Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
El Parador de Alcalá de Henares, a un clic en Booking
BookingEl Parador de Alcalá de Henares, a un clic en Booking

Una escapada de cuidado: 8 hoteles con spa cerca de Madrid

Pon el modo avión y desconecta porque en estos hoteles la vida se disfruta sin interrupciones y entre burbujas

Escrito por
Time Out Madrid editors
Publicidad

¿Quién querría renunciar a pasar una noche en Madrid? ¿Quién querría perderse dormir con vistas a la Gran Vía o por la zona de Madrid Río, con la naturaleza a un paso; o por la de Atocha, con la vida fluyendo entre andenes y aceras? Quedarse en Madrid, en el centro, está bien, muy bien. Ahora, la cosa también puede ponerse interesante si lo que buscas son hoteles con spa cerca de Madrid. He aquí una selección de alojamientos burbujeantes y lejos del mundanal ruido.

RECOMENDADO: Los mejores hoteles de España.

1. Parador de Alcalá de Henares

Si ya resulta impresionante alojarte en un colegio-convento del siglo XVII en Alcalá de Henares, imagina disfrutar de una sesión de spa bajo las bóvedas de lo que en su día fuera la iglesia de este complejo. Te sorprenderá. Prometido. No solo por el encanto de la estructura, sino por lo futurista de unas instalaciones donde podrás disfrutar del placer de darte una ducha escocesa bitérmica o una nebulizada de aromas; de pasear por un pediluvio o de sumergirte en una piscina de chorros e hidromasaje. No faltan, por supuesto, la sauna, las termas, las tumbonas térmicas ni los tratamientos personalizados en forma de masajes, faciales o rituales. Pregunta al personal cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades.

2. Occidental Aranjuez

A unos 30 minutos en coche de la Puerta del Sol, se encuentra este templo del bienestar en Aranjuez. Rodeado de naturaleza, este hotel de cuatro estrellas esconde en su interior un espacio concebido para tu relajación. Y lo logra. Te lo garantizamos. No en vano, los 1.200 metros cuadrados del U-Spa dan para mucho. Por ejemplo, para salas en las que disfrutar de tratamientos personalizados (desde un masaje tradicional hasta un ritual, pasando por el craneal mudra), piscina del Mar Muerto, ducha vichy, cápsula sensorial o cinco tipos diferentes de spa. A saber: romano, turco, finlandés, de vitalidad y oxigenante.

Publicidad

3. Box Art Hotel – La Torre

No vengas buscando un spa gigante, de esos en los que de pura variedad parecen infinitamente inabarcables. Situado en Collado Mediano, el Box Art Hotel – La Torre puede presumir de entorno tranquilo y de contribuir con su forma de estar en el mundo a que sus huéspedes bajen revoluciones. La sencillez y lo fácil suman puntos. Por ello, nada como servirte en bandeja sesiones de relajación en su sauna, de desconexión en su bañera de hidromasaje y de olvidarte del mundo con sus masajes. Cuando sientas que quieres volver a conectarte con lo que te rodea, pregunta en recepción: te hablarán de sus rutas. Las tienen de senderismo, a caballo o culturales guiadas en San Lorenzo del Escorial.

4. Hotel Isla de la Garena

Situado en Alcalá de Henares, muy cerca de la A2 y a tan solo 15 kilómetros del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y del IFEMA, el hotel Isla de la Garena pretende (y lo consigue) convertirse en ese lugar al que acudes cuando quieres desconectar del ritmo frenético que te rodea. A sus espaciosas habitaciones, concebidas para tu descanso, hay que sumarle un spa en el que podrás dejarte envolver por las burbujas mientras pierdes la noción del tiempo. Ah, no te vayas sin probar su baño turco. En verano, el spa permanece cerrado; pero, a cambio, lo que abre es una piscina exterior con una generosa zona de solárium, donde también te resultará fácil olvidarte hasta de quién eres.

Publicidad

5. Hotel Las Artes

Caminar tranquilamente por una zona de pediluvio mientras notas la textura de las piedras en las plantas de tus pies; sumergirte en un jacuzzi en el que tu relajación se deja mecer por el burbujeo del agua o desconectar completamente al recostarte en una tumbona desde la que ver la vida pasar. En el Hotel Las Artes, situado en Pinto, a unos minutos del Parque Warner, tu bienestar es una prioridad y los elementos para garantizarlo vienen de serie. Piensa qué tipo de escapada estás buscando, cómo te apetece que te cuiden y, después, simplemente, limítate a disfrutar. Ellos se encargan de todo.

6. Posada Rural SPA Granja La Tejera de Lozoya

En Gargantilla del Lozoya, en plena Sierra Norte de Madrid, el mejor complemento para la paz y la tranquilidad que destila la naturaleza de la zona solo podían ser las sesiones de burbujas y chorros de un jacuzzi; las horas de vuelta y vuelta en un solárium en altura con vistas a la belleza del entorno y el sentir cómo el estrés abandona tu cuerpo gracias a un masaje terapéutico. Todo esto y más es lo que reúne en sus instalaciones la Posada Rural Spa Granja La Tejera de Lozoya. Súmale un atractivo más: el agua de su piscina y de sus áreas de jacuzzi procede de un manantial y está climatizada.

Publicidad

7. Hotel Rural Spa & Wellness Hacienda Los Robles

¿Te imaginas salir a hacer una ruta de senderismo por la Sierra de Guadarrama o pasarte un día en la nieve en el Puerto de Navacerrada y al volver a tu alojamiento encontrarte con una sesión de cuidados a tu disposición? Eso es lo que ocurre cuando te alojas en el Hotel Rural Spa & Wellness Hacienda Los Robles, donde cuentan con un completo circuito termal. Creerás tocar el cielo al alternar tu tiempo entre chorros de masaje, camas de burbujas de aire, jacuzzi para la relajación muscular o su ducha de sensaciones. Lo tocarás cuando escojas masaje y quedes en manos de un equipo de profesionales que lo mismo te deleita con una terapia natural que con un tratamiento corporal o con uno facial.

8. Los Cinco Enebros

Al hotel boutique Los Cinco Enebros lo encontrarás a las afueras de Robledo de Chavela. Cuando llegues hasta él intuirás que no le falta de nada. Empezarás a comprobarlo cuando entres en alguna de sus coquetas y acogedoras habitaciones, cuando te sientes plácidamente en tu terraza o, mejor aún, cuando te relajes en una bañera con vistas a la naturaleza. Aunque para relajación, nada como la que consiguen en su spa. Sus circuitos termales son una mezcla entre duchas de niebla fría y bitérmica, sauna, baño de vapor y sesión de piscina, bien de chorros y cascadas. Y no, no faltan los masajes.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad