Restaurantes

Desde la cocina más tradicional hasta las recetas más exóticas. Los mejores restaurantes de Barcelona seleccionados por nuestros críticos

Lo mejor y lo peor que hemos comido
Restaurantes

Lo mejor y lo peor que hemos comido

El resumen gastronómico de 2016

Cocina caribeña en Barcelona
Restaurantes

Cocina caribeña en Barcelona

¡Pasad mejor los días de invierno comiendo caliente y picante!

Dim sum en Barcelona
Restaurantes

Dim sum en Barcelona

Aperitivos japoneses para chuparse los dedos

Cenas para grupos en Barcelona
Restaurantes

Cenas para grupos en Barcelona

Propuestas para todos los bolsillos, y gustos

Restaurantes recomendados

Marea Alta
Restaurantes

Marea Alta

Sólo por la vista, el restaurante Marea Alta pasa a adquirir el codiciado título de atracción turística de primer nivel: en la planta 24 de la Torre Colón, ofrece una visión de 360º de la ciudad despampanante, inédita: a 110 metros de altura , vas descubriendo, en el trayecto circular hacia el lavabo, las colinas del Tibidabo hasta las costas del Maresme. Son 1.000 m² en tres plantas, una terraza de cócteles en la 23, un ascensor que te teletransporta ... "Pero partimos de la base que estábamos montando el mejor restaurante de pescado y marisco posible en un sótano. Con la esperanza de que, si hiciéramos algo interesante en un sótano, la gente volvería ". La vista, considera Enrique Valentín, director, es "un regalo al cliente".También hay una visión de 360º del producto marinero. Ofrecen "una idea sencilla y al mismo tiempo difícil: pescado y marisco en crudo, ahumado, marinado y a la brasa. Siempre de alta calidad: tenemos los cuatro puntos cardinales de España controlados con los mejores proveedores ", asegura Valentín. Este empresario / cocinero (es importante recalcar esto último) no falla en la conceptualización monotemática: después de poner en marcha restaurantes de aves (Chez Coco), carne de vacuno (Casa Paloma) y la tapa y el guiso (Bar Bas), la ha vuelto a clavar en esta casa. Ejemplo crudo: un salmón con raifort y pan de centeno tostado, maravilla de sabor primordial y conciso que no salmonea (Valentín me dice que esto es por su labor de ahumado en caliente). Ning

Los usuarios dicen
  • 5 de 5 estrellas
UMA/NOBOOK
Restaurantes

UMA/NOBOOK

La comida es el nuevo fútbol: "Cuando la gente los lunes habla del fin de semana, habla de lo que han comido. Y nuestra obligación como cocineros es darles experiencias sorprendentes. Pero en primer lugar que sean sabrosas, claro ".Esta frase podría ser la clásica boutade vaporosa que ya no impresiona ni al porteador más polvoriento (si quedaran). Pero en boca de Iker Erauzkin, un cocinero vasco que cocina como habla, nos da ganas de visitar su restaurante, la UMA. El acrónimo tiene dos direcciones: Un Mundo Aparte, o simplemente tenedor en swahili.Erauzkin, chef vasco autodidacta, en 2014 abrió un taller de cocinar en Sants, la UMA, que pronto comenzó a acoger clientes. Iker, o Un Muy Ajetreado; tanta fue la aceptación que llegó al número uno (!) del TripAdvisor en un lugar tan poco turístico como Sants, y se mantuvo en el top diez durante un año y medio. En 2016 Erauzkin se trasladó en el Eixample derecho para mejorar la oferta de una experiencia que, con licencia de restaurante, en la ciudad es única: "Sólo somos mi mujer en sala y yo en la cocina. Hacemos cinco mesas de reserva, que pueden ser 14 personas máximo o diez comensales si son parejas: un servicio pausado, pero no lento ". Al más mínimo detalle: ya no tienen mesa hasta dentro de tres meses, y son la antítesis del despilfarro obsceno. "Si tengo doce comensales, compro doce vieiras", asegura.Durante tres horas de UMA, el comensal degustará 14 pasos de una cocina de estricta temporalidad -la temporalida es al cocin

Galette & Pastim
Tiendas

Galette & Pastim

Tienen nombre de personajes de animación, pero son tres mujeres poderosas. Galette –la parte dulce– son Alba y Núria, y Pastim –panadería municipal en catalán antiguo y, lógicamente, la parte panadera– es Mercè. Juntas le han regalado a Horta lo que tanta falta le hacía, una panadería donde todo se hace de forma artesanal. La escuela Hoffman fue el germen de este proyecto. “Alba y yo nos conocimos allí y tuvimos mucho 'feeling' desde el primer momento. Ella me buscaba para hacer algo juntas, pero yo necesitaba formarme más. Nunca acabas de aprender, pero ya me veo con ganar de ir sola”, dice Mercè. La experiencia la adquirió con Daniel Jordà y Conrad Serra, mientras las Galette tenían un pequeño obrador donde trabajaban por encargo y daban algunas clases. En este 'coworking' obrador, como lo llaman, encontraréis panes tradicionales hechos con masa madre y harinas de calidad, pastelería –sobre todo los fines de semana– y bollería –cruasanes alveolados de mantequilla, chocolate y jamón y queso, 'muffins', 'financiers' y 'kouign amann', entre otros– y ensaimadas por encargo con sobrasada de Menorca, crema quemada, cabello de ángel, chocolate y sin relleno. Hay una mesa grande que quieren dinamizar con talleres y degustaciones, la primera ha sido de cerveza artesana –no podía ser de otra manera–. ¡Ah!, i café Nomad, porque productos tan artesanales como los suyos no se pueden acompañar de un café cualquiera.

Dos Pebrots
Restaurantes

Dos Pebrots

Ir a hacer una cosa, liarte y liarla bien gorda. Con un par de huevos. Más o menos, esto es lo que le ha pasado a Albert Raurich, uno de los jefes de cocina de elBulli y propietario del Dos Palillos (y ahora del Dos Pebrots). Recuerdo haberle preguntado,  si era cierto que abriría un bar de tapas. "Sí, algo sencillo, tú, cuatro tapitas y buenos vermuts". Dos Pebrots, el resultado, es la nueva astilla del tronco bulliniano y va mucho mas allá del bar de tapas primorosas. Catalogar Raurich reconceptualizó el concepto de local. "En 1996 todas las croquetas eran congeladas. Ahora te encuentras tapas buenas en todas partes", dice. Raurich se dio cuenta de que "no tenía sentido hacer un bar de tapas más". Mientras parían el Dos Pebrots –un bar de tapas que interpreta recetas del Mediterráneo, algunas de la época romana, la mayoría de antes de la llegada del tomate y el pimiento, valga la antítesis–, él y su equipo iban a trabajar, tres horas a la semana, recopilando y ordenando datos en la Bullipedia: "En Japón tienen 25 formas diferentes de cortar pescado. Aquí tres". Y decidieron aplicar el método bulliniano –la creatividad sistematizada a través de catalogación y análisis– a los libros de cocina antiguos, buscando recetas en "la historia de platos autóctonos -se refiere al arco mediterráneo- y en otros que se han perdido". Decodificar 'De re coquinaria' (s. I dC), el 'Llibre del Sent Soví' (1324), el 'Llibre del coch' (1520) de Robert de Nola... De estos libros, que a menud

Más restaurantes recomendados

Últimas críticas

Due Spaghi
Restaurantes

Due Spaghi

Hacía días que anhelaba comer una buena pasta y entré en el Due Spaghi con la esperanza de frenar el mono. Con el ansia como bandera, pasé del menú del mediodía y fui directamente a la carta. No hay nada mejor que hartarse como un cerdo para ir preparando el intestino grueso antes de las grandes atracones anuales. Lo que en Due Spaghi llaman "para empezar", me sirvió para iniciar la travesía gustativa con una croqueta de polenta taragna, queso de vaca del Ripollès, mermelada de pimientos rojos y ricotta ahumada, una degustación, y unos rollitos de bresaola con manzana verde, tomate seco y romesco, perfecto ejemplo de cocina de fusión italocatalana que quieren imponer Nicoletta, Toni y Paolo.Como la polenta, la croqueta era contundente y los rollitos, un buen maridaje entre la frescura de la manzana y la morosidad del romesco. De la bresaola me declaro fan.De segundo, ¡la pasta! En la carta del Due Spaghi, la pasta no es predominante. Por ejemplo, el comensal puede pedir también un plato de liebre, polenta de sémola con vainilla y remolacha o un risotto de setas, queso del Ripollès y calabaza.La pasta que pedí, casi supliqué, era la Spaghi Due Spaghi. El chef decide, y la decisión del chef fue una pasta fresca con crema de gorgonzola, nueces caramelizadas y achicoria. Magnífica. Tanto, que habría entrado en la cocina y me habría lanzado a la cazuela. De postre, un tiramisú muy cremoso y un café con una grappa casera de Barolo. Y durante la comida, una copa de vino Montereales,

