Restaurantes

Desde la cocina más tradicional hasta las recetas más exóticas. Los mejores restaurantes de Barcelona seleccionados por nuestros críticos

Restaurantes

Menús de estrella Michelin

Una manera de conocer la cocina de los grandes chefs es pedir su menú de mediodía

Leer más
Restaurantes

La Bellvitja

Coproducción catalana con capital inglés y producto de proximidad

Leer más
Restaurantes

Yours!

Una de las mejores hamburgueserías de de Barcelona crece como restaurante

Leer más

La mejor cocina gallega

¿Qué podemos esperar de una cocina que tiene un producto tan apreciado como la ostra gallega?

Leer más
Qué hacer

De Tapas por Badalona

Un fin de semana de tapas, actuaciones musicales y baño a medianoche en Badalona

Leer más

Restaurantes recomendados

Restaurantes

Bohèmic

Es bueno encontrar un lugar donde la cocina aporte algo más que el placer y evoque recuerdos y sabores desgraciadamente olvidados. El restaurante Bohèmic se encuentra en este triángulo de maravillas reducidas y familiares (Casa Lucio, Rincón de l'Agüir, Can Vilaró) donde te reciben siempre con sorpresas agradables.Francesc Gimeno, de larga trayectoria en cocinas de buena reputación, se ha refugiado en una pequeña cocina y hace maravillas a pequeña escala: llamarlas miniaturas sería rebajarlas. Cocina unos platos que en estos momentos nadie hace en Barcelona, ​​como los huevos al calor, con sobrasada y col de Siberia, que harían resucitar el mismo Xavier Domingo, uno de los grandes expertos en cocina que ha tenido este país y que iba siempre a la búsqueda de huevos en cazuela. Sublimes y únicos con la col siberiana y patatas agrias de la Rioja, que ahora son nuevas, sabrosas y consistentes. Incomparable el foie gras del Empordà, que hace en un bote-au-feudo y con caldo corto y calçots fundentes. Este caldo corto es absolutamente increíble. O la butifarra de perol a la cazuela con un excelente pil-pil de piquillos. Otro comensal probó el magret de pato del Empordà, cocido encima de cenizas, con peras, chucrut, mostaza y jalea de riesling, que se prepara para dos personas.Aunque lo más intenso de la mesa y que ya se posiciona como plato estrella de Francesc es el costillar de cerdo embarrado, cremoso de tupinambos y trompetas de la muerte y sorbete de piña de Costa Rica. Todo pr

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Restaurantes

Mano Rota

En este restaurante con barra baja estilo japonés y espacio para cócteles, un venezolano y un catalán fusionan tradiciones culinarias muy alejadas, como la tailandesa, la peruana o la catalana, con grandes resultados. Un ejemplo: el suquet thai, donde por un lado te presentan las salsas tailandesas y por otro el pescado y el sofrito, o el secreto ibérico crudo, cocinado al momento, con un dashi.

Leer más
Restaurantes

Casa Xica

La casa es pequeña pero el corazón es grande, como dice el refrán castellano, y el corazón de Marc y Raquel debe ser muy grande. Después de la intensa experiencia vivida en China y de vivencias sabrosas y duras vividas juntos, se han casado y han montado esta pequeña joya gracias a la complicidad de un tercer elemento, Esteve Puertas, amigo de la infancia y un profesional del buen servicio. Los largos viajes de Marc y Raquel en busca de sabores y placeres hacen que la carta del restaurante Casa Xica sea como un pasaporte goloso para viajar desde una cómoda silla en Poble-sec. Lo más fácil sería decir que hacen cocina de fusión. Pero esto de la fusión se está prostituyendo, y en este caso se trata más de la recolección de gustos aprendidos en tierras lejanas, convertidos en platos que gustarán al paladar más exigente. Como un tabule diferente, sabroso, sano, de proximidad y enriquecido con un pescado casi sin manipular, que fue un acierto. El día de mi visita era el plato del día, una fórmula acertada, poco utilizada lamentablemente por ser sinónimo de vasto: aquí por menos de 10 euros puedes comer el plato del día más bebida y postres. La carta invita al comensal a plantearse etapas y volver muy pronto para continuar probando las bellezas que nos proponen, con productos de extrema proximidad, en la orilla del Mekong, o al sol naciente de Japón. Pero Raquel, que sufrió a un exigente chef francés en Londres, ha parido una rillette de conejo que, además de acercanos este product

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más

Últimas críticas

Restaurantes

Caballa Canalla

Frente al mercado de la Barceloneta, se ha creado un sitio polivalente, exquisito e informal, de la mano de Isabel Galobardes y su hijo Guillermo Rofes (Hoffman, ABaC ..). Con una decoración que aprovecha y exalta todas las posibilidades que tiene el local, Caballa Canalla presenta un abanico interesante y diferente de oferta gastronómica y lúdica. En un espacio amplio, a cualquier hora, se puede disfrutar de tapas y platillos elaborados con productos buenos y frescos provenientes del mercado vecino, además de coctelería y de una amplia selección de vinos. Las dos plantas del restaurante, que miran a la plaza donde domina una terraza, están conectadas por una gran pasarela que pasa por una gran y bonita cocina a la vista de donde salen sabores y olores característicos y que animan y alimentan el espacio gastronómico, en la planta baja. Tiene un espacio llamado la pecera, apto para grupos o familias, y una planta superior, la buhardilla, que permite saborear hasta cuatro tipos de menús gastronómicos. También hay un lugar retirado, el clandestino, con comodidades para una docena de personas.La noche de nuestra visita nos sorprendió el cochifrito, un plato castellano por excelencia preparado de forma exquisita. Los mejillones sorpresa y el bacalao con muselina de ajo y espinacas son otros de los platos sólidos de la carta donde predominan los arroces, los pescados y mariscos. Guillem hace elaboradas recetas marineras "con un buscado toque canalla", como se puede comprobar con la

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Restaurantes

Raw Bar

En el cada vez más activo Poblenou, el polifacético Xefo Guasch (arquitecto, pintor, restaurador, animador cultural...) ha instalado, en una agradable esquina, una pequeña joya de cocina sin necesidad de fuego, es decir, todo en crudo. Dotado de una amplia y bien cuidada terraza, en el Raw Bar se puede disfrutar de una propuesta variada y original de ensaladas, carpaccios y tártars, con mezcla muy rica de diferentes culturas. Una idea a la que ya hacía tiempo que Xefo le daba vueltas (creador y alma de emblemáticos lugares como Rita Blue, Margarita Blue y Rita Rouge) y que ha podido poner en práctica gracias a la colaboración del joven chef Eduard Tola, experimentado en cocinas de países que aquí eran ignoradas y que ahora están furiosamente de moda, como la mexicana o peruana. Todo está preparado al momento y se podría sintetizar que es “todo crudo, todo bueno”. Las experiencias en otros países de Edu explican el gran refinamiento y el acierto de alguno de sus platos, como el tártar de emperador o el cebiche al chipotle, el picante mexicano. El primero es quizá lo más impresionante, con un toque de fondo de mostaza, combinada con lima, cebollino y aceite de trufa blanca. Los cebiches de corvina son el plato fuerte, uno al pimiento rojo, marinado con lima, cilantro, cebolla roja y pimiento amarillo, y el otro al chipotle. Lo que también diferencia estos cebiches es la incorporación de un maíz blanco, también llamado 'mazamorra', que es poco utilizado y no necesita estar tos

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Restaurantes

Senyor Vermut

El Senyor Vermut es un local de barrio, del Eixample Izquierdo, para ser más exactos, un hecho que no es banal. Ya lo dice la canción escrita por el cantante más famoso de Xàtiva, que "quien pierde los orígenes, pierde la identidad". Dirigido por la familia Miralles, el Senyor Vermut tiene en el vermuteo su espina dorsal. Los que tenemos una edad recordamos a nuestros abuelos preparando el vermut del domingo donde no faltaba nunca el Martini Rosso, el sifón, los berberechos y los dados de queso La Vache qui Rit.El mediodía que volví al Senyor Vermut, la bebida del día era el Negroni y empecé por un cóctel hecho con una parte de ginebra, una de vermut rojo y una tercera de bitter, normalmente Campari. Dicen que el Negroni despierta el apetito, y así fue. La carta de tapas y platillos del Senyor Vermut no es muy diferente de la de otros magníficos lugares de tapas y platillos, pero en el local de la familia Miralles todo tiene el toque Miralles. Un gazpacho de melocotón, unas croquetitas –fantásticas las de setas–, un capipota con la casquería que preparaba mi abuela Josefina, unas bravas interesantes, no superlativas, y una brocheta moruna bien marinada con aceite y especias. Recordando El sentido de la vida, aquella película de Monty Phyton en la que un cliente explotaba, incapaz de almacenar una mínima porción más de carne, terminé la comida con un sorbete de limón.En la lista de futuros deseos, escribo la bomba de la Barceloneta sobre una base de alioli y salsa picante, una

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Restaurantes

Corxus

"Llevar al corazón de Barcelona la cocina rústica española de toda la vida, cuidando los detalles con gran dedicación, es nuestra razón de ser ". Así presenta su filosofía el creador de Corxus, Xus Martínez. Es un personaje muy experimentado en la hostelería, después de haber llevado el timón de La Flauta, importante grupo barcelonés con varios establecimientos de éxito en la ciudad. A Xus se le podía encontrar a menudo en Ibiza en sus momentos de descanso, hasta que un día dio respuesta a una cuestión que mucha gente se hace cuando está en la isla: ¿por qué los visitantes de Ibiza y los ibicencos están condenados a comidas vulgares o a restaurantes extremadamente caros y elitistas?Así fue como finalmente fundó Corxus, un establecimiento poliédrico, culinariamente hablando. El éxito le animó durante años y ahora también tiene sede en la parte baja de la Rambla de Cataluña.Corxus impacta de entrada por su cocina de mariscos a la vista, tras su barra con tapas, platillos y pinchos. Pero sobre todo por una oferta de mediodía y noche con una cocina abierta desde la mañana hasta la madrugada.Xus, que está permanentemente al pie del cañón, estuvo acertado en recomendarnos los huevos cabreados, picantes, buenísimos, después de haber comenzado con una excelente ensalada rusa y unas buenas croquetas.Su máxima ambición no es tener éxito por una oferta rimbombante, sino por la de siempre, pero a partir de productos de muy alta calidad. Esto se nota sobre todo en pescados y mariscos, per

Time Out dice
  • 3 de 5 estrellas
Leer más
Más críticas

Los mejores restaurantes de Barcelona...

Escapadas gastronómicas

Restaurantes

Sabores de la Huerta

Leer más
Restaurantes

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Leer más

Comer en Sitges

Leer más
Viaje

Restaurantes de las comarcas de Barcelona

Leer más

Llamaradas de Pau Arenós

Restaurantes

Ca L'Esteve: Paella Hat-trick

Ca l’Esteve podría ser un falansterio, aquella comunidad socialista, utópica y autosuficiente del siglo XIX. Un falansterio gastro, por supuesto, con huertos, viñas y granja. Hablar aquí de Km 0 es ridículo. Todo está a diez metros. La familia Esteve, al frente de la colonia desde principios del siglo XX, habita las viviendas en torno al restaurante, incluso dentro de él, como es el caso del cocinero, Xesco Bueno, casado con una Esteve, Maria. El patriarca, Esteve Esteve, se encarga de que lo vegetal crezca, y brille. Esteve Esteve hijo (y hay un Esteve Esteve nieto, como en las sagas norteamericanas) sabe de vinos, los cuida, los elabora, los sirve. Disponen, incluso, de bodega y planta embotelladora. Esto va de familias: de hijos, de nietos, de sobrinos. Así, Esteve etiqueta según nacimientos: 9Nat, 8+1 o 9 Xiquets. Probamos un blanco, un xarel.lo con solo 1.000 botellas, y el tinto 9Nat y en ambos el territorio bajó por la garganta. El último trago fue excepcional: una mistela de la que solo hicieron 50 botellas. Les queda, ¿una, dos, tres? Saber que es un placer limitado multiplica el goce. Xesco y Esteve hacen buen tándem. Esteve, culé a muerte, padre de Johan Esteve, sabe tratar a la gente: “La confianza es un partido ganado. Y nuestros clientes confían”. Xesco asiente porque vibra con la tierra: “¿Qué cocino? Lo que responde a la pregunta: ‘Hoy, ¿qué hay en el huerto?”. La ensalada de habitas con jamón y menta fresca o los caracoles a la brasa con bitxo y romero. Inc

