en plano barrio de La Latina y aunque comenzó como una tienda de vinos, más tarde le sumaron una pequeña cocina y freidurías. Desde entonces, el mando del restaurante ha pasado de generación en generación, especializándose en la cocina castiza y tradicional y haciendo de un plato madrileño, su icono: el cocido, suculento, sabroso y con ingredientes de primera que cuentan con denominación de origen.

Publicidad
  • Bares de tapas
  • Conde Duque
  • precio 1 de 4

Un lugar relajado, con grandes ventanales que se abren a la calle en verano, mesas de mármol, paredes desgastadas y techos art decó. Una buena selección de vino se muestra escrita en tiza en la pared, alguno incluso sale de sus antiguas barricas y sirven tapas y raciones variadas.

  • Bares de tapas
  • La Latina
  • precio 2 de 4
La Taberna de Antonio Sánchez
La Taberna de Antonio Sánchez

Pocos cambios ha tenido este bar castizo de Madrid, desde su mostrador de zinc a la cabeza de toro en la pared. Sus múltiples dueños siempre han tenido que ver con el mundo del toreo y tertulias de críticos, toreros y aficionados se siguen llevando a cabo en el local. Muy auténtico y agradable, con lustrosas tapas, incluidas las que ponen con la caña.

Publicidad
  • Bares de tapas
  • Barrio de las Letras
  • precio 1 de 4
La Dolores
La Dolores

Otro clásico de Madrid. Con unos azulejos espectaculares en el exterior y filas de botellas de cerveza llenas de polvo en su interior, La Dolores, lleva sirviendo cañas bien frescas desde los años 20. Hay una pequeña lista de tapas, que están buenas aunque algo caras. Sus especialidades: los ahumados, las anchoas y la mojama.

  • Bares de tapas
  • Sol
  • precio 2 de 4
Casa Labra
Casa Labra

Famoso por ser el lugar de nacimiento del Partido Socialista Español en 1879, este legendario bar con sus frontales de madera merece la pena ser visitado no solo por su historia sino también para probar su especialidad: las croquetas y tajadas de bacalao rebozado. Una de esas direcciones muy a tener en cuenta, pero ojo, porque siempre está hasta arriba y puede que te toque comerte el bacalao en plena calle y con las manos. Y te encantará.  

Publicidad
  • Carabanchel
  • precio 1 de 4

Uno de los bares más típicos de Madrid es Yakarta, parte de una cadena anclada en el bizarro estilo de bares de aperitivos de hace 30 años que afortunadamente sigue manteniendo su ambiente cañí, su costumbrismo digno de una descripción autobiográfica de la reina de este subgénero literario, Grace Morales, su servicio a la española y sus precios populares. Situado en la plaza de Oporto, podría ser un escenario a lo Todd Solondtz (si fuera madrileño) o a lo Elvira Lindo (cronista de Carabanchel) con una preciosa decoración de chatarra chic de estilo marinero, con apliques dorados años 70, una genial barra de mármol y aluminio, trofeos varios (bandejas de porcelana, marcos dorados, trofeos de fútbol y pesca), paneles con tipografía 'setentiana' con los nombres de las raciones y vitrinas de cristal con refrigeración analógica, en un alarde no consentido de vintage bizarro digno de verse. Se puede desayunar café y churros por sólo 2 euros y con cada bebida te ponen tapas grandes de marisco, como se hacía en casi todos los locales hace tres décadas. 

  • Bares de tapas
  • Chueca
  • precio 1 de 4
Ángel Sierra
Ángel Sierra

Este destartalado y viejo bar con sus paredes recubiertas de azulejo, antigua barra de zinc y barricas de madera es el punto de encuentro de la plaza de Chueca. Tiene una sala detrás del bar con un falso estilo a viejo pub donde uno puede sentarse. A partir de media noche solo se sirven cañas dobles.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad