Apunts d'un venedor de dones

0

Comentarios

comments.add +

timeout.ratings :

<strong>Rating: </strong>2/5
Apunts d'un venedor de dones, de Giorgio Faletti

Apunts d'un venedor de dones, de Giorgio Faletti


APUNTS D'UN VENEDOR DE DONES
Giorgio Faletti
Trad. Pau Sanchis Ferrer. Amsterdam.
375 pàg. 19,90 €


Escritor, actor, cantante y compositor, Giorgio Faletti ha escrito títulos como Yo mato o Yo soy Dios y es uno de los cómicos más populares de la televisión italiana. El escritor que escribe best-sellers para fulminar récords de ventas puede topar con un crítico exigente que no acepte la literatura masiva. Este es el caso de Apunts d'un venedor de dones: la recreación del Milán más sórdido de finales de los 70 está muy conseguida pero la trama no aporta originalidad. La novela es una narración lineal compacta que explica una historia en primera persona. Un proxeneta a quién cincelaron el miembro viril, ávido, rencoroso y cínico (que se llama Bono y conduce uno Mine Innocenti), un compañero de fatigas que habla intercambiando el orden de las sílabas, una mujer de la limpieza que hace de Cenicienta, un amigo guitarrista y ciego que sólo palpa las fronteras del instinto con el olfato y el tacto y adora los criptogramas. Los personajes son unos desalmados pero "acaban resultando cómicos a su pesar", y se mueven sobre todo por la noche, como corresponde al género. Tópicos de la novela negra: droga, póquer, policía, artistas, delincuentes y putas. Habría sido rompedor leer unos "apuntes", unas notas fragmentarias de un vendedor de mujeres. Pero el autor pierde tinta filosofando sobre los contratos cotidianos que nos someten la existencia, y la traducción se pierde en el afán de ultracorrección. En medio de un lenguaje corriente, algunos aforismos quieren ser profundos. "Lo único puro es la sugestión, pero de esto también se vive". Y al parecer, Faletti vive muy bien sin, ni siquiera, dominar el arte de la insinuación. -Anna Carreras


Otros usuarios dicen