Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Las mejores ensaimadas

Las mejores ensaimadas

Los 10 lugares donde hacen las ensaimadas más buenas de la ciudad

Por Marc Serrano i Òssul |
Advertising
Ensaimada

Dulces, redondas y blanditas, con un toque de azúcar glacé. Tienen su origen en Baleares, y en Barcelona son un clásico de los almuerzos y meriendas más golosos. Pero demasiado a menudo no cumplen las expectativas. Por eso hemos recorrido la ciudad en busca y captura de la ensaimada perfecta. Y la hemos encontrado. No le damos más vueltas: ¡aquí tenéis las 10 mejores espirales de la ciudad!

Tiendas

Formentor

Aquest establiment porta la reivindicació dels orígens fins al punt que el fil musical l’aporta IB-3. Tasteu-ne l’equivocada, amb cabell d’àngel i sobrassada, i la d’albercoc, una festa dolça i àcida. “És el nostre segell i el nostre orgull”, confessen de la seva ensaïmada, que fermenta vint hores i conté nata, crema, trufa o sobrassada. Entre setmana, cal encarregar-les-hi; els festius, no és necessari. Les familiars de cabell d’àngel són a demanda i les enormes, “a mida”. Els bojos del marxandatge demaneu-hi una ampolla d’aimada, licor d’ensaïmada. La mallorquinitat del local, freqüentat per la colònia balear, és integral: cada dia ofereix una especialitat illenca dolça o salada i ajuda viatgers que s’obliden de comprar ensaïmades a Mallorca.

Tiendas

Ideal

Hace honor a su nombre desde hace un siglo y medio: es perfecto, incluso, para los mallorquines exiliados. “Mucha gente dice: ‘No hemos comido nunca una ensaimada como la de aquí’”, explica Chantal Pallach, de la familia que la regenta desde 1995. Es humilde y le da al César lo que es del César: el mérito de las ensaimadas es, dice, del proveedor barcelonés que las lleva hechas: el obrador no les permitiría hacerlas. Ellos ponen la fermentación “lenta” y la cocción breve –“poco rato”– en el horno del pan. En la misma calle, por cierto, ¡está el centro de yoga L’Espiral!

Advertising
Tiendas, Pastelerías

Escribà

icon-location-pin El Raval

Esponjosa, ligera, fresca, equilibrada, con el punto justo de grasa, concentrada en la base, acompañada de un café Lavazza, una ensaimada de la factoría de ilusiones es, plagiando a Josep Pla, “lo mejor que se puede almorzar”; al menos en la Rambla, en medio de un revoltijo de conversaciones incomprensibles de guiris madrugadores que han llegado de tierras más o menos remotas. Te la sirven con cuchillo y tenedor pequeños; las manos lo agradecen, pero la experiencia pierde su atractivo sensorial para ser, quizá, un poco quirúrgica. Las hacen pequeñas –“minis”, en argot pastelero–, pero por encargo.

Tiendas

Forn Mistral

icon-location-pin El Raval

El horno con las ensaimadas más célebres empezó a ganarse la fama en cuanto la ley se lo permitió: en 1965. Envía a toda la península y se las vende a turistas que se las llevan por todo el mundo. Aseguran que el secreto del éxito es “tratar las cosas a la antigua”, tenerlo “todo muy reciente” y usar productos extra. Tienen siempre de cabello de ángel y, por encargo, hacen medianas lisas o de sobrasada, nata, crema, chocolate o mazapán.

Advertising
Restaurantes

Pastisseria Baixas

icon-location-pin Sarrià - Sant Gervasi

De mujer oriunda de Mahón, el mejor elaborador de cruasanes barcelonés según 'Time Out Barcelona', Joan Baixas, cuida de igual modo otro pilar de la briochería. Las tres claves de su ensaimada son el agua embotellada, una manteca de “textura pomada” y “aroma suave, y –¡cuidado!– “una punta de sal” para “ensalzar los sabores, darle gracia”. Es bastante plana: “No me gusta como un brioche, sino tupida, húmeda, un poco blanca, poco hecha, untuosa”. Y con el azúcar justo.

Restaurantes

Pastisseria La Palma

icon-location-pin Sant Martí

Situada en el barrio del Clot, hacen ensaimadas individuales –lisas, vacías: sin relleno– y medianas y grandes, que rellenan de cabello de ángel o de chocolate. Si las encargáis previamente, también os pondrán nata o crema. La fundó –y se llevó el nombre– el fundador de La Palma de Sabadell y Barberà del Vallès.

Advertising
Tiendas, Pastelerías

Forn L'Avinguda

icon-location-pin Eixample

El negocio tiene unos sesenta años: los actuales marido y mujer se dedican al oficio desde pequeños. La dueña destaca las “muchas horas” que fermentan sus “ensaimadas de panadero”, que protagonizan el escaparate y el rótulo del local. Sed previsores y dadles, por lo menos, doce horas para encargar ensaimadas medianas rellenas de casi todo: chocolate con crema, crema catalana o pastelera, sobrasada, mazapán…

Tiendas, Pastelerías

Pastisseria Badia Roca

icon-location-pin Sants - Montjuïc

“Ha bajado muchísimo” observa, en su casa, Albert Badia, repostero experto en briochería, como demuestra el premio al mejor cruasán del Estado español que obtuvo en el 2009. Badia señala que el poco éxito que la espiral balear tiene en los servicios de comidas es, en parte, culpa del azúcar glacé. Lamenta que “se ha maltratado” más que otras piezas y admite que es mejor en “muchas panaderías” que en “muchas pastelerías”. Las claves de una buena ensaimada son, según su opinión, “que la masa sea buena, que sea un poco crujiente” –esto implica utilizar una manteca de calidad– y que fermente poco a poco. Siempre tiene grandes de cabello de ángel o con crema por encima y rellena de nata para “alguna clienta”.

Advertising