Leer más
Restaurantes

Le Cucine Mandarosso: la cocina, las cocinas

Al entrar en Le Cucine Mandarosso, la vaharada de la nostalgia. ¿Estuvo aquí aquí la Sopeta Una? Era un restaurante de iniciación, con unos caracoles à la bourguignonne para evocar. Mantequilla, perejil y cuerpecitos. Pietro Leonetti sospecha que sí pero sus recuerdos no alcanzan tan lejos: se instaló en Barcelona como Erasmus en el 2004. Nunca fue cliente de aquel viejo restaurante, ni hurgó en los caparazones enormes. Licenciado en historia del arte, quiso quedarse en Barcelona y se le ocurrió que la mejor manera de llegar a las personas era mediante la gastronomía. Ya lo había experimentado como estudiante al cocinar en casa de los amigos: el intercambio de recetas fue una manera de intimar. El nombre del restaurante, Le Cucine (la otra mitad es inventada, de compleja explicación), se refiere a “las cocinas”, a todos esos lugares de cooperación y promiscuidad: “Es el resumen de todo. Las cocinas de los amigos”. Amplió la búsqueda de conocimiento a la familia, residentes en Avellino, en la Campania. Pidió a cada miembro una receta con la que construir la memoria del restaurante. Y el día de la inauguración, que le trajeran recetarios para seguir apuntalando los muros, al menos ideológicos, del espacio. Le Cucine es un lugar coqueto que descubre otra vocación de Pietro, la de decorador. Aunque donde le gusta brillar es en la pastelería en recuerdo del abuelo Crescenzo, que tuvo obrador. “El helado de nata” es el sabor, deslizante, ampuloso, de la infancia. Sirve esa copa en

Leer más
Restaurantes

La Mar Salada: el pescado que se creyó carne

En un restaurante marinero, Marc Singla guisa un civet que podría firmar un maestro especializado en caza en un chalet de alta montaña. Con un denso y aterciopelado manto de salsa, punteado con hierbas frescas, cubre una cola (¿rabo?) de raya, excepcional corte que Albert Enrich, pastelero de La Mar Salada, ha adquirido en la subasta de la Barceloneta. Confluyen en este hallazgo diversas circunstancias. Una es el uso del vacuno en un plato de pescado (carne sin carne), posibilidad gastro insuficientemente explotada del que recuerdos dos inmediatos precedentes: el bacalao con civet de jabalí (Diverxo) y el carré de corvina con jugo de cordero (Aponiente). Otra: es difícil encontrar la pieza de raya por lo que el desafío para Marc es jugar al mecano, usar pescados con colágeno para reproducir la maravilla de forma habitual. La tercera es que este restaurante coquetea, si el cliente así lo quiere, con la alta cocina. La cuarta es que el chef, que vivió la edad de oro del legendario Talaia (snif, hoy es un chino), es capaz de colar un plato de tierra en el reino del mar como hizo en el pasado con el aplaudido arroz con caracoles y conejo. “Entre el 65 y el 70% de la gente viene al arroz. Para hacer los fumets evisceramos los pescados. Preparamos bandejas con 12 kilos de pescado con sal, que reposa un día, así que no añadimos al hacer el caldo”. La cazuela de arroz con la que acabo –he pedido que el arroz esté bien seco— lleva vegetales y gambita blanca. “Es de aquí. Menos inten

Leer más
Restaurantes

Eclèctic: el ilusionismo

A mitad de servicio, Sergio Musso, jefe de sala y pastelero de Eclèctic, explica que es mago. No comprendo: “Sí, sí. Soy mago”. Serjo Magic es el nombre artístico. La magia unió a Serjo con el cocinero Francesc Chicón, ex profesor del CETT, que ahora aparece en escena, hop. “Cuando un día falló la persona que lo ayudaba, fui yo. Pero me mantengo oculto. El público no me ve”. Reproducen ese patrón en el restaurante. Ante el público, Sergio. El ilusionismo les ha permitido viajar: recuerdan las actuaciones en China y cómo su gastronomía ha influido en Eclèctic. El nombre y las intenciones del restaurante nacen del movimiento, del viaje, de aquí y de allá, de la Argentina de Sergio y de la Andalucía familiar de Francesc. “Queríamos huir de corsés. Podemos trabajar tanto lo hiperclásico como la cocina moderna”, descubre el cocinero. “Sergio me va pinchando. Yo soy más conservador”. El fallecido Joan Llobet (Chicoa) tenía habilidad con las cartas y Gang Li (Río Dragón) también recurre a la proximidad para los juegos de mano. Lo de Serjo es otra cosa: “Un solo número con mucho componente teatral”. Y muy caro. Lo que podía invertir en un nuevo espectáculo ha ido a Eclèctic, que cuenta con otra socia, Loli, madre de Francesc, que recibe a la entrada. Los dos mejores platos que tomo, postres aparte, son el espeto de sardinas y el matambre de cordero relleno de calçot. ¡Podrían haber sacado un conejo! El matambre está muy bueno y en interesante compañía: berenjena escabechada, beren

Leer más