Happy end

Cine, Drama
3 de 5 estrellas
Happy end

Time Out dice

3 de 5 estrellas

La familia Laurent, que tiene un imperio en el mundo de la construcción, enmascara su caída moral bajo un aura de respetabilidad repugnante

Les ha pasado a muchos grandes cineastas: llega un día en el que les basta con hacer de ellos mismos. Bergman, por ejemplo, no le hacía ascos a reconocer que, en la época de 'Cara a cara al desnudo' y 'Sonata de otoño', se había limitado a ser Bergman haciendo de Bergman. No es fácil imaginarse este nivel de autocrítica en el caso de Haneke. Por si acaso necesita una mano, se lo decimos nosotros: en 'Happy end' se apoya en su marca registrada después de haber ganado dos Palmas de Oro seguidas. Quizá por sorprender a todos aquellos que pensaban que se había ablandado con 'Amor', el cineasta austríaco vuelve a la frialdad implacable de una cámara que, en la distancia de un plano general de aterradora lucidez, que rechaza cualquier anclaje empático para columpiarse en una sórdida hostilidad, pretende ser diagnóstico de una Europa que, desde su atalaya de privilegios, ha perdido de vista lo que significa la palabra 'humano'.

Así pues, en esta enciclopedia de motivos hanekeanos, cada uno de los miembros de la familia Laurent remite a una de sus películas. La foto de conjunto de la saga se añade al álbum de disfuncionalidades burguesas de 'El séptimo continente', 'El tiempo del lobo' o 'Caché'. El deseo de eutanasia del abuelo Trintignant parece evocar el de Emmanuelle Riva en 'Amor'. El sadismo de la nieta parece heredado de la crueldad del joven de 'El vídeo de Benny'. La culpa del nieto, provocada por un accidente laboral donde ha muerto un inmigrante, es puro 'Caché'. Y la estructura secuencial, vagamente desconectada, es una versión restaurada de 'Código desconocido'. Está todo, sí, los fieles se frotarán las manos, pero le falta la intensidad, cocinada a fuego lento, de sus mejores títulos.

A veces, parece que Haneke no tenga nada original que decir sobre el poder alienante de las nuevas tecnologías –sobre todo cuando se mete en el pantano de las redes sociales– y que su discurso sobre la decadencia moral del neocapitalismo liberal europeo esté un poco agotado. Pero, cuando menos lo esperas, una bocanada de mal rollo en forma de diálogo nihilista, un plano que defeine la mezquindad humana o que nos hace preguntar si esconde alguna pista definitiva sobre una barbaridad futura, nos sigue incomodando. Por mucho que se repita, vale la pena continuar haciéndole caso, a Haneke. Dentro de unos años, como le ha pasado a 'Sonata de otoño', entenderemos 'Happy end' como algo más que una obra de transición.

Por Sergi Sánchez

Publicado

Detalles

Detalles del estreno

Reparto y equipo

Director
Michael Haneke
Guionista
Michael Haneke
Reparto
Isabelle Huppert
Mathieu Kassovitz
Jean-Louis Trintignant

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening