Restaurantes

Desde la cocina más tradicional hasta las recetas más exóticas. Los mejores restaurantes de Barcelona seleccionados por nuestros críticos

Por fin buena tapa andaluza en Barcelona
Restaurantes

Por fin buena tapa andaluza en Barcelona

Celebramos que soplen nuevos aires andaluces para tapear con duende

Leer más

Restaurantes recomendados

Marea Alta
Restaurantes

Marea Alta

Sólo por la vista, el restaurante Marea Alta pasa a adquirir el codiciado título de atracción turística de primer nivel: en la planta 24 de la Torre Colón, ofrece una visión de 360º de la ciudad despampanante, inédita: a 110 metros de altura , vas descubriendo, en el trayecto circular hacia el lavabo, las colinas del Tibidabo hasta las costas del Maresme. Son 1.000 m² en tres plantas, una terraza de cócteles en la 23, un ascensor que te teletransporta ... "Pero partimos de la base que estábamos montando el mejor restaurante de pescado y marisco posible en un sótano. Con la esperanza de que, si hiciéramos algo interesante en un sótano, la gente volvería ". La vista, considera Enrique Valentín, director, es "un regalo al cliente".También hay una visión de 360º del producto marinero. Ofrecen "una idea sencilla y al mismo tiempo difícil: pescado y marisco en crudo, ahumado, marinado y a la brasa. Siempre de alta calidad: tenemos los cuatro puntos cardinales de España controlados con los mejores proveedores ", asegura Valentín. Este empresario / cocinero (es importante recalcar esto último) no falla en la conceptualización monotemática: después de poner en marcha restaurantes de aves (Chez Coco), carne de vacuno (Casa Paloma) y la tapa y el guiso (Bar Bas), la ha vuelto a clavar en esta casa. Ejemplo crudo: un salmón con raifort y pan de centeno tostado, maravilla de sabor primordial y conciso que no salmonea (Valentín me dice que esto es por su labor de ahumado en caliente). Ning

Leer más
UMA/NOBOOK
Restaurantes

UMA/NOBOOK

La comida es el nuevo fútbol: "Cuando la gente los lunes habla del fin de semana, habla de lo que han comido. Y nuestra obligación como cocineros es darles experiencias sorprendentes. Pero en primer lugar que sean sabrosas, claro ".Esta frase podría ser la clásica boutade vaporosa que ya no impresiona ni al porteador más polvoriento (si quedaran). Pero en boca de Iker Erauzkin, un cocinero vasco que cocina como habla, nos da ganas de visitar su restaurante, la UMA. El acrónimo tiene dos direcciones: Un Mundo Aparte, o simplemente tenedor en swahili.Erauzkin, chef vasco autodidacta, en 2014 abrió un taller de cocinar en Sants, la UMA, que pronto comenzó a acoger clientes. Iker, o Un Muy Ajetreado; tanta fue la aceptación que llegó al número uno (!) del TripAdvisor en un lugar tan poco turístico como Sants, y se mantuvo en el top diez durante un año y medio. En 2016 Erauzkin se trasladó en el Eixample derecho para mejorar la oferta de una experiencia que, con licencia de restaurante, en la ciudad es única: "Sólo somos mi mujer en sala y yo en la cocina. Hacemos cinco mesas de reserva, que pueden ser 14 personas máximo o diez comensales si son parejas: un servicio pausado, pero no lento ". Al más mínimo detalle: ya no tienen mesa hasta dentro de tres meses, y son la antítesis del despilfarro obsceno. "Si tengo doce comensales, compro doce vieiras", asegura.Durante tres horas de UMA, el comensal degustará 14 pasos de una cocina de estricta temporalidad -la temporalida es al cocin

Leer más
Galette & Pastim
Tiendas

Galette & Pastim

Tienen nombre de personajes de animación, pero son tres mujeres poderosas. Galette –la parte dulce– son Alba y Núria, y Pastim –panadería municipal en catalán antiguo y, lógicamente, la parte panadera– es Mercè. Juntas le han regalado a Horta lo que tanta falta le hacía, una panadería donde todo se hace de forma artesanal. La escuela Hoffman fue el germen de este proyecto. “Alba y yo nos conocimos allí y tuvimos mucho 'feeling' desde el primer momento. Ella me buscaba para hacer algo juntas, pero yo necesitaba formarme más. Nunca acabas de aprender, pero ya me veo con ganar de ir sola”, dice Mercè. La experiencia la adquirió con Daniel Jordà y Conrad Serra, mientras las Galette tenían un pequeño obrador donde trabajaban por encargo y daban algunas clases. En este 'coworking' obrador, como lo llaman, encontraréis panes tradicionales hechos con masa madre y harinas de calidad, pastelería –sobre todo los fines de semana– y bollería –cruasanes alveolados de mantequilla, chocolate y jamón y queso, 'muffins', 'financiers' y 'kouign amann', entre otros– y ensaimadas por encargo con sobrasada de Menorca, crema quemada, cabello de ángel, chocolate y sin relleno. Hay una mesa grande que quieren dinamizar con talleres y degustaciones, la primera ha sido de cerveza artesana –no podía ser de otra manera–. ¡Ah!, i café Nomad, porque productos tan artesanales como los suyos no se pueden acompañar de un café cualquiera.

Leer más
Dos Pebrots
Restaurantes

Dos Pebrots

Ir a hacer una cosa, liarte y liarla bien gorda. Con un par de huevos. Más o menos, esto es lo que le ha pasado a Albert Raurich, uno de los jefes de cocina de elBulli y propietario del Dos Palillos (y ahora del Dos Pebrots). Recuerdo haberle preguntado,  si era cierto que abriría un bar de tapas. "Sí, algo sencillo, tú, cuatro tapitas y buenos vermuts". Dos Pebrots, el resultado, es la nueva astilla del tronco bulliniano y va mucho mas allá del bar de tapas primorosas. Catalogar Raurich reconceptualizó el concepto de local. "En 1996 todas las croquetas eran congeladas. Ahora te encuentras tapas buenas en todas partes", dice. Raurich se dio cuenta de que "no tenía sentido hacer un bar de tapas más". Mientras parían el Dos Pebrots –un bar de tapas que interpreta recetas del Mediterráneo, algunas de la época romana, la mayoría de antes de la llegada del tomate y el pimiento, valga la antítesis–, él y su equipo iban a trabajar, tres horas a la semana, recopilando y ordenando datos en la Bullipedia: "En Japón tienen 25 formas diferentes de cortar pescado. Aquí tres". Y decidieron aplicar el método bulliniano –la creatividad sistematizada a través de catalogación y análisis– a los libros de cocina antiguos, buscando recetas en "la historia de platos autóctonos -se refiere al arco mediterráneo- y en otros que se han perdido". Decodificar 'De re coquinaria' (s. I dC), el 'Llibre del Sent Soví' (1324), el 'Llibre del coch' (1520) de Robert de Nola... De estos libros, que a menud

Leer más
Más restaurantes recomendados

Últimas críticas

Ponsa
Restaurantes

Ponsa

Un restaurante de los años 40 en pleno Eixample barcelonés. ¿Se puede pedir más? De este tipo de restaurantes no hay muchos en la ciudad de los libros perdidos y revendidos, y quien vaya por primera vez seguro que convertirá esa experiencia en un hábito. La página web del local dice esto textualmente: "En 1972 fue reformado por el Arquitecto y Diseñador Santiago Roqueta (1945-2005), dándole un aire de vieja fonda clásica, bohemia y acogedora que enamora". Es cierto. Enamora.La cocina que hacen en Casa Ponsa, de tan tradicional, ya es una rareza. Yo, por ejemplo, pido de primero unas judías verdes salteadas con jamón y una tortilla de espárragos, y me quedo, como decían, que no puedo decir ni mu. Las judías eran buenísimas, un punto al dente, y la tortilla, bien cocinada.La carta la conforman platos de toda la vida, si consideramos toda la vida la historia nacida a partir del descubrimiento de América. Sin el tomate, la patata y tantos otros productos, los platos serían mucho más aburridos. Aquí, cada día hay un plato especial. Lunes, estofado de toro de lidia. Martes, bacalao con tomate. Miércoles, rabo de buey estofado. Jueves, paella. Viernes, cordero al horno. Otros platos de la carta son tortilla de chanquete, sopa vermicelli, espinacas a la catalana, tortilla de gambas, salmonetes frescos, merluza a la romana, riñones salteados, costillas de cabrito rebozadas, flan casero... Como se puede ver, la tradición es un verdadero viaje al futuro. Hay platos que para mí tienen un

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Lamun Cuina Thai
Restaurantes

