Ochiai: treinta años de té verde

La pastelería japonesa celebra tres décadas con el premio al Mejor Cruasán de España todavía caliente
Ochiai
©MariaDias Ochiai
Por Ricard Martín |
Advertising

Tópico gigantesco: los años pasan muy rápido. Tan rápidamente, que un establecimiento de apariencia -¡y sabor!- tan nuevo y reluciente como la pastelería Ochiai -primera y única pastelería de especialidades japonesas de Cataluña - acaba de cumplir treinta años de vida. En plena forma, hay que decir, ratificada por el premio al Mejor Cruasán de España, otorgado por el Gremio de Pastelería de Barcelona.

Este es un buen pretexto -con el recuerdo en el estómago de genialidades como el cruasán relleno de plátano relleno a su vez de chocolate- para hablar con Carme Martí y Takashi Ochiai, matrimonio propietario. Y de hecho, aventuro que no es de extrañar que Ochiai esté, como dicen, 'à la page': ahora triunfa la pastelería sana, ligera, un lugar del que no se han movido desde que empezaron. "En los postres japoneses no hay ninguna materia grasa animal, y esto le interesa mucho a la gente de hoy en día ", dice Ochiai. "Todo proviene de la naturaleza: vegetales, flores, hojas", añade Martí.

Ochiai y Martí se conocieron en una clase de inglés en Londres, donde Ochiai ejercía de pastelero. Martí saca épica al hecho de casarse, en la Barcelona de hace 30 años, con un pastelero japonés y arrancar un negocio de repostería nipona: "A Barcelona ya llegó una pareja con un hijo, un oficio y una familia que no apoyó en todo", rememora Martí. "Pero todo era muy duro", matiza Ochiai. "Bien, la vida es un trabajo duro, Takashi", corta la dueña. Recuerdos matizados a parte, con el paso de los años, en la pastelería empezaron en 1983 con "una nevera con una bandeja pequeña de especialidades japonesas", dice Martí. Hasta dispararse con la popularización del manga ("la gente joven viaja a Japón, entran aquí, saben lo que quieren", dice Ochiai), cuando ya ocupaba el 80% del su negocio. Ahora, a los 30 años, la kastera (bizcocho con té verde), o el kinsuba (pasta azuki glaseada a la plancha) son el 50% de las ventas, equilibradas con la pastelería europea.

Bajo mi punto de vista, lo más interesante del fenómeno Ochiai es que cuando paso por delante no pienso primero en pastas japonesas, sino en una pastelería sin etiquetas, que destaca sobre todo por unos cruasanes de sabores diversos y lujuriosos (el nombrado de plátano y chocolate, el de mango) o unos macarons excelentes. "Todo el mundo nos pregunta por el tema japonés, pero habrás notado que somos una pastelería normal y corriente, con las pretensiones de hacer roscos y lo que haga falta", me agradece Martí. El secreto del éxito, valora Ochiai, es que siempre han seguido la misma línea, ajena a las modas. "Aquí no verás ningún cupcake". De acuerdo, ¿pero cómo se consigue que un pastelero japonés haga el mejor cruasán de España? "Pues teniendo el mejor producto y la mejor técnica: sal y m antequilla de Normandía, harina de Cataluña. Y practicar mucho una y otra vez", explica.

Los únicos
Pero es extraño que con el boom de la cultura japonesa estén solos en el panorama. "¡Y esperamos que por muchos años!", ríe Martí. Después de treinta años de negocio y matrimonio, parece que tiene cuerda para rato y se lanzan piropos: "Yo sólo hago el 40% del trabajo; Carme es el alma de la tienda".
Y tiendo a darle la razón; bajo el carácter perfeccionista y nipón de Ochiai percibo que manda el talante inevitablemente femenino y barcelonés de las pastelerías del Eixample, aquel que parece extinguido y perdido en el tiempo, y que tanto agradecemos quienes pensamos que buena educación, buena cocina y trato cercano son rabiosamente modernos. Sólo tengo un pero: el heredero Ochiai todavía no ha definido su preferencia por seguir con el negocio paterno: Medítalo bien, joven Ochiai: ¡las mañanas dominicales del Eixample izquierdo dependen de ti!

Más información

Tiendas, Pastelerías

Ochiai

icon-location-pin Eixample

Son famosos por sus dorayakis (los pastelitos de soja confitada que come Doraemon), pero con los más de veinticinco años que hace que Takashi Ochiai abrió su pastelería japonesa en Barcelona ha aprendido a hacer cruasanes y más pastelería occidental.

También te gustará

Tiendas, Chocolate y dulces

Pastelerías: las tentaciones más dulces

Los amantes de lo dulce están de enhorabuena Los 8 templos de la dulzura La Colmena Desde que en 1928 aterrizaron en la antigua Ca l'Abella, que ya llevaba el nombre actual desde 1895, tres generaciones de Roig se han ganado merecidamente el honor de hacer los caramelos artesanos más antiguos del país. Escribà Una de las pastelerías con mas tradición y reputación de la ciudad. Christian Escribà ha revolucionado a su manera la pastelería tradicional apostando por la cretividad y los pasteles hechos a medida. Pero como lo más normal no es casarse cada día o celebrar el aniversario tirando la casa por la ventana, podéis acercaros por alguna de sus tiendas y hacer una degustación de sus especialidades con un café o una copa de cava. Pastisseria Hofmann Hay muchas tentaciones, pero el cruasán de mantequilla normal, relleno de frambuesa o de mazapán, demuestra que son verdaderos maestros del dulce. Dolso Lorena y Pablo han hecho de este cálido local una joyería de sabores y, como el nombre indica, dulces. Inicialmente un lugar para disfrutar de postres, pero el éxito les ha llevado a una cocina imaginativa pero sabrosa, con propuestas a diferentes precios a mediodía y un magnífico menú por la noche. Excelente selección de música y un buen ambiente dan a las noches del Dolso un carácter muy particular. Tenéis que pedir el gin-tonic sólido. Una sorpresa agradable. Bubó El vanguardista Carles Mampel, multipremiado y elogiado por The New York Times, vende noche y día joyas azucaradas.

