Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Cómo el rollo de papel higiénico ha acabado convertido en una joya hecha en Madrid
Rubén Morales Vacía la nevera papel higiénico
© Vacía la nevera

Cómo el rollo de papel higiénico ha acabado convertido en una joya hecha en Madrid

Advertising

Mucho antes de la llegada del coronavirus, Rubén Morales ya se había atrevido a diseñar una pieza de joyería con forma de rollo de papel higiénico. ¿Por qué? Porque era su forma de reivindicar otro tipo de joyería diferente a la más clásica y tradicional. Pero ha sido ahora, con toda la locura desatada por la pandemia y esa preocupación desenfrenada por compra papel higiénico, cuando muchos han descubierto Vacía la nevera, su firma de joyería con piezas de lo más cotidianas capaces de elevar a la categoría de lujo un simple rollo de papel higiénico (o una lata de conservas, su seña de identidad). 

"En solo dos días vendí más de 20 pares de pendientes de este modelo desde la tienda online", apunta, refiriéndose a los días 13 y 14 de marzo, los mismos en los que los rollos de papel higiénico desaparecían de los lineales de los supermercados tras el anuncio de un posible confinamiento de toda la población. Muchos ya le conoceréis porque es un habitual del Mercado de Motores, donde suele instalarse con toda su colección 'En Blanco', a la que pertenece el rollo de papel y otras piezas de baño, desde tapones de bañera a jaboneras de mano, todo "muy underground", como dice el propio Rubén.

Pendientes papel higiénico Vacía la Nevera

© Vacía la nevera

 

Todas las piezas las diseña en su taller de la Puerta del Sol y las produce en el horno de la ceramista María Torné, también aquí en Madrid. Y aunque hay quienes ya se han subido al carro del oportunismo para diseñar cosas parecidas, dice que "no tienen nada que ver" con las suyas, hechas en porcelana, unas bañadas en oro y otras hechas de plata. "Todas mis piezas están hechas a mano con un proceso muy largo que necesita tiempo de secado, primer horneado, esmaltado y un horneado más. Por eso he tenido que frenar y dejar de venderlas".

Por el momento, y hasta que la situación de la pandemia no mejore, no podrá retomar su actividad, pero avisa que en cuanto pueda volverá a meterse en el taller para seguir produciendo rollos de papel higiénico, jaboneras de mano, así como piezas de sus otras colecciones. Y cuando eso suceda, no tardará mucho en volver a ponerlas en el mercado. "Los pendientes del papel higiénico los hago en unos diez días. Y los volveré a hacer en cuanto termine esto, pero a ver si la gente los quiere entonces. Nunca se sabe".

 

Share the story
Últimas noticias
    Advertising