Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Kotsu x Kotsu
GE

Dónde comer el mejor ramen de Madrid

Ahora que empiezan a descender las temperaturas, este plato (que por su mezcla de ingredientes sirve como plato único) reconforta como pocos

Gorka Elorrieta
Editado por
Gorka Elorrieta
Publicidad

Más allá del sushi, el ramen se ha asentado en Madrid como uno de los platos calientes indiscutibles para la temporada otoño/invierno, con locales que han hecho de este plato su seña de identidad. ¿Cómo es un ramen? Se trata de un bol de caldo casero –a menudo de pollo y cerdo, o también de diversos tipos de marisco y pescado seco– que se aliña con 'tares' (salsas o sabores, definen el estilo de ramen y pueden llevar soja, miso, etc.) y donde descansan fideos de trigo que se comen en comunión con 'toppings' como tocino, huevo marinado o bambú. Entrantes, sopa y plato principal en uno. ¿Dónde comer el mejor ramen de Madrid? Os chivamos algunas de nuestras direcciones imprescindibles entre los restaurantes nipones de Madrid.

RECOMENDADO: Los mejores cocidos de Madrid

1. Kotsu x Kotsu

Con un año recién cumplido en el invierno de 2024, este humilde local, donde suena J-pop y hay imágenes del famoso ukiyo-e colgando de las paredes, se ha fraguado un buen puñado de clientes fieles que acuden a por su bol humeante. No es de extrañar. La atención es agradable y la receta del ramen está realmente buena. En sus mesas se pueden juntar otakus, currelas y japoneses. A un paso de la glorieta de Bilbao (Cardenal Cisneros, 1) y con aforo para algo más de una treintena de personas (conviene reservar los fines de semana a pesar de la alta rotación que impone el plato), este joven cocinero japonés, al frente de un equipo 100% nipón, presume de elaborar ramen de Hokkaido (la isla más septentrional del país asiático). Son varias las versiones que se muestran en carta según el nivel de intensidad del caldo base y la cantidad de ingredientes (con o sin huevo, con tres o más piezas de carne...) que escojas. Si no termina de saciarte este popular plato único, puedes compartir una ración de takoyakis, unas gyozas, la opción mini de alguno de sus donburi o terminar con un punto dulce. Aquí mandan los mochis. Probad sus mitarashi dango, no se ven tanto por aquí.  

Yokaloka
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Lavapiés
  • precio 2 de 4

Lo de Yoka Kamada es uno de los negocios más prósperos, ejemplares y queridos de la zona. Empezó haciendo makis y niguiris en apenas dos metros cuadrados y ha acabado comandando una tabernita nipona en el corazón del mercado de Antón Martín, un rincón donde todos los cocineros son japoneses y donde el ramen es espectacular. Eficiencia, sonrisas, buena materia prima, propuestas del día, objetos importados, sake, bizcocho de té verde, precios ajustados, amabilidad… son algunos de los pilares de este atractivo puesto.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Comer

Tras ganar más y más fieles con su delivery (un kit que tenías que terminar en casa), la pareja detrás de este sello ha saltado al plano físico con un local sencillo (José Abascal, 13). Hora de sorber cualquiera de sus versiones, que juegan con el nivel de picante y donde hay no solo una sino dos opciones vegetarianas. Y en verano aparecen en su carta nuevos ramen para tomar fríos o sin caldo. 

  • Restaurantes
  • Centro
  • precio 2 de 4

Todos los que, años atrás, hayan pasado buenos ratos aquí quizás sonrían al entrar de nuevo en el local del extinto Aki, aquella tabernita nipona que a golpe de precios asequibles, amabilidad y extraños cuadros se fraguó una espléndida comunidad de fieles (una vez cerrado, la puerta enrejada del local se llenó de notas de agradecimiento). Quizás sonrían porque los nuevos inquilinos han decidido no solo mantener ciertas particularidades del lugar sino que han sumado puntos.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Comer

Juan Alcaide y Pablo Álvaro, responsables de Umiko (2 Soles Repsol) y muchos bocados ya icónicos por su originalidad, se han lanzado a elaborar y servir ramen casi a diario. Lo tienen (también han sumado un curry que sirve igualmente como plan para comer y marchar) en carta de martes a viernes al mediodía. Y no solo hay opciones saladas. A la causa se ha embarcado Alejandro García (al frente de la pastelería Umikobake) para conseguir poner en la mesa una inédita y curiosa versión dulce. Se trata de un caldo de arroz con leche con coco, crumble de lima con shichimi tōgarashi, mantequilla tostada y trigo germinado inflado, que se acompaña con noodles de trigo sarraceno. Tenéis que probarlo. No hay nada igual en la capital. 8 euros cuesta.

6. Nomomoto

Nomomoto, el servicio de delivery y de take away de Grupo Nomo, lanza su ramen para que te lo comas en casa. Su propuesta incluye diferentes variedades de ramen como Aji-tama Miso Ramen -compuesto por fideos japoneses con secreto ibérico, huevo marinado y verduras en caldo dashi con ternera y miso- o el Aji-tama kara miso ramen -elaborado con fideos japoneses con secreto ibérico, huevo marinado y verduras en caldo dashi con ternera y miso picante-. Naoyuki Haginoya, director gastronómico del grupo, separa el caldo del resto de los ingredientes y recomienda servirlo bien caliente sobre los fideos antes de disfrutar.

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Chueca
  • precio 2 de 4

En esta reinterpretación de la clásica taberna nipona (ya con Alberto Chicote fuera del proyecto) todo se hace al carbón y a la vista del comensal. Pretende ser un lugar desenfadado, sin pretensiones, donde entretenimiento y gusto se den la mano. Así tan pronto puedes pedirte uno de sus yakibokatas (de papada ibérica y pepino “David Chang”) como unos selectos pinchos de cordero marinado en yogur y hierbas o de langostino con mahonesa de coco. El concepto, sencillo pero bien pertrechado, tiene un espíritu internacional y una despensa de notables productos frescos.

Hattori Hanzo
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Malasaña
  • precio 2 de 4

Si quieres ahondar en la gastronomía nipona más allá del sushi, no busques más. Esta izakaya, comandada por Borja Gracia, se convertirá en tu sitio de referencia. Su carta te llevará, con trabajada fidelidad al original, por platos de Hokkaido o Fukuoka, de la región de Hakata (su black ramen es un “must”) a un prestigioso whisky japonés (proponen un plato de ternera rubia gallega con sésamo negro y brochazo de Yamazaki 17 años).

Publicidad
Ramen Kagura
  • Restaurantes
  • Austrias
  • precio 2 de 4
Este bar-restaurante japonés está especializado en un plato tradicional de la gastronomía nipona: el ramen. Tienen ramen de temporada, Tantanmen el más picante y Montaña Fuji con un monte de verduras, además del clásico a base de caldo de cerdo y vegetales aderezado con salsa shouyu o miso. Es un noddle bar pequeño pero cómodo y acogedor, con música japonesa de fondo y con un reservado especial para grupos.
  • Restaurantes
  • Japonesa

La carta de Ran Ran Tei se divide en la opción de menú a 15 euros, a elegir entre tres tipos de ramen, entrante, bebida y postre, y la opción de combo por 8 euros, a elegir entre ramen o yakisoba más bebida (un euro más si se quiere una cerveza Kirin). Los entrantes se limitan a gyozas (empanadillas), karaage (pollo frito japonés), takoyaki (bolitas de harina con pulpo) y yakitori (brochetas de pollo). En cuanto al ramen, Uchida cocina el Shoyu Ramen (de soja, el más popular), el Miso Ramen, o uno de sésamo y sal. Volver a la oficina después ya no será lo mismo.

Publicidad

11. Sr. Ito Lab

Cuando llega el frío es uno de los platos que más sale en casa del hostelero Ibán González y el chef Sergio Monterde. En la carta invernal, tanto de Sr. Ito (Pelayo, 60) como de Sr. Ito Lab (Trafalgar, 7), su apuesta más vanguardista, pocos se saltan su Yakibuta ramen, elaborado con panceta de cerdo braseada en su propio caldo, setas shiitake, pak choi, cebolletas, huevo macerado y furikake, un condimento seco muy extendido en la cocina japonesa que se espolvorea sobre sopas o arroces para potenciar su sabor. 

  • Restaurantes
  • Malasaña
  • precio 2 de 4

Esta taberna japonesa es ideal para pasar una velada desenfadada entre amigos, palillos y platos típicos nipones y taiwaneses. El ramen es sin duda uno de sus recetas estrella, desde el clásico Shoyu hasta el Four season, pero en su carta también destacan los baos, las gyozas y su crujiente tempura de verduras y langostinos. Cuentan con varios ambientes diferenciados, todos de inspiración nipona.

Publicidad
Oishii Sushi & Ramen
  • Restaurantes
  • Centro
  • precio 2 de 4
Uno de los pocos restaurantes especializados en ramen que encontramos en Madrid. Cuenta con dos locales, en Zurbano y Callao, y sirven una comida ‘deliciosa’, como su propio nombre indica en japonés. Además de mesas con cómodos sofás la más puro estilo diner americano, cuentan con una alargada barra donde sentarse a comer algo rápido y elegir entre los platillos que se despliegan ante nosotros. Su ramen, que elaboran a diario, es efectivamente uno de los mejores de la ciudad.
Nakeima
  • Restaurantes
  • Cocina creativa
  • Chamberí
  • precio 2 de 4
Jóvenes con buenas ideas y magníficos resultados. Mucha pasión y creciente nivel culinario. Todo gourmet que se precie ha degustado ya sus platos hispano-asiáticos, incluido su sabrosísimo ramen. El éxito desde su apertura a finales de 2013 es abrumador y no decrece porque su propuesta mantiene la misma pegada. Pujante finger food. No admiten reservas, se come en barra y tienen un aforo muy limitado. Si esto no son escollos y te gusta que tu paladar palpite y se divierta en este baile de sabores y texturas, acércate sin dudarlo.
Publicidad
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Barrio de Salamanca
  • precio 2 de 4

Para quienes hayan descubierto las bondades del ramen (plato sabroso, fácil de comer, muy completo y barato), hay una nueva parada en la ciudad. El último local del Grupo Ayala vale para ejecutivos con prisa (en media hora comes y te vas; hay menú al mediodía con gyozas+ramen+bebida) y para todo amante de los sabores nipones. Preparan elaboraciones de varias regiones de Japón (muchas presentaciones en dos tamaños: 200 o 100 gr) hasta llegar a una decena de propuestas.

Lamian
  • Restaurantes
  • Asiática
  • Centro
  • precio 2 de 4

Yong Ping Zhang aka Julio no para. Escaleras arriba (vistazo a la cocina), escaleras abajo (comentario rápido del plato). El ritmo y la implicación de su equipo en el proyecto es igual de alto. Con diligencia pero sin prisas. Esta taberna de ramen (o lamian=fideos chinos estirados a mano) es un 'must' para amantes de este plato. Su creatividad sí que no sabe de líneas rojas.

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad