Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Madrid icon-chevron-right Dónde comer el mejor sushi de Madrid
Sushi en Yugo The Bunker
Yugo The Bunker

Dónde comer el mejor sushi de Madrid

Barras y salas donde el sushi, en todas sus acepciones (maki, nigiri, temaki...) y vestido de mil formas distintas, es el verdadero protagonista de la fiesta

Por Gorka Elorrieta
Advertising

La gastronomía nipona está en cada esquina de la ciudad. No hay un barrio sin un local donde sirvan sushi, sea para llevar o para comer ahí mismo, sea una franquicia o un proyecto personal. Hasta muchos supermercados han incorporado corners donde alguien prepara bandejas y bandejas de sushi (con su wasabi y su botecito de soja). El combo arroz y pescado crudo se ha democratizado hasta la saciedad. Pero la calidad de la materia prima, aquí de manera más evidente que en otro tipo de comida (más elaborada), marca claramente la diferencia. 

Salvo el puesto de Yoka Kamada en el mercado de Antón Martín, el más económico de la selección, te presentamos un puñado de direcciones donde el sushi protagoniza la oferta culinaria del restaurante pero... el producto es tan extraordinario que toca rascarse el bolsillo. Eso sí, la experiencia no te defraudará. 

RECOMENDADO: Mejores restaurantes japoneses de Madrid

Yugo The Bunker

Restaurantes Japonesa Barrio de las Letras

A dos metros bajo tierra, rodeado de madera y piedras, no solo estás vivo sino que tus ojos brillan más que nunca con cada pase del menú. En el reservado para socios, reproducción de un búnker japonés de la II Guerra Mundial con medallas originales y banderas de seda, Julián Mármol exhibe un producto sublime que lleva a un territorio nuevo e inesperado. Si no estáis en la lista –son constantes las solicitudes–, arriba os esperan platos con estrella Michelin. Inmejorable consuelo. 

Ikigai
STUDIO TORDEN

Ikigai

Restaurantes Japonesa Centro

Los orígenes, formación y mudanzas vitales hacen del reflexivo Yong Wu Nagahira una torre de Babel que se filtra en su personal cocina japonesa. Abstenerse puristas. Su chawan mushi comprime las líneas conceptuales más atractivas del restaurante: fusión armónica, rigor técnico y sabores equilibrados. Producto de calidad, ambiente relajado, servicio cercano. Aunque cada semana prepara nigiris fuera de carta, las versiones templadas son obligatorias.

Advertising

Kabuki Wellington

Restaurantes Japonesa Barrio de Salamanca

El templo en el que oficia Ricardo Sanz (una estrella Michelin) se ha convertido en motivo de peregrinación, más tarde o más temprano, para los aficionados a las deliciosas niponas, aunque a menudo lo frecuentan altos ejecutivos para reuniones informales (siendo, como es, uno de los restaurantes de un lujoso hotel). Espléndidos platos canónicos se entrecruzan en la carta con originales y deslumbrantes creaciones del chef. Todo servido con un muy cuidado emplatado. Servicio a la altura del lugar y una bodega inabarcable para completar la sobresaliente experiencia.

Kappo
Kappo

Kappo

Restaurantes Japonesa Chamberí

Tras unos primeros pases fijos que salen de cocina, llega el festival crudo. Si no fuera porque has venido a comer y el nigiri de trucha de Tasmania que acabas de coger con los dedos es una prometedora puerta de entrada a su omakase sushi, podrías quedarte absorto ante los movimientos en bucle de Mario Payán. Lo suyo tiene la armonía y la firme y precisa dirección de un arte marcial. 

Advertising

Umiko

Restaurantes Japonesa Centro

Un segoviano, un cordobés y un madrileño… No es el inicio de ningún chiste pero así podría empezar el muy sensato y vibrante desfile de nigiris que anima esta casa. Juan Alcaide prepara el usuzukuri con pescado del día (gallego, sostenible y sacrificado con la técnica ike jime), mientras Pablo Álvaro escoge el arroz (elaboran dos distintos) para la vieira. Ambos comparten dividendos, tatuador y pasión por el champán (su bodega es para caerse de espaldas).

Gaman
Marcu Ovidiu

Gaman

Restaurantes Peruana Tetuán

O cuando un tiradito se vuelve nigiri. Luis Arévalo, adalid de lo nikkei, con soplete y cuchillo siempre a mano, resurge alejado de los focos, en un rincón informal pero sobrado de excelencias. Antes de alcanzar su soñada barra definitiva, sin mesas, ha concebido esta, donde lo ideal es darle carta blanca (menú Omakase, 69 €). Pleno de recursos tras una dilatada carrera, su dinámica y lustrosa partitura de sabores y texturas entusiasma.