Restaurantes, Japonesa

El mejor sushi de Barcelona

En Barcelona el sushi, más que una moda, es una tradición. Si os ceñís a esta lista de restaurantes japoneses os aseguramos que tenéis garantizado comer el pescado más fresco, el corte más fino y el arroz mejor hecho. ¡Más Japón! Sushi para llevar Placeres japoneses de take away 15 sushibares para todos los bolsillos Pakta Redefinición radical Kyoko Li, la sushiwoman de Pakta, es amiga de Nao, chef del Nomo, y con él comparte ser de los cocineros en Barcelona que empujan el sushi hacia nuevos caminos. Eso sí, en el caso del Pakta –el nikkei de Albert Adrià– más que abrir nuevos caminos del pescado los redefinen. La procesión del sushi del menú degustación es más sobrenatural que la Santa Compaña: por espacio, cito sólo el de salmón pintado con leche de tigre y rábano japonés. ¿El secreto del sushi según Kyoko? “Cocinar bien el arroz. Y no apretarlo demasiado, que cuando te lo comas el arroz vaya libre a la boca”. Taverna Japonesa Wakasa ‘Slow food’ japonés Aunque hayan cambiado de ubicación, el entrañable matrimonio ha conseguido convertir el nuevo local en una extensión del comedor de su casa. En las antípodas del diseño cool o la solemnidad minimalista, aquí hay que armarse de paciencia (es auténtico slow food, la señora atiende a los clientes y el marido lo prepara todo él solo en la barra). Pero su ventresca de atún y los makis de salmón y nabo son de proporciones míticas entre los aficionados. Ojo: la artesanía tiene un precio. Sakura-Ya Pescado en barra No, no estoy h

Advertising
Tiendas, Comida y bebida

Las mejores ensaimadas

Los 10 lugares donde hacen las ensaimadas más buenas de la ciudad Dulces, redondas y blanditas, con un toque de azúcar glacé. Tienen su origen en Baleares, y en Barcelona son un clásico de los almuerzos y meriendas más golosos. Pero demasiado a menudo no cumplen las expectativas. Por eso hemos recorrido la ciudad en busca y captura de la ensaimada perfecta. Y la hemos encontrado. No le damos más vueltas: ¡aquí tenéis las 10 mejores espirales de la ciudad! Formentor Aquest establiment porta la reivindicació dels orígens fins al punt que el fil musical l’aporta IB-3. Tasteu-ne l’equivocada, amb cabell d’àngel i sobrassada, i la d’albercoc, una festa dolça i àcida. “És el nostre segell i el nostre orgull”, confessen de la seva ensaïmada, que fermenta vint hores i conté nata, crema, trufa o sobrassada. Entre setmana, cal encarregar-les-hi; els festius, no és necessari. Les familiars de cabell d’àngel són a demanda i les enormes, “a mida”. Els bojos del marxandatge demaneu-hi una ampolla d’aimada, licor d’ensaïmada. La mallorquinitat del local, freqüentat per la colònia balear, és integral: cada dia ofereix una especialitat illenca dolça o salada i ajuda viatgers que s’obliden de comprar ensaïmades a Mallorca. Ideal Hace honor a su nombre desde hace un siglo y medio: es perfecto, incluso, para los mallorquines exiliados. “Mucha gente dice: ‘No hemos comido nunca una ensaimada como la de aquí’”, explica Chantal Pallach, de la familia que la regenta desde 1995. Es h

Restaurantes del Eixample

La mejor cocina del barrio ¿Crees que falta algún restaurante importante del Eixample? Dínoslo en los comentarios de abajo. Semproniana Toda la gracia, frescor y salero de Ada Parellada. Merece la pena ir a visitarlo por su reinterpretación de lo clásico catalán y lo francés, con sabrosas paradas en la caza. Norte Tres amigos licenciados en Filosofía, Periodismo e Historia del Arte han convertido un bar esquinero en un delicioso restaurante en miniatura, en el que reelaboran y modernizan clásicos de la cocina gallega y vasca en forma de platillos. Los sábados por la mañana ofician un brunch con unas tostadas a la plancha y mermelada casera que son motivo de peregrinación. Chicoa El secreto del Chicoa, un clásico entre los restaurantes de estética rústica de la ciudad, es una cocina catalana de muy buen nivel. Además, en este clásico cocinan el bacalao siguiendo todo tipo de recetas posibles, como nadie. Topik Adelf ha traído un soplo de aire fresco al Eixample con este restaurante que brilla con luz propia gracias a una fusión razonada de la cocina japonesa con el hacer mediterráneo y catalán. Provad el pulpo marinado con wasabi japonés o el tartar de vieiras, ostras y guacamole, y ya me diréis qué os parece. Gelida Un bar y restaurante de los que ya no quedan, con platos para presupuestos ajustados y buenos paladares. Su almuerzo de tenedor está para chuparse los dedos. Y a la hora de comer, preparaos para una comida comunitaria y unos primeros y segundos deliciosos. El capi

Advertising