Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Así de preciosa es ciudad que inventó el macaron (y no es París)
Rémi Deligeon - Agence d'Attractivité Toulouse

Seis escapadas increíbles por Europa para aprovechar el puente de diciembre

Ponemos rumbo a destinos europeos para una última escapada antes de que la Navidad lo invada todo con sus iluminación y sus abetos

Noelia Santos
Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

Llega el puente de diciembre, y si todavía no sabes dónde viajar, te proponemos unos cuantos destinos diferentes para que hagas la escapada perfecta, y la última antes de que lleguen la Navidad y sus mercadillos. Desde ciudades bonitas y singulares, a paisajes de cuento que presumen de estar entre los mejores destinos de Europa para hacer una escapada en diciembre. 

RECOMENDADO: Otras ideas increíbles para hacer una escapada en diciembre

1. Brujas (Bélgica)

Brujas, además de ser una de las ciudades más bonitas que se pueden visitar en Europa, y una de las cunas de la cerveza de abadía, es también el paraíso del gofre. Un título difícil de arrebatar si tenemos en cuenta que hay cuadros del artista flamenco Bruegel en los que aparecen, y que el museo Gruuthuse alberga dos gofreras del siglo XV con los escudos borgoñeses de Juan Sin Miedo y Felipe el bueno, lo que confirma que ya en la Edad Media se preparaban gofres por aquí. En homenaje, y con la intención de revivir la historia,el Musea Brugge ha creado una edición limitada de esta delicia gastronómica (y símbolo de la ciudad), en versión enrollada, con granos del paraíso, fresco relleno y decorado con semillas molidas de cilantro, frambuesa y grosella. Se trata de una creación (vegana y sin gluten) hecha en colaboración entre Otto Waffle Atelier y el arqueólogo gastronómico Jeroen Van Vaerenbergh, por encargo de Musea Brugge. 

2. Rovaniemi (Finlandia)

Hay muchos motivos para viajar a Finlandia durante todo el año, pero diciembre lo convierten en uno de los favoritos: para los cazadores de auroras boreales, y para los que quieren volver a ser niños, porque aquí se esconde la auténtica casa de Papá Nöel (la única y verdadera). Solo tenéis que ir a Rovaniemi para descubrirla. Importante: acordáos de pedir cita previa para que Santa os reciba como os merecéis. 

Publicidad

3. Toulouse (Francia)

No mentimos si decimos que el mejor momento para viajar a Toulouse es justo ahora (y siempre). La Ciudad Rosa (conocida así por el color de sus fachadas al contacto con la mágica luz a orillas del río Garona) está de estreno, con una propuesta única en Europa: LuneXplorer, lo más nuevo de la Cité de l'espace, este parque temático sobre la industria espacial con el que los visitantes pueden desde ya convertirse en astronautas por un día y participar en una recreación de la misión a la luna. Eso para los viajeros que quieran un plan de viaje en familia. Pero quienes prefieran algo más cultural, lo tienen en Les Abattoirs con la última exposición de Giacometti, una mirada inédita a la obra del gran representante del Surrealismo. Y luego está la Navidad (los puestos de su mercadillo navideño más famoso, instalado en la Place du Capitole, abren el 24 de noviembre), aunque esta ciudad no necesita de una dosis extra de adornos para convertirse en la escpada perfecta.

4. Gruyères (Suiza)

La región con nombre de queso (en realidad es al revés, el queso con nombre de región), es mucho más que el lugar donde se come el mejor queso del mundo (Le Gruyère AOP, en los World Cheese Awards 2022): es una de las villas medievales más pintorescas y mejor conservadas de Suiza (castillo visitable incluido) y uno de los destinos más bonitos para recorrer en tren. Aquí, en el Parque Natural Regional Gruyère Pays-d'Enhaut (cantón de Friburgo), el sindrome de Stendhal es sencillamente inevitable. Hacer senderismo por las Vias du Fromage, entrar en sus queserías alpinas, comerse una fondue y visitar la fábrica de chocolate, obligatorio. Recordar a Heidi en plan nostálgico, opcional. 

Publicidad

5. Funchal (Portugal)

Madeira es siempre buena opción para una escapada. Más, si tenemos en cuenta que en diciembre el clima es casi primaveral (con una chaqueta durante el día, y abrigo por la noche es más que suficiente para estar a gusto). Por algo se la conoce como la ciudad de la Primavera Eterna. Y eso la convierte en un destino ideal para huir del frío invierno del resto de Europa y, de paso, de las masificaciones de las ciudades típicas para una escapada de Navidad. Imprescindible: una visita al Jardín Botánico, al Museo CR7 (si sois futboleros) o al Museo Monte Palace (si os gusta la cultura tribal africana), y un paseo por el casco histórico de esta ciudad clavada en medio de la exuberante naturaleza de Madeira y rodeada de la inmensidad del océano Atlántico.  

6. Sevilla (España)

Si todavía no has estado en Sevilla, este es buen momento para visitar la ciudad del Guadalquivir y ver de cerca algunas de las maravillas de su arquitectura monumental, desde la catedral gótica (la más grande del mundo) a los palacios del Real Alcázar. De hecho, esta obra de la ingeniería palaciega, que presume de ser el palacio real en uso más antiguo de Europa, está compuesto por tres edificios contiguos, y los tres visitables: la Casa de la Contratación (conocido por ser la primera oficina del continente americano en tiempos de Colón), el palacio mudéjar (una maravilla de la arquiectura musulamana levantada en tiempos del cristianismo, ante la que es imposible no estremecerse) y el palacio gótico, el más antiguo de todos. Si necesitáis más excusas para visitarlo, sabed que del 4 al 7 de diciembre, el Gótico se convierte en la única tienda de toda la ciudad que reúne todos los dulces típicos tradicionales que elaboran las monjas de los conventos de clausura que hay en Sevilla: desde las yemas de San Leandro a los pestiños de San Clemente o los turrones de Santa María de Jesús. 

Recomendado
    También te gustará
    También te gustará
    Publicidad