Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Embalse de San Juan
©Alfredo Arias

Piscinas naturales donde darse un buen chapuzón en Madrid

Remojarse o morir. Estos son los lugares ideales para darse un baño en aguas frescas cuando los termómetros estallen al rojo vivo y el asfalto empiece a arder

Escrito por
Time Out Madrid editors
Publicidad

Es cierto que el mar no llega hasta nuestra provincia, pero ni falta que hace. En la región tenemos piscinas naturales con agua pura del deshielo de las montañas, pantanos en los que practicar deportes acuáticos y ríos y lagos con un césped tan verde que nada tiene que envidiar a la molesta arena de la costa. Además de las piscinas de verano que nos refrescan sin tener que salir del centro de la ciudad y las que se encuentran a ras de cielo en azoteas y hoteles. Para demostrar que no tenemos nada que envidiar al Levante, os hemos preparado una lista con las cinco mejores playas de Madrid para que vayáis abriendo boca antes de que llegue el verano. 

RECOMENDADO: Las mejores piscinas de Madrid

  • Lugares de interés
  • Madrid

Un clásico en el veraneo madrileño. ¡Y además renueva Bandera Azul! Pocos son los padres y abuelos que no han llevado a su familia hasta aquí y se han refrescado en este pantano, situado entre San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa. Con 14 kilómetros de playas, es el único embalse de Madrid donde está permitido el baño. Las zonas para practicar deportes acuáticos están bien delimitadas y separadas de los bañistas. Es importante seguir las recomendaciones de seguridad, ya que se pueden alcanzar los 70 metros de profundidad en algunas zonas del pantano. La afluencia suele ser masiva y los fines de semana entre junio y septiembre más te vale ir pronto o no encontrarás sitio para plantar tu toalla.

  • Qué hacer
  • Rutas y paseos
  • Madrid

En el Valle del Paular se encuentran las piscinas naturales de Rascafría. Su agua es tan cristalina que se puede contemplar el fondo sin ninguna dificultad, aunque es difícil aguantar mucho tiempo dentro de ella porque está muy fría. La zona está dividida en tres piscinas ubicadas en el cauce del río Lozoya, con amplias praderas verdes que se llenan de familias y grupos de amigos cada verano. La entrada es libre y gratuita y el precio del aparcamiento es de 9 € por coche y día. Abre todos los días durante los meses de verano de 10 a 21 h y tiene mesas, kioscos, aseos y papeleras. Una gran opción para disfrutar de un baño en plena naturaleza. No os perdáis tampoco su cercana Isla. 

Publicidad
Playa de Estremera
  • Qué hacer
  • Madrid

Antes incluso de que Madrid soñara con tener su propia playa algún día, ya estaba ahí el arenal de Aldea del Fresno, en la confluencia de los ríos Alberche y Perales (a menos de una hora desde el centro de la capital). Obviamente, la zona dista mucho de ser un paisaje costero, pero así somos los madrileños: nos basta un claro en medio de un paraje arbolado, con arena bañada por la corriente de un río para creerlo. Y aunque no todos los charcos son océanos, este tiene motivos para presumir, al menos por el cotizado aspecto playero que presenta los fines de semana, con sus toallas, sus sombrillas, sus cubos y sus palas, y hasta sus chiringuitos –que no beach club–, con opciones para comer y tomar algo. Buena alternativa si se te olvida llevar nevera.

  • Qué hacer
  • Rutas y paseos
  • Madrid

En Cercedilla se encuentra uno de los lugares más frecuentado por los madrileños en la época veraniega. En el propio Valle de Fuenfría encontramos las piscinas, que en realidad son pequeñas pozas situadas en el transcurso del Arroyo de la Venta. Fueron creadas en el año 1978 y aunque ahora su agua está tratada con cloro, al principio eran totalmente naturales. El complejo recreativo de Las Berceas cuenta también con un bar merendero, zonas de césped, baños, vestuarios y una enfermería. Abre hasta finales de agosto de 10 a 20 h y la entrada cuesta 6 € los días laborables y 7 € los sábados, domingos y festivos. Los niños menores de 14 años y los mayores de 65 pagan 4 €.

Publicidad
  • Qué hacer
  • Madrid

En Buitrago de Lozoya encontramos una de las piscinas naturales más grandes de todo Madrid. El agua le llega directamente del Embalse de Riosequillo. La piscina natural tiene cerca de 4.500 metros cuadrados y a pesar de que su agua está tratada con cloro sigue estando igual de fría que la del río. El complejo cuenta además con zonas de descanso y merendero, baños, vestuario, un chiringuito, pista de fútbol sala y baloncesto y un área de juegos infantiles. Abre desde mediados de junio hasta finales de agosto de martes a domingo de 11 a 20 h. La entrada cuesta 5 € los adultos en fin de semana (4 € días laborables) y 3 € y 3,50, respectivamente, los niños y mayores de 65.

Cascadas y saltos de agua en Madrid
Shutterstock

6. Cascadas y saltos de agua en Madrid

Aunque la Comunidad de Madrid solo tiene cuatro zonas oficiales de baño, en las que controla la calidad del agua durante la temporada estival, la región goza de barias cascadas que merece la pena admirar y refrescan, aunque sea de lejos, tras una pequeña caminata. Es el caso de la Chorrera de los Litueros, un paseo por la naturaleza desde Somosierra os conducirá a uno de los saltos de agua más altos de la Comunidad de Madrid. En el río Guadalix está la Cascada del Hervidero, formada con dos saltos de agua a la que se llega desde San Agustín de Guadalix. 

Otras recomendadas son la Ducha de los Alemanes, que debe su nombre a los primeros montañeros de Guadarrama, varios de origen alemán, que se bañaban en este salto del arroyo de Navazuela en Cercedilla. Y la Chorrera de Mojonavalle, situada entre los puertos de Morcuera y Canencia, en un bosque de abedules.

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad