Time Out en tu buzón de entrada

Buscar
Decoración navideña en Sevilla
ShutterstockDecoración navideña en Sevilla

7 escapadas para el puente de diciembre que saben a Navidad

Ponemos rumbo a destinos con la mesa puesta y la despensa llena de los productos más típicos que comeremos en Navidad

Escrito por
Noelia Santos
Publicidad

Nos vamos de ruta por los sabores de la Navidad, llenándonos la boca y el estómago de polvorones y mantecados, de mazapanes o de turrón. Pero antes de llegar a los platos más dulces, los primeros: marisco, carnes y buen cava para regar una ruta que se hace con la vista y con el paladar. Aprovechamos el puente de diciembre para descubrir el origen de algunos de los productos más típicos que comeremos esta Navidad. Porque la despensa navideña es, además de extensa, muy pero que muy viajera. 

RECOMENDADO: Alojamientos insólitos cerca de Madrid

Toledo
San Telesforo

Toledo

Toledo está de moda y grandes aperturas como la de Puy du Fou (ese parque temático de la historia premiado como uno de los más innovadores de España) confirman que sigue siendo uno de esos destinos a tener en cuenta en cualquier momento del año. Pero hay estaciones en las que la ciudad Patrimonio de la Humanidad tiene, ya no solo una luz especial, sino un aroma característico. Y esa es la Navidad, cuando toda la ciudad huele a esa deliciosa mezcla de almendra, azúcar y huevo. Dicen que Toledo es la cuna hispánica del mazapán, dulce típico muy navideño (aunque disponible durante todo el año). Hay teorías que apuntan al convento de San Clemente como los difusores de su receta allá por el siglo XIII (hoy es uno de los sitios más populares para comprar figuritas), aunque hay un obrador de mazapán que presume de ser el más antiguo de España: San Telesforo (plaza Zocodover, 8), desde el año 1806. Y solo por eso merece una visita. 

Girona
Shutterstock

Girona

La Costa Brava existe más allá del verano. Lo saben bien los 'foodies' y adictos al buen comer, porque si de algo puede presumir la comarca del Pirineo es, además de un paisaje envidiable (en el que comparten escenario el mar y la montaña) de una gastronomía con identidad propia asentada en materias primas de excelente calidad. Difícil quedarse solo con uno, pero si nos ceñimos a la Navidad, el marisco gana protagonismo. Por eso ponemos el ojo en la gamba roja y ponemos rumbo a Palamós. Es uno de los mariscos más apreciados de la alta gastronomía, y de eso saben mucho en la comarca, que para eso cuentan con 21 estrellas Michelín en 16 restaurantes asentados en este territorio. Desde el Celler de Can Roca (¿quién no ha oido hablar de los hermanos Roca y su restauarnte, entre los mejores del mundo?) a Les Cols (una maravilla de la arquitectura más vanguardista que fusiona el recetario más tradicional con la creatividad) o Fonda Xesc (enclavado en la montaña, este restaurante ha hecho del bosque, sus hierbas aromáticas y las setas su despensa diaria). 

Publicidad
Sevilla
Shutterstock

Sevilla

A Sevilla le sobran los motivos para ser una provincia atractiva para los viajeros, pero cuando llega esta época del año, hay uno que suma muchos puntos: el delicado aroma y el intenso sabor del polvorón y el mantecado de Estepa, dos dulces tan respetados que cuentan con su indicación geográfica protegida. Porque aquí, en lo alto de la sierra de la Subbética (a solo cien kilómetros de Sevilla) y con increíbles vistas de la llanura del Guadalquivir, se encuentra la cuna de este dulce tan navideño y que han hecho de Estepa la ciudad sevillana de la Navidad. Además de llenar el estómago y comprar cajas de dulces para llevar a la familia (La Colchona, en Santa Ana 28, es la más antigua de Estepa), merece la pena asomarse al Balcón de Andalucía, un mirador con magníficas vistas de ciudad (con restos monumentales y arquitectónicos desde la época de los fenicios) y la campiña de olivares, el otro gran atractivo gastronómico de la provincia. 

Burgos
© ASOHAR

Burgos

En el apartado de los primeros platos, el asado no puede faltar en Navidad. Y en estas fechas, el cordero es la estrella. De eso saben mucho en Castilla y León, donde lo bordan. Y aunque cualquier provincia sería buena idea para ir y comerlo hasta la saciedad, la de Burgos se antoja como una de las favoritas para degustar esta carne asada al horno de leña. Ponemos rumbo a Aranda de Duero y, antes de comernos un cuarto de cordero lechal (El Lagar de Isilla, en la calle Isilla 18, es quizá el lugar más representativo), visitar alguna de sus bodegas subterráneas es una buena alternativa para ir abriendo boca y conocer esta zona de la Ribera del Duero en una escapada gastronómica. 

Publicidad
Badajoz
Shutterstock

Badajoz

Que sí, que en Extremadura también hay cava. La Denominación de Origen tiene en la localidad de Almendralejo, en Badajoz, a su máximo representante fuera de Cataluña. Y hasta allí que nos vamos para descubrir uno de los secretos mejor guardados por los extremeños y conocer algunas de las bodegas que han situado a esta provincia en el mapa de la gastronomía más típicamente navideña. El GPS nos lleva hasta Tierra de Barros, la comarca que hay situada entre Zafra y Mérida. En esta región, la viña le gana el terreno al olivo, dominando un paisaje de llanuras a una altura de no más de 450 metros sobre el nivel del mar. Y de todas las bodegas, solo una puede presumir de haber embotellado la primera botella de cava extremeño. Y esa es la bodega Vía de la Plata. Visita obligada para quienes se apunten a conocer esta región desde un punto de vista enoturístico de la mano de la Ruta del Vino y Cava Ribera del Guadiana. 

Barcelona
Panettone Dolç par Yann Duytsch

Barcelona

¿Ganas de hacer un poco de turismo urbano? Barcelona puede ser un buen plan para este puente si tomamos como excusa, además de la iluminación navideña y la decoración típica con la que la ciudad se engalana durante estas fechas, probar el mejor panettone artesano de 2021. Para eso hay que acercarse hasta San Cugat del Vallés (media hora en coche) y hacer cola en la pastelería gastronómica Dolç par Yann Duytsch (en la calle Puig i Cadafalch 50). O mejor aún, reservarlo con antelación porque desde que le otorgaron el título, el obrador de este pastelero formado en la francesa L’Ecole du Grand Chocolat Valrhona, entre otras, no da a basto. Requiere de 27 horas de fermentación y entre sus ingredientes, fruta confitada, naranja, pasas y cidra, un fruta siciliana muy parecida al limón. ¿Vamos? 

Publicidad
Alicante
Shutterstock

Alicante

Si pensamos en turrón, la cabeza (y el estómago) rápidamente viajan hasta Jijona, en Alicante. En el interior de la provincia valenciana nace este dulce, posiblemente el más típico de la Navidad, y precisamente aquí en Jijona presumen de elaborarlo desde el siglo XVI. Tanto el blando (llamado así, turrón de Jijona) como el duro (conocido como turrón de Alicante). Esa y otras curiosidades se peuden descubrir en la recién estrenada Ruta del Turrón de Jijona, una propuesta para acercarse hasta esta localidad (una de las más dulces del mundo, como reza el eslogan, por motivos obvios) con sabor a almendras, azúcar y clara de huevo. Recorrer la senda de los almendros en flor o visitar el Museo del Turrón son algunas de las actividades que los viajeros pueden hacer en el marco de esta ruta, por cierto, visitable durante todo el año y no solo en Navidad en esta localidad turronera cuyo paisaje parece haberse mimetizado con los colores pardos y rojizos del turrón. Basta asomarse a la sierra de la Carrasqueta para comprobarlo. 

Recomendado
    También te gustará
      Publicidad