Lamun Cuina Thai

Barcelona goza desde hace tiempo de una variada y buena representación de la cocina tailandesa. A este exquisito panorama se suma el Lamun Cuina Thai, de la mano de Ef, quien ya tuvo experiencias en otros restaurantes. Se nota la dedicación y la experiencia de Ef en el buen servicio, en los detalles y en la decoración del local, alejado de tópicos y baratijas. Pero donde más destaca es en la oferta culinaria, llevada a cabo por Benjamas, una cocinera thai experimentada y que respeta rigurosamente viejas recetas de su país.La tenaz lucha de Ef para conseguir la mayor parte de la materia prima lo más fresca posible, suma y consigue el milagro. Con la vocación de anfitriona del ama, el Lamun recibe a los comensales con un aperitivo que en el caso de nuestra visita fue una tostada forrada con carne de cerdo y langostino picado bien fino por encima y ensalada con sésamo tostado. La acompañaba la agridulce salsa hoisin.Acompañados por la cerveza tailandesa Singha, continuamos con langostinos rebozados y pinchos de un pollo marinado sabroso. Hasta entonces no había nada de picante (cuando el plato pica, lo advierten y consultan). El picante es uno de los sabores básicos de la cocina thai, con la intervención de la pimienta crujiente y el chile, junto con el azúcar, la sal de pescado y el vinagre agridulce. El plato estrella se hizo notar: el curry verde, una variedad donde intervienen diversas especias, según la zona de donde se elabore, siempre con la leche de coco como protagonist

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Café Godot
Restaurantes

Café Godot

Hay locales que entran bien por los ojos. Este es el caso del Cafè Godot, situado junto a la plaza del Reloj del barrio de Gràcia. Cuando entro, lo primero que veo a la izquierda son unos cuantos actores de la serie 'Merlí', y aunque me siento su abuelo, me siento feliz en la mesa reservada.La carta del mediodía es diferente de la de la noche, pero he decidido pasar del menú y atacar la carta. Snacks, ensaladas, sándwiches, hamburguesas, platos principales, pasta fresca, postres... La oferta está bastante bien y me decido por una ensalada frisée y unos ñoquis caseros, acompañados de una cerveza de barril bien fría. Es época de castañas pero el tiempo es una castaña.La ensalada, una mezcla de huevo de granja, queso azul, tocino, picatostes y pistachos, es espléndida. Una relación poliamorosa de productos que juntos hacen la orgía perfecta. Los ñoquis no me acaban de convencer. El pesto, los tomates cherry y los piñones tostados casan siempre, pero en la receta falta esa mala leche que hace de los platos un vicio gustativo. Cuando he salido del Café Godot he estado pensando cómo se podría redondear y he pensado que con unos tomates secos italianos o con unos trocitos de parmesano o queso manchego, el enigma quedaría solucionado.De postres pido piña con una mousse de coco. Es sutil y no empalaga. La mala elección del segundo plato ha sido culpa mía. Un sándwich de pastrami o una carrillera cocinada a baja temperatura habrían sido una mejor elección.

Time Out dice
  • 4 de 5 estrellas
Leer más
Costa Pacífico
Restaurantes

Costa Pacífico

Debe ser una bendición ser cocinero y tener orígenes vascos y mexicanos. Es el caso de Arin Alexandre, el chef del Costa Pacífico, una cebichería en una de las placitas más agradables del Born de Barcelona, ​​la de Sant Agustí Vell. Gracias a esta coincidencia bascomexicana se pueden disfrutar de algunos de los mejores cebiches de la ciudad en un local alegre y bien decorado sin pretensiones, bien iluminado y muy bien atendido.La elección del pescado y la sabia maceración, las combinaciones, muy afortunadas, el original y sabroso juego de las especies y el añadido mágico que dan los mexicanos con el picante, hacen del cebiche clásico uno de los más valiosos de Barcelona. Pero no sólo el clásico: también el 'vuelve a la vida' -una mágica combinación de langostinos (buenos, frescos), con pop, ostra, tomate y la salsa coctelera de la casa- justifica una visita a La Barreta, el rincón más sabroso del restaurante y feudo indiscutible del Arin.El Costa Pacífico es un lugar ideal para una comida ligera, variado, sano y sabroso, en un ambiente que invita a la amistad, a la conversación y a compartir los platos con los amigos. Las parejas tienen que apretarse un poco: por motivos de espacio las mesas son muy justas de tamaño. Pero en todo caso queda compensado por un entrante como el guacamole, pronunciado en el cítrico, fresco, con un aguacate bueno y cilantro en la dosis justa. Las ostras con leche de tigre fueron otra sorpresa.Si bien en Costa Pacífico ni se usa ni abusa de la coci

Leer más
Más críticas

Los mejores restaurantes de Barcelona...

Escapadas gastronómicas

Sabores de la Huerta
Restaurantes

Sabores de la Huerta

Leer más
Los mejores restaurantes de la Costa Brava
Restaurantes

Los mejores restaurantes de la Costa Brava

Leer más
Comer en Sitges

Comer en Sitges

Leer más
Restaurantes de las comarcas de Barcelona
Viaje

Restaurantes de las comarcas de Barcelona

Leer más