Advertising

Izariya by Masahito Okazoe

Restaurantes

Lo suyo es la comida kaiseki, donde manda la estacionalidad de los productos, importa el orden en que se sirven los platos y el arroz o el sake son tan relevantes como los ingredientes que se dibujan en el plato. En la sucesión de su menú gastronómico, que cambia mensualmente, siempre aparece un inolvidable sashimi de pescado y algún bocado de sushi (chirahi sushi en los menús más económicos). 

Soy

Restaurantes Japonesa Chamberí

Podemos contar con los dedos de la mano (y quizás alguno nos sobraría) los españoles que dominan el arte y la pulcritud que exige el sushi. Pedro Espina es, sin pestañear, uno de ellos. Artes marciales, reiki y cocina se aúnan en su vida y su vida se destila en su restaurante. Armonía, respeto y sólida ejecución se funden en ese juego de sabores y texturas que harán vibrar a quien se acerque a su casa, un espacio de apenas cinco mesas y sin el rótulo en la puerta, que ya te da la medida del trato y privacidad que te esperan.

Advertising
Yokaloka
Yokaloka

Yokaloka

Restaurantes Japonesa Lavapiés

Lo de Yoka Kamada es uno de los negocios más prósperos, ejemplares y queridos de la zona. Empezó haciendo makis y niguiris en apenas dos metros cuadrados y ha acabado comandando una tabernita nipona en el corazón del mercado de Antón Martín, un rincón donde todos los cocineros son japoneses. Eficiencia, sonrisas, buena materia prima, propuestas del día, objetos importados, sake, bizcocho de té verde, precios ajustados, amabilidad… son algunos de los pilares de este atractivo puesto. 

Kirikata

Restaurantes Japonesa

Bajo el nombre que recibe el ángulo de 45º que coge el cuchillo para preparar el sashimi, los vitalistas Álvaro Castellanos e Iván Morales mudan su propuesta nipona (añadiendo horno robata y tempurizados) al local donde empezó todo, donde se gestó el ahora reconocido Grupo Arzábal. Sobre la barra han colocado una piedra que, además de poderoso elemento simbólico y fundacional, utilizan para flambear. “Los japoneses son unos locos del producto. Eso nos empareja. Respetamos, apoyamos y emplatamos el trabajo de productores que brindan una soberbia materia prima. Pero no somos unos puristas, escapamos de formalismos”. Desde tales presupuestos amplían la libertad del cliente (puedes quedarte en un ramen o vivir una sesión tan pantagruélica como refinada), se convoca el placer absoluto de un nigiri de toro con caviar y brota apetecible la sorpresa; ese pan para exprimir toda la potencia de un carabinero o su ya mítica torrija (rival de cualquier mochi). Sofisticados y tabernarios a partes iguales.

Advertising
Plato de Kabutokaji
Kabutokaji

KaButoKaji

Restaurantes

Hay que coger el coche y acercarse a Pozuelo para disfrutar de la cocina de Patricia Carbajosa, responsable el proyecto. Se sirve de la mejor materia prima que le ofrecen desde Pescaderías Coruñesas para hacer ese equilibrado juego que tienen sus creaciones, en un punto medio entre el aire mediterráneo y la pulcritud nipona. Todo servido en una vajilla firmada por Christian Lacroix. Probad el temaki de carabinero y luego hablamos.  

Umo

Restaurantes Japonesa Castellana

Casa de comidas del Japón lo han subtitulado. Parece un chiste interno a juzgar por las hercúleas dimensiones del espacio, el nivel de su bodega y la versatilidad de una propuesta culinaria a la que se suman habituales fuera de carta. Robata y magníficos nigiris, piezas centrales de un proyecto que conducen los hábiles Hugo Muñoz y Mariano Barrero. Conquistará a la hermana más cosmopolita.

Advertising

Miyama Castellana

Restaurantes Japonesa Chamberí

Cocina japonesa contemporánea, con respeto absoluto por la materia prima y los sabores más puros son los pilares que definen su filosofía. En Miyama Castellana encontrarás un comedor minimalista con predominio de la madera, así como una barra de sushi donde podrás ver en directo cómo se preparan los nigiris, sashimis o makis que salen a las diferentes mesas. Si vas con un acompañante y hay sitio, es recomendable reservar en esta primera línea.

Miki
Miki

Miki

Restaurantes Japonesa Avenida de América

Directamente, sin vacilar un ápice, al top 3 de nuestros japoneses favoritos en la ciudad, más aún si valoramos su calidad-precio, a la que pocos pueden ni podrán hacer sombra. Cocina sin florituras. No esperen creaciones originalísimas, makis cargados de piruetas estilísticas ni una carta con infinitas opciones. Este es un japonés clásico, académico, que va de frente y que conquistará a los más devotos de esta comida en su versión más pura.

Recomendado

    También te gustará

      Advertising