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Los usuarios dicen
  • 4 de 5 estrellas
Cecconi's
Restaurantes

Cecconi's

Este restaurante se convertirá en una referencia frente a la zona portuaria. La recibida es perfecta: te parece que te estaban esperando y esta familiaridad se agradece mucho cuando entras en un espacio amplio y cómodo, muy bien iluminado y que sirve comida italiana variada y amena. Y de calidad, con platos como un 'vitello tonnato' muy bueno y muy bien presentado, los ñoquis a la romana, o la focaccia, que te dejan en la mesa como aperitivo y con un aceite excelente. Las pastas, obviamente, son uno de sus fuertes. Atraen mucho, sobre todo los espaguetis con langosta y guindilla, o el risotto con azafrán, mejilla ibérica y 'gremolata', una picada de perejil, ajo y piel de limón.El día de nuestra visita en el menú había 'orecchiette' con brócoli y queso stracciatella, pero no hubo suerte porqué se les pasó un poco la pasta. Explican que la hacen así por la insistencia del cliente local, pero la pasta debe ser al dente. Como si alguien pidiera una sartén con ketchup en un restaurante español en el extranjero.Entre los segundos platos hay una excelente 'cotoletta' milanesa, pero la llamada 'orecchia di elefante' viene con el hueso y parte del filete adquiere dimensiones impresionantes. Muy buen rebozado y excelente plato.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Etapes
Restaurantes

Etapes

Su filosofía es elaborar una propuesta gastronómica orientada a la recuperación de los sabores y aromas de nuestra cocina. Y el equipo que dirige Diego sigue mejorando, poniendo la oferta a un nivel cada vez más elevado. Entre los entrantes y los 'para compartir' sobresale un bistec tártaro y un foie gras mi-cuit curado a la sal, con anguila ahumada. Y no sólo sobresalen en la carta, variada y tentadora, sino en un menú de mediodía con auténticas sorpresas, sobre todo por calidad-precio. Hay que reservar mesa.Aceptamos el consejo de Dídac y probamos el tataki de atún, con tártar de tomate, aguacate, mayonesa de wasabi y soja y un mar y montaña que consiste en unas vieiras, cocidas al punto, tocino ibérico, crumble de jamón y salsa de ostras. Entre los platos principales nos quedamos con el rape con salsa de suquet y gamba de costa, el bogavante con arroz y, de los arroces, con un ahumado 25 minutos con setas. El ravioli de pato ha dado fama a un local hospitalario, rico en colores, maderas y luminosidad, con un servicio cercano y familiar muy profesional a la hora de atender a los clientes, lo que se agradece, ya que es una carencia hoy casi generalizada.Los platos se hacen en el momento y la oferta de vinos es ejemplar.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Un Capítol de Viêtnam
Restaurantes

Un Capítol de Viêtnam

Quería disfrutar de un restaurante vietnamita y escogí el Un Capítulo de Vietnam. Hay cola, y la primera impresión es la de un restaurante de barrio, lo que me gusta bastante. El problema de las cartas de estos restaurantes asiáticos es que son muy extensas y necesitarías un plan quinquenal tipo soviético para probarlo todo. Con una sola comida, siempre te quedas con la sensación de no haber escogido la mejor de las recetas. Vista la oferta, me decanto por el menú especial del día, que no sé porqué es especial, ya que el menú normal también es poco especial. Primero, pido 'nems'. Unos son fritos, rellenados de carne y con una hoja de lechuga y menta para envolver; los otros son frescos, rellenos de gambas, fideos, menta y vegetales. De segundo pido un 'xá xiu', lomo de cerdo asado con maceración vietnamita, acompañado de una salsa de cacahuete y sésamo. Es bastante bueno, pero me hace reflexionar. Aquí hay que venir en grupo y llenar la mesa de platos para picar. Así uno puede disfrutar transversalmente de una cocina extensa y para todo tipo de paladares. Los postres en estos restaurantes son un drama.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Más críticas

Los mejores restaurantes de Barcelona...

Escapadas gastronómicas

Sabores de la Huerta
Restaurantes

Sabores de la Huerta

Los mejores restaurantes de la Costa Brava
Restaurantes

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Comer en Sitges

Comer en Sitges

Restaurantes de las comarcas de Barcelona
Viaje

Restaurantes de las comarcas de Barcelona