Global icon-chevron-right España icon-chevron-right Barcelona icon-chevron-right Los pasajes más bonitos de Barcelona

Los pasajes más bonitos de Barcelona

21 callejones emblemáticos y con encanto que nos comunican con la historia de la ciudad

Advertising

Barcelona está llena de lugares bonitos, jardines secretos, e incluso patios muy bonitos, pero es una ciudad que se define por sus edificios y monumentos más importantes, que normalmente son también los más grandes. En cambio, los pasajes, son la expresión minúscula del urbanismo. Callejuelas en la sombra de las grandes avenidas, creadas para solucionar un problema, bien de edificación o de tráfico. El pasaje es una excepción, y probablemente sea eso lo que nos fascina de ellos. Hacen que una ciudad se convierta en un pueblo. La escalera se reduce, hay plantas en lugar de coches. Nos sentimos acogidos.

NO TE PIERDAS: 50 cosas que hacer en Barcelona.

Pasajes célebres

Pasaje del Crèdit

Joan Miró nació en el número 4 de este pasaje cubierto, protegido como bien cultural de interés local, donde también tuvo el taller durante unos años. El pasaje del Crédito se construyó entre los años 1875 y 1879, donde antes estaba el convento de la Enseñanza.

Pasaje de la Pau

Lo primero que nos recibe es el pasado en forma de falta ortográfica: 'Pasage' de la Paz. En este pasaje -uno de los más bonitos del gótico- es donde está el estudio de Miralles-Tagliabue que también acogió el Chalet del Moro, abierto en el 1910, uno de los primeros prostíbulos célebres de la ciudad.

Advertising

Pasaje Bacardí

Proyectado por el arquitecto Francesc Daniel Molina por encargo del propietario Ramon de Bacardí, une la Rambla (números 40-42) con la plaza Real (1850-1859), en el terreno del antiguo convento de los Capuchinos, destruido en 1836. Fíjaros en el uso del cristal y el hierro, sobre todo en el puente que lo cruza.

Pasaje Permanyer

Diseñado por Jeroni Granell y construido en 1864, el pasaje Permanyer es el más antiguo del Eixample y uno de los que se han conservado mejor. Las casitas de estilo inglés conviven con una mezcla de estilos clásico, árabe y noucentista. Todavía se conserva el empedrado original.

Advertising

Pasaje Mercader

En la esquina de Provenza con el pasaje Mercader estaba el cine Miria, del año 1924, que estuvo abierto hasta el 1962. Aún hoy, el pasaje Mercader (aprovechad cuando vayáis a la Central de Mallorca!) Conserva un aire distinguido, con casitas de estilo inglés, hierro y naranjos.

Pasaje Lluis Pellicer

Si hay un pasaje donde se come bien, con permiso del pasaje de Calders, es este. A poco más de cien metros, en el pasaje de Lluís Pellicer tenemos un clásico como el Bar Velódromo; La brocheta (especialistas en pollo); el Bun Sichi -uno de los primeros japoneses de la ciudad, abierto en el año 1991-; el Azul Restaurante, del chef Marc Roca; el Escale Bistrot (deliciosa cocina francesa); la crepería bretona Le p'ty mundo; La Jacaranda, local de vinos y platillos; y el Espacio Boisà, donde hacen cursos y talleres de cocina. La Asociación de Amigos del Pasaje trabaja para mantenerlo vivo!

Pasajes recónditos

Pasaje de Catalunya

En el Camp del Arpa, donde no se pudo completar el plan del Eixample de Cerdà, se han conservado una gran cantidad de pasajes. Se encuentran muy fácilmente sobre un mapa, pero a pie de calle no es tan fácil encontrarlos. El de Catalunya, de los años 20, es largo y de casas bajas y pintorescas.

Pasaje Mallofré

Saltamos a Sarrià, es uno de los rincones más bonitos del barrio; Josep Mallofré se hizo construir tres casas, todas con jardín, y todas de cara al pasaje, que se abrió para facilitar la circulación en el 1870. Es un paso privado, donde se respira silencio y calma, y ​​una placa invita a respetarlos.

Advertising

Pasaje Serrahima

En 2016 se acordó el plan especial de mejora urbana para proteger el barrio de la Satalia, surgido en Montjuïc cuando cerró la actividad de la cantera de Joan Serrahima. Entre otros, incluye la protección de casas del pasaje homónimo, del siglo XIX. Esto también es Barcelona, ​​aunque no lo parezca.

Pasajes industriales

Pasaje Bernardí Martorell

La mayoría de pasajes industriales tienen nombres propios, los dueños y señores de las fábricas que humeaban en la Barcelona de mediados del siglo XIX. El de Bernardí Martorell, empresario textil, se inauguró en 1848 tal y como recuerda el enrejado de la entrada norte, en la calle Hospital. Un pasaje semicubierto, a menudo recordado por la antigua tienda de muebles que se anunciaba con una bandera ancha como el pasaje, pero que cerró hace unos años.

Advertising

Pasaje de las Manufacturas

Este pasaje luce cara nueva después de la reforma que la ha convertido en zona de paso amable. Abierto en 1878, enlaza dos barrios y dos realidades urbanísticas (l'Eixample y San Pere) y se percibe el desnivel de cuatro metros que separa la ciudad de las zonas deltaicas, tal como indica el libro de Jordi Carrión y el mapa geotécnico de Barcelona. Observ en ella cuando bajéis las escaleras que llevan del hotel Yurbban Passage al Flax & Kale (y mirad arriba si os queréis perder la escultura de Antonio Yranzo). Pasaréis al lado de un ascensor -para vecinos- y la escalinata noble con el techo artesonado, detalles recuperados de un pasaje que, si no hubiera sido por el lavado de cara, dice una vecina, tal vez habría terminado cerrado.

Pasaje de Sert

El de Sert, a cuatro pasos del pasaje de las Manufacturas, es una edificación levantada en 1867 para alojar la producción de tapices de la familia Sert (la del pintor, la del arquitecto) que dibuja una calle luminosa, con encanto. Hay comercios (Ici et La y Nomad Coffe), oficinas y balcones que derraman vegetación. Para curiosos: en la portería, junto a Sant Pere, podéis ver una ilustración de cómo era el complejo fabril antiguamente.

Advertising

Pasaje de Tubella

En Les Corts también abrieron pasajes para alojar a los trabajadores de las industrias vecinas. Como el de Tubella, apellido de comerciante de Igualada. Es del 1925, todo descubierto y formado por casitas bajas con jardín en la parte delantera; sobreviven 18 de las 22 iniciales, todas idénticas (balcón y ventanilla en la primera planta, fachada policromada), y sólo rompe el conjunto un bloque de pisos de los 70.

Pasaje de Carlota Mena

Algunos de los pasajes de la ciudad, quedan escondidos y son poco conocidos porque son privados. Es el caso, por ejemplo, del pasaje de Carlota Mena en el Poblenou, calle particular escondida detrás de una puerta translúcida siempre cerrada.

Advertising

Pasaje Masoliver

El pasaje de Masoliver, se abre desde Subidas hasta Ramon Turró. Aparte de naves antiguas, encontraréis productoras de cine, los lofts del Vapor Llull, un espacio gastronómico para eventos (Roc 35), estudios de artistas y un taller de grabado y edición (Cuadrado 9).

Pasajes rurales

Irene Fernández

Pasaje del Camp

El pasaje del Camp en Poblenou sorprende. Se llega desde Almogàvers, de talleres mecánicos y gasolineras que conviven con estudios creativos donde antes había fábricas, y el gris era el color dominante. Por eso, uno no espera encontrar de repente una entrada estrecha con tierra sin asfaltar -es de las pocas calles de la ciudad que no lo están-. Sigues en Poblenou, pero de alguna manera es un lugar diferente.

Advertising

Pasaje Joan Goula

La calle de Pere IV une el pasaje del Camp con el pequeño pasaje de Juan Goula y se convierte en un rincón silencioso. Plantas de los vecinos a ambos lados, ropa tendida a un hilo que atraviesa el ancho del pasaje y algún juguete arrinconado. No es ninguna obra de arte ni está especialmente cuidado, pero nos transporta a un Poblenou que no hemos conocido, que fue rural y que gracias a excepciones como ésta, aún existe.

Pasaje Trullàs

El pasaje Trullàs es otro testigo de cuando, hacia la década de 1860, este territorio agrícola se convirtió en uno de los primeros núcleos urbanizados del barrio. Hoy el pasaje es un espacio vecinal y vivo que acoge el proyecto de ciencia ciudadana Estación Ciudad, donde se realizan acciones participativas relacionadas con el medio ambiente.

Advertising

Pasaje de Robacols

Hay otros que se han quedado parados en el tiempo y olvidados por el Ayuntamiento, como el pasaje de Robacols del Clot, en el número 37 de la calle Rossend Nobas, a puerta cerrada desde hace cerca de una década . Si sacáis la cabeza, veréis un camino apuntalado de arena, bordeado por dos hileras de casas bajas del siglo XIX con balcones tapiados, gatos perezosos y unas cuantas macetas de colores que aún cuidan los pocos vecinos que quedan. No es el único pasaje que vive en el limbo de la titularidad pública / privada.

Pasaje de Camil Oliveras

Los pasajes, como las calles, deberían ser públicos y el Ayuntamiento debería ser quien los cuidase. Los vecinos del pasaje de Camil Oliveras -también del siglo XIX, con casitas bajas con jardín, en Gracia- se quejaban hace unos meses del mal estado del pasaje en comparación con todas las calles de alrededor, más visibles y con más vecinos que el suyo.

Advertising

Pasaje de Feliu

El pasaje de Feliu, en la Clota, en Horta, nos transporta a una Barcelona de un pasado que convive con el presente, no sabemos bien hasta cuando. Como dice Jordi Carrión, autor de El libro de los pasajes, "la ciudad siempre ha sido una dinámica de construcción-destrucción".

Advertising